Blog de josean2816 Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La princesa rusa XIII

                            Alcohol, ?chocolate? y...

 Los cuatro rodillos de la máquina tragaperras pararon uno tras otro con una diferencia de muy pocas centésimas de segundo produciendo tres húmedos golpes. Cada uno mostraba un dibujo diferente. Aquello no gustó demasiado a Dani que puso cara de pocos amigos y dio un fuerte golpe en uno de los laterales de la maquina.

 Dani, uno de los dos amigos de Paco, el más mayor de los tres con 21 años, era estudiante de segundo curso pero con un montón de asignaturas de primero arrastradas, en la facultad de económicas, y pensaba que pronto debería desistir de continuar en la universidad, o al menos con aquella jilipollez de carrera en la que todo eran números y absurdas teorías de cómo administrar de la mejor manera los millones de euros; la mejor solución sería la de que su padre se convenciese de que no valía para estudiar y le colocase en una oficina donde se tocaría todos los días las pelotas y donde tendría un buen salario que le permitiría tener a mano ciertos caprichos que con la asignación económica de estudiante que le proporcionaba su padre, no llegaba a alcanzar, aunque por supuesto, tampoco tenía excesivas quejas de como su progenitor se comportaba económicamente con él por hacer lo que hacía, es decir, nada.

 -¡Hija de p...! Qué té den por el ... -gritó el estudiante de económicas dirigiéndose a la tragaperras.

 Dio media vuelta y fue a reunirse con sus dos amigos que bebían unos cubatas en la barra del bar.

 -Se ha tragado 12 euros y no me ha dado un puto pavo -dijo interrumpiendo bruscamente la conversación de los otros dos que le miraron con caras de reproche.

 -Dice Paco que esta noche le pone los cachos a Susana -anunció el tercero de los amigos.

 -No la van a caber en la cabeza -contestó tranquilamente Dani sentándose en una banqueta y echando un buen trago de su J.B. con coca cola-. ¿Con la polaca de arriba?

 -No va a ser contigo jilipollas y no es polaca, es rusa -aclaró Paco.

 -Y qué más da. Está buena la jodida, pero a mí me da que esa no quiere follar.

 -¿Qué no? -Paco metió una mano en uno de sus bolsillos y sacó un buen trozo de ?chocolate?-. Tío, esto las pone cachondísimas a las extranjeras estas. Té lo digo por experiencia.

 -Pues para vosotros dos -dijo Dani-. Yo esta noche paso. Mañana tengo un montón de cosas que hacer con mi padre. Hacéis un trío, ¿eh ?Mati??

 Dani miró a su amigo sonriendo maliciosamente y éste le devolvió la sonrisa aún más maliciosamente.

 -Una colita, es para mí solo, no sea que este capullo se equivoque de agujero -sentenció Paco muy rápidamente.

 Los tres rieron y ?Mati? añadió:

 -Se lo digo a Susana tío como no me dejes un trozo del pastel.

 -Y té parto la cara cabronazo -continuó con la broma Paco.

 -¡Hey!

 Paco y ?Mati? miraron algo sorprendidos al estudiante de económicas que les hacía señas con la cabeza mirando hacia la puerta por la que acababa de entrar Sofía.

 Los tres amigos apartaron su conversación y saludaron efusivamente a su nueva amiga que les intentó saludar también de una manera alegre y cordial a pesar de qué los amargos recuerdos de los hechos recientes, no dejaban de hacer intentos de volver a aflorar con fuerza en su mente; el ?puntillo? que le hacía estar más animada, empezaba a adormilarse, por eso no se lo pensó dos veces y pidió otro cubata cuando ?Mati? la preguntó si quería tomar algo. Bebió dos buenos tragos de su combinado, y enseguida empezó a encontrarse mejor.

 Sofía comenzó a sentirse bastante a gusto con sus nuevos amigos que la hicieron olvidarse casi completamente del nefasto día; sobre todo se reía mucho con la manera de contar las cosas de ?Mati?, que aunque no conseguía entenderle muchas de sus palabras, pues hablaba demasiado deprisa para ella, si le hacía una gracia inmensa la expresividad de sus movimientos y los exagerados gestos de su cara.

 Y por primera vez se dio cuenta de que Paco la trataba de una manera distinta a como lo hacían los otros dos chicos, con más atención, con más cariño, con mas intimidad..., y por supuesto, era el que más se aproximaba a ella, de manera que su cuerpo ya estaba rozando el suyo.

 Los chicos pidieron una ronda de chupitos y Sofía bebió el suyo de un solo trago como le indicaron.

 -¡Ahgg! -exclamó la joven con los ojos llorosos y una mueca de asco en su cara, aunque manteniendo su preciosa sonrisa.

 -¿Qué pasa guapísima? No me digas que no té gusta el tequila mexicano.

 -Está un poco fuerte -dijo a la vez que soltaba unos golpes de tos e intentaba que su garganta y su estómago se recuperasen del impacto sufrido.

 La segunda ronda de tequilas, que el estómago de la joven rusa aceptó de una manera más pacífica, hicieron que la chica revolucionase aún mas su estado anímico, y las ganas de divertirse y de olvidar, invadieron completamente su cuerpo. No le importaba en absoluto la cada vez más proximidad de Paco. Sofía hablaba y reía como probablemente no lo había hecho antes en España.

 Tomaron algún cubata mas entremezclados con chupitos de tequila y salieron del bar después de que Sofía asintiese alegremente cuando Paco propuso tomar algo por la zona de Becerra, y por primera vez, al salir a la calle, la joven notó como su conciencia le hacía un extraño, mezcla de vértigo y mareo, como si quisiese abandonarla, como si la conciencia hubiese salido a una impresionante velocidad a dar un paseo por los alrededores, un cortísimo pero vertiginoso paseo que le anunciaba que su cerebro atolondrado por el alcohol de los escoceses, y esta vez también por el tequila, no llevaba el mismo camino placentero y relajante por el que la había conducido tantas y tantas noches aquel verano mientras trabajaba en el chalet.

 Montaron en el coche de Paco y llegaron en pocos minutos a los alrededores de la Plaza Manuel Becerra. Sofía salió rápidamente del vehículo intentando luchar contra el aún leve mareo que había sentido en algunos momentos del trayecto. Afortunadamente, se le pasó cuando los cuatro comenzaron a andar. Enseguida llegaron a una zona donde se distinguían perfectamente numerosos locales de marcha con letreros luminosos de vivos colores.

 Llegaron a ?LA NUIT? con el brazo de Paco rodeando la cintura de la rusa que intentaba prestar atención al expresivo ?Mati?, que le contaba una loca historia llena de alcohol, sexo y algo de drogas, en una fiesta organizada por estudiantes de ingeniería industrial, que al parecer, era lo que intentaba estudiar el propio ?Mati?.

 Pasaron al local a través de un minúsculo y oscuro vestíbulo; el decorado oscuro y la tenue iluminación, aunque algo colorida, daban al bar de copas cierto aspecto de garito undergraund, muy contrariamente a los pobladores que en esos momentos se repartían por la barra y la no demasiada extensa superficie de ?LA NUIT?, todos ellos jóvenes, incluida la rubia y bonita camarera, con edades que seguramente se comprendían entre los 17 y los 23 años, vestidos todos ellos a la última moda con ropas de sport de las que muchas prendas serían, sin dudad, demasiado caras.

 Subieron, sin detenerse en la barra, por unas escaleras de hierro que conducían a una plataforma también de hierro, que se encontraba a media altura, en el extremo opuesto a la puerta de entrada y por la que se distribuían pequeñas mesas redondas de maderas rodeadas de taburetes y sillones. Los cuatro se sentaron alrededor de una de las mesas y sin tiempo para nada, ?Mati? y Dani se volvieron a levantar y fueron a por bebida a la barra, dejando a su amigo sentado muy próximo a la joven rusa.

 -¿Tú has estado alguna vez en Barcelona? -preguntó de repente Sofía sin hacer el más mínimo caso cuando la mano de Paco pasó de su cintura a uno de sus muslos.

 -¿Qué? -la sorpresa se notó algo en la voz del joven que se apartó mínimamente de la chica-. A mí no se me ha perdido nada allí. Los catalanes son una gentuza que no quieren ser ni españoles.

 Sofía no comprendió muy bien aquella respuesta, pero tampoco deseaba una explicación en aquel momento.

 -Hey, hey... ¿qué pasa pareja?

 ?Mati? se unió nuevamente al grupo y se sentó justo en frente de Paco y Sofía dejando un gran vaso de una bebida azulada sobre la mesa.

 Paco cogió el vaso de litro y echó un buen trago, después se lo pasó a Sofía que bebió largamente sin preguntar que era aquella bebida de sabor fuerte y dulzón.

 -¿Y Dani?

 -Se ha ido. Mañana tiene que madrugar.

 La chica hizo un dulce gesto de asentimiento sin preguntarse demasiado el porqué no se habría despedido. Cogió el vaso ya casi apurado y echó un nuevo trago.

 -A nuestra amiga le gusta Cataluña -comentó Paco que sin esperar una respuesta, sacó el trozo de hachís de su bolsillo y lo quitó la envoltura de papel. Con una pasmosa tranquilidad, comenzó a preparar el porro ante la curiosa mirada de Sofía.

 -¿Has fumado alguna vez petardos?

 -No fumo nada ?contestó ella. No relacionó la sustancia con ninguna droga, en el chalet sólo había conocido el polvo blanco y algunas pastillas que también tenían el efecto de animar a las chicas, y en sus archivos de información, no había conseguido identificar aquello. Pero también imaginó, cuando Paco rompió un cigarrillo y volvió a envolverlo en un papel junto al trozo que parecía chocolate, que aquello tenía que ser distinto a un simple cigarro-. ¿Qué es?

 -No es nada malo -contestó ?Mati? que quiso retomar el hilo sobre Barcelona y de una forma algo menos radical que Paco, empezó a contar a la chica, que se enteraba de muy poquito en aquel momento, un discurso sobre las reivindicaciones políticas de muchos catalanes y sus diferencias con parte del resto de los españoles, que en su opinión, eran totalmente injustificadas.

 -Toma, pruébalo.

 Sofía cogió el porro y dio una calada aspirando el humo que entró bruscamente en sus pulmones, lo que provocó en la joven un sonoro golpe de tos. Enseguida contuvo la tos y comenzó a sentirse bien, decidió que no le importaba que pudiera ser aquello. Cada una de las células de su cerebro estaba revolucionada al máximo, cubiertas de excitantes partículas de alcohol a las que ahora se unía aquella droga para cubrirlas con una manta de extraña serenidad. Todas sus células estaban inmersas en una carrera desbocada en busca de diversión, liberadas del yugo de amargura y de los dolorosos sentimientos a los que la joven les había sometido en los últimos tiempos. Tampoco le importó cuando su acompañante la rodeó con sus dos brazos por la cintura y la besó repetidas veces en la mejilla muy cerca de la comisura de los labios. Dio una nueva calada y todo empezó a dar vueltas a su alrededor. Apenas pudo darse cuenta que nunca antes en su vida le había sucedido lo que le estaba pasando en aquellos momentos.

 Su conciencia nuevamente la abandonó en otro viaje vertiginoso. Esta vez, el viaje fue más largo que la primera vez, sin que su cerebro, turbado y perturbado por tanta partícula etílica y de hachís, tuviese fuerza para retenerla a su lado; su cerebro tan solo era capaz de mandar débiles y borrosas órdenes a los miembros de la joven para que continuasen moviéndose, ya con cierta dificultad.

 La joven rusa apenas se enteró cuando apuraron un nuevo litro de bebida bien cargada de alcohol y dio otra calada del porro, y no opuso la más mínima resistencia cuando Paco la besó en los labios con ansia pasional y acarició sus pechos a través de la fina blusa.

 Tampoco tuvo plena conciencia cuando llegaron a otro local de copas muy cerca de LA NUIT y ?Mati? se despidió de su amigo, diciéndole, sin poner demasiado cuidado en que la extranjera se enterase, que disfrutase mucho aunque ?la rusa empieza a estar algo jodiilla?.

 Su conciencia regresó repentinamente, cuando en la pequeña pista de baile del nuevo bar de copas, Paco le besaba el cuello y continuaba acariciando su cuerpo con un alto grado de excitación. Sofía se sintió entonces muy mareada y con fuertes ganas de vomitar, se apartó de Paco que sin resistencia, la dejó que fuese a sentarse en un sillón cercano.

 El joven se sentó a su lado y la rodeó por los hombros con su brazo.

 -Qué pasa cariño, ¿té encuentras mal? -dijo intentando parecer tierno y que no se notase en su voz el sofocante deseo sexual que la extranjera había despertado en él y que le dominaba totalmente en aquellos momentos-. ¿Quieres que nos vayamos a dormir?

 La joven asintió lentamente con la cabeza envuelta en sus manos. Su cara pálida y demacrada reflejaba abiertamente su lamentable estado. No se dio cuenta de la ausencia de ?Mati? ni siquiera cuando montaron nuevamente en el coche nuevo de Paco y recorrieron en pocos minutos el camino de vuelta hasta la pensión. Eran casi las tres de la madrugada y el tráfico era bastante fluido.

 Paco sacó las llaves del bolsillo de la chica y subió con ella hasta la habitación, y no sólo porqué Sofía necesitase en esos momentos la ayuda de alguien para poder caminar.

 Sin pérdida de tiempo, el chico se abalanzó nuevamente sobre la joven, comenzando a desabrochar los botones de la blusa con tal frenesí que hizo saltar por los aires un par de ellos. No le costó demasiado trabajo que la joven se tumbase sobre la cama. Desabrochó el sujetador y disfrutó de los preciosos pechos que se le ofrecían erectos. La joven apenas conseguía mover débilmente alguno de sus brazos, abriendo y cerrando sus pesados párpados, mientras salía algún sonido ininteligible de su boca.

 -¡Ahh! Me vuelves loco... -gimió el joven al tiempo que desabrochaba el pantalón vaquero de la rusa y desgarraba las braguitas-. Vamos..., vamos a follar...

 Paco se desnudó de cintura para abajo y abrió las piernas del cuerpo femenino tumbándose encima.

 Por fin, Sofía quedó completamente inerte. Su cerebro atiborrado, dejó de mandar órdenes a los miembros exteriores y se abandonó a un sueño intranquilo.

 -¡Uhm! Vamos preciosa... -volvió a gemir Paco intentado introducir su miembro en Sofía. Pero le resultaba difícil, la joven colaboraba muy poco. Finalmente, se incorporó y miró el rostro sudoroso, pálido e inconsciente de la chica.

 -Mierda -soltó intentado normalizar su excitada respiración-. Oye, qué pasa, no té duermas.

 El joven cogió con sus dos manos la cabeza de la rusa y la movió de un lado a otro con algo de fuerza hasta que comprendió que no iba a obtener respuesta. La zorra extranjera tenía una ?pedo? de órdago. Se volvió a vestir, y entre tacos y maldiciones, abandonó la habitación de la señora Ángela, dejando a la chica rusa tendida sobre la cama, prácticamente desnuda, semiinconsciente y con una borrachera de campeonato.         

  

  

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Etiquetas: parejageneral

Recomendamos

Relacionado

pareja general

La princesa rusa XII

Los nuevos amigos Sofía llegó al Parque del Retiro con su pequeña bolsa de deporte al hombro ya avanzada la tarde, después de haber paseado sin rumbo fijo por aquella zona de la ciudad. El parque madrileño estaba abarrotado de gente y de pequeños grupos de títeres y actores que a su manera, festejaban y daban un último y ruidoso adiós al verano. La joven había caminado lentamente desde el apartame ...

pareja

La princesa rusa XIV

La habitación de la Sra. Ángela La chica abrió los ojos y recorrió lentamente, con una mirada mortecina, aquella habitación en la que entraba abundante luz a través de la ventana totalmente abierta, pero sin conseguir ver nada claro, todo le daba vueltas. Empapada en sudor la invadió un frío intensísimo. ¿Dónde estaba? No tenía ni idea ni quería saberlo. Nuevamente su cuerpo quedó aletargado p ...

pareja

La princesa rusa XXII

Barcelona y Dios El gentío, en su inmensa mayoría turistas de un sin fin de países y regiones, poblaba la plaza, realizando un gran número de fotos y grabaciones con sus cámaras digitales a los antiguos edificios que la rodeaban. Fernando estaba justo frente a la serena y casi asustada catedral, sentado en un largo banco de piedra al lado de gente que no conocía absolutamente de nada y que mira ...

pareja general

La princesa rusa XVI

La mujer del mecánico Fernando terminó de desayunar y volvió a su habitación a recoger las llaves del taller. Todo estaba en silencio. Su hija de ocho años dormía en la habitación contigua a la suya y su mujer en otra un poco mas retirada, la de matrimonio. Todavía quedaba tiempo para que se levantasen y su mujer llevase a la niña al colegio recién estrenado. Bajó a la planta baja donde tenía el t ...

pareja

La princesa rusa VI

El Consejero Desde la noche en la que Sofía visitó el apartamento de Andrei, el chulo ucraniano solo se acercó a ella a cuenta gotas, sin tocarla y solo para realizar algún comentario hiriente al oído de la joven y por supuesto, ella no comentó nunca a nadie lo ocurrido. Y después de su aventura con el ucraniano, para su sorpresa, pudo disfrutar de alg ...

pareja

La princesa rusa XX

El niño Juan En realidad, Sofía estaba más animada. Tal vez no fuese que había olvidado todos sus agobios, temores y dudas de golpe, sino que la visita a la hermosa ciudad maña y su basílica, le había hecho distraerse y apartar sus pesares momentáneamente y quizá, volver a retomar en su atolondrada mente, la idea de que la vida en cualquier instante, puede deparar momentos gratificantes por los q ...

pareja

La princesa rusa XIX

Un monumento reconfortante Sofía volvió a despertar envuelta en una amarga tristeza. Su cerebro esta vez estaba libre de alcohol, pero la herida abierta en el centro de su alma por como transcurría su vida, continuaba sangrando abundantemente sin el más mínimo atisbo de qué empezase a cerrarse. Recordó inmediatamente, como después de llamar a Fernando, lentamente había buscado y localizado la plaz ...

pareja

La princesa rusa V

El chulo ucraniano Después de aquella primera experiencia, desagradable pero corta, fue paulatinamente consiguiendo hacer más o menos llevadero el pasar al reservado con un cliente y cada vez se le revolvía menos el estomago y las voces desaparecían mas prontamente. Pero un nuevo problema apareció para la joven que también le hizo pasar más de un día de los muy malos, ese nuevo problema se llam ...

pareja

La princesa rusa VII

Las últimas palabras Las temperaturas nocturnas eran notablemente más bajas en aquellos últimos días de verano y hasta bien entrada la mañana, no comenzaba a apretar el calor, que por otra parte, volvía a ser sofocante durante las horas puntas del día. Pero todavía quedaban algunas horas para que ese calor comenzase a ser molesto y Sofía dormía placenteramente desconectada totalmente del mundo. ...

pareja

La princesa rusa XV

Una simple llamada Nuevamente paseó envuelta en una amargura insoportable hasta que casi sin darse cuenta, desembocó en una amplia calle que enseguida la identificó como Doctor Esquerdo. Nada más comenzar a andar por la larguísima avenida, a su amargura se añadieron los síntomas que aún perduraban de la resaca, sintió como aumentaba su mal cuerpo y acompañada de algún leve mareo, temió que la resa ...