Blog de josean2816 Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Los Gegos (Cap. V)

La experiencia que había vivido, la sesión de espiritismo, seguía perdurando dentro de mí; había sido extraño sin duda, pero nada espectacular y nada que ver con lo que yo había tenido en mi imaginación hasta entonces de cómo podía ser una sesión de espiritismo real, pues en las películas de terror y misterio sí que había visto algunas.

Nos detuvimos en un bar que abría sus puertas y pedimos unos cafés. La ciudad aún permanecía adormilada, pero muy lentamente empezaba a mostrar sus primeros síntomas de actividad.

-¿Entonces ha servido de algo que hayamos visto a tus amigos? ?pregunté al fin mirando al humeante café y respirando el vigoroso aroma.

-Claro. Mariela -dijo la joven de repente-, ¿qué te dice ese nombre?

-Es la hija de mi hermano, la madre del bebe -contesté mirándola fijamente expresando mi sorpresa-. Mi sobrina.

-Lo sé y según Nika, ella esconde cosas. Tenemos que ir a verla ?dijo serena, como siempre-, tu hermano y el bebe no tienen mucho tiempo. La verdad, no sé como aún no le han cogido.

Hasta mi encuentro con Eve, había pensado, todo según las informaciones de la policía, que mi hermano había desaparecido por meterse en algún lio con alguna clase de grupo de delincuentes, yo lo había asociado, desde luego, a la desaparición del bebe de mi sobrina, al que sin duda se lo habían arrebatado los Gegos.

Mi hermano había debido de seguir alguna pista en busca del bebe, le conozco muy bien y tengo muy claro que no tiene miedo a nada, esa falta de miedo, paradójicamente, le ha hecho cometer alguna que otra imprudencia a lo largo de su vida.

Pero ahora, con Eve a mi lado, y según podía deducir de sus palabras, el bebe no estaba en manos de los Gegos, incluso podía estar junto a mi hermano. Pero por supuesto, aquello sólo era la teoría de una joven alocada a la que solo conocía de hacía unas pocas horas.

Mi cabeza estaba hecha un lio y mis ánimos y mis fuerzas parecían cada vez mas debilitadas por todo aquel asunto que a cada minuto que pasaba me iba envolviendo más como si fuese una siniestra nube gris. Y para colmo, Eve quería que fuésemos a visitar a mi sobrina. Si aquella era la conclusión a la que se había llegado después de la bendita sesión de espiritismo, desde luego yo no pensaba que fuese una buena idea.

-No quiero meterla en esto, ella ya tiene bastante ?dije nuevamente con un aire de enfado en mi voz sin poder reprimirlo-, mira Eve, no creo en espiritismos ni nada de eso, no sé que habrá pasado en el piso de tu amiga, pero no pienso molestar mas a mi sobrina.

-Es por tu hermano y por el bebe, tu hermano trata de protegerlo pero los Gegos le quieren para ellos ?no hubiese podido rebatir aquellas palabras aunque hubiese tenido todos los argumentos del mundo-, si quieres voy yo sola.

Por supuesto que no iba a dejar que fuese sola a ver a mi sobrina. Así que nuevamente, acepté sus tesis. Tenía ganas de reprocharla, de expresar mi malestar en voz alta, de decirla y requetedecirla que dejásemos en paz a mi sobrina. Pero por el contrario, permanecí calladito. La luz del día, aunque gris, hacía que me sobrepusiese al cansancio acumulado, además de que había mejorado notablemente después de pasar por el cómodo sillón de Nika.

Abandonamos el bar y llegamos al coche. Conduje en silencio entre el triste y enfadado trafico de la mañana, atravesando la ciudad.

-Tu hermano, ¿tiene algo? raro?

"Especial". La pregunta de Eve me cayó totalmente de sorpresa, pero aun así, sabía perfectamente a lo que se refería y como no, como los ríos que siempre terminan vertiendo sus aguas por muchos kilómetros que recorran, lo "especial" de mi hermano tenía que salir a la luz en aquella aventura en la que me había envuelto.

Pero guardé silencio. No tenía ganas de sacar lo "especial" de mi hermano en aquel momento.

Sentí la fija y curiosa mirada de Eve sobre mí, pero ella también guardó silencio

Mariela vivía con su abuela materna, una de sus tías y unos cuantos primos en una pequeña casita rodeada de un pequeño y precioso huerto cerca de la playa. El lugar se me antojaba idílico si no fuese por la numerosa banda de críos y los escasos adultos para vigilarles, amén de una pizca de necesidad.

Aun así, la sensación que había tenido cuando en los primeros días de enero visite a mi sobrina junto a mi hermano, fue de agradable bienestar.

-Para ?ordenó de repente la extraña joven que llevaba sentada a mi lado.

Miré a Eve extrañado y detuve el coche inquieto, apenas me dejó protestar y salió del coche. Empezó a andar hacia la playa entre las casitas. Se tambaleaba, enseguida supe que algo extraño le pasaba.

-Eve espera ?intenté gritar sin levantar la voz excesivamente mientras aparcaba como podía arrimándome peligrosamente a la valla de uno de los huertos. En la estrecha calle sin aceras cogían apenas dos coches, sin duda, no era el mejor sitio para aparcar.

Apenas pude salir.

Eve llegó con una inquietante rapidez a una estrecha calle que bordeada los apartamentos y hoteles, ahora casi vacios, de la primera línea de playa, casi corría; la seguí con prudencia, me estaba empezando a asustar. La joven atravesó sin mirar prácticamente la avenida perpendicular. Menos mal que el tráfico en aquella zona y en aquella época del año era prácticamente nulo. Enseguida pisó la mojada arena de la playa. Por un momento pensé aterrado que se iba a ahogar. Se quería suicidar.

-¡Eve espera! ?apreté la carrera pero ya no la podía alcanzar.

La joven se dejó caer de rodillas, con sus manos en la cabeza, como sí tuviese un gran dolor. Afortunadamente se detuvo antes de penetrar más en las frías y revueltas aguas del mar. Llegué a su altura. Las olas del Mediterráneo empapaban su pantalón negro y casi su cintura. Me puse a su lado sin saber muy bien qué hacer, sí cogerla y retirarla del agua, sí dejarla.

-Eve ?dije por fin con una suavidad y ternura que hacía ya muchos meses no salían de mi boca-, que pasa, levanta, te estás empapando.

El agua también mojaba mis pies y mis tobillos pero apenas sentía frio.

Puse mi mano con suavidad en su hombro, cerca de su paletilla. Sentí lo más parecido a una descarga de una reconfortante calidez. El cuerpo de Eve rebosa un calor lleno de una inmensa sensualidad. Ella permaneció quieta, creo que ajena a mi subida de adrenalina.

-Algo ha pasado ?dijo con un triste tono de voz que yo aún no había escuchado salir de su boca-, por mi culpa.

-Levanta Eve ?puse mis manos en sus axilas y levanté su cuerpo. Ella se dejó levantar-. ¿Qué es lo que pasa dime?

-Es Nika, algo ha pasado, lo presiento, han sido ellos.

Sabía que se refería a los Gegos. Y a aquellas alturas, no dudaba de que hubiese presentido algo, no me atreví a preguntarla, pero, ¿qué podía haber pasado? Si apenas hacía dos horas que habíamos estado con su amiga y la habíamos dejado en perfecto estado.

Permanecí a su lado durante unos eternos minutos sin saber que decir, mirando el grisaceo pero maravilloso mar Mediterráneo.

-Vamos ?me cogió de la mano y me condujo de nuevo hacia el pueblo, como si sus pesares y sus presentimientos hubiesen pasado en un efímero instante. Enfiló un estrecho y perpendicular pasillo entre dos casitas.

Empecé a notar una desagradable y heladora sensación en mis pies mojados que casi me hacía tiritar. Eve parecía ajena al frio y eso que tenía todas sus piernas mojadas. Empapadas. No sé cómo se las apañó, pero consiguió encontrar entre el laberinto de huertos traseros que poblaban aquella zona, él de los abuelos de Mariela. Se agarró a la alambrada y gateando saltó al otro lado.

-Eve... -la miré exhausto-, pero no podemos hacer esto, es una propiedad privada.

La joven me miró a través de los entrelazados alambres con una sonrisa entre melancólica y picara que podría haberme vuelto loco si nos hubiésemos encontrado en otras circunstancias.

-Tenemos que hablar con tu sobrina, ella oculta algo, estoy segura y ellos por algún motivo, no están dispuestos a que sigamos husmeando en sus asuntos.

Aunque estaba enormemente fatigado, cansado y mojado, y a pesar de que siempre he tenido un olfato bastante precario debido a mi mala respiración por la nariz, el olor a naranjos y a mar me embriagó, mis sentidos se relajaron por un momento. Salté.

Anduvimos por el patio trasero de la casita. Me sentía como un auténtico ladrón, asombrado por la decisión de aquella muchacha. Me preparé, aunque no había visto ninguno en las visitas que había hecho a mi sobrina Mariela, para encontrarme con una manada de enormes perros furiosos. Pero no. Casi nos dimos de bruces con mi sobrina que estaba de pie junto a un niño, probablemente uno de sus sobrinos. Nada mas fijarme en su rostro, supe que no le hacía ninguna gracia volver a verme, y menos a Eve, cuya mirada delataba que la conocía y que probablemente hubiesen coincidido en alguna de las fiestas organizada para los jóvenes por los Gegos. Las dos se miraron.

Mariela no se movió, toda la simpatía que derrochó cuando la visité con mi hermano, había desaparecido como barrida por un huracán de fuerza siete.

-Mariela -dije suavemente-, esta es Eve, debemos de preguntarte algo.

-Sí es sobre el bebe y mi padre todo está en manos de la policía -contestó precipitadamente.

-Sabes algo sobre tu padre -intervino Eve, su voz parecía mucho menos agradable de lo que me había parecido hasta el momento-, algo que nos puede ayudar a localizarle.

-Mira, no sé qué pintas tú aquí, te he visto con ellos y no tengo ni idea de lo que haces con mi tío, pero sí no os vais de aquí ahora mismo, llamo a la policía -gruñó a la vez que rescataba su móvil de una cercana mesita de jardín dispuesta a marcar el número de la policía.

-Por favor Mariela -supliqué-, ya nos vamos, sólo quería saber si nos podías decir algo sobre tu padre que nos pueda dar alguna pista sobre su paradero. No te molestamos más.

Di media vuelta y anduve unos cuantos pasos, pero enseguida me di cuenta de que caminaba solo. "Maldita sea". Me di la vuelta. Eve se había encarado con mi sobrina, en otras circunstancias hubiese tenido una imagen muy diferente a la que me ofrecían en aquel momento las dos bellas jovencitas, frente a frente.

-...te han utilizado y lo seguirán haciendo, pero al menos tienes la oportunidad de ayudar a tu familia -decía Eve.

-Tenían razón cuando escuché decir de ti que eras la gran zorra de los Gegos -se enrabietó mi sobrina-, no sé qué haces con mi tío, pero deberías dejarle en paz antes de que le hagan daño por tu culpa. Nadie nos obliga, yo sabía que el niño iba a ser para ellos, estará bien...

Pero que estaba diciendo aquella loca.

-Pero que dices Mariela, tú no querías que se llevasen a tu hijo, eso me dijiste cuando te visite junto a tu padre -casi la grité-. Eso no es legal, es tu hijo y tu padre ha tratado de protegerle para ti.

Eve se interpuso nuevamente.

-Dime, ¿viste a tu padre con el niño antes de que desapareciesen?

-Largaos ahora mismo, no tengo nada más que decir -mi sobrina comenzó a marcar las teclas de su móvil.

-El bebe aún no está con tus Gegos, ni tu padre tampoco -aquella voz parecía un dulce aullar de algún peligroso depredador poniendo orden entre los suyos-. Dímelo.

Mariela entonces se echó a llorar y se dejó caer en una silla. Fui a acercarme a ella, no quería hacerla más daño, pero la mano de Eve me cerró el paso.

Mi sobrina empezó entonces a hablar entre sollozos, "había quedado en entregar al niño a su padre por la mañana, a mi ex pareja, él se haría cargo de manera legal, eso ante posibles investigaciones, luego iría a parar a los Gegos. Todo como se había acordado".

-Pero se adelantó y llegó a casa de madrugada, a vigilarme ?continuó entre sollozos-. Yo no dejaba de mirar a mi bebe. No pude aguantar más y llamé a mi padre a escondidas. Vino con otro hombre, creo que era marroquí, se pelearon con el padre del bebe, con mi ex, se montó una tremenda aquí mismo, despertaron a todo el mundo, mi abuela quería llamar a la policía, hasta que por fin, mi padre y su amigo se llevaron al bebe.

-¿Y no te dijo nada antes de irse?

-No, sólo les vi partir en una vieja furgoneta.

-¿Furgoneta? -preguntó tontamente Eve.

-Sí, lo recuerdo porque me quedé en pijama en medio de la noche, mirando cómo se alejaba, TES Y DULCES, ponía. No puedo decir nada más, de verdad.

-¿Y ellos?

Mariela dejó de llorar y volvió a mirar a Eve.

-Si te refieres a los Gegos, sí, vinieron a verme, al día siguiente, aún tenía el disgusto de todo lo que había pasado durante la noche dentro de mi cuerpo, les dije que mi padre me había robado al niño ?mi sobrina temblaba de pies a cabeza en vuelta en un rabioso llanto-. ¡Estás contenta puta!

-Vámonos ?dijo Eve. Me quedé mirando a mi sobrina con mi corazón desgarrado por la tristeza y por la rabia por todo lo que estaba pasando, pero no pude acercarme a ella.

Me alejé de allí detrás de Eve.

Salimos de la casita por el mismo sitio por donde habíamos saltado.

-No hemos conseguido nada ?protesté, aunque dentro de mi intuía que la conversación con mi sobrina significaba muchas cosas.

Sentí rabia el verme hablando solo nuevamente sin que Eve me hiciese el más mínimo caso. Volvimos al coche. Me sentía cansado y desalentado y lo peor era, que la joven que se acababa de sentar a mi lado en el asiento del copiloto de mi coche, la figura que me había dado la energía necesaria en las últimas horas para seguir adelante, parecía flojear. La miré. Su rostro, tan bello y que tantas sensaciones me había transmitido desde el momento en el que la conocí, parecía ahora lejano y preocupado, aunque seguía siendo increíblemente bello. Pensé en las palabras que había dicho sobre su amiga Nika, aquella joven, aunque de aspecto siniestro y oscuro, se había mostrado muy amablemente conmigo y había demostrado ser una persona dulce e inteligente; sentí un malestar por lo que le hubiese podido suceder, porque ya no dudaba de los presentimientos de Eve.

-¿Y ahora qué? -pregunté con un tono ciertamente elevado mientras introducía la llave de contacto.

Como si me contestase con su mirada, los ojos de la chica se dirigieron al frente, yo los seguí, un coche patrulla apareció como salido de la nada. Ni siquiera pude arrancar mi coche. El vehículo policial se detuvo justo en frente, morro con morro; uno de los agentes bajó mientras el otro permanecía hablando por la radio.

-Buenos días, por favor su DNI y documentación del coche.

Noté como mi cuerpo temblaba y mi pecho ardía, en las últimas horas me había visto envuelto en peleas, disparos y fenómenos paranormales. Sin tiempo para que el policía examinase los papeles que con mi mano temblorosa le había entregado, apareció otro coche patrulla que se detuvo detrás de nosotros. Esta vez, el agente pidió la documentación a Eve.

Tras unos minutos, el policía nuevamente se dirigió a nosotros.

-Deben acompañarnos a comisaria.

Sentí como si me diesen dos fuertes bofetadas. Me había dejado engatusar por aquella atractiva y misteriosa jovencita, y al final todo iba a terminar como el rosario de la Aurora.

-¿Por qué? -atiné a preguntar-. ¿Qué pasa?

El agente me miró fijamente, luego a Eve.

-Todo se solucionará en comisaría, seguro ?dijo con tono conciliador el policía.

Eve no decía nada. Parecía estar conforme con que sucediese aquello.

Conduje entre los dos coches patrulla hasta que llegamos a la comisaria, allí, a Eve la llevaron a un despacho y a mí a otro.

La separaron de mí y como si de un maligno tumor se tratase, sentí como una infinita tristeza se apoderaba de cada uno de los órganos de mi cuerpo.

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Etiquetas: pareja

Recomendamos

Relacionado

pareja

Los Gegos (Cap. III)

Aquella jovencita me desconcertó. Ya no sólo su belleza, según me iba fijando en ella, todo parecía fascinante, sus gestos, sus movimientos, todo en ella parecía chorrear un áurea de serenidad y confianza, como si de una anciana que ha vivido toda clase de experiencias en la vida estuviese metida en el cuerpo de aquella bella muchachita. Chocolate. Y me chantajeaba con una invitación de chocolate ...

pareja

Los Gegos (Cap. IV)

Hacía frío y un manto gris empezaba a cubrir el cielo anunciando que otra negra noche invernal llegaría antes de tiempo. Aún era poco mas de mediodía pero yo ya tenía claro en mi mente, que se presentaba otra noche desapacible, esperaba que en cualquier momento nos asaltasen nuevos servidores de los Gegos, no dejaba de mirar a todos los lados. Nos dirigimos a mi coche sin que yo supiese dónde íba ...

pareja

Los Gegos (Cap. VIII)

Dormí, para mi sorpresa, bastante tranquilo para ser un hombre que era perseguido por un grupo de siniestros personajes capaces de dirigir a la suprema Inteligencia que rige los designios del Universo. Todo eso según aquella hermosa loca que me acompañaba, claro. En parte dormí tranquilo porque ella estaba a mi lado, de eso no tenía la menor duda. Una grisácea y triste claridad entraba ya por la v ...

pareja

Los Gegos (Cap. X)

No supe cuanto tiempo pude dormir después de que toda mi pasión y deseo se desbordasen a raudales, tal vez una hora, dos, pero desperté como si de un niño se tratase en su primer día después de la visita de los Reyes Magos. Feliz. Notaba el bien estar en todo mi cuerpo, en cada una de mis células, aunque una sensación de reproche cubría tímidamente ese bienestar. Eve estaba despierta, desnuda, a m ...

pareja

Los Gegos (Cap. IX)

Me detuve en una esquina después de resbalar varias veces en la acera cubierta de nieve y de estar a punto de dar con mis huesos en el suelo. Vomité en la nieve que ya había conseguido formar una consistente capa en la superficie de Granada. Había escapado de aquellos hombres después de haber entrado en su propiedad como un vulgar ladrón. Volvería a la pensión, me ducharía e intentaría relajarme, ...

pareja

'Los Gegos' (Cap. II)

Ya casi temblando de frío y con buena parte de mis ropas empapadas, caminé hacia el centro de la ciudad, pasé a un bar y me tomé unas cervezas. El alcohol me sienta bien sí lo ingiero en dosis controladas, sobre todo cuando estoy algo apático (también cuando me encuentro preocupado) y deprimido, y en ese momento estaba un poco de todo en bastantes dosis. Salí del bar y busqué mi coche mientras lla ...

general noticias salud ...

WiFi simplemente malo Cap. 2

Un simple estudio sobre la peligrosidad del WiFi hecho por 5 chicas danesas de la escuela Hjallerup ha retumbado en la comunidad científica internacional, demostrando a simple vista que el wifi es muy perjudicial para la salud y hasta para las plantas. El estudio empezó después de la instalación del wifi en el colegio, cuando se manifestaron los primeros de problemas de concentración y dolores de ...

pareja

La princesa rusa V

El chulo ucraniano Después de aquella primera experiencia, desagradable pero corta, fue paulatinamente consiguiendo hacer más o menos llevadero el pasar al reservado con un cliente y cada vez se le revolvía menos el estomago y las voces desaparecían mas prontamente. Pero un nuevo problema apareció para la joven que también le hizo pasar más de un día de los muy malos, ese nuevo problema se llam ...

general ejercicio motivación ...

#memuevo5de7 (V)

¡Hola a todos! Os dejo con el resumen de mis dos últimas semanas del reto #memuevo5de7, creado por @vivirpara comer en Instagram. No me quiero poner pesada, pero? solo recordaros la importancia de realizar actividad física de forma habitual, de introducirla en nuestra rutina diaria. Elige tu ejercicio favorito y ¡ponte a ello! ¡Hasta la próxima! La entrada #memuevo5de7 (V) aparece primero en Cuíd ...

general ejercicio motivación ...

#memuevo5de7 (V)

¡Hola a todos! Os dejo con el resumen de mis dos últimas semanas del reto #memuevo5de7, creado por @vivirpara comer en Instagram. No me quiero poner pesada, pero? solo recordaros la importancia de realizar actividad física de forma habitual, de introducirla en nuestra rutina diaria. Elige tu ejercicio favorito y ¡ponte a ello! ¡Hasta la próxima! La entrada #memuevo5de7 (V) aparece primero en Cuíd ...