Blog de josean2816 Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La princesa rusa XIV


                      La habitación de la Sra. Ángela

 

La chica abrió los ojos y recorrió lentamente, con una mirada mortecina, aquella habitación en la que entraba abundante luz a través de la ventana totalmente abierta, pero sin conseguir ver nada claro, todo le daba vueltas.

Empapada en sudor la invadió un frío intensísimo. ¿Dónde estaba? No tenía ni idea ni quería saberlo. Nuevamente su cuerpo quedó aletargado por el sueño. Se vio en su casa de Moscú, jugando y riendo con su hermana pequeña, Natalia, hija de la mujer que había ocupado el sitio al lado de su padre poco después de que éste fuese abandonado por la madre de Sofía.

Sofía sentía adoración por aquella niña. Ella y la pequeña miraban a través de la ventana del salón al exterior, donde en un cielo azul pálido y completamente limpio, el sol brillaba con la intensidad que puede hacerlo en aquella parte del planeta en un día de una primavera recién estrenada. Todavía se notaban claramente por todos los rincones del jardín, los restos esparcidos de la última nevada caída sobre Moscú.

Fuera, en el jardín, Dox permanecía sentado y movía su cola removiendo la capa de nieve que en pequeños trozos, salía volando en todas las direcciones, mientras que con sus patas delanteras pateaba el suelo como si de un bailaor de flamenco se tratase. Miraba, con una mezcla de ansiedad, cariño y reproche, como las dos chicas reían y le hacían burla al otro lado del cristal.

-Dox, no puedes pasar porque ensucias toda la casa. Vete a tu caseta -ordenaba Sofía alegremente.

-Vete a tu caseta, Dox -repetía su hermana con su bonita y tierna voz infantil.

El perro, al ver mover los labios de las dos personas a las que sin duda más amaba en el mundo, y privado momentáneamente de estar junto a ellas recibiendo sus caricias y achuchones, salió corriendo de improvisto alocadamente, poniendo sus tiesas y puntiagudas orejas en posición horizontal y moviendo su rabo como un poseso, y tras dar una vuelta completa alrededor de la casa, se volvió a sentar nuevamente frente a la ventana, mirando a las dos hermanas con la misma expresión, esta vez jadeando y con la lengua fuera. Ellas se levantan entonces y se ponen sus abrigos, dispuestas a salir a la calle a jugar un rato con el perro, pero de repente, de una siniestra manera, todo comienza a hacerse borroso, muy lentamente, hasta que la oscuridad va invadiéndolo todo y como si de una malévola magia se tratase, Sofía abre sus ojos y nuevamente aparece en aquella habitación.

La joven recordó todo de inmediato y sintió como si le clavasen un enorme cuchillo de cocina en mitad de su pecho, desgarrándola poco a poco todas las entrañas de su cuerpo hasta llegar a su corazón.

Todo había sido un maldito sueño y no se encontraba en su casa junto a su pequeña hermana y a su perro. Se encontraba en aquel odioso país donde la habían llevado y la habían obligado a arrastrarse por aquel espeso fango.

Enseguida vio en su mente todos los últimos y amargos sucesos. La dolorosa y terrible muerte de Alex después de advertirla que estaba en un grave peligro y nombrar a su añorado Shirko junto con la lejanísima ciudad de Barcelona, como había deambulado por Madrid y decidido después, emprender viaje a Barcelona, para lo que había decidido pedir ayuda a uno de los clientes que conoció en el chalet; como después había conocido a aquellos tres chicos y se había ido con ellos a tomar unas copas y después...

Después apenas lo recordaba. Si estaba segura de haber bebido muchas cosas diferentes y fumado de aquel extraño cigarro y uno de los chicos..., Paco la había besado y...

No recordaba mucho más. Intentó incorporarse y sin darle tiempo para nada, su cabeza pareció deslizarse por la montaña rusa más grande del mundo al mismo tiempo que una bocanada de arcadas le hicieron expulsar gran cantidad de líquidos que iban dejando un denso sabor amargo en su garganta, empapando las sabanas y gran parte de su cuerpo desnudo de aquel pringoso revuelto. Tosió. Todo fue desconcertante para ella en ese instante, sentía su boca llena de un insoportable sabor amargo y sus ojos, llenos de espesas lagrimas, apenas le permitían ver nada a su alrededor.

Hizo un nuevo intento de levantarse. La cabeza parecía estallarla, pero las arcadas habían bajado en intensidad después de haber vomitado. Consiguió sentarse en el borde de la cama. Intentó limpiarse los ojos aguados y serenarse. Se llevó las manos a la cabeza como intentando sofocar el agudo pinchazo que sentía en su interior. En su boca empezó a mezclarse con el mal sabor, una resecura que hacía que le escociese el paladar. Intentó ponerse de pie muy despacio, luchando para que el mareo le permitiese dar algún paso. Debía de tomarse una pastilla inmediatamente. Un nuevo pinchazo sacudió a Sofía, pero esta vez no fue físico. Las pastillas habían quedado en el piso de la calle Estrella. ¿Cómo iba a soportar aquel dolor? Al menos intentaría beber agua. Recordó que el servicio estaba fuera de la habitación, en el pasillo. Intentaría llegar hasta allí como fuese. Por fin, sus ojos le dieron una nublada visión de su cuerpo. Estaba medio desnuda, con las bragas rotas a medio bajar. No quiso pensar, ni pudo, el porqué se encontraba en aquella situación. Tenía todo el pecho y su brazo derecho empapados de las bilis que había expulsado minutos antes. No tuvo tiempo de agachar más su cabeza. Su estomago, a la velocidad de la luz, expulsó por su boca como si de una fuente se tratara, una nueva cantidad de liquido y bilis, mojando nuevamente su cuerpo y parte del suelo. Sofía se vio obligada a tirarse prácticamente al suelo por un nuevo mareo. Quedó de rodillas junto a la cama y apoyó su cabeza en el colchón. Nunca se había encontrado tan mal, ni siquiera cuando la agresiva gripe la atacaba en los inviernos del internado y su cuerpo ardía en fiebre durante dos o tres días, y mucho menos por las resacas producidas durante el verano por el placentero escocés que había conseguido hacerlas perfectamente llevaderas. Aquello no se parecía en nada. Se puso a llorar, pero esta vez no porque los recientes malos recuerdos y los pesares de su desdichada vida en España aflorasen, más bien porque deseaba con toda su alma que aquel lamentable estado en el que se encontraba, la abandonase cuantos antes. Quedó inmóvil, luchando contra los contingentes que su propio cuerpo le mandaba por haber abusado de una manera exagerada del alcohol y otras sustancias. No se dio cuenta en qué momento el sueño volvió a invadirla por completo.

Volvió a despertar algo sobresaltada, pero esta vez no había soñado y más claramente, recordó enseguida donde estaba y la impresionante resaca que la invadía. No sabía cuánto tiempo habría podido dormir, pero sin duda, la claridad del sol era bastante más débil en la habitación que cuando despertó por primera vez.

Se apoyó con sus manos en la cama e intentó levantarse, preparándose para una nueva envestida de su organismo, pero esta vez, tan solo sintió un ligero mareo y unas náuseas mucho más suaves que las que le habían hecho vomitar, aunque el dolor de cabeza todavía era bastante fuerte. Por lo visto, aquel último sueño la había ayudado bastante para apaciguar en parte la infernal resaca. Miró su reloj de pulsera con una vista mucho más clara; las ocho menos cuarto, ¿qué hora seria cuando despertó por primera vez con el infierno dentro de su cuerpo? Seguramente por la mañana. Sin duda, aquellas últimas horas de sueño habían servido para que su organismo se regulase en cierta medida. Continuaba teniendo un intenso escozor en su boca producido por la resecura y ahora, notaba con intensidad continuos apretones que le indicaban que debía de descargar sin pérdida de tiempo residuos por ambos conductos de su cuerpo. Se volvió a mirar. Su estado era lamentable, pero no debía de perder tiempo. Terminó de incorporarse y viendo que la resaca mucho más floja le permitía moverse con cierta facilidad, se puso los pantalones que estaban tirados en el suelo y la blusa con dos botones desgarrados. Más tarde intentaría recordar que había pasado. Se asomó con cuidado al pasillo como si no quisiese ser vista por nadie, y entró rápidamente al cuarto de baño.

Bebió agua del lavabo en un vaso de plástico con cierta precaución de no enfadar demasiado a su agresivo estomago, expulsó los residuos y se dio una larga ducha en el minúsculo aseo, hasta que se sintió completamente limpia. Volvió rápidamente a la habitación sin poder evitar que la tristeza nuevamente hiciese acto de presencia recordándole el incierto futuro que le esperaba por delante. Además, sus braguitas rotas y su blusa desgarrada le llevaban a pensar que nada bueno había sucedido la noche anterior con uno de aquellos chicos, con Paco seguramente. No se acordaba de nada, tan solo de algún beso, pero deseaba que aquella locura no le hiciese aumentar aún más sus problemas.

Comenzó a vestirse con ropa limpia mientras se percataba al fin, del pestilente olor que había en la habitación a vómitos y podredumbre, ¿qué diría la señora Ángela cuando viese todo aquello? Se sintió avergonzada. Unos golpes en la puerta la sobresaltaron. Alguien llamaba. Terminó de abrocharse los cordones de sus deportivas rápidamente.

-Ya voy -dijo débilmente con su dulce voz, ahora pastosa y entrecortada. Se levantó y lentamente abrió la puerta.

Allí estaba aquel chico, Paco; sin saber porqué, Sofía sintió una rabia inmensa que intentó contener, sonrió y dijo:

-Hola.

-Hola guapa ¿qué tal has dormido? Me ha dicho Ángela que no has salido en todo el día de la habitación. ¿Estás bien?

-Es sólo la resaca. No estoy acostumbrada a beber tanto como lo hice anoche. Pero ya estoy mejor.

-Me alegro mucho. ¿Vamos a salir a tomar algo? -preguntó Paco como si nada hubiese sucedido la noche anterior.      

La joven se sintió pasmada, enfurecida, ¿qué pasaba con aquella persona? Sin duda algo entre los dos había pasado por la noche, ¿habían hecho el amor? Ella no lo recordaba y si hubiese sido así, ese chico guaperas, seguro de sí mismo, prepotente, que en aquel momento tenía en frente suyo, se había aprovechado de ella. Eso le dolió mucho más que todas las veces que había pasado a ?follar? con algún hombre en el tiempo que permaneció en el chalet.

-Claro, termino de vestirme, ¿vale? -dijo conteniendo la rabia de una manera perfecta, para su sorpresa.

Paco hizo intento de pasar, pero Sofía dio un paso atrás y cerró un poco más la puerta.

-¿Me esperas en el bar de abajo?

-Bueno -dijo Paco con la sorpresa y el enfado impregnados en su voz.

Sofía cerró la puerta y comenzó a recoger todo aquel desaguisado, hizo una bola con las sabanas sucias y lo apartó en un rincón. Miró los restos de vómitos que cubrían gran parte del colchón y formaban pequeños charcos en el suelo y murmuró:

-Lo siento señora Ángela.

Recogió sus pertenencias en su bolsa de deporte y esperó unos minutos. Abandonó la habitación sin despedirse de la señora Ángela y bajó a la calle con notables restos de la resaca en su interior, sobre todo dolor de cabeza.

La noche ya se había hecho en Madrid.

Sofía comenzó a andar en dirección contraria a la que se encontraba el bar donde la noche anterior había quedado con los tres chicos y donde a buen seguro, la estaría esperando Paco.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: este post proviene de Blog de josean2816, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Reseña "Los Gegos"

Nuevamente dedico una entrada en el blog para hablar de mi novela "Los Gegos", esta vez, para dar a conocer su primera reseña. Esther es la autora de dicha reseña y en su blog literario y de ...

"Patria"

Emotivo, intenso, emocionante, original, divertido... Dos familias amigas de toda la vida, después separadas por el conflicto, y por último... reconciliadas. Una novela intensa de principio a fin que ...

Quico

Desempolvando los primeros relatos Nació en el campo. Quico. Así se llamaba, o al menos, así estaba inscrito en algunos papeles, aunque nadie probablemente en toda su vida, se iba a dirigir a él llamá ...

La sombra del patio

Eran chillidos de mujer, no cabía duda, chillidos de dolor y de pánico. Diego se levantó de su enorme camastro, era su primera noche en aquel inmenso caserón colonial y desde luego, el que unos chilli ...

Etiquetas: pareja

Recomendamos

Relacionado

pareja general

La princesa rusa XIII

Alcohol, ?chocolate? y... Los cuatro rodillos de la máquina tragaperras pararon uno tras otro con una diferencia de muy pocas centésimas de segundo produciendo tres húmedos golpes. Cada uno mostraba un dibujo diferente. Aquello no gustó demasiado a Dani que puso cara de pocos amigos y dio un fuerte golpe en uno de los laterales de la maquina. Dani, uno de los dos amigos de Paco, el más mayor de lo ...

pareja general

La princesa rusa XVI

La mujer del mecánico Fernando terminó de desayunar y volvió a su habitación a recoger las llaves del taller. Todo estaba en silencio. Su hija de ocho años dormía en la habitación contigua a la suya y su mujer en otra un poco mas retirada, la de matrimonio. Todavía quedaba tiempo para que se levantasen y su mujer llevase a la niña al colegio recién estrenado. Bajó a la planta baja donde tenía el t ...

pareja

La princesa rusa XXII

Barcelona y Dios El gentío, en su inmensa mayoría turistas de un sin fin de países y regiones, poblaba la plaza, realizando un gran número de fotos y grabaciones con sus cámaras digitales a los antiguos edificios que la rodeaban. Fernando estaba justo frente a la serena y casi asustada catedral, sentado en un largo banco de piedra al lado de gente que no conocía absolutamente de nada y que mira ...

pareja

La princesa rusa XIX

Un monumento reconfortante Sofía volvió a despertar envuelta en una amarga tristeza. Su cerebro esta vez estaba libre de alcohol, pero la herida abierta en el centro de su alma por como transcurría su vida, continuaba sangrando abundantemente sin el más mínimo atisbo de qué empezase a cerrarse. Recordó inmediatamente, como después de llamar a Fernando, lentamente había buscado y localizado la plaz ...

pareja

La princesa rusa VI

El Consejero Desde la noche en la que Sofía visitó el apartamento de Andrei, el chulo ucraniano solo se acercó a ella a cuenta gotas, sin tocarla y solo para realizar algún comentario hiriente al oído de la joven y por supuesto, ella no comentó nunca a nadie lo ocurrido. Y después de su aventura con el ucraniano, para su sorpresa, pudo disfrutar de alg ...

pareja

La princesa rusa VII

Las últimas palabras Las temperaturas nocturnas eran notablemente más bajas en aquellos últimos días de verano y hasta bien entrada la mañana, no comenzaba a apretar el calor, que por otra parte, volvía a ser sofocante durante las horas puntas del día. Pero todavía quedaban algunas horas para que ese calor comenzase a ser molesto y Sofía dormía placenteramente desconectada totalmente del mundo. ...

pareja

La princesa rusa V

El chulo ucraniano Después de aquella primera experiencia, desagradable pero corta, fue paulatinamente consiguiendo hacer más o menos llevadero el pasar al reservado con un cliente y cada vez se le revolvía menos el estomago y las voces desaparecían mas prontamente. Pero un nuevo problema apareció para la joven que también le hizo pasar más de un día de los muy malos, ese nuevo problema se llam ...

pareja general

La princesa rusa XII

Los nuevos amigos Sofía llegó al Parque del Retiro con su pequeña bolsa de deporte al hombro ya avanzada la tarde, después de haber paseado sin rumbo fijo por aquella zona de la ciudad. El parque madrileño estaba abarrotado de gente y de pequeños grupos de títeres y actores que a su manera, festejaban y daban un último y ruidoso adiós al verano. La joven había caminado lentamente desde el apartame ...

pareja

La princesa rusa X

Obligado a matar Yoli se acababa de levantar después de sentir algo de ruido por la casa, y tras comprobar que no había nadie despierto, había ido directamente a la cocina. Aún llevaba el fino camisón estampado con el que dormía mientras se preparaba una abundante ensalada que acompañaría con una fina loncha de Jamón York. De buena gana se comería dos grandes filetes de cerdo bien fritos o dos g ...

pareja

La princesa rusa XX

El niño Juan En realidad, Sofía estaba más animada. Tal vez no fuese que había olvidado todos sus agobios, temores y dudas de golpe, sino que la visita a la hermosa ciudad maña y su basílica, le había hecho distraerse y apartar sus pesares momentáneamente y quizá, volver a retomar en su atolondrada mente, la idea de que la vida en cualquier instante, puede deparar momentos gratificantes por los q ...