Blog de josean2816 Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La princesa rusa XXIII

                                  Una copa de coñac

El hombre se dispuso a salir del aeropuerto del Prats, después de recoger de la cinta transportadora su no excesivamente abultada bolsa de viaje; tenía la esperanza de permanecer poco tiempo en la ciudad, tan sólo el tiempo necesario para cumplir la nueva petición que le habían hecho. Un trabajo fácil. Atravesó las puertas correderas y se apresuró a coger un taxi mientras se subía el cuello de su fina chaqueta.

A pesar de las innumerables luces que manaban del aeropuerto, la noche era oscura y fresca, la más fresca de aquel verano que ya se despedía y dejaba su sitio a la nueva estación. Probablemente llovería y se refrescaría definitivamente el ambiente.

Subió rápidamente a uno de los automóviles que hacían cola a la salida del edificio esperando a los recién llegados para llevarles a sus diferentes destinos. Recibió el saludo del taxista en catalán y el hombre se lo devolvió en la misma lengua, conocía bien aquel idioma, aunque no tanto como el castellano, por supuesto, al que dominaba casi a la perfección y apenas se le notaba ya el acento bailarín y dulzón de su Colombia natal. Se había esforzado para ello. Al igual que su aspecto, el de un hombre de casi medio siglo, saludable, elegante y que apenas dejaba entrever ciertos rasgos característicos de muchas personas nacidas en Sudamérica. Él podía pasar perfectamente por un hombre español de buena posición, nacido y criado en aquel país europeo.

El taxi abandonó las inmediaciones del aeropuerto y emprendió rumbo a Barcelona. El hombre se movió intranquilo en el asiento trasero mientras recorrían los pocos kilómetros que le separaban de su destino, como si quisiese expulsar un mal recuerdo de su cerebro. Intentó tranquilizarse, con un poco de suerte solucionaría en pocas horas aquella papeleta y cogería el primer vuelo de la mañana de regreso a casa. Cada vez odiaba mas hacer aquellos encargos, pero no le quedaba otra alternativa.

El automóvil llego rápidamente a la Plaza de Espanya. Eran casi las doce y el tráfico era bastante fluido. El hombre bajó del taxi y se dirigió al hotel que hacia esquina con una de las calles que desembocaban en la plaza, de pulcra apariencia pero en ningún aspecto llamativo, donde su agencia de viajes ya se habría encargado de hacerle una reserva. Entró en el limpio y moderno vestíbulo, sin excesivos lujos y donde un recepcionista con traje oscuro y corbata colorada recibía a los clientes con una gran sonrisa. Recogió su tarjeta y sin perder tiempo y tras dejar el equipaje en la habitación, volvió a salir a la calle.

Se dirigió a la dirección que le había llegado a través de un mensaje a su móvil, no se encontraba muy lejos de su hotel. Apenas había tenido que echar una pequeña ojeada a un plano de la ciudad condal para refrescar su memoria. Había conocido bastante bien aquella ciudad, pero necesitaba recordar donde se ubicaban algunas calles. Ahora ya lo tenía claro, no tenía nada más que enfilar la amplia Creu Coberta hasta alcanzar una de las estrechas bocacalles que iban a morir a ella. Llegaría enseguida, así que paseó tranquilamente aunque con decisión, como alguien que no quiere estar demasiado tiempo paseando en aquella no muy agradable noche en la que unas fuertes ráfagas de viento arremolinado empezaban a levantarse cada vez con más insistencia, anunciando, la cada vez más palpable posibilidad de una noche tormentosa.

No tenía una estrategia clara a seguir, pero estaba seguro que improvisaría algo, siempre lo había hecho; volvió a repasar mentalmente, tenía la foto de la bonita joven que era el objetivo, y el nombre completo del tipo al que probablemente acompañaba y que según el mensaje recibido en su móvil, se alojaba en el hostal a donde se dirigía en aquellos momentos. El debía de localizar a la chica, si es que iba con aquel hombre, y confirmárselo rápidamente al pistolero, después, quien sabe lo que pasaría con aquella pobre joven. Él prefería no pensarlo.

Llegó al pequeño hostal y después de cruzar la calle, aminoró su marcha. Era una entrada pequeña con una puerta acristalada, de donde salía una turbia claridad a través del cristal oscuro que apenas dejaba entrever el interior del local, donde por otra parte, la tranquilidad absoluta parecía reinar, como en el resto de la calle, en la que apenas se veían transeúntes y tan sólo era perturbada por las intermitentes ráfagas de viento.

El hombre se dispuso a entrar para intentar obtener la información sobre aquella chica y terminar con aquel asunto. Notó como le flojeaban algo las piernas y como su corazón aceleraba el ritmo de sus latidos. Se sintió sorprendido y asustado, aquello no solía pasarle. Necesitaba tranquilizarse. Miró alrededor y a pocos metros en la otra acera, vio las luces de lo que parecía ser un pub. Entró en el local y miró hacia el hostal a través de una amplía ventana del bar. Se divisaba con cierta claridad la puerta y desde su posición, podría ver si alguien entraba o salía. Se pidió un coñac doble y empezó a tomárselo tranquilamente, con pausados sorbos, echando mientras tanto intermitentes miradas a la calle, sintiendo como el alcohol relajaba su mente. Tendría que hablar con don Ignacio, llevaba muchos años cumpliendo su deuda y pensaba que estaba de sobra saldada, pero desconfiaba de aquel viejo y de todos los mafiosos de Colombia y del mundo entero, todos eran iguales y todos ellos tan sólo pensaban en hacerse cada vez más poderosos a costa de cualquier precio. Si no hablaba con él, debería continuar sirviéndole como un fiel lacayo, si no lo hacía, su vida y sobre todo la de su familia, no valdrían un podrido euro.

Su memoria recuperó rápidamente, mientras bebía de su coñac y al igual que todas las últimas veces que el capo o alguno de sus pistoleros le pedían sus servicios, el recuerdo de aquellos lejanos años en los que él apenas sobrepasaba los veinte y tenía claro que quería ser independiente y no estar sometido a la tiranía de aquellos dioses de la coca. Su padre no pareció entenderlo demasiado; él no era uno de los matones de don Ignacio, se podría decir que era uno de sus sirvientes que el poderoso traficante había acogido en su seno y lo mantenía como a un perrillo o a un pequeño gato que se recoge en la calle y se cuida de ellos por compasión. Su padre era como uno de aquellos animalillos para el capo y él quería salir de aquel mundo; y al principio lo consiguió con el beneplácito de don Ignacio, por supuesto, y con el reproche de su padre. Consiguió un trabajo importante fuera de aquel mundo, el era listo y había conseguido estudiar, estudios pagados por su padre y don Ignacio pero aprobados por él. Su vida era buena, se divertía y ganaba el suficiente dinero para estar lo más lejos posible del mundo oscuro que le había rodeado en su infancia, pero todo sucedió rápidamente. Ella era joven, hermosa y alocada, él disfrutaba a tope con ella. Un accidente de moto, la moto que él conducía, acabó con la vida de la chica y milagrosamente, a él no le pasó nada. Apenas la conocía de un par de meses y prácticamente no sabía nada de ella. Pero resultó ser la hija de un alto cargo ministerial, tan corrupto como poderoso. Le dolió la muerte de aquella joven y al padre de la joven también; para el corrupto político el único responsable del accidente y la muerte de su niña era el miserable joven que la había acompañado en los últimos meses. Salvó la vida por escasos segundos cuando la bomba destrozó la parte delantera de su coche, pero seguro que habría más intentos. La muerte de la joven, como casi todo en Colombia, debía de ser vengada y sólo había una persona que le podía ayudar. El era muy joven, no había deseado la muerte de la hija de aquel político, pero él tampoco quería morir. Habló con su padre y éste a su vez con don Ignacio. A los pocos días toda la prensa del país anunciaba en sus titulares la muerte del político acribillado a balazos en la puerta de su casa. Su vida estaba a salvo pero no podía seguir viviendo allí. Él no era como aquella gente, para los que el poder, el dinero y la venganza eran los tres pilares de la vida. Decidió irse a vivir lejos de su país, con la aprobación del capo y el nuevo reproche de su padre. ?Félix, tendrás todo mi apoyo para que tú vida en España te sea agradable?, le dijo don Ignacio. ?No quiero que me lo agradezcas. Tan sólo me gustaría que si este viejo o su gente alguna vez necesitan viajar a ese país, tú no les niegues tú hospitalidad?. Y aquellas palabras de don Ignacio se cumplieron. La hospitalidad se convirtió en los encargos del capo, y su gente, en los pistoleros que llegaban de Colombia clamando la venganza del viejo por uno u otro motivo.

Llegó a Barcelona en primer lugar, donde estuvo algo más de cinco años y donde sirvió a don Ignacio cuando éste necesitaba apoyo en aquella ciudad. Después viajo a Madrid donde le sorprendió la muerte de su padre en la lejana Colombia y donde también conoció a su esposa, tuvo sus dos hijos y montó su negocio de hostelería; su pequeño, aunque elegante bar y su restaurante, afloraron con gran éxito, y su prestigio entre los amigos y vecinos iba en aumento cada día. Pero don Ignacio no se olvidó de él y de su deuda, y desde entonces, no sólo le pedía ayuda cuando necesitaba actuar en Barcelona por tener conocimiento de la ciudad y sus gentes, además, también cooperaba con don Ignacio en Madrid y sus alrededores.

Ahora, el viejo capo era un anciano a punto de que la muerte le visitase, pero que continuaba manteniendo a sus pies un grandioso imperio de muerte y de terror.

Y él continuaba siendo su fiel lacayo. Pero algo podría fallar en cualquier momento y toda su vida se derrumbaría como un gigantesco y frágil castillo de naipes.

Salió del bar y sin pensarlo más, se dirigió directamente al hostal ?Joan? según indicaba un pequeño letrero luminoso. Entró en el pequeño recinto que hacía las veces de recepción y saludó cortésmente al joven que le miraba desde el otro lado del mostrador de madera clara. El joven moreno, atractivo y de complexión atlética se levantó de su asiento y le devolvió el saludo amablemente.

-Discúlpeme caballero, no desearía molestarle demasiado -anunció el colombiano con un tono amable y serio a la vez, sin ningún atisbo en su voz que le delatase el haber nacido en otro país-. Buscaba a una persona y quizá usted me podría informar si se encuentra hospedada en este hostal.

-¿Es usted policía? -preguntó perspicazmente el joven recepcionista.

-No, discúlpeme por no haberme identificado primero -dijo el colombiano a la vez que sacaba su cartera y mostraba un carnet al joven en el que se leía muy claramente Investigación Privada-. Soy detective privado y estoy intentando localizar a una persona.

-Ya, pero yo no puedo darle esa información.

-Le comprendo, pero déjeme que le explique. Se trata de un asunto de esos de cuernos, ya sabe, la mujer sospecha que su hombre la engaña y desea averiguarlo a toda costa - terminó diciendo Félix mientras volvía a abrir su cartera, esta vez por otro apartado y contaba tres billetes de cien euros, entregándoselos al joven, que se los metió en su bolsillo muy rápidamente.

-¿Y cómo se llama ese señor? -preguntó el recepcionista como si nada hubiera pasado.

El colombiano, sin perder la sonrisa amable y persuasiva, volvió a cambiar el apartado de su cartera y sacó un trozo de papel.

-Es que no soy capaz de memorizar todos los nombres de los adúlteros a los que tengo que vigilar -dijo mientras leía el papel sacando una sonrisa del joven-. Fernando, Fernando Pastor García.

El chico sin decir nada, tecleó el ordenador mirando la pantalla algo más pequeña que la mayoría de los monitores de los ordenadores personales. Tras un corto momento dijo:

-Si aquí está, ha llegado esta mañana, y según consta aquí, se ha registrado el solo ?informó el recepcionista. 

-Y usted le ha visto, digamos ¿con su amante? -dijo Félix como si estuviese contando una pequeña broma.

-No, yo no estaba cuando llegó al hotel, mi turno comenzó mas tarde.

-Entiendo. Y? ¿podríamos saber si está en la habitación?

El chico miró al colombiano como si empezase a estar harto de sus peticiones, pero cogió el teléfono y marcó unos números.

-No está ?anunció el recepcionista colgando nuevamente el teléfono.

-Verás ?Félix no iba a desistir tan pronto ante la impaciencia que empezaba a mostrar el joven. Acercó su cabeza un poco más al chico y bajó la voz como si quisiese contar un secreto-, los cuernos, parece ser que se los pone a su señora con una canguro que contrataban para atender a los niños. Ya sabes. La canguro al parecer es de Polonia o Rusia..., de un sitio de esos, y la señora quiere saber si realmente es con ella con quien su marido se la pega. La chica es joven, de veinte años más o menos y atractiva. Si ves al tal Fernando llegar con una chica de estas características y me avisas, te recompensare generosamente.

El chico hizo un ligero gesto afirmativo y cogió rápidamente la tarjeta que la mano de su interlocutor le ofrecía, al tiempo que éste se despedía cortésmente y salía del local.

Félix comenzó a pasear pensativamente. Dudaba si regresar a su hotel y esperar a que el chico le llamase a su móvil, o seguir merodeando por los alrededores y vigilar él mismo hasta la vuelta del hombre y comprobar si realmente le acompañaba aquella joven.

Dio una vuelta por las cercanías y regresó al pub donde había estado minutos antes. Se pidió otro coñac bien cargado y sin terminar de apurarlo, se percató de que era el único cliente que quedaba en el local y el camarero le miraba con cierta impaciencia. Apuró su copa y salió a la noche bastante solitaria y agitada emprendiendo de nuevo rumbo a su hotel.

                                  

                                                 

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Etiquetas: pareja

Recomendamos

Relacionado

pareja

La princesa rusa X

Obligado a matar Yoli se acababa de levantar después de sentir algo de ruido por la casa, y tras comprobar que no había nadie despierto, había ido directamente a la cocina. Aún llevaba el fino camisón estampado con el que dormía mientras se preparaba una abundante ensalada que acompañaría con una fina loncha de Jamón York. De buena gana se comería dos grandes filetes de cerdo bien fritos o dos g ...

pareja

La princesa rusa XXII

Barcelona y Dios El gentío, en su inmensa mayoría turistas de un sin fin de países y regiones, poblaba la plaza, realizando un gran número de fotos y grabaciones con sus cámaras digitales a los antiguos edificios que la rodeaban. Fernando estaba justo frente a la serena y casi asustada catedral, sentado en un largo banco de piedra al lado de gente que no conocía absolutamente de nada y que mira ...

pareja general

La princesa rusa IX

El profesional El taxi se detuvo en un lateral de la calle San Bernardo, muy cerca de la concurrida Glorieta de Ruiz Jiménez. Uno de los dos colombianos pagó al taxista con un billete de 20 euros y sin recoger el cambio, comenzaron a andar en dirección sur, acompañados del excesivo calor de los últimos días de aquel verano. Fredo llevaba tres días en España. Hacía ya varios meses desde su última ...

pareja general

La princesa rusa XIII

Alcohol, ?chocolate? y... Los cuatro rodillos de la máquina tragaperras pararon uno tras otro con una diferencia de muy pocas centésimas de segundo produciendo tres húmedos golpes. Cada uno mostraba un dibujo diferente. Aquello no gustó demasiado a Dani que puso cara de pocos amigos y dio un fuerte golpe en uno de los laterales de la maquina. Dani, uno de los dos amigos de Paco, el más mayor de lo ...

pareja general

La princesa rusa XVI

La mujer del mecánico Fernando terminó de desayunar y volvió a su habitación a recoger las llaves del taller. Todo estaba en silencio. Su hija de ocho años dormía en la habitación contigua a la suya y su mujer en otra un poco mas retirada, la de matrimonio. Todavía quedaba tiempo para que se levantasen y su mujer llevase a la niña al colegio recién estrenado. Bajó a la planta baja donde tenía el t ...

pareja general

La princesa rusa XI

La búsqueda Poco más tarde, los dos colombianos abandonaban el piso dejando los tres cadáveres dentro. Bajaron al portal y salieron sigilosamente. Fredo tenía claro que debían de comenzar la búsqueda de la p... rusa sin ninguna pérdida de tiempo; el pistolero calculó, que si el ruso se había escapado de madrugada y en las condiciones tan pésimas en las que se encontraba, debía de haber tardado u ...

pareja

La princesa rusa VI

El Consejero Desde la noche en la que Sofía visitó el apartamento de Andrei, el chulo ucraniano solo se acercó a ella a cuenta gotas, sin tocarla y solo para realizar algún comentario hiriente al oído de la joven y por supuesto, ella no comentó nunca a nadie lo ocurrido. Y después de su aventura con el ucraniano, para su sorpresa, pudo disfrutar de alg ...

pareja

La princesa rusa XX

El niño Juan En realidad, Sofía estaba más animada. Tal vez no fuese que había olvidado todos sus agobios, temores y dudas de golpe, sino que la visita a la hermosa ciudad maña y su basílica, le había hecho distraerse y apartar sus pesares momentáneamente y quizá, volver a retomar en su atolondrada mente, la idea de que la vida en cualquier instante, puede deparar momentos gratificantes por los q ...

pareja

La princesa rusa VII

Las últimas palabras Las temperaturas nocturnas eran notablemente más bajas en aquellos últimos días de verano y hasta bien entrada la mañana, no comenzaba a apretar el calor, que por otra parte, volvía a ser sofocante durante las horas puntas del día. Pero todavía quedaban algunas horas para que ese calor comenzase a ser molesto y Sofía dormía placenteramente desconectada totalmente del mundo. ...

pareja

La princesa rusa V

El chulo ucraniano Después de aquella primera experiencia, desagradable pero corta, fue paulatinamente consiguiendo hacer más o menos llevadero el pasar al reservado con un cliente y cada vez se le revolvía menos el estomago y las voces desaparecían mas prontamente. Pero un nuevo problema apareció para la joven que también le hizo pasar más de un día de los muy malos, ese nuevo problema se llam ...