Blog de josean2816 Idea guardada 2 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La princesa rusa XI

                                     La búsqueda

  

 Poco más tarde, los dos colombianos abandonaban el piso dejando los tres cadáveres dentro. Bajaron al portal y salieron sigilosamente.

 Fredo tenía claro que debían de comenzar la búsqueda de la p... rusa sin ninguna pérdida de tiempo; el pistolero calculó, que si el ruso se había escapado de madrugada y en las condiciones tan pésimas en las que se encontraba, debía de haber tardado un buen rato en recorrer la distancia que separaba el piso donde tenían el cuartel general los mafiosos de Glaskov y donde ellos les habían acorralado, hasta la calle Estrella. Quizá hubiese llegado ya entrada la mañana y dadas las condiciones en las que se encontraba el cadáver, era muy probable que hubiese sido así, por lo qué la joven ya hacía rato que estaría enterada de que alguien la perseguía y ya llevaría alguna hora, como mínimo, huyendo. Demasiado. Si no era tonta, en todo ese tiempo ya podría estar muy lejos de allí.

 Caminaron durante un buen rato por las calles de Madrid hasta que se alejaron lo suficiente de la calle Estrella y entraron en un bar donde tomaron dos cervezas frías. Sin tiempo para apurarlas, Fredo entregó la foto de Sofía a Daniel y le dio la orden para que pusiese en marcha el dispositivo de búsqueda. Daniel sabía perfectamente lo que tenía que hacer, dejó su jarra de cerveza sobre la barra y salió a la calle.

 Fredo tenía gran confianza en su joven compatriota, ahora solo era un joven sicario con la mano suficientemente fría como para poder disparar muy certeramente sobre cualquier cosa que interrumpiese su camino, pero seguro que pronto, si la muerte no decidía llevarle con ella, podría seleccionar a sus víctimas y ganar mucho dinero. Pronto podría convertirse en un autentico pistolero, en un autentico asesino a sueldo.

 Daniel, a sus veintitrés años, llevaba afincado ya un tiempo en Madrid, desde que Fredo descubriese sus excelentes cualidades en la lejana Colombia y decidiese llevarle como colaborador a España. Siempre estaba dispuesto a servir a Fredo, al que rendía plena pleitesía. En menos de una hora, el joven sicario, se encargaría de que la descripción de la putita volase entre el grupo de jóvenes colombianos y de otros países que tenía bajo su control.

 Cabía la posibilidad de que la chica estuviese desorientada y perdida, por lo que el dispositivo de Daniel tenía bastantes posibilidades de éxito.

 Fredo estaba casi seguro de que el grupo de Daniel sería suficiente para dar con los huesos de la putita y no tener que utilizar otros contactos, que aunque más poderosos, también podrían suponer un riesgo para su integridad física y profesional.

 Terminó su cerveza y salió del bar. No quería perder ni un solo segundo, cogió un taxi e indicó al taxista la dirección del chalet que la prostituta ucraniana le había dado, allí intentaría obtener información por su cuenta de la hija del mafioso moscovita mientras esperaba noticias de Daniel. Solo por si acaso, porque aquel asunto tenía toda la pinta de ser un trabajo fácil que además, le iba a reportar una buena cantidad de plata, ya qué cuando se trataba de vengar la sangre, los capós no escatimaban en dinero.

  

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Etiquetas: parejageneral

Recomendamos

Relacionado

pareja

La princesa rusa XXI

Los hombres de Sofía A pesar de que era un contacto peligroso por el riesgo que entrañaba para su labor profesional, el colombiano tenía total confianza en su colaborador policía español. Ya le había ayudado en más de una ocasión a localizar personas non gratas para los narcotraficantes colombianos y de otros países americanos; él se encargaba de que pagasen sus ofensas a cambio de una buena compe ...

pareja

La princesa rusa X

Obligado a matar Yoli se acababa de levantar después de sentir algo de ruido por la casa, y tras comprobar que no había nadie despierto, había ido directamente a la cocina. Aún llevaba el fino camisón estampado con el que dormía mientras se preparaba una abundante ensalada que acompañaría con una fina loncha de Jamón York. De buena gana se comería dos grandes filetes de cerdo bien fritos o dos g ...

pareja la princesa rusa xviii general

La princesa rusa XVIII

Fiesta y corrupción Antonio llegó a la urbanización donde se levantaba el chalet que alojaba a Fredo, sobre las siete de la tarde, acompañado de un sol que aunque comenzaba a descender notablemente hacia el oeste, aún proporcionaba un considerable calor y una intensa luminosidad. No había estado nunca allí, pero localizó el lugar sin excesivos problemas, pues las indicaciones que le había dado el ...

pareja

La princesa rusa XVII

Conversaciones telefónicas El hombre de color estaba de pie en la amplia cocina del chalet, mirando a través de los ventanales al joven y luminoso día que bañaba de luz y brillantes reflejos el césped y las flores del bien cuidado jardín que rodeaba todo el edificio. Apuró el último trago de su zumo de naranja natural y dejó el vaso sobre la encimera de roble, mientras que con la otra mano continu ...

pareja general

La princesa rusa IX

El profesional El taxi se detuvo en un lateral de la calle San Bernardo, muy cerca de la concurrida Glorieta de Ruiz Jiménez. Uno de los dos colombianos pagó al taxista con un billete de 20 euros y sin recoger el cambio, comenzaron a andar en dirección sur, acompañados del excesivo calor de los últimos días de aquel verano. Fredo llevaba tres días en España. Hacía ya varios meses desde su última ...

pareja

La princesa rusa VII

Las últimas palabras Las temperaturas nocturnas eran notablemente más bajas en aquellos últimos días de verano y hasta bien entrada la mañana, no comenzaba a apretar el calor, que por otra parte, volvía a ser sofocante durante las horas puntas del día. Pero todavía quedaban algunas horas para que ese calor comenzase a ser molesto y Sofía dormía placenteramente desconectada totalmente del mundo. ...

pareja

La princesa rusa XXIII

Una copa de coñac El hombre se dispuso a salir del aeropuerto del Prats, después de recoger de la cinta transportadora su no excesivamente abultada bolsa de viaje; tenía la esperanza de permanecer poco tiempo en la ciudad, tan sólo el tiempo necesario para cumplir la nueva petición que le habían hecho. Un trabajo fácil. Atravesó las puertas correderas y se apresuró a coger un taxi mientras se subí ...

pareja

La princesa rusa VI

El Consejero Desde la noche en la que Sofía visitó el apartamento de Andrei, el chulo ucraniano solo se acercó a ella a cuenta gotas, sin tocarla y solo para realizar algún comentario hiriente al oído de la joven y por supuesto, ella no comentó nunca a nadie lo ocurrido. Y después de su aventura con el ucraniano, para su sorpresa, pudo disfrutar de alg ...

pareja

La princesa rusa XX

El niño Juan En realidad, Sofía estaba más animada. Tal vez no fuese que había olvidado todos sus agobios, temores y dudas de golpe, sino que la visita a la hermosa ciudad maña y su basílica, le había hecho distraerse y apartar sus pesares momentáneamente y quizá, volver a retomar en su atolondrada mente, la idea de que la vida en cualquier instante, puede deparar momentos gratificantes por los q ...

pareja

La princesa rusa V

El chulo ucraniano Después de aquella primera experiencia, desagradable pero corta, fue paulatinamente consiguiendo hacer más o menos llevadero el pasar al reservado con un cliente y cada vez se le revolvía menos el estomago y las voces desaparecían mas prontamente. Pero un nuevo problema apareció para la joven que también le hizo pasar más de un día de los muy malos, ese nuevo problema se llam ...