TheraMart Oficial Idea guardada 0 veces
La valoración media de 1 personas es: Muy buena

Importante: cambios de postura y posiciones anatómicas para pacientes en cama

El bienestar de un paciente encamado es prioridad para familiares y cuidadores. Existen diversas posiciones que pueden aumentan el confort en el adulto mayor, pacientes con lesiones o patologías que requieran reposo absoluto a través de prácticas terapéuticas que garanticen la comodidad del enfermo.  

Las posiciones de la persona, generalmente ancianos, son importantes como medida de prevención de ulceras por presión. Todas aquellas posturas en la cama que se ejecutan deben facilitarle al cuidador la labor de: asearlo, darle de comer, distraerlo, curarlo y manejar cada práctica con facilidad.

Cambios de Posición en Pacientes
posiciones corporales en enfermeria


Te has preguntado ¿Cada cuánto se cambia de posición a un paciente? 

Los cambios posturales son actividades que se realizan diariamente para movilizar al enfermo que no puede hacerlo bajo su propio esfuerzo. Estas, además de, garantizar su comodidad también tienen múltiples beneficios físicos como medida de prevención a posibles lesiones.


Mejora la circulación sanguínea en zonas de contacto: piernas, glúteos, espalda.

Proporciona comodidad y descanso.

Evita y reduce las probabilidades de ulceras por presión.

Evita inflamación y esfuerzo en articulaciones.

Beneficia el movimiento y la expulsión de mucosidad.

Fortalece el estado anímico.

Evita cualquier bloqueo de sangre por presión y contacto directa entre el cuerpo y la capa.

Permite movilizar a la persona más fácilmente ya que los cambios de posiciones del paciente encamado se complementan entre sí. Posiciones Anatómicas

Decúbito supino: Acostado sobre la espalda. Las piernas se encuentran extendidas y brazos alineados. Colocar la cabeza bajo la almohada de manera que el cuello quede ajustado y alineado con la columna. Los codos deben estar levemente flexionados y las muñecas de manera neutral.

Es recomendable contar con varias almohadas y colocar una debajo de los pies formando un ángulo de 90° con las piernas. Para lograrla se debe tomar en cuenta:

Evitar la hipertensión del cuello.

Colocar una almohada pequeña bajo la zona lumbar para mantener la curvatura anatómica.

Poner una toalla enrollada o un cojín pequeño en forma de cilindro debajo de caderas o muslos para evitar la rotación del fémur. Cuáles son sus indicaciones:

Examen de tórax o miembro superior e inferiores.

El punto de partida para cambios posturales.

Ideal para recibir masajes de relajación. Decúbito dorsal o lateral: El paciente se coloca apoyado sobre un costado, con las extremidades extendidas. Se puede desplazar al encamado con la ayuda de una sábana entremetida hacia el lado opuesto al que se va a trasladar. Para lograr esta posición se debe tomar en cuenta:

Mantener la alineación correcta de la columna situando una almohada en la espalda.

Flexionar la pierna que se encuentra por encima de la cadera y apoyarla sobre una almohada donde el muslo y la pantorrilla estén a gusto.

Colocar barandillas laterales removibles. Indicaciones:

Masajes terapéuticos.

Colocar un supositorio.

Administrar inyección intramuscular.

Prevención de ulceras. Decúbito Prono, Decúbito Ventral: Acostado boca abajo, sobre su abdomen y la cabeza hacia a un lado con extremidades extendidas o flexionadas a nivel del codo. Para lograrla se debe tomar en cuenta:

No es recomendable estar largas horas en esta postura ya que puede resultarle incómodo.

Pueden emplearse almohadas suaves en el área del diafragma para evitar extensión en la curvatura lumbar. Indicaciones:

Se usa en pacientes inconscientes o con post operatorios.

Para cambios de posiciones en el adulto mayor.

Enfermos anestesiados para prevención de vomito. Trendelemburg: Acostado en decúbito supino pero sobre una cama inclinada en los pies. Se emplea para hacer circular el flujo sanguíneo en el cuerpo hacía el cerebro. Para lograrla se debe tomar en cuenta:

La cabeza y el tronco deben estar alineados.

Colocar una toalla envuelta o cojín cilíndrico debajo de la curvatura de la espalda para mantener su forma natural.

Las extremidades deben estar flexionadas desde la rodilla.

Se puede utilizar almohadas especiales para pacientes en cama o que la cama sea ajustable. Indicaciones:

Mejora la circulación sanguínea cerebral y de extremidades.

Drenaje de mucosidad y secreciones bronquiales.

Evitar cefaleas luego de punción lumbar.

Evitar hemorragias internas.

Recuperación por cirugía de órganos pélvicos. Semi Fowler y Fowler: Dentro de las posiciones anatómicas del ser humano estas son las más funcionales para el entretenimiento. Recostado en decúbito supino con una inclinación de 45° en la espalda y piernas y rodillas flexionadas con almohada debajo de ellas. Para lograrla se debe tomar en cuenta:

La Semi Fowler modifica la postura de los brazos sobre las piernas con una ligera flexión. Y su inclinación es de 30°.

La Fowler es la extensión total de ambos brazos.

La Fowler alta debe estar 90° más elevada respecto a los pies.

La cama de contar con 50cm de inclinación para garantizar el confort. Indicaciones:

Empleada para exploración otorrino-laringología.

Pacientes con problemas respiratorios avanzados.

Recaídas por problemas cardiacos.

Examen físico: cabeza, ojo, nariz, garganta y pecho.

Ideal para comer, ver televisión, leer y charlar. Nefrectomía: Se coloca al enfermo encamado en decúbito lateral flexionando la mesa quirúrgica dejando al descubierto la zona iliaca. Para lograrla se debe tomar en cuenta:

No es muy frecuente.

Se usa en quirófanos específicos.

Se usa para cirugías renal o benigna de extirpación o reconstructiva. Indicaciones:

Solo es de uso quirúrgico y debe ser supervisado por el especialista.

Está dentro de las posiciones anatómicas más delicadas y que requieren un cuidado especial para el paciente. Roser o Proetz: Tiene como objetivo mantener una hiperextensión del cuello. Para lograrla se debe tomar en cuenta:

La cama debe estar de manera horizontal.

La persona debe estar extendido sobre el lado que este se necesite.

Es importante colocar una almohada bajo la cabeza y cuello para mantener la curvatura natural del cuello.

Los brazos deben estar en una ligera flexión apoyando el hombro sobre la almohada mientras el otro se apoya del colchón. Indicaciones:

Exploraciones faríngeas.

Intervención quirúrgica de cuello

Intubación traqueal

Pasa aseo del paciente (lavado de cabeza).

Cirugía de bocio. Posición Inglesa o Semiprona: Acostado de decúbito lateral izquierdo. El muslo derecho se encuentra flexionado y brazo derecho hacia adelante con ligera rotación de la cabeza mientras el peso total del cuerpo se apoya sobre la caja torácica. Se debe tomar en cuenta:

Se utiliza para el traslado de pacientes en ambulancias.

Deben colocarse almohadas bajo: Hombro y brazo superior, muslo.

El cuerpo se apoya en el hombro y cadera. Indicaciones:

Se utiliza para colocar sondas renales en pacientes inconscientes.

Administración de edemas o post operatorios.

Drenaje de secreciones cuando el paciente no puede trasladarse.

Para la relajación muscular. Proporcionar y garantizar el cuidado de estas personas dependientes requieren dedicación, responsabilidad y amor al tratarse de personas cuya circunstancia es susceptible para ellos y su entorno. 

La coordinación, organización, logística familiar y hospitalaria son los pilares fundamentales para que el paciente pueda sobrellevar de manera positiva el periodo de tiempo que este requiera reposo guiado por especialistas calificados que garanticen el bienestar total del enfermo.

Fuente: este post proviene de TheraMart Oficial, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos