Blog de josean2816 Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La sombra del patio


Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico.

Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chillidos le despertasen en mitad de la noche sacándole de su profundo sueño, no era un buen inicio.

Los gritos entraban por la ventana totalmente abierta, todas las ventanas del edificio permanecían abiertas durante la noche para combatir el húmedo y pegajoso calor que reinaba en aquel lugar.

Diego se asomó por la ventana. Podía apreciar, a pesar de la oscuridad de la noche, cada uno de los contornos del vetusto patio central en cuyo centro se dibujaba el ancestral pozo que había sido reforzado en todo su perímetro por ladrillos vistos. Junto al pozo vio a las dos figuras, una de ellas era claramente la de una mujer vestida con un camisón largo e inmaculadamente blanco que relucía como un faro en la oscuridad, una mujer a todas vistas joven que aunque gritando, parecía soportar sumisamente los golpes que le propinaba la otra figura, una mole de al menos dos metros que sin duda era de un hombre al que no se le veía el rostro.

-Eh –gritó Diego sin mucha convicción. Pero su grito pareció ser escuchado por las dos figuras porque la mole soltó a la joven que salió corriendo hasta perderse por una de las numerosas puertas que daban al patio, el enorme hombre también se alejó, pero mucho más tranquilo, con un andar lento y renqueante que por momentos parecía que se iba a desplomar sobre el suelo de viejos adoquines.

Diego observó a la figura hasta que se perdió en un rincón oscuro del patio y se quedó en absoluto silencio, ninguna luz parpadeó en las escasas ventanas que miraban al interior como negros y cansinos ojos cuadrados; nadie, salvo el propio Diego, parecía haber presenciado la escena.

Tuvo ganas de salir de su habitación y buscar la escalera que le llevase al patio, pero en cambio, volvió a echar una última mirada por la ventana. El patio estaba vacío envuelto en oscuridad y en un silencio de cementerio. Por fin, Diego se decidió a salir de su cuarto, alguien más tenía que haber escuchado el jaleo. Recorrió el pasillo prácticamente a tientas, tan solo acompañado de los reflejos de la luna y de alguno de los tímidos reflejos procedentes de las arcaicas farolas de la calle.

La verdad era que no recordaba nada de la estructura de la casa y menos donde se ubicaría alguna escalera que le pudiese conducir hasta el patio; había llegado acompañado de su amigo bien entrada la tarde y nadie se había prestado a enseñarles la casa, simplemente habían charlado, reído y bebido, después, Mariana, la sobrina de los dueños, le había conducido a su habitación.

El pasillo parecía no terminar nunca. Diego sintió una rabiosa necesidad de gritar y de preguntar si es que nadie se había enterado de la agresión que acababan de perpetrar sobre una muchacha indefensa en el patio, pero no lo hizo porque los pasos empezaron a escucharse, acercándose a él procedentes del final del pasillo. Por fin alguien en aquella maldita oscuridad. Eh soy Diego anunció sin saber cuántas de las 12 o 13 personas que calculaba que hubiese en la casa recordarían su nombre, tal vez solo su amigo. La sombra se detuvo. Parecía gigantesca. Eh… esta vez la voz de Diego tan solo pareció un débil susurro. La sombra comenzó a moverse de nuevo, parecía un gigante en medio de la oscuridad y suspiraba, pero no lo hacía de una forma normal, el sonido que salía de su garganta parecía el de una manada de lobos preparándose para la cacería.

Tú dijo la sombra como si le arrancasen un trozo de carne podrido de la garganta.

Diego miró hacia atrás deseando que apareciese alguien más y que participase en aquella conversación. Dio un paso atrás, no quería estar por más tiempo a solas con la sombra, si era el hombretón del patio –quien si no--, se le habían pasado de repente todas las ganas de recriminarle su conducta con la joven del camisón blanco.

En aquel mismo instante, Diego tuvo la incontestable certeza de que aquel hombretón o lo que fuese quería algo de él. Salió corriendo. Sin mirar a tras hasta que sin saber cómo llegó a su habitación, cerró la puerta y se apoyó contra ella respirando como una auténtica locomotora a vapor. Aguardó aterrorizado a que una manaza golpease la puerta con furia y tal vez la derribase. Pero nada pasó.

Esperó unos minutos más y se metió en la cama acurrucándose entre las sabanas. No consiguió dormir hasta que la tímida luz de un nuevo día comenzó a deslizarse por la ventana. Se despertó con la cruenta sensación de que había tenido la pesadilla más macabra de toda su vida. Pero no había sido una pesadilla, la agresión a la joven del camisón blanco en el patio y la sombra en el pasillo habían sido reales.

Se vistió y salió en busca de la gente. Quería ver personas. No le costó mucho esfuerzo porque las voces llegaban animadas de algún lugar cercano, incluso algunos reían; casi todos estaban reunidos en la enorme cocina con vasos de leche, bollos y café. Hola Diego saludó alguien. Él respondió con su mano, Mariana, la bella sobrina del dueño del enorme caserón se dirigió a él y le preguntó que tal había dormido.

-¿Vive alguien en la casa? –fue la inquieta respuesta de diego.

Mariana le miró sonriente.

-Sí, mira cuanta gente –contestó con un divertido gesto señalando a los comensales.

-No, en serio, un hombre muy alto y… una mujer joven.

El rostro alegre y bonito de Mariana cambió, su semblante se volvió sombrío y acusador.

-Aquí no vive nadie –su voz también había cambiando.

La joven dio media vuelta airadamente y abandonó la enorme cocina. Diego corrió tras ella. He visto algo esta noche dijo acercándose a ella. Tal vez soñaste

-No, no fue un sueño, un hombre muy grande pegaba a una chica.

Mariana guardó silencio.

-No, no viste nada –dijo por fin-. No pudiste ver nada…

La voz de la hermosa Mariana no se parecía en nada a la dulce melodía del día anterior ni a la de esa misma mañana cuando le había preguntado que si había dormido bien.

-Claro que lo vi –volvió a replicar Diego-. Dime ¿Por qué quieres ocultarlo?

La joven entonces se giró y miró fijamente a los ojos de Diego. Sus enormes pupilas negras palpitaban brillantes.

-Ese hombre está muerto, lo que viste fue su fantasma -Diego soltó una mueca de asombro, de incredulidad-. Viene a veces, por las noches, pero no todo el mundo le ve.

-Me estás tomando el pelo.

-Viene a pedir cuentas por lo que le hizo su mujer –continuó Mariana sin prestar atención a las palabras del joven.

-¿Su mujer es la chica a la que pegaba? –preguntó Diego con un irónica mueca en sus labios. No podía creer aquel cuento, claro que no, pero sin saber porque, supo que la bella Mariana hablaba muy en serio. Su sonrisa desapareció por completo y un gélido escalofrío recorrió su cuerpo desde los talones hasta la coronilla.

-No, su mujer le asesinó y se fue.

-Entonces ¿quién es la chica? –preguntó Diego con la única idea en su mente de abandonar cuanto antes aquel extraño caserón.

-Su hija –Diego tembló porqué sabía cuales serian las siguiente palabras de la joven, que sin dejar de mirarle levantó su camisa dejando su espalda libre y donde unas tiras rojas marcaban su tersa piel morena-. Yo soy su hija y muchas noches viene a pegarme porque me culpa de que mi madre le asesinara.

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Recomendamos

Relacionado

pareja

EL HIJO DEL NIGROMANTE

"Cuando en una ciudad se mezclan la historia y la belleza de sus monumentos con la magia y el misterio de sus calles, sólo puede dar como resultado un lugar único y fascinante" Después de recorrer las callejas entre expectantes y mortecinas ventanas pertenecientes a hogares construidos muchos siglos atrás, los tres hombres desembocaron en un pasadizo, no se podía denominar ni siquiera ...

pareja

Los Gegos (Cap. VIII)

Dormí, para mi sorpresa, bastante tranquilo para ser un hombre que era perseguido por un grupo de siniestros personajes capaces de dirigir a la suprema Inteligencia que rige los designios del Universo. Todo eso según aquella hermosa loca que me acompañaba, claro. En parte dormí tranquilo porque ella estaba a mi lado, de eso no tenía la menor duda. Una grisácea y triste claridad entraba ya por la v ...

pareja

La princesa rusa XX

El niño Juan En realidad, Sofía estaba más animada. Tal vez no fuese que había olvidado todos sus agobios, temores y dudas de golpe, sino que la visita a la hermosa ciudad maña y su basílica, le había hecho distraerse y apartar sus pesares momentáneamente y quizá, volver a retomar en su atolondrada mente, la idea de que la vida en cualquier instante, puede deparar momentos gratificantes por los q ...

pareja

La princesa rusa XXII

Barcelona y Dios El gentío, en su inmensa mayoría turistas de un sin fin de países y regiones, poblaba la plaza, realizando un gran número de fotos y grabaciones con sus cámaras digitales a los antiguos edificios que la rodeaban. Fernando estaba justo frente a la serena y casi asustada catedral, sentado en un largo banco de piedra al lado de gente que no conocía absolutamente de nada y que mira ...

SALUD

La resaca que llevó a descubrir el ibuprofeno, uno de los analgésicos más populares del mundo

El doctor Stewart Adams se dio cuenta que había descubierto un analgésico muy potente cuando, horas antes de dar un discurso importante, le curó la resaca que tenía. “Era el primero en hablar y me dolía la cabeza después de haber salido la noche anterior con mis amigos“, rememora Adams. “Así que me preparé una dosis de 600mg sólo para estar seguro y descubrí que era muy efectiva& ...

pareja

La princesa rusa XXI

Los hombres de Sofía A pesar de que era un contacto peligroso por el riesgo que entrañaba para su labor profesional, el colombiano tenía total confianza en su colaborador policía español. Ya le había ayudado en más de una ocasión a localizar personas non gratas para los narcotraficantes colombianos y de otros países americanos; él se encargaba de que pagasen sus ofensas a cambio de una buena compe ...

pareja general

La princesa rusa XVI

La mujer del mecánico Fernando terminó de desayunar y volvió a su habitación a recoger las llaves del taller. Todo estaba en silencio. Su hija de ocho años dormía en la habitación contigua a la suya y su mujer en otra un poco mas retirada, la de matrimonio. Todavía quedaba tiempo para que se levantasen y su mujer llevase a la niña al colegio recién estrenado. Bajó a la planta baja donde tenía el t ...

pareja

La princesa rusa X

Obligado a matar Yoli se acababa de levantar después de sentir algo de ruido por la casa, y tras comprobar que no había nadie despierto, había ido directamente a la cocina. Aún llevaba el fino camisón estampado con el que dormía mientras se preparaba una abundante ensalada que acompañaría con una fina loncha de Jamón York. De buena gana se comería dos grandes filetes de cerdo bien fritos o dos g ...

pareja

Los Gegos (Cap. V)

La experiencia que había vivido, la sesión de espiritismo, seguía perdurando dentro de mí; había sido extraño sin duda, pero nada espectacular y nada que ver con lo que yo había tenido en mi imaginación hasta entonces de cómo podía ser una sesión de espiritismo real, pues en las películas de terror y misterio sí que había visto algunas. Nos detuvimos en un bar que abría sus puertas y pedimos unos ...

pareja

La princesa rusa XXIII

Una copa de coñac El hombre se dispuso a salir del aeropuerto del Prats, después de recoger de la cinta transportadora su no excesivamente abultada bolsa de viaje; tenía la esperanza de permanecer poco tiempo en la ciudad, tan sólo el tiempo necesario para cumplir la nueva petición que le habían hecho. Un trabajo fácil. Atravesó las puertas correderas y se apresuró a coger un taxi mientras se subí ...