Tematika Psicologia Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Muy buena

¡Qué jartera el matrimonio!





En la red anda rondando un chiste que bien puede ser traído a colación en este artículo:

Jaimito le pide matrimonio a Dianita, ella que le dice que no y fueron felices para siempre!

Lógicamente, ese chiste tiene que haber sido creado por una persona casada, porque el matrimonio es como un paseo en lancha: todos los solteros se quieren subir a la lancha pero una vez que están arriba, el viento se torna fuerte y el mar se agita, la gran mayoría se quiere bajar, o por lo menos, se pregunta que ideas tenían en la cabeza que lo llevo a tomar la decisión de subirse.



En las buenas épocas del matrimonio, no podemos negar que es el mejor estado civil: se tiene compañero permanente, se tienen metas en común, y el apoyo mutuo, la afectividad y la sexualidad por lo menos en ese momento están resueltos, y quiero dejar claro que no están excluidas totalmente las diferencias pero en términos generales hay una buena convivencia. De hecho, la gran mayoría de parejas hacen lo humanamente posible por transmitir al resto del mundo ese perfecto estado.



Gracias a Dios el internet nos ha permitido ver que las dificultades de los matrimonios no son solo de los países jóvenes como es el caso de los latinos, sino que también se dan en la bella Europa, Estados Unidos y el mundo en general.

Mas allá de los príncipes azules y los cuentos de hadas, las mujeres por naturaleza somos las que construimos el nido para las crías, igualito que el resto de los animales. Necesitamos tener un hogar para criar los hijos, y ese hogar difícilmente se puede dar sin el concurso del hombre, de ahí nuestra necesidad primaria de tener un compañero.

Desafortunadamente, el concepto de amar no nos fue inculcado, ni a mujeres ni a hombres, si miramos bien, todos hablamos de amor, pero la realidad es que no sabemos con que se come el amor. Generalmente lo confundimos con apego, costumbre, zona de confort o simplemente que no tenemos ni idea que hacer con la vida y lo mismo es estar ahí que en cualquier parte.



Otro pequeño detalle, es que no aceptamos al otro como es, sino como queremos que sea, dicho de otra forma, nos casamos con nosotros mismos, y como no cambiamos, pretendemos que el otro lo haga. Este pequeño detalle, es el gran contribuyente a que los matrimonios se vuelvan un eterno lugar de lucha de poderes, en el cual, los malos tratos de parte y parte, la intolerancia, los resentimientos, la falta de equidad de género, hagan un nido de cultivo para hacer de la relación un espacio que lejos de ayudar a llevar la vida y evolucionar, se convierte en una “jartera” a veces extremadamente pesada y dolorosa.

¿Cuantas veces no hemos llegado con el lomo doblado por la lucha y lo que necesitamos es un abrazo y encontramos al otro, que hemos escogido, supuestamente, para eso, terminar de acabarnos con un comentario hiriente, un vuelta de espalda o la diferencia absoluta en la mejor de las situaciones, o peor aún, generando más inconvenientes de los que ya cargamos?

Al hombre se le reconoce que enfrenta la calle para traer el sustento para la casa, y como es de dura esa calle! Y la mujer, que se vio empujada por los padres, la sociedad de consumo, y la necesidad de sacudirse de la sumisión y el maltrato, a cumplir roles en la calle y en la casa, agobiada por no terminar haciendo nada bien, porque si la mujer es sincera su prioridad número uno es su compañero, los hijos y la casa, no necesariamente en ese orden, y para poder cumplir con todo, algo le falla: o la relación con la pareja, o el trabajo o lo peor que es la crianza de los hijos.



Porque la verdad, no tengo idea de dónde sacaron que la crianza solo es responsabilidad de la mujer, que madre solo hay una pero que padre es cualquiera. Falso, falso. Para poder ser madre hay que tener un padre, que es el que impone la ley, el que da paso a la identificación sexual a través de la superación del Edipo, el que de alguna manera determina el comportamiento con la abundancia, y para completar la salud mental, nos las da el padre!

Es complicado mantenerse casado: la rutina, la lucha por construir, la crianza de los hijos, las crisis evolutivas que vivimos como seres humanos, el mismo discurso rallado, todo se confabula para hacer del matrimonio una jartera de marca mayor.

Y eso sin añadir uno de los problemas más dolorosos que tiene que enfrentar el matrimonio, no ahora, sino desde que se inventaron la monogamia, que es la infidelidad.

Personalmente he llegado a la conclusión que nosotros en nuestro afán de alejarnos del reino animal, se nos olvido que formamos parte de él e insistimos en no tomarlo en cuenta, en otras palabras vamos contra la naturaleza con sus pertinentes consecuencias al respecto.



Los seres humanos somos polígamos. Pero siglo tras siglo, nos han enseñado que tenemos que ser monógamos, aunque eso signifique que tal creencia ha sido la causa de tanto sufrimiento y dolor. Hay personas que la asumen como parte de sí mismos esta monogamia, pero la gran mayoría se debate entre serlo o no, y/o aceptarlo de su pareja o no.

Si nos ponemos a pensar, los seres humanos, queramos o no, somos sexuales, y nos guste o no en el abordaje que hacemos de cada persona este aspecto entra en juego. Hacia afuera lo negamos pero no podemos dejar de pensar con la vagina o el pene cuando nos relacionamos, y los únicos que si saben cómo funciona conscientemente la cosa son las empresas que se alimentan de ello.

Total, hay una especie de mercado abierto para la interacción sexual y afectiva. Hay personas que conscientemente toman la decisión de ser fieles, casi siempre su contraparte no lo es, lo que los lleva a grandes sufrimientos y se convierten en verdaderos luchadores o luchadoras por mantener la pareja no importa que tantas vicisitudes tengan que pasar.

Quisiera dedicar este artículo a esas personas casadas que contra viento y marea mantienen los vínculos matrimoniales: a esos guerreros y guerreras!



Una vez, una mujer se encontró con una amiga que estaba viviendo un episodio de estos, literalmente, tenebroso, con bruja a bordo, dinero perdido, enfermedades, violencia física, etc., etc., y le preguntó como estaba su situación, al ella contársela, empezó a opinar al respecto. Su respuesta la dejo anonadada, avergonzada y reflexiva:

“Aja, ya no tengo amigas! Todas quieren opinar y se molestan porque no hago lo que me indican, caramba! Cada quien se enjabona como puede! Y solo yo sé que me aprieta!”

Toma! Por metiche! Creyendo ayudar, lo único que hacemos es meternos en una fiesta (pésima fiesta, pero fiesta al fin y al cabo) a la que nadie nos invito. En un matrimonio solo sabe que pasan los dos que están adentro, el resto opinamos como si fuera una serie televisiva, pero no tenemos ni idea que haríamos si estuviéramos en esa circunstancia.

Años atrás, la infidelidad era reconocida en los hombres, la infidelidad femenina era bastante inusual por lo menos a simple vista, pero ahora, es bastante común, de ahí, que veamos hombres derrumbados igualito que las mujeres, y se podría decir que pocos se escapan de vivir esta situación.

Viéndolo desde la barrera, uno se pregunta ¿ por qué tanto sufrimiento porque dos decidan divertirse?

En algún momento del camino la infidelidad en las mujeres tenía un tinte existencial, cosa que se perdió y para los hombres es tan normal tener sexo como comer o ir al baño, no comprometen para nada su afectividad, ni sus metas, ni logros ni nada, bueno, muchas mujeres también lo hacen así, pero ese funcionamiento es inherente especialmente a los hombres.



Pero hay un tipo de infidelidad que es la que más lastima, la que es repetitiva a través del tiempo con la misma persona. Antes eran felices o mejor dicho infelices los tres pero ahora es (in)felices los cuatro. Por qué? Porque los dos que no están en la fiesta o se hacen los locos o entran en un proceso de dolor, lucha, odio, rencor, rabia, amor propio dolido, lucha de poderes, y muchas veces es tanta la presión que terminan literalmente enfermos físicamente, pero no pueden dejar ir, ni se pueden ir. Por eso digo que son guerreros, porque a pesar de sí mismos luchan por lo que creen así se mueran en el camino. Desde fuera solo podemos ver los destrozos de dos seres que un día tomaron la decisión de formar una sociedad eterna, pero que no contemplaron que esa eternidad excedía su capacidad.

Por eso, como la señora que se encontró mi amiga, cada quien que se enjabone como pueda!

Fuente: este post proviene de Tematika Psicologia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Psoas: el músculo del alma

La importancia del psoas para nuestra salud, vitalidad y bienestar emocional. El psoas es el músculo más profundo y estabilizador del cuerpo humano, que afecta a nuestro equilibrio estructural, amplit ...

Acuerdo de almas

Con cada persona que forma parte de nuestra vida establecemos un acuerdo de almas. Esto significa que mucho tiempo atrás, en el reino de las almas, prometimos tener un encuentro especial, compartir la ...

¡Qué jartera el matrimonio!

En la red anda rondando un chiste que bien puede ser traído a colación en este artículo: Jaimito le pide matrimonio a Dianita, ella que le dice que no y fueron felices para siempre! Lógicamente, ese c ...

Recomendamos

Relacionado

consejos convivencia crisis ...

Cinco escollos en el matrimonio

Aprendamos a distinguir las señales de peligro "No existe el matrimonio perfecto" reza el dicho popular, y es que nadie es perfecto, de modo que las uniones no tienen porqué serlo. Sin embargo, la magia está en aprender a convivir dentro de nuestras imperfecciones y saber detectar a tiempo, las señales de peligro que pueden provocar grietas e incluso rupturas. Es así que podemos resumir ...

Parejas matrimonio

Causas de un Matrimonio Sin Sexo

Muchas parejas, detrás de una fachada de feliz matrimonio, viven juntos como compañeros de habitación durante años en un matrimonio sin sexo. Si te encuentras atrapado en un matrimonio sin sexo y sienten que es una situación inusual, están totalmente equivocados. Según las estadísticas, alrededor del quince al veinte por ciento de los matrimonios no tienen sexo. ¿Qué es el matrimonio sin sexo? Un ...

salud Autoestima Estrés ...

Recomendaciones para reactivar tu matrimonio

La vida de pareja puede ser una de las experiencias más enriquecedoras y reconfortantes de la vida… o no. En gran medida lo que llegue a convertirse con el transcurso de los años es nuestra responsabilidad. Sin embargo al pensar en algunas recomendaciones para lograr que nuestro matrimonio alcance un nivel de plenitud debemos comenzar por reconocer que el ser humano es muy complejo y en su felicid ...

general

LA VERDADERO MATRIMONIO PERFECTO: cásate contigo.

Siempre que escucho unos votos matrimoniales me pregunto si los novios también se los prometen a sí mismos. De hecho, esos votos DEBERÍAMOS , prometérnoslos solemnemente a nosotros mismos y dejar a la otra persona en paz. Seríamos mucho mejor compañía si respetamos esos votos en nosotros mismos. Por lo tanto, basta ya de anteponer la "heteroestima" a la autoestima, al fin y al cabo el am ...

consejos amantes de zeus derechos de la mujer ...

Cosas del Matrimonio

Hera, hermana y esposa del gran Zeus, es la diosa del matrimonio, una de las instituciones más importantes en la Antiguedad, pero resulta que mientras ella permanece virgen hasta el matrimonio y le es fiel a su marido, como toda esposa debia serlo, Zeus no sólo mantuvo muchas relaciones antes del matrimonio, sino que, además, una vez casado con Hera, le fue infiel con innumerables mortales e inmor ...

Consejos para Parejas estres matrimonios

5 posibles causas de estrés en el matrimonio

Estas son las cinco causas de estrés más frecuentes durante el matrimonio que producen desgaste y sufrimiento. Una relación de pareja también puede ser vulnerable ante el efecto del estrés. Esta es una de las razones por las que es muy positivo que las parejas tengan amigos puesto que la amistad se convierte en un antídoto frente a esos roces y conflictos de la rutina y la convivencia. ¿Cuáles son ...

pasos para salvar tu matrimonio salvar matrimonio como salvar tu matrimonio ...

10 Efectivos Pasos Para Salvar Tu Matrimonio

¿Te preguntaste en algun momento por qué nadie te enseña claramente cómo tener una relación matrimonial o de pareja exitosa, o cómo salvar tu matrimonio cuando los problemas surgen? Entonces, no es de sorprenderse que cuando las relaciones o matrimonios tienen un momento difícil, casi siempre después de que los niños vienen, la gran mayoría de las parejas no tienen idea de qué hacer. En consecuenc ...

dieta saludable calorías general

Por qué el matrimonio aumenta el peso corporal?

Mucho se habla que cuando una pareja se casa, ambos aumentan de peso, las estadísticas mencionan que aumentan más de 10 kilos. Es que entre otras cosas, la motivación que da el conquistar al otro cuando se busca pareja, ya no está porque lo ha conquistado con el físico y su forma de ser, y pasa en el matrimonio a la complicidad de comer ciertas cosas para terminarse de conquistar por el estómago. ...

pareja actualidad

Matemáticos hallan fórmula para saber la duración del matrimonio

¿Amor y matemáticas pueden ir de la mano? Dicho de otra forma, conocida la fórmula, se podría alcanzar la utopía o no tan utopía del "amor eterno" actuando sobre sus componentes. Según The Thelegraph en su edición digital, una investigación encargada por el portal MSN ha tenido como resultado la ecuación matemática que nos permite disfrutar de una larga y exitosa relación. El estudio se ...

infidelidad familia problemas de pareja

Como reparar las relaciones en un matrimonio después de la infidelidad

La recuperación de las relaciones en un matrimonio después de la infidelidad es un proceso largo y a veces muy difícil. Aunque es posible que el matrimonio sobreviva y se renueva enriqueciéndose. Actitudes y decisiones que se deben seguir Antes de tomar una decisión sobre el matrimonio hay que tomarse un tiempo para sanar las heridas y entender que había más allá de la infidelidad. Es bueno apren ...