Tufisio.net Idea guardada 3 veces
La valoración media de 2 personas es: Muy buena

Eliminemos las sujeciones físicas y farmacológicas en personas mayores

Escrito por Miguel López.
Un tema controvertido en la atención a las personas mayores con deterioro físico o cognitivo (grandes limitaciones físicas, demencias como el Alzheimer u otras) es el uso de sujeciones, de tipo físico (cinturones para que no se levanten, barandillas en la cama, muñequeras y cualquier medida que impida la libre movilidad) o farmacológico (relajantes, sedantes y toda medicación orientada reducir o moderar la capacidad de moverse libremente).

He tenido la suerte de poder acudir a una charla informativa sobre cómo se consigue un centro libre de sujeciones, de la mano de CEOMA (la Confederación Española de Organizaciones de Mayores )y su programa -que os invito a conocer- “desatar al anciano y al enfermo de Alzheimer“.

Antonio Burgueño, director técnico del programa “desatar”, dio las claves sobre la eliminación de sujeciones, derribando bastantes mitos en su exposición. Aquí os dejo con un resumen de la información:

En España se utilizan muchas más sujeciones que en otros países. De tipo físico, un 39,6% de los adultos con demencia presentaban sujeciones en España (triste número 1 a nivel mundial), mientras que en otros países (Dinamarca, Japón, Estados Unidos…) los datos van del 2 al 17% (fuente: Desatar). En cuanto a contenciones farmacológicas, el dato es que se emplean en un 67% de las personas mayores con demencia, frente a un 37% en otros países (fuente, información en la charla de Antonio Burgueño).

Liberar de sujeciones es un compromiso con el ejercicio de los derechos humanos, algo que va en el sentido de mejorar la dignidad de la persona.

Eliminar sujeciones requiere un cambio de mentalidad, una nueva filosofía de trabajo. No consiste simplemente en no utilizarlas y quitar las existentes: son necesarios cambios estructurales, a nivel organizativo, de compromiso, de atención, de detección de necesidades… de todos los trabajadores, y también de los familiares de los residentes.
Mitos sobre el uso de sujeciones

Según expuso Antonio Burgueño, estas son las creencias falsas más frecuentes:

La sujeciones limitan o reducen caídas: FALSO

¿Existe evidencia científica de la idoneidad del uso de sujeciones? ¿Es seguro utilizar sujeciones para reducir caídas o sus consecuencias? La realidad es que no.

Los centros de personas mayores que utilizan sujeciones no tienen menor índice de caídas, ni las caídas son más leves. Es más, es al contrario: se aumenta el deterioro físico y mental de la persona, debido a la inmovilidad. Sigue habiendo caídas, y las consecuencias son importantes. Consecuencias de las sujeciones (en la página 5).

La propia Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG) desaconseja el uso de sujeciones como manera de prevenir o limitar caídas, pues no son eficaces. Recomiendo consultar el documento de consenso sobre sujeciones de la SEGG (pdf).

No hay artículos científicos o guías de práctica clínica sobre personas mayores con deterioro que recomienden el uso de sujeciones, físicas o farmacológicas como medida para reducir caídas. Las sujeciones no son un tratamiento, no suponen mejoras evidentes. Más bien, lo contrario: tienen más riesgos que beneficios.

2. Por seguridad, para evitar denuncias, es mejor utilizar sujeciones: FALSO

El uso habitual de las sujeciones es para controlar alteraciones de comportamiento, riesgo de caídas, vagabundeo y otras alteraciones. Se puede pensar que, para controlar, es mejor que la persona se mueva poco: así hay menos riesgo. Si el centro mantiene a la persona “controlada”, los familiares estarán más tranquilos, pensando que el residente está tranquilo, vigilado, que con la sujeción hay menos riesgo. Así, en caso de accidente, lesión, caída, al existir una medida de sujeción es menos probable enfados, quejas o denuncias por parte de los familiares… ESTO ES FALSO

Hay que consensuar medidas, buscar alternativas e informar. El riesgo es inherente a la vida. Una persona mayor, de mediana edad o joven, puede sufrir accidentes en casa, golpes, caídas… Hay que minimizar los riesgos, controlar el ambiente, aumentar la seguridad… Una familia bien informada comprenderá las medidas alternativas a las sujeciones. Comprenderá también las ventajas e inconvenientes del uso de sujeción, y las medidas que se tomarán para eliminar la sujeción pero tener seguridad en el día a día del residente.

3. Eliminar sujeciones es costoso: requiere mucha inversión, más personal… FALSO

Dato: analizando el uso de sujeciones en centros residenciales con mucho personal y otros con menos personal, se comprobó que el uso de sujeciones era similar. Es decir, no por tener más personal se utilizaban menos sujeciones. Como se ha dicho al principio, eliminar sujeciones es una cuestión de actitud, de forma de trabajar, no de personal o recursos únicamente.

Lo que si es cierto es que se requiere inversión en adaptar ambientes y materiales, como camas regulables en altura, iluminación nocturna automática (menos riesgo al ir al cuarto de baño por la noche), sistemas de aviso ante caídas o deambulación, zonas comunes con vigilancia de cámaras, suelos acolchados…

Según Antonio Burgueño, el uso de sujeciones genera deficiencias en los centros. Aplicar una misma solución (el uso de sujeciones) a problemas muy variados, hace que el centro no mejore, no crezca, no invierta, no aprenda a valorar y solucionar problemas específicos, pues todos se gestionan igual.

El uso de sujeciones puede enmascarar deficiencias que necesitan inversión, pero que, a largo plazo, generarán ahorro y mejora, a nivel económico, de cuidados, de calidad y felicidad.

Sobre el uso de sujeciones

En la charla se destacó algo que también es importante: Nadie utiliza sujeciones (físicas o farmacológicas) con mala intención. El objetivo es el cuidado y la seguridad del paciente. Solo que, como ocurre en salud de forma habitual, medidas que se utilizaban anteriormente, en la actualidad quedan desfasadas. Ahora hay más estudios, más formación, más investigación, y se sabe que hay cosas que funcionan, y otras que no.

Al indicar una sujeción se sigue pensando en reducir caídas, vagabundeo, agresiones, lesiones a otras personas o a sí mismo… Pero nos hemos quedado estancados en el pasado, donde no había alternativas válidas a las sujeciones. El programa “desatar” no es un experimento: es una filosofía de trabajo que ya ha acreditado más de 80 centros en toda España.

Según nos han comentado, el proceso de acreditación como centro libre de sujeciones puede durar aproximadamente un año y medio o dos años. En ese tiempo hay que realizar mucho trabajo para analizar todos los factores y alternativas, para conseguir reducir poco a poco el número de sujeciones, hasta eliminarlas por completo.

¿Por qué el objetivo debe ser eliminarlas por completo? Porque, según Antonio Burgueño, si se toleran unas sí y otras no, se frena el avance. No se aprende, no se buscan alternativas y mejoras. Si las sujeciones no son una opción, se despierta la creatividad y el trabajo en equipo para detectar necesidades individuales y poner solución (vamos, lo que se conoce como Atención Centrada en la Persona, y que debería ser lo habitual, no la excepción).

Y para ir cerrando…

La eliminación de sujeciones no es el futuro, es el presente. Ya hay iniciativas políticas para erradicar las sujeciones de los centros residenciales de mayores, algo que, sin duda, es muy necesario que se convierta en realidad. Que haya más control de sujeciones y primen los centros sin sujeciones debería ser la norma ¿no os parece?

Para terminar, no os podéis perder este vídeo espectacular por lo emotivo donde Cáritas y sus trabajadores explican las mejoras que han experimentado al eliminar las sujeciones:



Algunas frases que apunté que dijeron profesionales y familiares de residentes durante la charla:

“Es más perjudicial atar a un ser humano que dejarlo libre.”

“Amarrar no es asegurar, es olvidar.”

“Fue un reto importante, poníamos muchas pegas al principio. Ahora hemos aprendido a potenciar las capacidades de la persona, el papel del auxiliar de enfermería (gerocultor) se ha hecho más importante.”

“Al quitar la sujeción, la persona reaparece”

Imágenes por Ocskay Bence y Diego Cervo en Shutterstock (con derechos de autor)

La entrada ha sido publicada originalmente en Tufisio.net Blog de Fisioterapia.

Fuente: este post proviene de Tufisio.net, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recursos para Fisioterapia en Geriatría

Escrito por Miguel López. Este post nace con el objetivo de ser un recopilatorio amplio de temas de interés sobre Fisioterapia en Geriatría, con información, documentos descargables, artículos cieníf ...

Recomendamos