comunidades

El cerebro y el intestino hablan continuamente

El cerebro y el intestino hablan unos con otros: Arreglando uno podría ayudar al otro.

Es ampliamente reconocido que las emociones pueden afectar directamente la función del estómago. Ya en 1915, el influyente fisiólogo Walter Cannon notó que las funciones del estómago cambian en los animales cuando están asustados. Lo mismo es cierto para los humanos. Aquellos que viven en estrés a menudo reportan diarrea o dolor de estómago.

Ahora sabemos que esto se debe a que el cerebro se comunica con el sistema gastrointestinal. Todo un ecosistema que comprende 100 trillones de bacterias que viven en nuestros intestinos, son unos participantes activos en este chat cerebral.



Los descubrimientos recientes en torno a esta relación nos han hecho considerar el uso de la terapia de conversación y los antidepresivos como posibles tratamientos para los síntomas de los problemas intestinales crónicos. El objetivo es interferir en la conversación entre los dos órganos diciéndole al cerebro que repare el intestino defectuoso.

Nuestra investigación encontró que la terapia de conversación puede mejorar la depresión y la calidad de vida de los pacientes con afecciones gastrointestinales.

¿Qué son las condiciones gastrointestinales?

Las condiciones gastrointestinales son increíblemente comunes. Alrededor del 20% de los adultos y adolescentes sufren del síndrome del intestino irritable (SII), un trastorno en el que las molestias o el dolor abdominal van de la mano con los cambios en los hábitos intestinales. Estos podrían incluir diarrea crónica y estreñimiento, o una mezcla de los dos.

El SII es el llamado trastorno funcional, porque aunque sus síntomas son debilitantes, no hay cambios patológicos visibles en el intestino. Por lo tanto, se diagnostica basándose en los síntomas en lugar de pruebas diagnósticas o procedimientos específicos.

Las personas con enfermedades intestinales crónicas pueden experimentar un dolor intenso que afecta su calidad de vida.

Esto es contrario a la enfermedad intestinal inflamatoria (EII), una condición en la que el sistema inmunológico reacciona de manera exagerada a las bacterias intestinales normales. La enfermedad intestinal inflamatoria se asocia con sangrado, diarrea, pérdida de peso y anemia (deficiencia de hierro) y puede ser una causa de muerte. Se denomina enfermedad orgánica del intestino porque podemos ver cambios patológicos claros causados por la inflamación del revestimiento intestinal.

Mira también La Inflamación como Señal

Los subtipos de enfermedad inflamatoria intestinal son la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. Alrededor de cinco millones de personas en todo el mundo, y más de 75,000 en Australia, viven con la enfermedad.

Las personas con afecciones intestinales pueden necesitar usar el inodoro de 20 a 30 veces al día. También sufren dolores que pueden afectar su vida familiar y social, su educación, sus carreras y su capacidad para viajar. Muchos experimentan ansiedad y depresión en respuesta a la forma en que la enfermedad cambia su vida. Pero los estudios también sugieren que las personas con ansiedad y depresión son más propensas a desarrollar trastornos intestinales. Esta es una evidencia importante de las interacciones cerebro-tripa.

Mira también Si su Intestino pudiera hablar 10 Cosas que le Diría

Cómo habla el cerebro con la tripa.

El cerebro y el intestino se hablan constantemente a través de una red de mensajes neuronales, hormonales e inmunológicos. Pero esta comunicación saludable puede ser perturbada cuando hacemos hincapié o desarrollamos una inflamación crónica en nuestras entrañas.

El estrés puede influir en el tipo de bacteria que habita en el intestino, haciendo que nuestra flora intestinal sea menos diversa y posiblemente más atractiva para las bacterias dañinas. También puede aumentar la inflamación en el intestino y la vulnerabilidad a la infección.

¿Alguna vez te has guiado por tu instinto al tomar una decisión? Probablemente esté recibiendo señales de su tracto gastrointestinal, que se comunica directamente con su cerebro.
La inflamación intestinal crónica puede disminuir nuestra sensibilidad a las emociones positivas. Cuando nos enfermamos con enfermedades como la enfermedad inflamatoria intestinal, nuestros cerebros se vuelven a cablear a través de un proceso llamado neuroplasticidad, que cambia las conexiones entre las señales nerviosas.

La ansiedad y la depresión son comunes en personas que sufren problemas intestinales crónicos. Aproximadamente el 20% de las personas que viven con la enfermedad inflamatoria intestinal informan que se sienten ansiosos o deprimidos durante largos períodos de tiempo. Cuando su enfermedad brota, esta tasa puede superar el 60%.

Curiosamente, en un estudio reciente en el que observamos a 2007 personas con enfermedad inflamatoria intestinal durante nueve años, encontramos una fuerte asociación entre los síntomas de depresión o ansiedad y la actividad de la enfermedad a lo largo del tiempo. Por lo tanto, la ansiedad y la depresión pueden empeorar los síntomas de la enfermedad inflamatoria intestinal a largo plazo.

Tiene sentido, entonces, ofrecer tratamiento psicológico a las personas con problemas intestinales crónicos. Pero ¿un tratamiento de este tipo también beneficiaría su salud intestinal?...

Cuide tanto sus pensamientos, emociones y actitudes frente a los problemas de la vida. Todo está íntimamente conectado. Las "conversaciones" entre el cerebro y el intestino son permanentes.
Mantenga su cuerpo hidratado, con buenos nutrientes y sus pensamientos positivos y orientados hacia el agradecimiento y la prosperidad.

Antonina Mikocka-Walus
Profesor titular de psicología de la salud, Universidad Deakin
http://theconversation.com/

 
Fuente: este post proviene de Blog de Lolamardiz, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cómo manejar su fibromialgia este verano Sol, playas de arena, sonrisas y ¿dolor de fibromialgia? El verano ha comenzado y, desafortunadamente, para las personas con fibromialgia, las temperaturas más ...

Expansión de la abundancia Una de las cosas interesantes de la mentalidad de la abundancia (o la vibra de la abundancia para ser más precisos) es que una vez que descubras cómo mantenerte en ese estad ...

6 porciones Ingredientes 11/2 tazas de garbanzos secos, remojados durante la noche 4 tazas de agua 1 cebolla amarilla grande, finamente picada 1/2 taza tomates picados 2 cucharadas de pasta de tomate ...

Recomendamos