Megamedico Idea guardada 8 veces
La valoración media de 4 personas es: Muy buena

8 Factores de Riesgo para La Incotinencia Urinaria

La incontinencia urinaria se define como la salida involuntaria de orina. La orina puede fugarse a partir de un sitio diferente de la uretra, como fístulas o malformaciones congénitas de las vías urinarias bajas.
La incontinencia urinaria de esfuerzo (SUI, stress urinary incontinence) es la fi ltración involuntaria de orina con el ejercicio, los estornudos o la tos. La incontinencia urinaria de urgencia es la filtración involuntaria acompañada o precedida inmediatamente por la necesidad inminente de orinar. Existe un trastorno similar, la vejiga hiperreactiva, la cual describe la urgencia urinaria con o sin incontinencia y por lo general con frecuencia urinaria diurna y nicturia
incontinencia urinaria

De acuerdo con los lineamientos de la International Continence Society, la incontinencia urinaria es un síntoma, un signo y un trastorno Por ejemplo, en la SUI es probable que la paciente se queje de escape involuntario de orina durante los esfuerzos o la risa. De manera concurrente con estos síntomas, la fuga involuntaria de orina por la uretra en forma sincrónica con tos o maniobra de Valsalva puede ser un signo documentado por un médico. Como trastorno, la incontinencia se demuestra en forma objetiva durante el estudio urodinámico si se produce fuga de orina con la elevación de la presión abdominal y en ausencia de contracción del músculo detrusor. En estas circunstancias, cuando el síntoma o el signo de incontinencia urinaria de esfuerzo se confi rma con pruebas objetivas, se usa el término incontinencia de esfuerzo urodinámica (USI), anteriormente conocida como incontinencia de esfuerzo genuina. En el caso de la incontinencia urinaria de urgencia, las mujeres tienen difi cultad para posponer la micción y casi siempre deben vaciar la vejiga a la brevedad, a la primera señal y sin demora. Si se demuestra la incontinencia urinaria de urgencia en forma objetiva mediante estudio urodinámico, el trastorno se conoce como hiperactividad del detrusor (DO, detrusor overactivity), antes denominada inestabilidad del detrusor. La presencia tanto de incontinencia de esfuerzo como de urgencia se conoce como incontinencia urinaria mixta.
La incontinencia funcional ocurre en situaciones en las que la mujer no puede llegar al baño a tiempo por limitaciones físicas, psicológicas o mentales. En la mayoría de los casos, este grupo puede ser continente si se eliminan estos problemas.
Factores de riesgo para la incotinencia urinaria
Edad
La frecuencia de la incontinencia aumenta de manera gradual al principio de la madurez Durante la madurez se observa un pico amplio que se incrementa en forma paulatina después de los 65 años De igual forma, la información de la 2005-2006 NHANES demuestra que la frecuencia de la incontinencia se incrementa de manera constante con la edad: 7% en las de 20 a 40 años, 17% en las de 40 a 60 años, 23% en las de 60 a 80 años y 32% en las mayores de 80 años La incontinencia no se debe considerar una consecuencia normal del envejecimiento. Sin embargo, diversos cambios fisiológicos vinculados con la edad en la porción inferior del aparato urinario predisponen a padecer incontinencia, vejiga hiperactiva u otras dificultades para la micción. En primer lugar, la frecuencia de contracciones involuntarias del detrusor aumenta con la edad y se observa hiperactividad del detrusor en 21% de las ancianas sanas, con continencia, integradas a la sociedad. La capacidad vesical total y la capacidad para posponer la micción disminuyen, lo que provoca frecuencia urinaria. Además, el flujo urinario decrece en los ancianos de ambos sexos probablemente por una reducción de la contractilidad del detrusor relacionada con la edad En la mujer, el descenso posmenopáusico de los estrógenos genera atrofia del sello de la mucosa uretral, pérdida de la elasticidad e irritación vesical, lo que predispone a incontinencia de esfuerzo y urgencia urinaria. Por último, se producen cambios con la edad en la filtración renal y alteraciones de la concentración diurna de la hormona antidiurética y factor natriurético auricular. Estos cambios modifican el patrón predominantemente diurno de excreción de líquido hacia uno con una mayor excreción urinaria más tardía
incontinencia urinaria

Raza
Por lo general se considera que las mujeres caucásicas tienen mayor frecuencia de incontinencia urinaria de esfuerzo que las mujeres de otras razas. Por el contrario, se presupone que la urgencia urinaria es más frecuente entre las mujeres afroestadounidenses. La mayoría de las publicaciones no se basa en la población y, por lo tanto, no constituye el mejor cálculo de alguna diferencia racial verdadera.
Además, la información existente sobre diferencias raciales se basa en buena medida en muestras pequeñas Sin embargo, la información de los grupos del Nurse’s Health Study, que incluyó a más de 76 000 mujeres, apoya estas diferencias raciales. Los investigadores observaron la mayor frecuencia a cuatro años en las participantes caucásicas frente a las asiáticas y de raza negra. Todavía no se sabe si estas diferencias son biológicas, si dependen del acceso a la atención sanitaria y médica o si difieren de acuerdo con las expectativas culturales y umbrales para tolerar los síntomas.
Obesidad
Varios estudios epidemiológicos muestran que el aumento del índice de masa corporal (BMI) es un factor de riesgo signifi cativo e independiente para la incontinencia urinaria de todos los tipos
incontinencia urinaria

 Asimismo, la evidencia sugiere que la prevalencia de las incontinencias de esfuerzo y urgencia aumenta en forma proporcional con el BMI En teoría, la elevación de la presión abdominal que coincide con el incremento del BMI produce una presión intravesical proporcionalmente mayor. Esta presión más alta rebasa la presión de cierre y causa incontinencia acorde con esto, conforme un mayor porcentaje de la población presente sobrepeso y obesidad, puede esperarse un aumento de la prevalencia de incontinencia urinaria. Es alentador que, para muchas pacientes, la pérdida de peso resulta un tratamiento eficaz. En mujeres con sobrepeso u obesidad mórbida, la prevalencia de la incontinencia urinaria de esfuerzo disminuyó después de la pérdida ponderal conseguida con modificación conductual o cirugía bariátrica
Menopausia
Los estudios demuestran de manera inconsistente un incremento de la disfunción urinaria cuando una mujer llega a los años posmenopáusicos En aquellas con síntomas es difícil separar los efectos del hipoestrogenismo de los del envejecimiento.
Se ha identificado la presencia de receptores estrogénicos de alta afinidad en la uretra, músculo pubococcígeo y trígono vesical, pero pocas veces se encuentran en otros sitios de la vejiga. Se cree que los cambios en la colágena vinculados con el descenso estrogénico, la reducción de la vascularidad uretral y el descenso del volumen del músculo estriado contribuyen en conjunto a la disfunción uretral mediante el descenso de la presión uretral de reposo
También deberías leer: Principales cambios fisiológicos de la menopausia
Además, se cree que la deficiencia de estrógenos con la atrofia urogenital consecuente es la causante, al menos en parte, de los síntomas urinarios después de la menopausia. A pesar de la evidencia actual de la participación de los estrógenos en la función urinaria normal, no es tan claro si el tratamiento con estrógenos es útil en la corrección o prevención de la incontinencia.
Parto y embarazo
incontinencia urinaria

Muchos estudios revelan una alta prevalencia de incontinencia urinaria en mujeres que han tenido hijos, a diferencia de las nulíparas. Los efectos del parto en la incontinencia pueden deberse a la lesión directa a los músculos pélvicos e inserciones de tejido conjuntivo. Además, el daño nervioso por traumatismo o estiramiento podría causar disfunción de la musculatura pélvica. En particular, se ha demostrado un índice más alto de latencia motora del nervio pudendo después del parto en mujeres con incontinencia, en comparación con las mujeres asintomáticas durante el puerperio.
¿Cuales son los cambios fisiológicos que ocurren en el embarazo?
En un estudio epidemiológico grande se identificaron parámetros del parto vaginal que influyen después en el riesgo de padecer incontinencia urinaria. En primer lugar, el peso al nacer del feto ≥4 kg eleva el riesgo de todas las variedades de incontinencia urinaria En segundo lugar, la cesárea tiene un efecto protector a corto plazo en relación con la incontinencia urinaria.
En este estudio, el cociente de posibilidades ajustado para cualquier incontinencia vinculada con el parto vaginal frente al de la cesárea fue de 1.7. Pero, el efecto protector de la cesárea respecto de la incontinencia se atenúa después de otros partos, disminuye con la edad y no existe en ancianas.
Antecedentes familiares
La evidencia indica que el riesgo de padecer incontinencia urinaria aumenta en las hijas y hermanas de mujeres con incontinencia. En una gran encuesta, las hijas de mujeres con incontinencia demostraron un riesgo relativo mayor de 1.3 y un riesgo absoluto de 23% para padecer incontinencia urinaria. Asimismo, las hermanas jóvenes de las mujeres con incontinencia exhibieron mayor probabilidad de padecer incontinencia urinaria
Tabaquismo y neumopatía crónica
En las mujeres mayores de 60 años de edad con neumopatía obstructiva crónica se observa un riesgo considerable de sufrir incontinencia urinaria. Asimismo, el tabaquismo se considera un factor de riesgo independiente de incontinencia urinaria en diversos estudios. Tanto las fumadoras activas como las pasivas tienen un riesgo dos a tres veces mayor que las no fumadoras de padecer incontinencia urinaria. En otro estudio, los investigadores identificaron cierta relación entre el antiguo tabaquismo y el tabaquismo actual con incontinencia, pero sólo para las que fumaban más de 20 cigarrillos diarios. También se reconoció una débil relación entre la incontinencia pronunciada y el tabaquismo pese al número de cigarrillos. En teoría, la tos crónica del fumador eleva la presión intraabdominal en forma constante y los efectos antiestrogénicos del tabaquismo reducen la síntesis de colágena.
incontinencia urinaria

Histerectomía
Los estudios han demostrado de manera consistente que la histerectomía es un factor de riesgo para el desarrollo de incontinencia urinaria. Los que muestran una relación son retrospectivos, carecen de grupos testigo adecuados y a menudo se basan sólo en datos subjetivos. Por el contrario, los estudios que incluyen pruebas urodinámicas preoperatorias y posoperatorias revelan cambios en la función vesical que carecen de importancia clínica.
Además, la evidencia no apoya la omisión de la histerectomía por indicaciones clínicas ni la práctica de histerectomía supracervical como medidas para prevenir la incontinencia urinaria.
Síntomas urinarios
Polaquiuria. La mayoría de las mujeres orina ocho veces al día o menos. Sin un antecedente que refleje el aumento del consumo de líquido, el incremento de la micción podría señalar vejiga hiperactiva, infección urinaria, cálculos o alteraciones uretrales y es indicación para estudio adicional. Además, la polaquiuria se relaciona muchas veces con cistitis intersticial (IC). En mujeres con IC, el número de micciones es con frecuencia mayor de 20 al día. En personas con incontinencia de urgencia o trastornos para el control sistémico de líquido, como insuficiencia cardiaca congestiva, puede haber nicturia. En este último caso, el tratamiento del trastorno subyacente conduce a menudo a la mejoría sintomática o la curación de la polaquiuria nocturna.
incontinencia urinaria

Retención urinaria. Es importante establecer si la paciente vacía por completo la vejiga. Con frecuencia, el vaciamiento incompleto deriva en incontinencia relacionada con el esfuerzo o la urgencia. Como se mencionó, ya no se utiliza el término incontinencia por rebosamiento.
Otros síntomas urinarios. El volumen de orina que se escapa en cada episodio también aporta datos para el diagnóstico. Casi siempre se pierden grandes volúmenes después de las contracciones espontáneas del detrusor vinculadas con la incontinencia urinaria de urgencia y a menudo implican salida de todo el contenido vesical.
Por el contrario, las mujeres con SUI casi siempre describen pérdida de volúmenes más pequeños. Además, estas mujeres son capaces casi siempre de contraer los músculos elevadores del ano para detener de modo temporal el chorro de orina.
El goteo posmiccional casi siempre se relaciona con un divertículo uretral, lo que a menudo se confunde con incontinencia urinaria. Aunque la hematuria es un signo frecuente de la infección urinaria, también indica una neoplasia maligna subyacente y puede causar síntomas urinarios por irritación. El inicio de los síntomas también aporta información sobre la causa y el tratamiento. Por ejemplo, el inicio de los síntomas con la menopausia sugiere hipoestrogenismo subyacente a la incontinencia. Estas pacientes se benefician algunas veces con estrógeno tópico vaginal. Por el contrario, los síntomas después de histerectomía o parto pueden reflejar cambios en los medios de sostén o la inervación del tejido.
incontinencia urinaria

Antecedentes personales patológicos
En ocasiones, el traumatismo obstétrico se acompaña de lesión del piso pélvico, que causa incontinencia urinaria de esfuerzo. Es por esta razón que la información que describe un trabajo de parto prolongado, un parto vaginal instrumentado, macrosomía, colocación de una sonda en el puerperio por retención urinaria y mayor paridad es de gran utilidad. Como ya se indicó con anterioridad, muchas veces la incontinencia urinaria se acompaña de alguna otra enfermedad o de su tratamiento, lo cual se puede modifi car para mejorar la incontinencia. Para recordar a estos posibles contribuyentes, existe una nemotecnia útil: “DIAPPERS” (pañales, por sus siglas en inglés): demencia/delirio, infección, vaginitis atró fi ca, psicológicos, farmacológicos (pharmacologic), endocrinos, movimiento restrin gido, retención fecal (stool impaction).
En primer lugar, la continencia requiere el potencial cognitivo para reconocer y reaccionar de manera correspondiente a la sensación de una vejiga llena, la motivación para mantenerse seco, suficiente motilidad y destreza manual y disponibilidad de un baño. Muchos individuos con demencia o defi ciencia psicológica pronunciada carecen de la capacidad cognitiva necesaria para conservar su continencia. Las mujeres con alguna discapacidad física notoria o motilidad limitada simplemente no tienen el tiempo suficiente para llegar hasta el baño, sobre todo en caso de urgencia urinaria o vejiga hiperreactiva.
Las infecciones urinarias provocan inflamación de la mucosa vesical. Se cree que esta inflamación incrementa la actividad aferente sensitiva, que contribuye a la vejiga hiperactiva. Asimismo, la deficiencia estrogénica produce en ocasiones vaginitis y uretritis atróficas. Éstas se acompañan de mayor irritación circunscrita y un riesgo mayor de padecer infecciones urinarias y vejiga hiperactiva.
La diabetes mellitus causa diabetes osmótica y poliuria cuando la regulación de la glucemia es deficiente. La polidipsia por la diabetes insípida o el consumo excesivo de cafeína o alcohol también genera poliuria o frecuencia urinaria. De igual forma, otros trastornos de la secreción o acción de la arginina vasopresina provocan poliuria y nicturia. Ciertas enfermedades como la insuficiencia cardiaca, hipotiroidismo, insuficiencia venosa y los efectos de determinados fármacos contribuyen al edema periférico, lo que ocasiona urgencia urinaria y nicturia cuando la paciente se encuentra en decúbito dorsal. Por último, la retención fecal por hábitos intestinales defi cientes y estreñimiento contribuye a los síntomas de la vejiga hiperactiva. La razón es quizá una irritación circunscrita o con presión directa contra la pared vesical
La entrada 8 Factores de Riesgo para La Incotinencia Urinaria aparece primero en Mega Medico.

Fuente: este post proviene de Megamedico, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

20 remedios caseros efectivos para dormir

Pasas horas y horas en vela, sientes que el tiempo pasa muy lento, te das cuenta que el sueño nunca llega convirtiéndose en un momento agobiante y frustrante. El insomnio es sinónimo de despertarse co ...

Recomendamos

Relacionado

Enfermedades incontinencias urinaria infección de orina ...

Tipos de incontinencias urinarias que debes conocer 

La incontinencias urinaria se define como la salida involuntaria de orina demostrable de manera objetiva y que representa un problema social o higiénico. Se informa que la incontinencia urinaria afecta entre 15 a 50% de las mujeres. La prevalencia del problema aumenta con la edad, llega a más de 50% en las ancianas que viven en asilos. Tipos de incontinencia urinaria Las incontinencias urinaria es ...

Enfermedades deseo de orinar incontinencia urinaria y sus tipos ...

Incontinencia urinaria y sus tipos, ¡reconoce los síntomas a tiempo!

Se define incontinencia urinaria y sus tipos (IU) como la pérdida involuntaria de orina, objetivamente demostrable, que origina un problema social o higiénico. Se estima que afecta al 20-50 % de la población femenina a lo largo de su vida, siendo un 6 % de las ocasiones severa. Es más frecuente en la mujer (relación 2:1) y a mayor edad (existiendo un pico entre los 50-54 años y un ascenso constant ...

Incontinencia urinaria Urología

Incontinencia urinaria

INTRODUCCIÓN La incontinencia urinaria (IU) se define como la pérdida involuntaria de orina objetivamente demostrable. Su prevalencia en personas mayores de 65 años que viven en su domicilio es del 5%-10%, mientras que en pacientes hospitalizados del 35% y en residencias llega a ser del 50%. Se trata de un problema de salud que tiene grandes repercusiones sobre la calidad de vida del paciente geri ...

¿Tienes incontinencia urinaria? Causas y cómo tratarla

Una de cada cuatro mujeres españolas sufre incontinencia urinaria y el 80% nunca lo ha consultado con un especialista, bien por considerarlo una consecuencia inevitable de la edad o bien por vergüenza. Pero la incontinencia no sólo afecta a personas de edad avanzada, también una de cada cuatro mujeres embarazadas tiene pérdidas de orina, especialmente durante el último trimestre. Dejemos atrás los ...

general renales

Los líquidos la clave para el control de la incontinencia urinaria

Cuando sales de excursión al campo con un grupo de amigos probablemente algo te haya llamado la atención y no me refiero a un pájaro interesante o a una planta. Me refiero al número sorprendente de paradas que tus amigos deben hacer. Sus frecuentes desvíos hacia los arbustos es sorprendente hasta que llega el momento en que entiendes que la causa es debida a la falta de control de la vejiga o de l ...

incontinencia urinaria ganas de miccionar infeccion de orina ...

Buenos alimentos para la incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de la orina en una o en varias ocasiones, durante el día o la noche, produciéndose muchas veces por situaciones de estrés, angustia, nerviosismo, por insuficiencia del esfínter urinario o por alteraciones neurológicas, de los nervios que regulan la musculatura de la vejiga. Este trastorno ocurre tanto en hombre como en mujeres. Sin embargo, l ...

mujer cirugía clinica sanabria ...

Todo lo que necesitas saber sobre la incontinencia urinaria

La desinformación y la incomodidad al hablar sobre la incontinencia urinaria hacen que la visión de este problema diste mucho de sus consecuencias y limitaciones reales. Como consecuencia, son pocas las mujeres que se atreven a acudir a un especialista o pedir ayuda a causa del pudor o vergüenza. Hoy hablaremos claro. ¿Qué es la incontinencia urinaria? ¿A quién afecta? ¿Cómo evitarla? La inconti ...

enfermedad de la mujer medicina alternativa general

Incontinencia urinaria en la mujer

La incontinencia urinaria, es una enfermedad social, es la pérdida de orina en un momento desafortunado y que se produce involuntariamente. Hay dos momentos cruciales que se puede presentar: 1- Incontinencia urinaria de esfuerzo: sucede al hacer un esfuerzo o al estornudar, correr, saltar, etc. 2- Incontinencia de orina de urgencia: aparece el deseo imperioso de orinar y no te da tiempo a llegar a ...

para el cuerpo sobre consejos de belleza afrontar la incontinencia urinaria ...

5 consejos para afrontar la incontinencia urinaria

Dejar la cafeína y realizar los ejercicios de Kegel son algunos de los trucos que te ayudarán a afrontar la incontinencia urinaria Son muchas las personas que buscan trucos y consejos para afrontar la incontinencia urinaria debido a que esta afección trae consigo una pérdida del control de la vejiga. Además, la incontinencia urinaria, que afecta a una de cada cuatro mujeres en algún momento de su ...

ejercicios de kejel perdida de orina incontinencia de urgencia ...

No es normal tener perdidas de orina

La pérdida involuntaria de orina o incontinencia urinaria es un problema del que afortunadamente se habla sin vergüenzas , encontramos soluciones farmacológicas o no, y se apuesta por la prevención con los ejercicios de Kegel. La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina,objetivamente demostrable, que puede afectar a hombre y a mujeres, y cuya incidencia aumenta con la edad. Tipo ...