comunidades

El cuidado de tus dientes

Gracias a las 32 piezas que forman nuestra dentadura podemos comer, pronunciar algunas letras como la ‘z’ o hacer ruditos como ‘chistar’. ¿Te imaginas vivir son ellos? Seguro que no, más que nada porque, ya no disfrutaríamos de las sonrisas y del amor y el cariño que éstas transmiten, ¡cuida tus dientes!

Para mantener una higiene adecuada y evitar la acumulación de placa en los mismos es muy importante cepillarlos al menos, tres veces al día, después de cada comida principal. Además, debemos utilizar todos los materiales necesarios: cepillo de dientes, dentífrico y, para mayor limpieza, enjuague bucal.

Imagen 0


El cepillo de dientes debe tener la cabeza pequeña y el mango flexible para poder acceder a todos los rincones de la boca. Debemos cambiarlo cada tres meses o cuando notemos que las cerdas están desgastadas. Éstas deben ser suaves para no causarnos heridas ni rayarnos las piezas dentales.

Actualmente en el mercado puedes encontrar una gran variedad de cepillos: desde los tradicionales hasta los iónicos, pasando por los eléctricos. Todos son igual de efectivos siempre que se usen adecuadamente. El cepillado debe realizarse desde la encía hacía abajo, sin olvidarnos de la cara interior de los mismos. Dentro de las novedades que podemos encontrar está el ‘Soladey’, que es un cepillo iónico que no necesita dentífrico por lo que es perfecto para utilizarlo en cualquier lugar. Su secreto está en el mango de titanio, que deja pasar la luz solar, favoreciendo la desintegración de la placa y la eliminación de bacterias. Es aconsejable su utilización en niños.

Dentífricos de menta, fresa, blanqueantes, para dientes sensibles… la variedad es inmensa y, lo único que tenemos que decidir es cual es el adecuado para nuestros dientes. Son el complemento perfecto para ayudar al cepillo a deshacernos de la placa acumulada. Los laboratorios Boiront acaban de sacar al mercado un nuevo tipo, ‘Homeodent’, que está especialmente pensado para el cuidado de las encías.

Imagen 0


Por último, después de tener los dientes limpios, podemos hacer uso de un enjuague bucal para eliminar las bacterias que todavía pueda quedar. Con él conseguiremos la máxima sensación de limpieza y frescura.

Con los dientes ya completamente limpios y cuidados, ¡estás listo para salir a la calle y deslumbrar con tu sonrisa! Acuérdate de realizarles una revisión cada año.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos