Blog de josean2816 Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La princesa rusa VI


                                          El Consejero                                           

 

Desde la noche en la que Sofía visitó el apartamento de Andrei, el chulo ucraniano solo se acercó a ella a cuenta gotas, sin tocarla y solo para realizar algún comentario hiriente al oído de la joven y por supuesto, ella no comentó nunca a nadie lo ocurrido.

Y después de su aventura con el ucraniano, para su sorpresa, pudo disfrutar de algún día ?bueno?, o verdaderamente buenos. Eran los días que pasaba en compañía de Alex, su ?consejero?, el que además de su vigilante, se iba convirtiendo cada vez más en su amigo.

Desde que ella empezó a trabajar en el chalet, él continuó tratándola con afecto y aunque no siempre era él quien la recogía o la llevaba al trabajo, si lo hacía en muchas ocasiones y cada vez se hablaban con más afecto y confianza cuando recorrían el trayecto que separaba el piso del chalet o viceversa.

En las dos últimas semanas sus charlas del coche fueron dando paso a algún paseo por los alrededores del piso de la calle Estrella en los que Alex acompañaba a Sofía cuando esta realizaba sus compras en su día libre y alguna vez, habían cenado en algún restaurante cercano. Charlaban de infinidad de cosas, algo que había hecho que aquellos últimos días fuesen sin duda los mejores de Sofía en España. A ella le encantaba conversar sobre cualquier tema de una manera amena con personas de su agrado, algo que desde hacia tiempo no le resultaba fácil llevar a cabo, porque en el trabajo no le apetecía demasiado hablar y porque sus compañeras de piso, que eran con las que más fácil podría haber entablado una amistad, cambiaban frecuentemente y en ocasiones, Sofía permanecía viviendo sola durante algunos días hasta que la colocaban alguna o algunas nuevas compañeras.

Por eso, su amistad con Alex y el poder hablar con una persona que verdaderamente --o al menos eso parecía-- sentía aprecio por ella, terminó de hacer totalmente llevadero su trabajo como prostituta en aquellos últimos días del verano y prácticamente, no recordaba los escalofriantes momentos vividos durante aquellos últimos dos meses.

Él estaba rellenando por fin, el hueco que se había hecho en la vida de Sofía por la falta de amigas o amigos en todo aquel tiempo, amigos que la reconfortasen y recompensasen por los sin sabores vividos, y le estaba cogiendo un inevitable cariño que empezaba a rozar peligrosamente otro sentimiento más fuerte, aunque a veces, recordaba con amargura que Alex no dejaba de ser su vigilante, un mafioso como había dicho Andrei, probablemente al servicio de su padre.

Pero no se acordaba de eso cuando estaba con él, y en los últimos días, él le había hecho vivir las dos jornadas más fabulosas de todo aquel tiempo.

La primera de ellas fue cuando Alex, aprovechando el día libre de Sofía, le había dicho si quería comer con él y después la llevaría a un sitio donde le aseguró, que lo pasarían realmente bien.

Por supuesto que quería.

Aquel día apenas durmió tres o cuatro horas, pero no pasó sueño en ningún momento. Tampoco se encontraba muy cansada porque el trabajo en el chalet aquella noche no había sido demasiado duro, a pesar de que en septiembre había vuelto a subir un poco la afluencia de clientes.

Se despertó un buen rato antes de que sonara el despertador con una mezcla de ansiedad y nervios, pero aquellos nervios eran completamente distintos a los angustiosos nervios vividos durante tantos y tantos días, primero en el club y después en el chalet, y que seguía teniendo, aunque en bastante menor medida.

Los de aquella mañana de septiembre eran unos nervios benévolos y agradables, no en vano, Alex le había prometido que se divertirían. Estaba deseosa de divertirse. Había cumplido 18 años hacia tan solo unos pocos meses y... ¿cuánto tiempo hacia que no se divertía como lo podía hacer una joven de su edad? Hacía mucho tiempo, desde las últimas navidades en que conoció a Shirko y para colmo, desde entonces, todo había sido una cadena de dramáticos acontecimientos que habían hecho que su vida cambiase drásticamente y se convirtiese en una auténtica pesadilla.

Cuando Alex llamó por el portero automático, hacía tiempo que ya estaba preparada. Se había vestido de una manera cómoda y deportiva, como él le había aconsejado, pantalones vaqueros de color claro y un top bastante ligerito.

Bajó rápidamente y le saludo muy cariñosamente, aunque sin los clásicos dos besos. Aun permanecía entre ellos, a pesar de su reciente y creciente amistad, la barrera psicológica que inconscientemente les recordaba que ella era una prostituta forzada y él pertenecía a la gente que la obligaba a realizarlo y además, la vigilaba para que lo hiciese.                 

Empezaron a caminar y enseguida abandonaron los alrededores de la calle Estrella conocidos por Sofía. Dejaron atrás la bulliciosa Puerta del Sol donde la joven había estado un par de veces en sus paseos y donde quedó asombrada la primera vez que vio aquella plaza por la animosa vida que bullía en ella y la gran variedad de gentes y razas que se fundían en un impresionante ir y venir de personas. En su ciudad la gente también paseaba, pero de manera distinta. Aquella ciudad era completamente diferente a la suya, quizá fuese el clima, pero sin duda, Madrid era una ciudad más alegre y animada que Moscú.

De vez en cuando paraban a tomar una cerveza bien fría para refrescarse del calor, que por otra parte, era un calor sensiblemente más soportable que en los meses de julio y agosto después de que las temperaturas hubiesen bajado algunos grados tras las tormentas que habían refrescado Madrid en los primeros días de septiembre.

Enseguida llegaron al largo y ancho paseo que Sofía reconoció enseguida, pues le recorría casi todos los días en coche cuando iba y regresaba de trabajar. Alex le explicó que era la principal y más amplia avenida de Madrid y que partía a la ciudad, prácticamente en dos mitades.

Alex no era dicharachero ni gracioso, tenía un carácter serio que a veces, a pesar de que físicamente estaba espléndido con un cuerpo fibroso y ágil, le hacía parecer más mayor de los treinta y pocos años que tendría. Hablaba de una manera igualmente seria, pero amable y amena, al menos con Sofía y ella estaba encantada de todas las explicaciones que recibía de su amigo, que guardaba todo su atractivo aun vestido de una manera deportiva y sencilla, sin sus habituales americanas y elegantes pantalones que usaba para trabajar; estaba encantada de mezclarse con él entre toda la gente de aquel país como si fuesen dos ciudadanos más entre todos ellos.

Llegaron al colorido Parque del Retiro donde el fluir y la algarabía de la gente seguía siendo constante a pesar de que aun hacía calor. Enseguida, se pararon en un restaurante cercano que tenia dispersadas sus mesas entre las sombras de unos grandes árboles.

Aquella experiencia fue sensacional. Lo importante no fue la comida, sino el rato que pasó allí sentada hablando animadamente con Alex, disfrutando de aquel maravilloso lugar y viendo pasar a la gente llena de alegría, como si en ese día todo el mundo hubiese dejado todos sus problemas en casa.

Habían comido y el vino había hecho aumentar aun más en la chica, la felicidad que la había embargado durante toda aquella mañana. Estaba sentada plácidamente, disfrutando de la refrescante sombra de los árboles que cubría toda la terraza de aquel restaurante del Retiro y se deleitaba saboreando un helado de fresa mientras miraba sonriente como Alex bebía de su café solo.

-¿Por qué te mando tu padre aquí? -preguntó de improvisto Alex con su voz seria, educada y amable al mismo tiempo.

Sofía quedó sorprendida y por un momento dejo de sonreír.

En ocasiones se había preguntado si aquellos hombres que la llevaban y la obligaban a prostituirse tendrían algo que ver con su padre --estaba casi segura de que si-- y en ese caso, si sabrían que ella era la hija de aquel gánster de Moscú. Suponía que aunque lo supiesen no la ayudaría mucho, ya que él mismo había decidido que su hijita de 18 años fuese desterrada de su tierra y se convirtiese en una joven prostituta por no haberse querido casar con el perfecto marido que su padre había elegido para ella, y de esta manera haberle desobedecido, escapándose después para mas colmo, con un insignificante joven con el que había perdido la virginidad y el honor, estropeando así, los planes de su padre de aumentar su poder con la unión en matrimonio de su hija con uno de los varones de una de las más poderosas familias moscovitas.

-¿Conoces a mi padre? -preguntó tristemente, aunque con curiosidad.

-Claro, trabajo para él y desde que llegaste a Madrid, sabía que eras su hija -Alex observó que el rictus de felicidad había desaparecido de la preciosa cara de aquella muchacha que tenía en frente y que nuevamente reflejaba la amargura que tanto le había conmovido desde aquel primer día en que la llevó a aquel asqueroso club y tantas veces después, cuando la recogía o dejaba frente a la puerta del chalet o del piso. En todo aquel tiempo, había sucedido algo que no debiera de haber sucedido, él, su vigilante y custodio, había cogido un cariño especial a aquella encantadora joven que estaba llevando con una gran valentía la asquerosa vida que le había impuesto su propio padre por solo Dios sabría qué cosas; en ocasiones tenía miedo de que la joven se derrumbase y... ¿Qué pasaría entonces? Continuó hablando intentando que Sofía se volviese animar-. Nada más llegar aquí nos dijeron quien eras, la hija de Glaskov, uno de los más antiguos miembros y fundador del grupo, y por ende, un hombre absolutamente peligroso. Te mandaban para trabajar como prostituta sin ninguna clase de recompensa por orden expresa de tu padre. Todos nos quedamos sorprendidos, pero una orden directa de Glaskov o de alguno de sus socios es sagrada y no cumplirla en lo más mínimo por parte de alguno de nosotros, es poner en peligro nuestra propia vida. Ellos son nuestros jefes y quien nos paga por cumplir sus órdenes.

Alex guardó un pequeño silencio y vio como Sofía le miraba expectante, aunque mantenía la tristeza en su rostro.

-No te pongas triste pequeña -continuó con una extrema ternura en su voz-, si lo deseas dejamos de hablar de ello. Sabes, lo que pasa es que en infinidad de ocasiones me he preguntado qué es lo que ha podido hacer una... mujercita tan maravillosa como tú para que su propio padre la castigue de esta manera.

-Mi padre es un monstruo -susurró Sofía. Desde hacía ya algunos años, se había ido dando cuenta que su propio padre era una persona muy peligrosa, malvada y con rencor prácticamente hacia todo el mundo por no haber alcanzado sus objetivos de poder y dinero. Nunca había sabido cuales eran los asuntos que tenía entre manos, aunque suponía que había algo más que la empresa de almacenaje y distribución de su propiedad que montó nada más salir del cuerpo de policía. Ella también había sido --y era-- de su propiedad, muy pocas veces en el tiempo que había vivido con él, la había tratado como a una hija y siempre había sido él, el que había dictado el severo camino que ella debía de seguir desde que a los once años, cuando murió su madre, se fuese a vivir con él nuevamente a Moscú, abandonando Sofía, la hermosa capital búlgara a la que debía su nombre y donde había vivido con su abuela y su madre desde que esta última, unos años antes, no aguantase mas y decidiese abandonar a su tiránico marido y volver a su Bulgaria natal con su familia, llevándose a su hijita, por su puesto.

Sofía no pudo evitar que una lágrima se escapase de sus ojos.

-¿Importa lo que haya hecho? -continuó la joven con voz temblorosa-. ¿Crees que por muy malo que pudiese ser me merecía esta vida? -preguntó con rabia. En todo aquel tiempo había estado deseando expresarle a alguien lo injusto que la parecía su castigo y Alex en aquel instante, le ofrecía una magnífica oportunidad para desahogarse; no pudo evitar cuando dejó de hablar, que las lagrimas continuasen deslizándose por sus mejillas.

-No llores mi chiquilla, perdóname, siento mucho que mi curiosidad te haya puesto triste -se arrepintió Alex inclinándose hacia delante para cogerla la mano.

-No es por ti Alex, tu eres maravilloso, tu eres la única persona que me ha respetado en todo este tiempo y que me ha tratado como a un ser humano -Sofía se enjuagó las lagrimas y le contó cómo se enamoró aquellas ultimas navidades del joven Shirko y como su padre rechazó aquel noviazgo a la vez que le anunciaba su boda con un hombre al que ella ni tan siquiera conocía. Como, sin poder aguantarlo, se escapó con su joven amor y después, los esbirros de su padre --probablemente compañeros de Alex, pensó irónicamente Sofía-- la encontraron y la condujeron inmediatamente a España para cumplir su castigo.

-Como ves, una historia de película..., pero real -terminó diciendo la chica que pareció recobrar algo el ánimo, a la vez que volvía a dibujar una triste sonrisa en sus labios.

-Quizá a tu padre se le pase pronto o se arrepienta y vuelvas a Rusia nuevamente a llevar una vida normal.

-¿Normal? Quizá se arrepienta algún día y me libere de esta porquería Alex, pero ¿crees que mi vida volvería a ser como antes? -dijo Sofía ya sin llorar y de improvisto, pensó que desde luego su vida si podría ser mejor que antes si la rehacía lejos de su padre, lo único que echaría de menos de su anterior vida serian sus cosas queridas, sus amigas, su pequeña hermanita, su perro... Quizá demasiadas cosas.

-O mejor Sofía, créeme. Las malas experiencias, si somos fuertes, nos hacen aprender, y tú desde luego eres una mujer joven y muy fuerte. Lo estas demostrando día a día. Cuando todo esto termine, puede que tu vida no vuelva a ser como antes, pero podrás ser feliz si tú lo deseas con todas tus fuerzas, te lo aseguro.

Poder ser feliz. En realidad no sabía si en los últimos años de su vida en los que había ido creciendo hasta convertirse en una adolescente había sido feliz, lo que si sabía es que había habido muchas cosas a las que había dado todo su cariño y amor sincero y que nunca podría olvidar.

Terminaron el café y el helado y Alex pidió dos copas de un exótico licor anaranjado, del Caribe, según dijo. Se lo tomaron rápidamente y volvieron a pedir otras dos copas. Estaba delicioso. A Sofía se le pasó enseguida la tristeza que la había inundado en parte durante aquella conversación y volvió a encontrarse feliz.

Abandonaron el restaurante y se alejaron del parque.

Entraron en la primera boca del metro que vieron y recorrieron el trayecto que les separaba hasta la Casa de Campo.

Aquella tarde y parte de la noche fue sensacional para Sofía, que disfrutó enormemente admirando los innumerables y variados animales que habitaban en el Zoo madrileño y dejándose envolver por la fantástica magia del parque de atracciones; pero más maravilloso para ella, fue el hecho de ir en compañía de Alex, como si fuesen una entrañable pareja de novios, divirtiéndose y mezclándose entre toda la gente, sin que nadie deparase en ellos, a pesar de que los separaban doce años, ella prácticamente una adolescente todavía y él un hombre de 31 años, pero a Sofía le parecía que no desentonaban en absoluto.

Alex subió con ella hasta la misma puerta del apartamento. Rara vez solían subir hasta allí el propio Alex o cualquiera de los otros hombres que venían a recogerlas para llevarlas a su trabajo, a pesar de que poseían llaves del piso. Casi siempre llamaban por el telefonillo y ellas bajaban enseguida. Por eso, pensó que Alex querría pasar con ella y no la hubiese importado, pero la dio un suave beso en la mejilla y se fue.

Una inusitada melancolía apareció en su corazón, pero enseguida desapareció cuando su cabeza comenzó a llenarse de los gratos recuerdos de todo lo sucedido aquel maravilloso día. No se dio cuenta de lo agotada que estaba, hasta que se desnudó y cayó rendida en la cama. Aquella noche durmió llena de felicidad.

Al siguiente día no fue Alex quien la recogió para ir al trabajo. Sofía se sintió infinitamente afligida y desesperanzada cuando no le vio. La jornada en el chalet fue absolutamente penosa. Todo el esfuerzo empleado en hacer llevadero su nuevo ?oficio?, se derrumbó aquel día y volvió a sentir aquellos agónicos momentos que experimentó los primeros días cuando las manos de algún hombre acariciaban su cuerpo y peor aún, cuando tenía que pasar al reservado con algún tipo.

No volvió a ver a Alex hasta el sábado siguiente y aunque volvió a retomar el pulso a su trabajo, fueron unos días muy tristes. Pensaba constantemente en él y en la posibilidad que había cruzado fugazmente por su cabeza, de que su vida cambiase por fin de la mano de aquel hombre, del que después de aquel día tan fantástico que la hizo pasar, tenía claro que podría enamorarse enseguida, aunque también, se daba cuenta de que no le podía pedir demasiado; como el mismo le había dicho, su vida valdría menos aun que la de ella si intentaba ayudarla de alguna manera. No le pediría que la ayudase a salir de aquella ?mierda?, por supuesto que no, bastante había hecho ya al haber despertado en ella una creciente ilusión por volver a vivir.

Cuando por fin el sábado vio a Alex en el coche que las esperaba a la salida del chalet, un gozo enorme se apoderó de todo su ser y no pudo evitar besarle fuertemente en la cara ante la sorprendida mirada de sus compañeras que montaban en el coche.

Durante el viaje de vuelta al apartamento de la calle Estrella, Alex le propuso tomar algo en una discoteca cercana que aun estaría abierta. Sofía aceptó encantada a pesar del cansancio.

Próximos a la calle Estrella, el compañero de Alex detuvo el coche para que bajasen y después, continuó la marcha con las otras dos muchachas.

Para ella volvió a ser sensacional mezclarse entre la gente como una chica normal con un hombre por el que sentía algo especial. Pero enseguida, se dio cuenta que había algo extraño en Alex. Cansancio, preocupación tal vez. No le preguntó nada sobre ello temiendo que pudiese ser por culpa de su pequeña relación.

Abandonaron la discoteca que enseguida comenzó a cerrar sus puertas y fueron a desayunar a un pequeño pero acogedor bar. Chocolate con churros. Delicioso. Sofía pensó que aquel desayuno había sido el mejor de su vida.

Terminaron de desayunar y pasearon por la recién estrenada mañana madrileña. Habían vuelto a subir las temperaturas diurnas y esperaba otro día lleno de calor. A ratos, ella volvía a observar aquel semblante de preocupación en Alex. ¿Qué le pasaría? ¿Estaría su preocupación relacionada con ella? No se atrevía a preguntarle.

-Estarás cansada y querrás descansar Sofía, ¿quieres que volvamos al piso? -le preguntó.

-No estoy cansada cuando estoy contigo -sonrío-, pero si tú te tienes que ir, lo comprendo, aunque... me gustaría ir a dormir contigo y si no podemos dormir... mejor.

-¿Estás segura?

-Claro -contestó modosamente Sofía y volvió a sonreír, esta vez muy sensualmente mientras acercaba su cuerpo al de Alex hasta que ambos quedaron rozándose.

Alex sonrío también y sin poder contenerse, la abrazo con delicadeza.

Pararon un taxi y en cinco minutos, les llevo hasta una larga calle por la que circuló hasta detenerse junto a unos elegantes bloques de pisos. Enseguida subieron a uno de aquellos pisos.

La espectacular habitación, en la que también había un jacuzzi que hizo despertar desagradables recuerdos en Sofía --aunque duraron pocos segundos--, disponía de todo tipo de detalles y estaba perfectamente climatizada; fue el idóneo escenario para los complacientes deseos de la pareja.

Hicieron el amor hasta que quedaron sobradamente satisfechos. Para Sofía fue especialmente grato, después de las experiencias de aquel verano, poder abrazar y acariciar a un hombre al que adoraba ya sin ninguna duda y que su cuerpo fuese completamente recorrido por las manos y la boca de ese mismo hombre. Fue sensacional dejarse llevar una y otra vez por el placer que le proporciono ser poseída por Alex mientras éste la besaba apasionadamente, sin que ningún pensamiento desagradable atormentase su mente.

Se quedó dormida con una increíble satisfacción en todo su cuerpo y mente, y cuando Alex la despertó zarandeándola suavemente, una hermosa sonrisa se dibujaba en su cara.

-Vamos dormilona. Tenemos que irnos -le dijo Alex con cariño. Ya estaba vestido y tenía el teléfono móvil en la mano, marco unas teclas y se dirigió al cuarto de baño donde comenzó a hablar en voz baja.

Sofía miró el reloj y se vistió con cierto desanimo. Enseguida llegaría la hora de volver al chalet, pensó sintiendo como aquella detestante amargura hacia indicios de despertar.

Salieron del edificio y devoraron dos pizzas en un cercano restaurante italiano. Los dos estaban hambrientos. Cuando terminaron de comer volvieron a coger un taxi hasta la calle Estrella. Bajaron y Alex le dijo al chofer que esperase un momento. Acompañó a Sofía hasta la puerta del portal y la miró con ternura.

-Puede que no te vea en algunos días -sonrió-. Hay ciertos problemas y debemos resolverlos enseguida.

-¿Problemas graves? -preguntó ella tímidamente.

-No, enseguida se solucionaran. Cuídate pequeña.

Alex la besó suavemente los labios y subió al taxi. Sofía se quedó mirando pesarosa como el automóvil se perdía de vista entre el tráfico.

Subió al apartamento con una increíble contraposición de sentimientos, por una parte la felicidad que le estaba proporcionando su naciente relación con Alex, y por otra, el desanimo y la tristeza de tener que volver a su odioso trabajo después de haber compartido aquellas maravillosas horas con él.

Se duchó, se cambió y mientras esperaba sin hablar junto a sus dos compañeras a que viniesen a recogerlas para ir al chalet, se tomó un combinado de escocés con coca cola bien cargado.

Por supuesto, no fue Alex quien pasó a recogerlas aquella noche, ni las siguientes.

                                                  

                                    

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Etiquetas: pareja

Recomendamos

Relacionado

pareja

La princesa rusa VII

Las últimas palabras Las temperaturas nocturnas eran notablemente más bajas en aquellos últimos días de verano y hasta bien entrada la mañana, no comenzaba a apretar el calor, que por otra parte, volvía a ser sofocante durante las horas puntas del día. Pero todavía quedaban algunas horas para que ese calor comenzase a ser molesto y Sofía dormía placenteramente desconectada totalmente del mundo. ...

pareja

La princesa rusa XXII

Barcelona y Dios El gentío, en su inmensa mayoría turistas de un sin fin de países y regiones, poblaba la plaza, realizando un gran número de fotos y grabaciones con sus cámaras digitales a los antiguos edificios que la rodeaban. Fernando estaba justo frente a la serena y casi asustada catedral, sentado en un largo banco de piedra al lado de gente que no conocía absolutamente de nada y que mira ...

pareja general

La princesa rusa XII

Los nuevos amigos Sofía llegó al Parque del Retiro con su pequeña bolsa de deporte al hombro ya avanzada la tarde, después de haber paseado sin rumbo fijo por aquella zona de la ciudad. El parque madrileño estaba abarrotado de gente y de pequeños grupos de títeres y actores que a su manera, festejaban y daban un último y ruidoso adiós al verano. La joven había caminado lentamente desde el apartame ...

pareja

La princesa rusa XIX

Un monumento reconfortante Sofía volvió a despertar envuelta en una amarga tristeza. Su cerebro esta vez estaba libre de alcohol, pero la herida abierta en el centro de su alma por como transcurría su vida, continuaba sangrando abundantemente sin el más mínimo atisbo de qué empezase a cerrarse. Recordó inmediatamente, como después de llamar a Fernando, lentamente había buscado y localizado la plaz ...

pareja general

La princesa rusa XVI

La mujer del mecánico Fernando terminó de desayunar y volvió a su habitación a recoger las llaves del taller. Todo estaba en silencio. Su hija de ocho años dormía en la habitación contigua a la suya y su mujer en otra un poco mas retirada, la de matrimonio. Todavía quedaba tiempo para que se levantasen y su mujer llevase a la niña al colegio recién estrenado. Bajó a la planta baja donde tenía el t ...

pareja

La princesa rusa V

El chulo ucraniano Después de aquella primera experiencia, desagradable pero corta, fue paulatinamente consiguiendo hacer más o menos llevadero el pasar al reservado con un cliente y cada vez se le revolvía menos el estomago y las voces desaparecían mas prontamente. Pero un nuevo problema apareció para la joven que también le hizo pasar más de un día de los muy malos, ese nuevo problema se llam ...

pareja

La princesa rusa XIV

La habitación de la Sra. Ángela La chica abrió los ojos y recorrió lentamente, con una mirada mortecina, aquella habitación en la que entraba abundante luz a través de la ventana totalmente abierta, pero sin conseguir ver nada claro, todo le daba vueltas. Empapada en sudor la invadió un frío intensísimo. ¿Dónde estaba? No tenía ni idea ni quería saberlo. Nuevamente su cuerpo quedó aletargado p ...

pareja

La princesa rusa X

Obligado a matar Yoli se acababa de levantar después de sentir algo de ruido por la casa, y tras comprobar que no había nadie despierto, había ido directamente a la cocina. Aún llevaba el fino camisón estampado con el que dormía mientras se preparaba una abundante ensalada que acompañaría con una fina loncha de Jamón York. De buena gana se comería dos grandes filetes de cerdo bien fritos o dos g ...

pareja general

La princesa rusa XIII

Alcohol, ?chocolate? y... Los cuatro rodillos de la máquina tragaperras pararon uno tras otro con una diferencia de muy pocas centésimas de segundo produciendo tres húmedos golpes. Cada uno mostraba un dibujo diferente. Aquello no gustó demasiado a Dani que puso cara de pocos amigos y dio un fuerte golpe en uno de los laterales de la maquina. Dani, uno de los dos amigos de Paco, el más mayor de lo ...

pareja

La princesa rusa XV

Una simple llamada Nuevamente paseó envuelta en una amargura insoportable hasta que casi sin darse cuenta, desembocó en una amplia calle que enseguida la identificó como Doctor Esquerdo. Nada más comenzar a andar por la larguísima avenida, a su amargura se añadieron los síntomas que aún perduraban de la resaca, sintió como aumentaba su mal cuerpo y acompañada de algún leve mareo, temió que la resa ...