Error! El atributo "to" es obligatorio para el tag errores Whatsappitis: cómo saber si la sufro | Salud

Blog de Rebeca_Navas Idea guardada 2 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Whatsappitis: cómo saber si la sufro

No es algo nuevo, siempre han existido lesiones en la muñeca, manos o dedos provocadas por movimientos repetitivos pero generalmente relacionados con tareas laborales o deportivas. En la actualidad, como consecuencia de los cambios tecnológicos que permiten comunicarse a través de los teléfonos móviles o celulares con mensajes de texto, el origen principal de estas lesiones ha empezado a cambiar aunque la mayoría no se de cuenta.

Además de disminuir los niveles de concentración y de empeorar nuestras relaciones sociales (seguro que sabéis de lo que hablamos), chatear continuamente puede derivar en patologías de la muñeca, dedos... ¡e incluso el cuello! Como lo lees, ¿merece realmente la pena?

Imagen 0


Según la doctora Rosa Mª Llorca, jefa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario HM Torrelodones, desde la llegada de aplicaciones para enviarse mensajes de texto gratuitamente se han empezado a ver daños que antes no se habían identificado con estos aparatos. “La revista científica médica 'El Lancet' utiliza el término whatsappitis para referirse a la tenosinovitis (inflamación del tendón y de la membrana sinovial que lo recubre) por utilización excesiva de WhatsApp”, nos señala la experta.

Esta patología emergente afecta sobre todo a los pulgares, y sus síntomas son dolor, hinchazón y entumecimiento, que aumentan con el movimiento de los mismos. Asimismo, puede provocar molestias en la muñeca y en el resto de dedos de la mano por el simple hecho de sujetar el teléfono durante mucho tiempo. Parece una locura pero ¡está pasando!

Imagen 1


Sin embargo, como decíamos antes, esto no es todo. Con el uso abusivo del móvil, la postura prolongada de flexión puede generar tensión en los músculos de la columna cervical y hasta una contractura que se transmite desde la región del cuello a la región dorsal. Si la postura se prologa, esta tensión podría llegar incluso a la región lumbar.

Si queréis evitar tener que llegar a rehabilitación, al uso de medicamentos para paliar los síntomas o incluso a la cirugía, por favor, no abuséis de vuestro teléfono móvil o celular. Vuestra salud es más importante y hay conversaciones que pueden esperar y mejorarán en persona.

Si os ha resultado útil la información o tenéis alguna duda o sugerencia, podéis dejarnos un comentario en nuestro muro de Facebook. ¡Os esperamos!
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos