Idea guardada 87 veces
La valoración media de 56 personas es: Muy buena

Remedios caseros para la candidiasis vaginal, guía básica

A la mayoría de las mujeres les molesta, en algún momento u otro de sus vidas,  una vaginitis; y la picazón, ardor, dolor y secreción asociada a esta infección. Las infecciones por hongos pueden ser causadas ​​por una serie de organismos, y muchos de ellos habitan en la vagina saludable. Una de las causas más comunes de la vaginitis es el hongo Candida albicans y los molestos síntomas pueden incluir picazón, secreción con olor a “pan horneado”, y enrojecimiento de los labios mayores y, en algunos casos, la parte superior del muslo.
Aunque la candidiasis vaginal a menudo puede ser tratada con éxito en casa, es importante asegurarse de que esta es realmente la culpable. Una infección con otros tipos de organismos, que pueden requerir tratamiento con medicamentos de prescripción, y a menudo pueden causar síntomas similares a los de una infección por hongos.
Si tu flujo tiene mal olor, es de color amarillento y espumoso, puedes estar infectada por un protozoo unicelular llamado Trichomonas,  si tienes una descarga pesada sin mucha irritación y notas un olor a pescado, especialmente después de las relaciones sexuales, tus síntomas pueden deberse a una infección bacteriana, que los médicos llaman “vaginosis bacteriana.” De hecho, las infecciones bacterianas son la causa más común de vaginitis. Ambas infecciones requieren tratamiento con medicamentos recetados.
mujer apenada
Muchas mujeres que sufren de infecciones recurrentes por hongos han tenido síntomas diagnosticados por un médico y conocen muy bien los signos y síntomas de su infección. Si estás segura de que tu vaginitis es causada por una candidiasis vaginal, es posible que desees probar los remedios caseros que describo en este artículo.
Mantente seca. Los hongos prosperan en condiciones cálidas y húmedas, con poco o nada de oxígeno. Con el fin de negarles el medio de cultivo perfecto, debes secar tu área vaginal a fondo después de bañarte o ducharte.
Opta por la ropa interior de algodón “respirable” y pantalones sueltos, y si debes usar medias de nylon, elige las que tienen incorporado un panty forrado de algodón. Además, evita descansar con tu traje de baño mojado; ponte ropa seca tan pronto como hayas terminado de nadar.
Los organismos que causan la infección por hongos producen secreciones que son irritantes para los tejidos genitales. Las terminaciones nerviosas que detectan la presencia de la Candida se encuentran en la abertura vaginal. Aunque es posible que tengas una infección en la vagina, a menudo puedes obtener alivio sintomático simplemente lavándote con frecuencia las secreciones, solo con agua, hasta que tu tratamiento elegido noquee la infección.
La higiene es importante. Aunque la Candidiasis se suele pasar entre parejas sexuales, también puede transmitirse a otras personas, incluidos los niños, a través de actividades tales como baños compartidos. Para asegurarte de que no estás transmitiendo el hongo, evitar bañarte o compartir toallas o el agua de baño con tus hijos; lávate las manos con frecuencia (y siempre después de usar el baño) con agua y jabón; y lava tu ropa con agua caliente. La alta temperatura del agua en la lavadora debe destruir cualquier organismo de hongos en su ropa. Pero si quieres estar segura de que todos se han ido, agrega una taza de vinagre blanco durante el ciclo de enjuague.
También debes lavarte cuidadosamente antes de hacer el amor y debes pedirle a tu pareja sexual que haga lo mismo.
Sobre las duchas vaginales. Las duchas vaginales de rutina no son una buena idea cuando no tienes síntomas de infección, sin embargo, para las mujeres con síntomas de candidiasis, una ducha de vinagre suave puede ayudar a restaurar el pH normal de la vagina (aproximadamente 4,5). Las duchas vaginales con yogur, que contienen lactobacillus acidophilus o bacterias vivas, pueden ayudar a restaurar los microorganismos amistosos perdidos durante la infección o como resultado del uso de antibióticos.
Los microorganismos en el yogur natural son un excelente remedio para una infección por hongos, ayudando a restablecer el equilibrio vaginal en más de un sentido. Por supuesto, puedes comer yogur. Pero también puedes insertar de 1 a 2 cucharadas del mismo en la vagina, aplicarlo externamente a la zona afectada (anal o vaginal), o utilizarlo como una ducha diluyéndolo en agua tibia.
Yogurt
Otra alternativa es utilizar tabletas vaginales de lactobacillus una vez o dos veces al día y las duchas vaginales con vinagre dos veces al día durante dos días.
Varios estudios han demostrado que el ácido bórico es un remedio seguro, barato y eficaz para la candidiasis vaginal. Si tu médico aprueba la idea, prueba a utilizar cápsulas de ácido bórico como supositorio la próxima vez que tengas un ataque de Candida. Para hacer tus propios supositorios, llena cápsulas de gelatina con ácido bórico e inserto en tu vagina una cápsula una vez al día durante una semana. (Consulta a tu farmacéutico para las cápsulas de gelatina y ácido bórico.)
Omite este remedio si estás o puedes estar embarazada, puesto que el ácido bórico no se ha estudiado en mujeres embarazadas. En su lugar, habla con tu médico acerca de otras opciones de tratamiento.
Tanto el miconazol (Monistat) y clotrimazol (Gyne-Lotrimin) son eficaces en el tratamiento de infecciones por hongos. Estos productos, que solían estar disponibles sólo con receta médica, están ahora disponibles sin receta médica en farmacias y muchas tiendas de variedades.
Aplica el medicamento como indica el prospecto. Completa el ciclo completo de tratamiento, incluso si los síntomas desaparecen. Si encuentras que padeces con frecuencia una infección por hongos en la época de tu período menstrual, prueba a utilizar una de estas cremas anti fúngicas unos días antes y/o después de tu período menstrual, como preventivo.
arandanosjugo
El jugo de arándano sin azúcar puede acidificar las secreciones vaginales y equiparlas para luchar contra los hongos. Comer dos dientes de ajo frescos al día, ya sea simples o picados y arrojados en una ensalada o salsa, también puede prevenir la candidiasis vaginal o ayudar a eliminarla en caso de candidiasis. El ajo tiene propiedades anti fúngicas.
Para la candidiasis oral, puedes cepillarte los dientes después de cada comida con una pasta de dientes suave de bicarbonato de sodio y agua. La pasta de dientes comercial puede ser demasiado dura si se desarrollan úlceras. Vierte un poco de bicarbonato de sodio en la mano y añade agua suficiente para hacer una pasta. Luego, enjuaga con 1/2 taza de agua tibia y peróxido de hidrógeno al 3 por ciento. Reemplaza tu cepillo de dientes cuando se cure la infección.
Para aliviar la comezón y ardor, has un té de romero, y utilízalo como una ducha o aplícalo sobre el área externa. O haz un té de tomillo usando 1 cucharadita de tomillo seco en 1 taza de agua hirviendo. Bebe de 1 a 4 tazas al día si tienes una infección por hongos.
Las parejas sexuales pueden jugar a “la papa caliente” con las infecciones por hongos, pasándolas de ida y vuelta, aunque uno de ellos haya recibido tratamiento. A menudo, los hombres albergan los organismos de la Candida, especialmente en el prepucio de un pene no circuncidado, pero no muestran síntomas. Así que, cuando una pareja se trata de una infección por levaduras, el otro debe ser tratado al mismo tiempo para evitar la reinfección.
Las parejas que hacen el amor antes de que una infección por Candida ha sido completamente curada también deben usar preservativos durante las relaciones sexuales (aunque se esté utilizando otra forma de anticoncepción, como la píldora o el DIU) para actuar como una barrera y evitar la transmisión de la infección.
Las mujeres que toman píldoras anticonceptivas también parecen estar en mayor riesgo de desarrollar candidiasis vaginal. Aunque los investigadores no han establecido una relación de causa-efecto entre la píldora y la Candida, algunos estudios han demostrado que los anticonceptivos orales aumentan el glucógeno (forma de almacenamiento del cuerpo de azúcar) en la vagina (lo que proporciona más alimento para la reproducción del hongo).
Las esponjas anticonceptivas parecen ser un culpable también, aunque nadie está seguro de por qué. Si las infecciones hongos recurrentes son un problema para ti, considera un método alternativo de control de la natalidad, como condones, diafragma, capuchón cervical o un dispositivo intrauterino (DIU); discútelo con tu médico.
Las mujeres que usan duchas vaginales con frecuencia (creyendo que es una práctica saludable) pueden en realidad aumentar el riesgo de infecciones por hongos, alterando el equilibrio del pH de la vagina. Las duchas vaginales de rutina no son necesarias, ya que la vagina es capaz de auto-limpiarse.
Las duchas vaginales de rutina se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica, o EIP, infecciones del útero, las trompas de Falopio o los ovarios. La EIP puede causar cicatrices en las trompas de Falopio y causar infertilidad. Si la infección se propaga al sistema circulatorio, puede ser fatal.
Un estudio de 1990 mostró que las mujeres que realizan duchas vaginales tres o más veces al mes tenían tres veces y media más probabilidades de tener la EIP que las mujeres que lo hacían menos de una vez al mes. Los síntomas de la EIP incluyen fiebre, escalofríos, dolor o sensibilidad abdominal, dolor de espalda, manchas, dolor durante o después del coito y flujo vaginal con pus. En la mayoría de los casos, una mujer no muestra todos los síntomas mencionados. Si tienes algún síntoma de EIP, consulta a un médico inmediatamente.
No sólo ha duchas vaginales rutina se han asociado con un mayor riesgo de EPI, algunos investigadores creen que puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero.
El mensaje es claro: Aunque una ducha de vez en cuando durante una infección podría ser útil, no hagas un hábito de las duchas vaginales.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hernia durante el embarazo

Muchas mujeres desarrollan hernia durante el embarazo debido al aumento de la presión en la región abdominal causada por el crecimiento del bebé. La hernia ocurre cuando en la capa muscular de la pare ...

Moco cervical amarillo: 9 causas y tratamientos

Las mujeres son conscientes de la presencia del moco cervical, desde sus años de adolescencia hasta la edad de la menopausia. Este moco es producido por las glándulas de la vagina y por el cuello uter ...

Enfermedad inflamatoria pélvica

Recibir el diagnóstico de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) puede resultar un poco confuso y frustrante. En este artículo vamos a resumir todo lo que necesitas saber sobre dicha condición, sus cau ...

Recomendamos