Blog de josean2816 Idea guardada 2 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La princesa rusa XV


                               Una simple llamada

Nuevamente paseó envuelta en una amargura insoportable hasta que casi sin darse cuenta, desembocó en una amplia calle que enseguida la identificó como Doctor Esquerdo. Nada más comenzar a andar por la larguísima avenida, a su amargura se añadieron los síntomas que aún perduraban de la resaca, sintió como aumentaba su mal cuerpo y acompañada de algún leve mareo, temió que la resaca volviese a atacarla con furia.

Se encontraba débil y supo que aquel malestar era, además de producido por la resaca, porque llevaba muchas horas sin probar bocado, tiempo en el que tan sólo había llevado a su estomago una gran cantidad de alcohol. A pesar de todo no sentía hambre, pero sabía que debía obligarse a comer alguna cosa si quería continuar manteniéndose en pie.

Se dirigió a un bar donde a través de unas grandes cristaleras, se veía el interior, donde algunas personas bebían y comían bocadillos. Esperó un buen rato en un rincón apartado de la barra, hasta que le sirvieron el bocadillo que había pedido acompañado de una coca cola, esta vez sin escocés.

Se hizo un pequeño hueco en una repisa frente a la barra, y mientras se tomaba muy lentamente el bocadillo y la coca cola intentando que el intenso olor a comida no despertase la adormecida resaca, sacó su pequeña agenda y empezó a ojearla. Buscó los teléfonos que le habían dado los hombres del chalet y vio que tan solo tenía tres números apuntados junto a los correspondientes nombres. No era gran cosa pero esperaba tener de sobra. Los miró con atención y una tierna sonrisa se dibujó instintivamente en sus labios. Al leer aquellos tres nombres tan sólo recordó a dos de ellos, y se sorprendió cuando, a pesar de todo, los recuerdos que le vinieron a la cabeza fueron bastante gratos, al menos el recuerdo de uno de aquellos hombres.

Después de aquella primera e ?inolvidable? salida con Andrei, volvió a salir del chalet en otra ocasión, con el consentimiento de Denis, por su puesto. ?Ten cuidado con lo que haces encanto?, le dijo con aquella odiosa sonrisa. Salió del chalet con el hombre al que recordaba ahora mirando su nombre y su número de teléfono móvil en su pequeña agenda. Le recordaba perfectamente. Nunca le dijo sus años, probablemente se acercaría a los cincuenta, aunque era tremendamente apuesto. Tenía una suave y canosa barba al igual que su pelo y era increíblemente amable y caballeroso. El tiempo que pasaban tomando las copas a las que él la invitaba, lo pasaban hablando, al menos él, que le contaba cosas de todo tipo sobre la vida, sin ningún tipo de presunción; apenas la tocaba, tan solo la cogía suavemente de la mano y la miraba con sus ojos bonitos y cautivadores. A ella le encantaba escucharle. Daba la sensación de que poseía una gran inteligencia y hablar con él, era un autentico placer. Sofía le cogió un inevitable cariño y estima. Después de algunos días yendo por el chalet, de improvisto, le dijo que si desearía hacer el amor con él. Ella dijo que si, por supuesto, total si no lo hacía con aquel hombre por el que sentía bastante estima, llegaría otro que muy probablemente no le causaría tal agrado y tendría que acostarse con él. Pasaron al reservado y fue bastante grato a comparación de la mayoría de las veces que tenía que pasar al reservado con algún otro hombre. Con aquel, fue de las pocas veces que ella intentó dejarse arrastrar por el placer cuando hacía el amor con algún cliente. Fue bonito y ni las náuseas ni las voces inquisidoras aparecieron en ningún momento. Después llegó la ?salida? en la que el hombre la llevó a cenar para terminar en su casa, allí le dijo que estaba casado y que adoraba a su mujer y a sus hijos. Entonces ella muy curiosamente, le preguntó que si adoraba a su familia, porqué había pagado por acostarse con ella. ?No tiene nada que ver los buenos momentos que pasemos tú y yo juntos, Sofía, con el amor que pueda sentir por mi familia. Yo los querré siempre, o eso espero?. Cuando el mes de agosto llegó a sus últimos días, aquel hombre dejó de ir por el local.

Sofía lanzó un melancólico suspiro. No podía llamar a ese hombre.

Al otro también lo recordaba, pues había estado con él mucho más recientemente y le recordaba, se podría decir, que con simpatía. Se llamaba Fernando y había compartido con él cuatro o cinco noches, las ultimas probablemente a primeros de septiembre; siempre la invitaba a un par de copas y recordaba que a veces se embalaba en su ímpetu y parecía que se la quisiese comer a besos y caricias. Era simpático, amable y muy gracioso y no le desagradaban del todo sus achuchones, lo aguantaba mucho mejor que a otros hombres con los que estaba y que eran bastante más atractivos que él, parecía sincero y amable y ella apreciaba mucho esas cualidades en los hombres que iban al club y se sentía más a gusto con ellos aunque no fuesen excesivamente atractivos. Uno de los últimos días que aquel hombre fue por el chalet, pagó para entrar al reservado con ella y bueno, no fue del todo malo porque no sintió nauseas ni nada de eso, pero tampoco sintió nada especial; aquel hombre le caía bien, pero aparte de soportar sus caricias y besos tomando las copas, no sentía ningún tipo de deseo por él. Era algo más joven que el primero, treinta y seis o treinta y siete años calculaba ella y ni mucho menos tan atractivo como el hombre de la barba blanca, mejor dicho, era poco atractivo para el gusto de Sofía, no llegaría al metro setenta y en su pequeña cabeza ya había una gran coronilla despoblada de pelo, no se podía decir que fuera feo, pero la expresión infantil y risueña de su cara, no era ni mucho menos hermosa.

Pero todo aquello en esos momentos era lo menos importante, lo que necesitaba ahora era que alguien la ayudase y le informase de como poder ir a Barcelona y más ahora que las esperanzas de que la ayudasen sus nuevos ?amigos? se habían esfumado definitivamente; aquel hombre era mejor opción que el príncipe azul de la barba blanca, pues según le había dicho, era soltero y vivía solo, y a veces le decía --suponía ella que en broma-- entre trago y trago, que se fuese a vivir con él.

Si, sin pensarlo más llamaría a ese hombre y si no le localizaba o no la quería ayudar, preguntaría en cualquier sitio como llegar a una estación o cogería un taxi que la llevase y una vez allí, se informaría por su cuenta de cómo se podía viajar hasta Barcelona, pasase lo que pasase.

Ya no podía aguantar más. Debía de salir de aquella ciudad inmediatamente. Salió del bar dispuesta a buscar una cabina de teléfono y marcar aquel número.

Pero al dar unos pasos, Sofía se sintió sin fuerzas, abatida, triste, cansada y sin ningún ánimo para poder hacer absolutamente nada y menos de llamar por teléfono a nadie. Entonces, sin poder evitarlo, comenzó a llorar.

Caminó un rato llorando amargamente sin poder controlarse, con la mirada de alguno de los transeúntes con los que se cruzaba puesta en ella, bajo la luz de las relucientes farolas.

Deambuló en la noche por aquellas calles madrileñas, intentando calmarse, sin que a su cabeza llegase ningún tipo de pensamiento.

Nada mas doblar una esquina, se topó con un pequeño cartel iluminado por una luz blanquecina en el que había dibujada una cama. Sofía respiró hondo e intentó limpiar sus ojos empapados. Entró en una estrecha estancia en la que había un pequeño mostrador de madera, que seguramente tendría ya unos cuantos años al igual que el resto del mobiliario, aunque todo estaba limpio y olía muy bien. Le atendió un hombre delgado que seguramente se acercaría a los sesenta años, prácticamente calvo, con tan solo un poco de pelo a ambos lados de la cabeza; no era muy alto y llevaba un traje oscuro que definitivamente, le hacía parecer más a alguien que atendía una funeraria que una pensión.

El hombre escrutó con sus pequeños ojos de rapaz a la chica muy lentamente, de arriba a abajo, con una mirada penetrante y acusadora. Sofía le devolvió la mirada con los ojos brillantes y colorados, y con su preciosa cara todavía afligida.

-Quería una habitación para dormir esta noche -dijo decididamente y sin saludar.

El hombre, sin dejar de mirarla y muy lentamente, puso sobre el mostrador un gran libro que debía de tener en un estante debajo del mismo y sin abrirle, dijo:

-Me deja su carnet de identidad, por favor.

Sofía estuvo a punto de dar media vuelta y salir corriendo, pero se encontraba demasiado cansada y sin ánimos para buscar otro sitio donde probablemente, le pasaría lo mismo.

-Verá -dijo la chica cansadamente-, llevo pocos días en España y estoy en tramites con los papeles. Le prometo que si me deja pasar la noche no le causaré ningún problema.

El hombre bajó la cabeza y abriendo el gran libro sentenció:

-Espero que de verdad no me des ningún problema o llamaré a la policía. ¿Tienes dinero?

Sofía hizo un lento gesto de afirmación con su cabeza y sacándose unos billetes del bolsillo, dijo:

-¿Cuánto le tengo que pagar?

El hombre la volvió a mirar y esta vez había una cierta expresión de afecto en su cara.

-Treinta euros. Me tendrás que decir tu nombre y firmar aquí -dijo dando la vuelta al libro e indicándola donde debía firmar.

-Sofía Klochkova -dijo dando el apellido búlgaro de su madre, mientras contaba el dinero y se lo entregaba al hombre.

La joven firmó en un pequeño espacio del libro y cogiendo la llave, sonrió al hombre con una sincera expresión de agradecimiento, al tiempo que le decía:

-Gracias, muchas gracias señor.

El hombre cogió el dinero y haciendo un gesto de asentimiento, no pudo evitar que en su boca se dibujase una débil sonrisa.

Subió por una estrecha escalera hasta el primer piso donde se encontraba la habitación y nada más entrar, se tumbó en la cama boca abajo. Tenía ganas de llorar y maldecir toda aquella asquerosa vida y a ella la primera, por haber permitido todo aquello y no haber sido capaz de luchar. Pensó en Dios y deseó con toda su alma la existencia de aquel ser sobrenatural y poder pedirle compasión y tener fe en que tarde o temprano la tendería su mano.

En esta ocasión las lágrimas no aparecieron, pero sí lo hizo el sueño que la dominó en muy pocos minutos.

Esta vez, la joven durmió sin ninguna pesadilla que perturbase su sueño. Despertó bañada por los rayos de un brillante sol que nuevamente auguraba un día veraniego en Madrid. Enseguida recordó que se encontraba en aquella pensión y, como un repentino mareo demasiado familiar, también recordó la pesadilla de los días anteriores, en la que el punto más terrorífico era la muerte de Alex.

Al intentar incorporarse aún notó restos de la impresionante resaca del día anterior, y enseguida recordó como se había topado con esos chicos, Paco..., como en su compañía había cogido la peor borrachera de su vida y había estado en las puertas del infierno. Se obligó a no llorar e intentar concentrarse en lo que debía de hacer. Llegar a Barcelona... Había decidido llamar a Fernando para pedirle información y eso era lo que iba a hacer.

Se levantó cansadamente con un ligero dolor de cabeza, pero el grueso de la terrorífica resaca se había esfumado afortunadamente; se desnudó y se dio una larga ducha en el minúsculo aseo, que esta vez, se encontraba dentro de la habitación. No se sentía sucia físicamente, pero si notaba como el agua la limpiaba en parte de malos pensamientos y la relajaba de una manera muy grata, lo que hacía que a su mente llegase cierta claridad para poder pensar un poco.

Se volvió a vestir y abandonó la habitación rápidamente. Eran poco más de las nueve de la mañana y allí ya no tenía nada que hacer. Bajó con la intención de darle las gracias nuevamente al hombre que la había atendido la noche anterior, pero el mostrador estaba vacío y prefirió no esperar a que alguien llegase.

Salió al exterior donde esperaba otro radiante y soleado día de últimos de septiembre.

Comenzó a andar y rápidamente volvió a desembocar en Doctor Esquerdo. Pasó a un bar y tomó un café solo, con un pequeño bollo. Sacó su agenda y localizó el número de teléfono que le había dado Fernando. Salió del bar dispuesta a buscar una cabina de teléfonos y marcar aquel número, pero pensó que eran horas de trabajo. Decidió esperar hasta la hora de comer. Paseó por aquellas calles entreteniéndose en observar las idas y venidas de la gente y del trafico, ajena a que la suerte esta vez le era favorable y no era localizada por los diversos ojos que aún escrutaban aquella zona intentando localizarla, intentando no pensar demasiado en los acontecimientos pasados y en lo que le esperaba por delante.

Sólo pasaron veinte minutos. Sin poder aguantar más, buscó una bocacalle algo menos transitada y con menos ruido donde hubiese un teléfono público. Lo encontró y después de preparar un montón de monedas sueltas, descolgó el teléfono notando como aumentaba su estado nervioso, y sin saber muy bien lo que iba a decir, marcó el número de aquel hombre. Pensó en que quizá hubiese sido mejor haberse tomado un par de combinados de escocés en vez del café con el bollo.

                                  

 

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Etiquetas: pareja

Recomendamos

Relacionado

pareja general

La princesa rusa XVI

La mujer del mecánico Fernando terminó de desayunar y volvió a su habitación a recoger las llaves del taller. Todo estaba en silencio. Su hija de ocho años dormía en la habitación contigua a la suya y su mujer en otra un poco mas retirada, la de matrimonio. Todavía quedaba tiempo para que se levantasen y su mujer llevase a la niña al colegio recién estrenado. Bajó a la planta baja donde tenía el t ...

pareja

La princesa rusa XXII

Barcelona y Dios El gentío, en su inmensa mayoría turistas de un sin fin de países y regiones, poblaba la plaza, realizando un gran número de fotos y grabaciones con sus cámaras digitales a los antiguos edificios que la rodeaban. Fernando estaba justo frente a la serena y casi asustada catedral, sentado en un largo banco de piedra al lado de gente que no conocía absolutamente de nada y que mira ...

pareja

La princesa rusa XIX

Un monumento reconfortante Sofía volvió a despertar envuelta en una amarga tristeza. Su cerebro esta vez estaba libre de alcohol, pero la herida abierta en el centro de su alma por como transcurría su vida, continuaba sangrando abundantemente sin el más mínimo atisbo de qué empezase a cerrarse. Recordó inmediatamente, como después de llamar a Fernando, lentamente había buscado y localizado la plaz ...

pareja

La princesa rusa VII

Las últimas palabras Las temperaturas nocturnas eran notablemente más bajas en aquellos últimos días de verano y hasta bien entrada la mañana, no comenzaba a apretar el calor, que por otra parte, volvía a ser sofocante durante las horas puntas del día. Pero todavía quedaban algunas horas para que ese calor comenzase a ser molesto y Sofía dormía placenteramente desconectada totalmente del mundo. ...

pareja

La princesa rusa V

El chulo ucraniano Después de aquella primera experiencia, desagradable pero corta, fue paulatinamente consiguiendo hacer más o menos llevadero el pasar al reservado con un cliente y cada vez se le revolvía menos el estomago y las voces desaparecían mas prontamente. Pero un nuevo problema apareció para la joven que también le hizo pasar más de un día de los muy malos, ese nuevo problema se llam ...

pareja

La princesa rusa VI

El Consejero Desde la noche en la que Sofía visitó el apartamento de Andrei, el chulo ucraniano solo se acercó a ella a cuenta gotas, sin tocarla y solo para realizar algún comentario hiriente al oído de la joven y por supuesto, ella no comentó nunca a nadie lo ocurrido. Y después de su aventura con el ucraniano, para su sorpresa, pudo disfrutar de alg ...

pareja

La princesa rusa X

Obligado a matar Yoli se acababa de levantar después de sentir algo de ruido por la casa, y tras comprobar que no había nadie despierto, había ido directamente a la cocina. Aún llevaba el fino camisón estampado con el que dormía mientras se preparaba una abundante ensalada que acompañaría con una fina loncha de Jamón York. De buena gana se comería dos grandes filetes de cerdo bien fritos o dos g ...

pareja

La princesa rusa XX

El niño Juan En realidad, Sofía estaba más animada. Tal vez no fuese que había olvidado todos sus agobios, temores y dudas de golpe, sino que la visita a la hermosa ciudad maña y su basílica, le había hecho distraerse y apartar sus pesares momentáneamente y quizá, volver a retomar en su atolondrada mente, la idea de que la vida en cualquier instante, puede deparar momentos gratificantes por los q ...

pareja general

La princesa rusa XIII

Alcohol, ?chocolate? y... Los cuatro rodillos de la máquina tragaperras pararon uno tras otro con una diferencia de muy pocas centésimas de segundo produciendo tres húmedos golpes. Cada uno mostraba un dibujo diferente. Aquello no gustó demasiado a Dani que puso cara de pocos amigos y dio un fuerte golpe en uno de los laterales de la maquina. Dani, uno de los dos amigos de Paco, el más mayor de lo ...

pareja

La princesa rusa XXI

Los hombres de Sofía A pesar de que era un contacto peligroso por el riesgo que entrañaba para su labor profesional, el colombiano tenía total confianza en su colaborador policía español. Ya le había ayudado en más de una ocasión a localizar personas non gratas para los narcotraficantes colombianos y de otros países americanos; él se encargaba de que pagasen sus ofensas a cambio de una buena compe ...