Causas de la caída del cabello durante la menopausia y soluciones



La alopecia o la pérdida de densidad del cabello es un fenómeno que se suele dar en las mujeres con bastante frecuencia cuando llegan a cierta edad y empiezan a sufrir los primeros síntomas y consecuencias de la menopausia. Este periodo de tiempo donde desaparece la menstruación se caracteriza por provocar una serie de cambios, sobre todo de tipo hormonal, que afectan a las mujeres de diferentes maneras.
Una de las formas más comunes en las que la menopausia se hace visible en las mujeres es, sin duda, la pérdida de cabello. Este es un aspecto que preocupa a muchas mujeres que ven cómo su aspecto físico cambia por completo sin que puedan hacer mucho por remediarlo.
Por suerte, a día de hoy contamos con muchos recursos médicos y estéticos a nuestro alcance que nos permiten prevenir, controlar y solucionar la alopecia femenina a ciertas edades. Un buen ejemplo de esto son las clínicas IMD, un verdadero referente nacional e internacional en innovación, confianza y tecnología para la salud capilar y sus tratamientos. Actualmente, las clínicas IMD ofrecen servicios especializados en alopecia femenina que incluyen soluciones preventivas, médicas y estéticas de todo tipo. 

Una cuestión hormonal: la principal causa de la caída excesiva de cabello

Las hormonas que produce nuestro cuerpo tienen un impacto directo en todo nuestro organismo y uno de los aspectos en los que más inciden es en el cabello. En el caso de la alopecia que tiene su origen en un cambio hormonal por la menopausia, al disminuir la cantidad de ciertas hormonas que se producen, esto puede acabar provocando una caída crónica del cabello. 
En este sentido, la disminución en los niveles de hormonas como la progesterona o los estrógenos, no solo disminuye la cantidad de cabellos que se caen de forma excesiva, si no que también motiva que el pelo no crezca a la misma velocidad o que vea reducida su densidad. Además, al dejar de producir tanta cantidad de estas hormonas, se incrementa la producción de otras como los andrógenos, que ocasiona que los folículos capilares reduzcan su tamaño y propicien la caída del pelo. 

Soluciones preventivas para evitar la pérdida de cabello 

Según hemos podido consultar con el equipo médico de IMD, existen ciertas soluciones preventivas que cualquiera puede aplicar fácilmente en su día a día para evitar una futura pérdida de cabello. Algunas de ellas pasan por no desenredar el cabello cuando esté húmedo o mojado, evitar los peinados que tiren en exceso del cuero cabelludo como coletas o moños y también limitar el uso de planchas y secadores. 
Por otra parte, la alimentación y los complementos alimenticios vitamínicos son otra de las soluciones preventivas que nos pueden ayudar a reducir considerablemente la caída del cabello. La vitamina C, la vitamina A o los alimentos ricos en proteínas pueden ser los mejores aliados para evitar la pérdida excesiva de cabello antes y durante la menopausia. 

Soluciones médicas y estéticas para la alopecia menopáusica

Por otra parte, el equipo experto en alopecia femenina de IMD también insiste en que, por suerte, hoy en día también se pueden aplicar soluciones médicas y estéticas para tratar la alopecia menopáusica cuando ya es evidente. En este sentido, algunas técnicas como el láser capilar, los injertos o la mesoterapia capilar pueden ser la clave para conseguir un buen resultado y frenar la alopecia. 

- Láser capilar

El láser capilar es una de las soluciones más utilizadas, ya que favorece la circulación sanguínea en el cuero cabelludo y estimula la producción de cabello. Este tratamiento revitaliza los folículos, aporta un mayor volumen y favorece el crecimiento de cabellos nuevos. Además, los resultados del láser capilar pueden ser visibles rápidamente, entre la tercera y la quinta sesión. 

- Mesoterapia capilar

La mesoterapia capilar es un tratamiento que incide directamente en el envejecimiento de las células que afectan al crecimiento del pelo y también al cuero cabelludo. En este sentido, se aplica la mesoterapia a base de ciertos compuestos activadores como las vitaminas, los oligoelementos esenciales o el ácido hialurónico para lograr un pelo más sano y fuerte y un aumento de la producción de cabellos nuevos. 

- Injertos capilares

Los injertos capilares son otra de las soluciones más utilizadas por las mujeres que sufren alopecia provocada por la menopausia. Con este tipo de tratamientos, se redistribuye la densidad del cabello, extrayendo unidades foliculares de ciertas zonas e implantándolas en otras secciones donde haya ausencia de pelo. Así, se consiguen resultados duraderos y naturales de manera sencilla y rápida. 

- Prótesis capilares

Finalmente, la última de las soluciones propuestas por los expertos de IMD son las prótesis capilares, probablemente, la opción más escogida por las mujeres que sufren alopecia. Una solución práctica y sencilla que ofrece un resultado natural mediante la fijación de una prótesis de cabello sobre el cuero cabelludo. Así, las prótesis se diseñan a medida para ofrecer un resultado indetectable y completamente personalizado, a base de cabello natural. 
 

Un inmunosupresor descubierto por accidente podría frenar la alopecia 

Para finalizar, hoy en día contamos también con nuevas opciones médicas para frenar la alopecia. En este Articulo universidad de Manchester, que recoge una investigación realizada el año pasado, se ha revelado que un compuesto activo presente en un medicamento podría implementarse como tratamiento para frenar la alopecia. 
En este sentido, el medicamento estimularía los folículos del cuero cabelludo, encargados del crecimiento del cabello que tanto ansían los pacientes que sufren caída de pelo.Este medicamento es la Ciclosporina A, aprobada en 1983 y, en realidad, creada para ser suministrada a personas que hayan recibido un trasplante, para evitar el rechazo del órgano y la aparición de enfermedades autoinmunes. 
Así, uno de los efectos secundarios más comunes de este medicamento es el crecimiento imprevisto del pelo. Nathan Hawkshaw, coautor del estudio llevado a cabo por la Universidad de Manchester, apuntaba que este fármaco podría detener la acción de la SFRP1, la proteína responsable de que los folículos capilares no crezcan. 
Este descubrimiento no es único, puesto el WAY-316606, medicamento diseñado para combatir la osteoporosis, también actúa sobre la SFRP1 con un éxito similar.
De esta forma, las investigaciones científicas y médicas en relación a este tema parecen estar avanzando mucho en los últimos años, también como consecuencia de una alta demanda por parte de los pacientes. 
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: