Saludterapia Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La ansiedad social

La ansiedad social


Esta tarde hay una conferencia por la que llevo varias semanas esperando para poder asistir. El problema es que tengo que salir a la calle. Mi cabeza está a mil. Me he inventado a mí mismo excusas de todo tipo para no ir; y me he autoconvencido, una y otra vez, de que no puedo quedarme en casa y que tengo que asistir. Sé que es una oportunidad única el poder escuchar a esa persona que por primera vez viene a España.

Me digo a mí mismo que vaya que, además, tengo que relacionarme con la gente, sino me voy a quedar solo. No sé muy bien qué ponerme para no llamar la atención ¿Y si es muy cutre o parece pretencioso? Ando como pollo sin cabeza por la casa y va llegando la hora de salir. Tengo que decidirme o voy a llegar tarde, y va a ser peor aparecer así, con todo el mundo mirándome.

Al final hago un esfuerzo. Venzo al miedo y salgo.

Camino rápido por la acera, voy mirando a todo el mundo tratando de encontrar algún gesto que les delate, un gesto que muestre que me están juzgando, rechazando, riéndose de mí... o simplemente ver “algo” en ellos.

Llego al andén del metro y me aparto a una esquina. No sé si sentarme en un banco, ya que hay gente sentada en él, o quedarme de pie expuesto a todo el mundo. No me gusta que la gente de la plataforma de enfrente me mire. Creo que están viendo lo nervioso que estoy. ¿Saco el libro y me pongo a leer? ¿Saco el teléfono y miro algo? Y otras preguntas dan vueltas por mi cabeza...

Llega el metro. Entro en el vagón con menos gente. No miro a nadie, aunque observo todo.

Bueno, ya estoy de camino.

De repente el metro se para en medio de un túnel y, por megafonía, el conductor nos informa que, por motivos técnicos, estaremos retenidos unos minutos. Ufff voy a llegar tarde, así que mejor me bajo en la próxima parada y regreso a casa. Pienso: seguro que es una huelga encubierta de maquinistas y estaremos más de 15 minutos parados.

Un sentimiento de frustración aparece. Otra vez no, esta vez quiero ir. Me he apuntado con tiempo para no tener excusas : ya he dado la vuelta y regresado otras veces a casa. Conozco el arrepentimiento y la culpa que posteriormente no me dejarán tranquilo.

Los vagones se ponen en movimiento en ese instante. Al llegar a mi destino me bajo y aparecen otra vez las dudas, los miedos y las autojustificaciones ¿Y si voy la próxima vez que venga? ¿Qué gente habrá? Mentalmente ya he visualizado horas antes una película, anticipándome a lo que va a pasar, la gente que irá, qué voy a hacer. Siento que llegan los sudores y la respiración se acelera.

Salgo y voy caminando en automático, como volado, nervioso. Al entrar en el espacio donde es la conferencia no quiero ver a nadie y me siento solo. Estoy rígido y el corazón va a mil.

Alguien me mira y no quiero que se acerque, aunque me encantaría sentirme tranquilo y conversar. ¿Y si piensan que soy un soberbio que no habla con nadie? ¿Y si me miran porque pensarán que hace este tipo aquí que no nos suena o no está a nuestra altura?

Comienza la charla y me relajo.

Cuando al final llega el momento de entablar un conversatorio, quiero hacer una pregunta, pero me paralizo. El corazón comienza a palpitar rápido otra vez. Dudo. Por mi cabeza aparece una nube negra diciéndome que la pregunta que voy a hacer es una estupidez y voy a quedar en ridículo, mostrando mi ignorancia. Una voz me dice que mejor me quede callado y salga rápido.

De regreso a casa voy fantaseando sobre la charla, me gusta más esa imaginería mental casi que el haber asistido. Me siento contento por poder haber salido de casa, no haber dado la vuelta esta vez, haberme sentado y asistido a toda la presentación sin salir corriendo.

Ansiedad Social, un trastorno que padecen muchas personas


Esto es un pequeño ejemplo autobiográfico de Ansiedad Social, un trastorno que padecen muchas personas. Un trastorno que yo he sufrido en silencio durante años.

¿Te está pasando o ha pasado? ¿No sabes cómo salir de ello? ¿Conoces a alguien en esta situación?

Tienes que saber que no eres el/la único/a. No estás sólo/a. Existen herramientas necesarias para que, poco a poco, vayas saliendo de esta situación y poder relacionarte de forma sana y segura. Te ayudarán a armonizar tu estado emocional y físico, de forma sencilla y natural, para que puedas disfrutar de la vida. Conocerte, aceptarte, encontrarte y transformarte en quién tú realmente eres.

Sí, es posible conseguir un estado de bienestar y superar la presión a la que nos somete la sociedad, el trabajo, la familia, o nosotros mismos...

Nota: El artículo ha sido publicado originalmente en Saludterapia.

Fuente: este post proviene de Saludterapia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La coenzima Q10

Muchas personas en su vida diaria son sometidas al estrés oxidativo provocado por la mala alimentación, el ejercicio físico intenso, el estrés excesivo, la contaminación ambiental, el tabaquismo, las ...

Biodescodificar el sobrepeso

El inconsciente no entiende de real o simbólico. Solo interpreta según la información que tenemos almacenada, según los programas y creencias, según sea la cultura o nuestro lugar de origen o vivencia ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

ansiedad y estrés ansiedad social fobia ...

Superar la Ansiedad Social y la Timidez

La timidez suele comenzar en la infancia, puede provenir de la educación, el entorno en el que creciste o tal vez lo heredaste a través de uno tus padres como un rasgo de personalidad. Hay muchos factores para la timidez. Sentir miedo de hacer o decir lo que realmente quieres, es una conducta que te vuelve extremadamente restrictivo con otras personas. Así que puedes, encontrarte a menudo optando ...

Miedos y fobias

¿Qué es el trastorno de ansiedad social o fobia social?

La fobia social o la ansiedad social es una forma de pánico que ocurre predominantemente en situaciones sociales. Una especie de timidez patológica que también podría llamarse enfermedad. Todos conocemos la sensación de estar nerviosos o incómodxs en una situación social. Tal vez no pudiste hablar con alguien o tenías las manos sudorosas antes de hacer una presentación a tus colegas. Y es que habl ...

Salud Psicológica

Chat de Fobia Social ¿Qué es y cómo puede ayudarme?

Blog de Ayuda Psicológica en Línea “Cuando tengo que exponerme ante muchas personas comienzo a temblar, la voz se me quiebra, mi respiración se agita, me sudan las manos y la paso fatal. Quisiera relacionarme con más personas, asistir a eventos sociales, tener más amigos, pero me es imposible, me siento inseguro… Tengo la sensación de que se van a burlar de mí porque en cualquier momento p ...

beviremodaocio beviresmoda elcorteingles ...

Cómo sacar de tu vida a las personas tóxicas

Como ya os conté en mi cuenta de INSTAGRAM pude asistir a un Desayuno/ Conferencia sobre la importancia de cambiar el look en la reinvención. A mi nunca me ha llamado la atención los libros de autoayuda pero después de escuchar a la Doctora en Psicología Silvia Olmedo junto a la periodista y escritora Marta Robles como conductora del evento y a Fiona Ferrer como Coach de Moda, creo que a veces es ...

Psicología ansiedad Dr. José Antonio González Porras ...

La respiración es clave para controlar la ansiedad

¿Qué es la ansiedad? La ansiedad se apoya exclusivamente en un proceso físico muy fácil: la hiperventilación. Si respiramos más de 10 veces por minuto, utilizamos áreas cada vez más reducidas de los pulmones por lo que tenemos la sensación de que nos falta aire. Si efectivamente es así, se empiezan a producir efectos bioquímicos que nos van a dar más sensación de descontrol. El tratamiento consist ...

Uncategorized abrazo ansiedad ...

La Ansiedad de los Fuertes

La ansiedad es tan popular que en su popularidad se encuentra su mayor ventaja/peligro en el día a día de quien la padece. Estado general de nerviosismo, ritmo cardíaco acelerado, sobreactivación motora (los famosos paseos de punta a punta por casa), ataques de hambre, irascibilidad… Es fácil identificar en los demás o incluso en uno mismo estos síntomas, y con la pericia adecuada incluso en ...

nutrición consejos entrenamiento ...

No mas excusas

Cada vez que inicia un nuevo año se ve mucha gente iniciando un nuevo estilo de vida, pero basta que empiecen a pasar los meses y se pierde el encanto. Muchas personas luego de un par de semanas de llevar un estilo de vida mas saludable que el del año anterior terminan por abandonar. Cada semana que pasa después del 1ero de enero de un nuevo año las ganas comienzan a descender poco a poco hasta qu ...

Ansiedad Crisis Emociones ...

¿Qué es la ansiedad? ¿La ansiedad puede llegar a matar? ¿Para qué sirve la ansiedad?

¿Qué es la Ansiedad? ¿La Ansiedad mata? ¿Para qué sirve la Ansiedad? Ansiedad: Importante término en Psicología Por mi experiencia profesional, son numerosos (una gran mayoría) los que acuden a consulta aquejándose de sufrir de Ansiedad en Málaga (“vengo porque tengo Ansiedad, para que me la cure”)… Me gustaría comenzar este artículo citando qué dice la Real Academia de la lengua ...

El poder de... (liderazgo) coaching Crecimiento Personal ...

El poder de la envidia (con video)

¿El poder de la envidia? Al igual que el poder del rechazo y el gran poder de la mente son increíblemente atractivos, seductores, pero cuando no se saben manejar, son auténticamente perversos. Hoy te quiero comentar otro de los grandes poderes que mueven a la Sociedad Humana: el poder de la envidia. Tendemos a desear las cosas de los demás, en muchos casos, más que las nuestras. El capitalismo gen ...

Entrenamiento Videos excusas ...

Excusas más habituales para no hacer ejercicio

¿Quién no se ha puesto excusas más de una vez para saltarse su rutina de entrenamiento? yo me declaro culpable. Te puedes engañar a ti mismo todo lo que quieras, pero las excusas son sólo eso, excusas. Y aquí las excusas no nos sirven. Solo hay 3 motivos por los que te puedes saltar tu sesión de entrenamiento: estás enfermo, estás lesionado o te notas excesivamente cansado. Pero de verdad, no vale ...