Tips diarios Idea guardada 0 veces
La valoración media de 2 personas es: Muy buena

Menstruación , todo lo que debe saber.

A lo largo vengo escuchando a mujeres jovenes y no tan jovenes hablando de lo incomodas que ponen cuando tienen la menstruación y no es para menos ya que este proceso lleva una serie de cambios tanto de animo como hormonales.
Es por eso que ne animé a escribir este post.



La menstruación, período o regla es la pérdida de sangre por la vagina desde el útero y representa el inicio del ciclo sexual femenino o ciclo menstrual, que es un ritmo de aproximadamente 28 días de duración y suele aparecer a partir de los 10-13 años de edad y dura hasta la menopausia.
Etimología.

Esta palabra se deriva del español menstruo, proveniente a su vez del latín menstruus, cuyo origen está en mensis, que significa mes.

Descripción.

La menstruación es un proceso cíclico fisiológico de las mujeres sexualmente maduras que ocurre con una cadencia media aproximada de veintiocho días, aunque el 90% de las mujeres tiene ciclos entre 23 y 35 días. Lo mismo ocurre en las hembras de todos los grandes primates. Durante la menstruación se produce un sangrado vaginal fruto de la descamación de la capa funcional del endometrio, como consecuencia de la brusca deprivación hormonal al final del ciclo femenino, cosa que se presenta si no se ha producido la implantación de un blastocito. Una de las cosas que ha llamado más la atención sobre la menstruación ha sido su periodicidad, recibiendo popularmente el nombre de «regla» por su rítmica aparición.

Consideraciones culturales.

El ritmo de 28 días de la menstruación promedio es un ritmo parecido al de las fases de la Luna (27,3 días), que se manifiestan 13 veces al año (28 días x 13 = 364 días = 1 año, aproximadamente). Desde la Antigüedad se creía, por esta sencilla relación, que el ciclo menstrual está firmemente relacionado con el ciclo lunar (creencia que ha llegado hasta nuestros días), y por esta supuesta relación se denominaron "lunas" a las menstruaciones. Algunos incluso llegaron a la errónea suposición de que la luna nueva era motivo de la regla en las mujeres vírgenes y la luna menguante en las adultas y casadas. En algunas culturas asocian a la vulva con una herida y a la menstruación con la sangre que llega periódicamente a recordar la existencia de ella.

Consideraciones fisiológicas.

Ciclo menstrual.


El ovario sintetiza y secreta distintas hormonas esteroides:

Los estrógenos: la estrona, el estradiol y el estriol.
La progesterona: se produce durante la fase lútea del ciclo sexual femenino.
La inhibina: actúa sobre las gonadotropinas hipofisarias, suprimiendo la producción de la hormona estimulante del folículo (HEF).
La activina: tiene una función inversa a la de la inhibina, pues estimula la producción de HEF.

Ciclo sexual femenino.
El ciclo sexual femenino es un ciclo bifásico, es decir, está compuesto por dos etapas: la fase ovárica y la fase uterina.

Fase ovárica.

Tiene como elemento fundamental al folículo. Su desarrollo y maduración presenta tres características generales básicas:

Selectividad:

el folículo destinado a ovular procede de una población de folículos en crecimiento que, a su vez, provienen de una masa de folículos primordiales en reposo, formadas durante el desarrollo embrionario y fetal.

Continuidad:

la puesta en marcha del desarrollo folicular es un proceso continuo, hasta que las reservas estén exhaustas.

Regularidad:

El desarrollo folicular es un proceso regular y ordenado, con un índice constante de folículos que abandonan el pool en una unidad de tiempo. Esto significa que el ovario es un sistema regulado y coordinado, de manera que el inicio del crecimiento folicular se realiza en intervalos de tiempo regulares y con un índice de depleción de pool constante.

Fase uterina (ciclo endometrial)

Las distintas estructuras que forman el útero se hallan sometidas a la influencia de las hormonas ováricas. Las modificaciones más importantes se producen en el endometrio, también se observan en el moco cervical, expresión de la actividad de las glándulas del endocervix, y en forma menor en el miometrio.

Bajo la acción sucesiva de estrógenos y progesterona producidos por el ovario, la mucosa endometrial experimenta cambios cíclicos en su estrato funcional que se diferencian en tres etapas:

Proliferativa o estrogénica (del 5.º al 13.er día del ciclo).
Secretora o progestacional (del 14.º al 29.º día del ciclo).
Menstrual o de disgregación (del 1.er al 4.º día del ciclo).a

Amenorrea.

Se define la amenorrea como la ausencia de la menstruación por un período de tiempo mayor a los 90 días. Puede ser normal (fisiológica) o ser indicativo de enfermedad (patológica).

Patológica.
La ausencia de menstruación es un síntoma importante en la mujer y se llama amenorrea. La amenorrea primaria se define como la ausencia de menstruación en mujeres de 16 años o más.
Se define como amenorrea secundaria a la ausencia de períodos menstruales durante tres o más meses en una mujer que ya ha comenzado a menstruar y que no está embarazada ni lactando ni tampoco en la menopausia.

Fisiológica.
La ausencia de menstruación se considera fisiológica:

Antes de la pubertad. La menarquia (primera menstruación) suele tener lugar entre los 10 y 14 años.

En el embarazo.

La amenorrea siempre está presente en el embarazo. Por ello, si una mujer joven con presencia constante de la menstruación ésta se ausenta durante algunos pocos meses y la mujer ha estado teniendo relaciones sexuales sin practicar medida alguna de anticoncepción, se considerará entonces el embarazo como posible causa etiológica.

En la lactancia.

La amenorrea que se produce durante la lactancia es de origen hipotálamo-hipofisario y es de duración variable. El endometrio no crece ni se desarrolla debido a una disminución en la producción de estrógenos y progesterona. Esto se debe a que, junto a la liberación de prolactina, hay una disminución de la liberación de gonadotropinas y en consecuencia no se produce la maduración de los folículos ováricos.

En la menopausia:

se inicia entre los 42 y 50 años. Se debe a que el ovario pierde funcionalidad, y comienza a darse cuando la secreción hormonal deja de ser rítmica.

La menstruación (el período) constituye una etapa fundamental de la pubertad en las niñas y es uno de los muchos indicios físicos que señalan que una niña se está convirtiendo en mujer. Y al igual que muchos de los otros cambios asociados con la pubertad, es posible que la menstruación genere confusión en las niñas (y en los varones). Algunas niñas anhelan tener su primera menstruación, mientras que a otras les genera temor o ansiedad. Una gran cantidad de niñas y varones no comprenden exactamente cómo es el sistema reproductor femenino y lo que sucede realmente durante el ciclo menstrual, lo que hace que este proceso parezca aún más misterioso.

La pubertad y el período.


Cuando las niñas comienzan a transitar la pubertad (que suele empezar entre los 8 y 13 años), su cuerpo y su mente cambian de muchas maneras. Las hormonas de su organismo estimulan nuevos desarrollos físicos, como el crecimiento y el desarrollo de los senos. Una niña tiene su primera menstruación entre 2 y 2 años y medio después de que los senos han comenzado a desarrollarse.

Alrededor de 6 meses antes de tener su primer período, una niña puede notar la presencia de una cantidad mayor de flujo vaginal transparente. Este flujo es común. No hay motivo para que una niña se preocupe por el flujo, salvo que tenga un olor fuerte o cause picazón.

El primer período recibe el nombre de menarca. La menarca no aparece hasta tanto todas las partes del aparato reproductor de una niña hayan madurado y estén funcionando en conjunto.

Las niñas nacen con ovarios, trompas de Falopio y útero. Los dos ovarios tienen forma ovalada y se ubican uno a cada lado del útero (matriz) en la pelvis, que es la parte más baja del abdomen. Los ovarios contienen miles de huevos u óvulos. Las dos trompas de Falopio son largas y delgadas. Cada trompa de Falopio se extiende desde el ovario hasta el útero, un órgano con forma de pera que se ubica en el medio de la pelvis. Los músculos del útero femenino son fuertes y capaces de expandirse para permitir que el útero aloje al feto en crecimiento y luego ayudan a pujar durante el parto.

A medida que una niña madura e ingresa en la pubertad, la glándula pituitaria libera hormonas que estimulan a los ovarios para que produzcan otras hormonas: estrógeno y progesterona. Estas hormonas influyen de varias maneras en el cuerpo de una niña, tanto en la maduración física como en el crecimiento y las emociones.

Alrededor de una vez por mes, un diminuto óvulo abandona uno de los ovarios -lo que se conoce como "ovulación"- y se desplaza a través de una de las trompas de Falopio hacia el útero. En los días previos a la ovulación, el estrógeno estimula al útero para que se recubra con sangre y tejidos adicionales, de modo que sus paredes se vuelven más gruesas y acolchadas. De esta manera, el útero se prepara para un embarazo. Si el óvulo llega al útero y es fertilizado por un espermatozoide, se adhiere a la pared acolchada del útero, para luego convertirse poco a poco en un bebé.

Por el contrario, si el óvulo no es fertilizado -lo que ocurre en la mayoría de los ciclos mensuales de una joven-, no se adhiere a la pared del útero. Cuando esto sucede, el útero elimina el tejido adicional que recubre su interior. La sangre, el tejido y el óvulo sin fertilizar abandonan el útero y atraviesan la vagina para ser eliminados del cuerpo. En esto consiste el período menstrual. Este ciclo ocurre casi todos los meses durante varias décadas (salvo, por supuesto, cuando la mujer está embarazada) hasta que la mujer llega a la menopausia y sus ovarios ya no liberan óvulos.

¿Con qué frecuencia tiene su período una joven?

Así como algunas niñas ingresan en la pubertad antes que otras, lo mismo ocurre con el período. Algunas jóvenes comienzan a menstruar a la temprana edad de 10 años, pero otras quizá no tengan su primer período hasta que ellas tengan 15 años.
La cantidad de tiempo entre un período y otro se denomina ciclo menstrual (el ciclo se cuenta desde el inicio de un período hasta el inicio del siguiente). Algunas jóvenes tienen ciclos menstruales de 28 días, mientras que otras tienen ciclos de 24, 30 días o más. Después de que menarche, ciclos menstruales duren 21-45 días. Después de que un par de años, los ciclos acorten a una longitud adulta de 21-34 días.

Los períodos irregulares son comunes en las jóvenes que acaban de comenzar a menstruar. El organismo suele tardar algún tiempo en ordenar todos los cambios que están ocurriendo, por lo que una joven quizá tenga un ciclo de 28 días durante dos meses y luego no menstrúe un mes o tenga dos períodos con apenas unos días de diferencia entre uno y otro, por ejemplo. En general, después de algunos meses, el ciclo menstrual vuelve más regular. Sin embargo, muchas mujeres siguen teniendo períodos irregulares cuando ya son adultas.
A medida que una joven crece y sus períodos se acomodan -o ella se acostumbra a su propio ciclo menstrual-, podrá prever cuándo tendrá su próxima menstruación. Mientras tanto, es una idea buena de seguir su ciclo menstrual con un calendario.

¿Cuánto dura y en qué cantidad?

La duración del período también varía. Algunas jóvenes tienen períodos que duran sólo 2 ó 3 días, mientras que otras tienen períodos de 7 días o más. El flujo menstrual -la cantidad de sangre que sale de la vagina- también puede variar mucho entre una mujer y otra.
Algunas chicas pueden preocuparse que ellos pierden demasiado sangre. Puede ser un golpe de ver toda esa sangre, pero es improbable que una chica perderá demasiado, a menos que ella tenga una condición médica como la enfermedad de von Willebrand. Aunque puede parecerse a mucho, la cantidad media de sangre es sólo acerca de 30 mililitros por un período entero. La mayoría de los jóvenes cambiarán almohadillas 3 a 6 veces un día, con cambios más frecuentes cuando su período está más pesado, generalmente en el comienzo del período.
Especialmente cuándo períodos menstruales son nuevos, tu puede estar preocupado por tu riego sanguíneo o si tu período es normal en otras maneras. Hable con un médico o la enfermera si:

- Si el período te dura más de una semana
- Si Te tienes que cambiar la toalla higiénicas muy a menudo (empapando más de una toalla cada 1-2 horas)
- Si duras más de 3 meses para volver a ver el período
- Si tienes sangrando en medio períodos
- Si tiene un dolores excepcionales antes o durante tu período.
- Si tus períodos eran regulares y pasaron a ser irregular

Dolores cólicos, síndrome premenstrual y granos.


Algunas jóvenes quizá perciban cambios físicos o emocionales durante su período. Los dolores colicos menstruales son bastante comunes; de hecho, más de la mitad de las mujeres que menstrúan manifiestan tener dolores cólicos durante los primeros días de su período. Los médicos consideran que los dolores cólicos son causados por la prostaglandina, una sustancia química que produce la contracción de los músculos del útero.
Según la persona, los dolores cólicos menstruales pueden producir un dolor leve y constante, o uno agudo e intenso, y en ocasiones se sienten en la espalda y los muslos, además de en el abdomen. A medida que la joven crece, estos calambres suelen volverse menos molestos y, en ocasiones, llegan incluso a desaparecer por completo.

Mientras tanto, muchas jóvenes y mujeres toman algún fármaco de venta libre, como ibuprofeno o acetaminofeno, que alivian los calambres menstruales. Darse un baño tibio o aplicar calor en la parte baja del abdomen también sirven para aliviar estos dolores. Además, el ejercicio regular durante el ciclo menstrual ayuda a aliviar los dolores cólicos en algunas mujeres. Si nada de esto funciona, debes consultar a tu médico.
Algunas jóvenes y mujeres se sienten deprimidas o se irritan con facilidad durante los días previos al período. Otras quizá se enojen con mayor rapidez o lloren más de lo habitual. Algunas jóvenes tienen antojo de comer ciertos alimentos. Es posible que estos cambios emocionales se deban al síndrome premenstrual o PMS (por su sigla en inglés).
El PMS se asocia con cambios en las hormonas del organismo. Debido a que los niveles hormonales aumentan y disminuyen durante el ciclo menstrual de la mujer, pueden afectar el modo en que ella se siente, tanto en lo emocional como en lo físico. Algunas jóvenes, además de experimentar sentimientos más intensos de lo habitual, perciben cambios físicos durante su período. Algunas se sienten hinchadas a causa de la retención de líquidos; otras notan que sus senos están hinchados y doloridos, y hay quienes tienen dolor de cabeza.

El PMS suele desaparecer poco después del inicio del período, pero es probable que vuelva a aparecer mes tras mes. Los médicos recomiendan que las jóvenes que padecen el PMS hagan ejercicio para sentirse mejor. Algunas jóvenes notan que limitar el consumo de cafeína alivia el PMS.
Es común que las jóvenes tengan un brote de acné durante algún momento de su ciclo. Esto también se debe a las hormonas. Por suerte, los granos asociados con el período suelen dejar de ser un problema a medida que las jóvenes crecen.

Toallas higiénicas, tampones y protectores diarios.

Cuando estás menstruando, necesitas usar algo que absorba la sangre. Puedes optar por una toalla higiénica o un tampón.
Hay tantos productos a la venta que quizá debas probar varios antes de encontrar el que mejor se ajusta a tus necesidades. Algunas jóvenes sólo usan toallas higiénicas (en especial, cuando comienzan a menstruar), otras sólo usan tampones y hay quienes alternan; por ejemplo, usan tampones para el día y toallas higiénicas durante la noche.
El período no debe convertirse en un obstáculo para hacer ejercicio, divertirse y disfrutar de la vida. Las jóvenes que son muy activas -sobre todo, las que disfrutan nadar- prefieren usar tampones mientras practican deportes.
Si tienes dudas acerca de las toallas higiénicas, los tampones, o sobre cómo manejarte mejor con tu período, háblalo con tu madre, alguna profesora a cargo del curso de salud y alimentación, una enfermera o una hermana mayor.

Problemas menstruales.


Todo el mundo sabe que los años de la adolescencia pueden ser difíciles -tanto para los adolescentes como para los padres. Y todos los cambios corporales que tienen lugar durante la pubertad pueden hacer que los adolescentes se sientan incómodos con sus cuerpos e inseguros de sí mismos.
Esto es especialmente cierto para las chicas en lo que se refiere a la menstruación. Para una niña, tener el primer período menstrual (coloquialmente conocido como “regla”) es un hito en el desarrollo físico y el signo de que se está convirtiendo en mujer. Pero también puede generarle confusión e imponerle un poco, particularmente si tiene que enfrentarse a ciertos problemas como los períodos irregulares o el síndrome premenstrual.

Problemas menstruales más frecuentes

La mayoría de problemas con que se encuentran las adolescentes cuando empiezan a menstruar son completamente normales. De hecho, muchas chicas y mujeres se han tenido que enfrentar a uno o más de ellos en algún momento:
Síndrome premenstrual (SPM). El SPM incluye síntomas tanto físicos como psicológicos que experimentan muchas chicas y mujeres justo antes de tener el período menstrual, como:

Acné.

Hinchazón.

Fatiga.

Dolor de espalda.

Senos sensibles y/o doloridos.

Cefalea.

Estreñimiento.

Diarrea.

Antojos alimentarios.

Depresión o decaimiento.

Irritabilidad.

Problemas de concentración.

Dificultad para afrontar el estrés.
Una chica puede tener algunos de estos síntomas o todos ellos, pudiéndose presentar en distintas combinaciones. Los síntomas del SPM suelen ser más intensos durante los siete días inmediatamente previos al período menstrual y desaparecen con la llegada de la menstruación. Pero la mayoría de las chicas no presentan los síntomas propios del SPM hasta que ya llevan varios años menstruando, en el caso de que los lleguen a presentar.
Aunque se desconoce la causa exacta del SPM, parece obedecer a fluctuaciones en los niveles hormonales y a sus efectos sobre el cerebro. Durante la segunda mitad del ciclo menstrual, la cantidad de progesterona que hay en el cuerpo aumenta. Luego, aproximadamente siete días antes del inicio del período menstrual, los niveles de progesterona y estrógeno disminuyen drásticamente.

El organismo de algunas mujeres parece ser más sensible a estas fluctuaciones hormonales que el de otras. Hable con el pediatra de su hija si sus síntomas son graves o interfieren en sus actividades cotidianas.

Dolores menstruales.

Muchas chicas experimentan dolores menstruales durante los primeros días del período menstrual. Están provocados por las prostaglandinas, unas sustancias químicas fabricadas por el organismo que hacen que el músculo liso del útero se contraiga. Estas contracciones involuntarias pueden ser leves o bien agudas e intensas.

La buena noticia es que los dolores menstruales suelen durar pocos días. Pero, si tiene unos dolores menstruales tan fuertes que le impiden asistir a clase o llevar una vida normal, llame a su médico.

Períodos irregulares.

Una chica puede tardar dos o tres años en desarrollar un ciclo menstrual regular. Durante ese período de tiempo, su cuerpo se irá adaptando a los efectos de las fluctuaciones hormonales desencadenadas por la pubertad. Además, el concepto de “regularidad” varía en función de cada persona. El ciclo típico menstrual de una mujer adulta dura 28 días, pero algunos ciclos solamente duran 21 días y otros hasta 45.

Las fluctuaciones hormonales pueden hacer que una chica tenga un período menstrual muy corto (de un par de días o tres) en un mes determinado y otro muy largo (de hasta una semana de duración) en el mes siguiente. Puede saltarse períodos menstruales, tener dos muy seguidos o alternar entre períodos menstruales con fuertes hemorragias y otros con escasas pérdidas de sangre.
Pero cualquier chica que mantenga relaciones sexuales y tenga una falta debería ir al médico para asegurarse de que no está embarazada. Y, si su hija todavía no ha desarrollado un patrón menstrual relativamente predecible tres años después del primer período menstrual, o si tiene cuatro o cinco períodos regulares y luego se pasa dos meses sin menstruar o se vuelve irregular, llévela al médico para descartar posibles problemas. Informe también al médico si su hija tiene ciclos menstruales de menos de 21 días o de más de 45 o si, en cualquier momento después de la primera menstruación, se pasa tres meses sin menstruar.

Retraso de la menarquia.

Cada niña alcanza la pubertad en un momento diferente. Algunas tienen la menarquia (el término médico que se utiliza para designar el primer período menstrual o inicio de la menstruación) tan pronto como a los nueve o 10 años de edad, mientras que otras no empiezan a menstruar hasta los 14 o 15 años. Por lo tanto, si su hija es de las que hacen tarde el cambio, no significa que le ocurre algo malo.

De hecho, el momento en que a una niña le viene la regla depende en gran medida de la genética. Las niñas suelen empezar a menstruar aproximadamente a la misma edad que sus madres o abuelas. Asimismo, algunos grupos étnicos, como promedio, alcanzan la pubertad antes que otros. Por ejemplo, las niñas de raza negra, como promedio, alcanzan la pubertad y empiezan a menstruar antes que las de raza blanca.

Si su hija ya ha cumplido 15 años o ya hace tres años que entró en la pubertad y todavía no le ha venido la regla, informe a su médico al respeto.

Problemas menstruales que pueden ser motivo de preocupación.

Aunque la mayoría de problemas menstruales son inofensivos, hay unos pocos trastornos que pueden ser más graves y requerir atención médica.

Amenorrea (ausencia de períodos menstruales). Las chicas que todavía no han empezado a menstruar al cumplir 16 años o tres años después de presentar los primeros signos de pubertad tienen amenorrea primaria, que generalmente suele estar provocada por una anomalía genética, un desequilibrio hormonal o un problema estructural. Las hormonas también suelen ser la causa de la amenorrea secundaria, que es cuando una chica que había menstruado con normalidad deja de menstruar de repente durante más de seis meses o tres de sus ciclos habituales.
Puesto que el embarazo es la causa más frecuente de amenorrea secundaria, siempre se deberá descartar cuando una chica tiene varias faltas. Aparte de los desequilibrios hormonales, hay otros factores que pueden provocar amenorrea primaria y secundaria, incluyendo los siguientes:

Estrés.

Pérdida o ganancia significativa de peso.

Anorexia (la amenorrea puede ser un signo de que una adolescente está perdiendo demasiado peso y puede padecer anorexia).

Dejar de tomar la píldora anticonceptiva.

Trastornos tiroideos.

Quistes ováricos.

Otros trastornos que pueden repercutir sobre los niveles hormonales.

Otro factor que también puede provocar amenorrea primaria y secundaria es el exceso de ejercicio físico (a menudo las carreras de largo recorrido, el ballet, el patinaje artístico o la gimnasia) combinado con una dieta inadecuada, lo que suele cursar con una ganancia de peso insuficiente y/o un retraso del crecimiento. Pero el “exceso de ejercicio” no se refiere a que una chica asista a las clases de gimnasia o a los entrenamientos del equipo deportivo de su centro de enseñanza, incluso aunque las sesiones de entrenamiento sean frecuentes. Para hacer tanto ejercicio como para no tener la menstruación, una chica tiene que entrenar muy fuerte varias horas al día la mayoría de los días de la semana y no ingerir suficientes calorías, vitaminas y minerales.

Menorragia (períodos menstruales extremadamente fuertes y/o largos).

Es normal que una chica tenga períodos menstruales más fuertes que otros. Pero los signos de menorragia (períodos menstruales extremadamente fuertes y/o largos) pueden incluir manchar por lo menos una compresa cada hora durante varias horas seguidas o tener períodos menstruales de más de siete días de duración. Las chicas con menorragia a veces pierden clases o limitan sus actividades sociales por temor a no poder controlar las pérdidas de sangre en público.

La causa más frecuente de menorragia es un desequilibrio entre los niveles de estrógeno y progesterona, lo que permite que el endometrio (la capa de tejido que recubre el interior del útero) siga creciendo. Cuando el endometrio se desprende y se expulsa a través de la vagina durante la menstruación, el sangrado resultante es particularmente intenso.

Puesto que muchas adolescentes tienen leves desequilibrios hormonales durante la pubertad, la menorragia no es infrecuente durante la adolescencia. Pero en algunos casos, las fuertes hemorragias menstruales están provocadas por problemas como:

Fibromas (crecimientos benignos) o pólipos uterinos.

Trastornos tiroideos.

Trastornos de la coagulación.

Inflamación o infección en la vagina o el cuello uterino.

Si tiene menstruaciones muy copiosas o períodos menstruales de más de siete días de duración, hable con su médico.

Dismenorrea (períodos menstruales dolorosos).

Hay dos tipos de dismenorrea, que es una menstruación muy dolorosa que interfiere en las actividades cotidianas de las afectadas, impidiéndoles ir a clase, estudiar y/o dormir:

La dismenorrea primaria:

Es muy frecuente en la adolescencia y no está provocada por ninguna enfermedad o trastorno. Las culpables son las prostaglandinas, las mismas sustancias químicas que provocan los típicos dolores menstruales. Cantidades elevadas de prostaglandinas pueden provocar náuseas, vómitos, cefalea, dolor de espalda, diarrea y fuertes espasmos o retortijones abdominales. Afortunadamente, estos síntomas no suelen durar más de un día o dos.

La dismenorrea secundaria:

Es el dolor menstrual provocado por algún trastorno físico, como los pólipos o fibromas uterinos, la endometriosis, la enfermedad inflamatoria pélvica o la adenomiosis (consistente en el crecimiento de tejido endometrial, que normalmente recubre el interior del útero, dentro de las paredes musculares del útero).

Tener dolores menstruales durante un día o dos cada mes es bastante habitual pero, si su hija presenta síntomas lo bastante intensos como para impedirle hacer vida normal, coméntelo con su médico.

Endometriosis.

En este trastorno, el tejido endometrial, que normalmente recubre las paredes internas del útero, crece fuera del útero -en los ovarios, las trompas de Falopio u otras partes de la cavidad pélvica. Puede provocar hemorragias anómalas, dismenorrea y dolor pélvico general.

Tratamiento de los problemas menstruales.

Para determinar si un problema menstrual requiere o no tratamiento, probablemente el médico de su hija le hará varias preguntas y una exploración física a fondo. Es posible que también le practique una exploración pélvica, una citología (también denominada frotis de Papanicolau), un análisis de sangre (para evaluar los niveles hormonales), o un análisis de orina. Si el médico sospecha que su hija podría tener algún crecimiento anómalo en el útero o las trompas de Falopio, es posible que solicite una ecografía o una TAC (tomografía axial computerizada). Los resultados conjuntos de todas estas pruebas ayudarán al médico a determinar cómo se debería tratar el trastorno que padece.

Los crecimientos anómalos, como los pólipos o los fibromas, a menudo se pueden extirpar, y la endometriosis se puede tratar con medicamentos o cirugía. Si el causante de los problemas menstruales es un desequilibrio hormonal, el médico probablemente sugerirá un tratamiento hormonal a base de píldoras anticonceptivas u otro medicamento que contenga hormonas.

Y, para los dolores menstruales sin causa médica, los antiinflamatorios son el tratamiento más eficaz. Los trastornos de la coagulación y los problemas tiroideos también pueden requerir tratamiento farmacológico.

Aunque la mayoría de problemas menstruales no son motivo de alarma, determinados síntomas bien merecen una visita al médico. Esto es especialmente cierto cuando el ciclo menstrual normal de una chica experimenta algún cambio. Lleve a su hija al médico si:

Tiene 15 años y todavía no ha menstruado.
Si todavía no ha desarrollado un ciclo menstrual regular tres años después de la menarquia.
La causa más probable es un desequilibrio hormonal (que puede requerir tratamiento), pero también podría apuntar a otro problema médico.

Deja de tener el período o este se vuelve irregular después de haber sido regular. Informe también al médico si tiene ciclos menstruales de menos de 21 días o de más de 45 o si, en cualquier momento después de menarquia, se pasa tres meses sin menstruar.

Tiene períodos extremadamente fuertes o largos, sobre todo si su ciclo menstrual es corto. En algunos casos, las pérdidas menstruales copiosas pueden provocar una anemia ferropénica. Asimismo, estos sangrados podrían obedecer a crecimientos anómalos en el útero, un trastorno tiroideo, una infección o un problema de coagulación.

Tiene períodos menstruales muy dolorosos. Tener dolores menstruales durante un par de días es normal, pero si la menstruación impide que lleve una vida normal, cométeselo a su médico. Podría padecer alguna afección médica, como la endometriosis.

Cómo actuar:

Cuando esté pasando un episodio particularmente fuerte de SPM o tenga dolores menstruales, usted puede ayudarse mejor, siga los siguientes consejos:

Siga una dieta equilibrada, ingiriendo mucha fruta y verdura frescas.

Reduzca la ingesta de sal (que puede provocar retención de líquidos).

cafeína (que puede ponerla nerviosa y ansiosa).

Tome alimentos ricos en calcio, que ayudan a reducir la intensidad de los síntomas de SPM.

Tome analgésicos de venta sin receta médica, como el paracetamol o el ibuprofeno para tratar los dolores menstruales, la cefalea y el dolor de espalda.

Dé un paseo a buen ritmo, sea a pie o en bicicleta, para mitigar el estrés y las molestias.

Dese un baño caliente.

ponga una botella de agua caliente en el abdomen, lo que le ayudará a relajarse.

Si los períodos menstruales le provocan muchas molestias e interfieren con su vida normal, hable con su médico para asegurarse de que no padece ningún problema médico y para que le indique si hay algún tratamiento que le podría ayudar.

Pero la mejor forma de ayuda es aceptar con normalidad que los períodos menstruales hay que sobrellevarlos lo mejor posible. Los síntomas más desagradables y molestos que acompañan a la menstruación son normales y muchos de ellos mejoran con el tiempo.

Un poco largo este post, pero muy interesante espero le guste.
No te olvides dar me gusta y compartir con tus amigos.

Fuente: este post proviene de Tips diarios , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Dolor de cabeza: identifica sus causas

Dolor de cabeza. Es un dolor o molestia en la cabeza, el cuero cabelludo o el cuello. Las causas graves de los dolores de cabeza son raras. La mayoría de las personas con dolores de cabeza se pueden s ...

Etiquetas: cuidadossalud

Recomendamos

Relacionado

Sangrado vaginal período menstrual sangrado ...

Sangrado sin tener el período menstrual

El sangrado vaginal normalmente ocurre durante el período menstrual, pero no es imposible que se presente cierto sangrado o manchado sin tener el período. Antes de preocuparte demasiado por este suceso, debes prestar atención a varios detalles. Por ejemplo si has estado muy estresada; el estrés puede causar desequilibrios hormonales que en ocasiones conducen a irregularidades menstruales o sangrad ...

Otros menstruación v

Cómo hacer para que la menstruación llegue

La menstruación se asocia con la fertilidad y es parte de la vida de una mujer. Este proceso hace que una mujer sienta una conexión con su cuerpo, pero en ocasiones puede llegar a ser muy frustrante, especialmente cuando sentimos que no tenemos ningún control sobre algo tan importante como nuestros períodos menstruales. Cada mujer tiene una visión diferente sobre los períodos menstruales, pero por ...

Otros menstruación v

Períodos menstruales ligeros: conoce todas las causas posibles

La menstruación promedio tiene una duración de 3 a 7 días, y se expulsan alrededor de 50 a 150 ml de sangre, lo cual es realmente menos de lo que imaginamos. Un período menstrual ligero puede durar  alrededor de 2 días y sólo se libera de 30 a 50 ml de sangre. En lugar de un flujo normal rojo, acuoso y con posibles coágulos, esta menstruación escasa puede aparecer como rayas marrones de sangre sec ...

mujer sangrado vaginal

Sangrado antes de la menstruación ¿Qué está pasando?

El sangrado vaginal ligero, también conocido como manchado vaginal, por lo general tiene una duración de un día o dos. Cuando experimentas este sangrado antes de la menstruación puedes estar ovulando o puede ser el óvulo fertilizado que se implanta en el útero. Según los expertos, se trata de un comportamiento normal. Por otra parte, las mujeres que usan anticonceptivos también experimentan sangra ...

Otros menstruación v

Medicamentos para retrasar los períodos menstruales

Si tienes algo importante que hacer y tu período menstrual está en camino, de seguro te estarás preguntando si hay un medicamento que pueda retrasarlo. El período menstrual resulta un poco inconveniente si quieres ir a nadar, intimar o usar ropa blanca. Por todas estas razones, es posible que desees retrasar tu menstruación hasta que regreses a casa. Si te vas a casar pronto y quieres tener una ro ...

otros ausencia menstrual embarazo ...

Período menstrual ausente sin que haya embarazo

El período menstrual ausente generalmente se considera como un síntoma de embarazo, pero no siempre es así. Existen otras condiciones que impiden la llegada del período menstrual, sin que haya embarazo. La medicina denomina la ausencia menstrual como amenorrea; y la ha clasificado en dos tipos principales: amenorrea primaria y amenorrea secundaria. Cuando una joven ha llegado a la edad de 15-16 añ ...

Sangrado vaginal menstruación v

¿Por qué tengo dos períodos menstruales en un mes?

Todas las mujeres pasan por su ciclo menstrual desde la pubertad hasta la menopausia. Generalmente, las mujeres sólo experimentan un período menstrual al mes que dura entre 3 y 7 días. Si alguna vez has experimentado dos períodos menstruales en un mes y no sabes la causa, a continuación, te las muestro. Causas por las que tienes dos períodos menstruales en un mes Un ciclo menstrual natural y regu ...

Otros menstruación v

Evita manchar los pantalones durante el período menstrual

Cada mujer experimentará períodos menstruales diferentes. El período menstrual ocurre cuando hay sangrado del útero que se libera a través de la vagina. Esto ocurre cada 28 días aproximadamente y es parte del ciclo menstrual de una mujer. Durante su menstruación, es muy normal que una mujer manche sus pantalones. A continuación, te daré algunos consejos para ayudarte a prevenir este embarazoso inc ...

Otros ciclo menstrual menstruación

Síntomas del período sobre los que debes saber más

Algunas mujeres experimentan muy pocos síntomas durante su período menstrual, mientras otras presentan síntomas graves, como malestar similar a la gripe, náuseas, síntomas del síndrome premenstrual, dolores menstruales y sangrado anormal, que hacen que esos días sean difíciles de tolerar. Síntomas del período por los que hay que preocuparse Si tu período es muy abundante o si tienes ausencia de u ...

Otros ciclo menstrual menstruación ...

Ciclo menstrual corto

El patrón de tu ciclo menstrual se puede rastrear fácilmente. Esto puede proporcionarte la información que necesitas para saber si un ciclo corto es irregular y si es una causa de preocupación o que debes esperar teniendo en cuenta lo que está pasando en tu vida actual. Esto puede proporcionar pistas importantes sobre la fertilidad, el equilibrio hormonal y la salud. Si detectas irregularidades, e ...