La valoración media de 5 personas es: Muy buena

☑️ 5 Remedios Caseros Para Curar Golondrinos En La Axila

Realmente hay enfermedades, que causan un poco de conmoción en quienes la padecen. En muchas ocasiones dichas enfermedades pueden estar asociadas a múltiples causas, las cuales crean un peligroso cóctel que en ocasiones escapa de nuestras manos.

Sobre todo, si esa enfermedad aparece en una edad en la cual no estamos tan bien preparados desde el punto de vista de la madurez, para enfrentarla. Esto lo menciono, porque Merilia una seguidora me escribió que su joven hija comenzó a finales de diciembre a sentir ciertas molestias en sus axilas.

La joven fue referida a un dermatólogo, quien le diagnosticó una enfermedad denominada hidradenitis supurativa, conocida por todos bajo el nombre coloquial de golondrinos. Merilia acudió a mí, a fin de que le apoyara con la búsqueda de una solución alternativa para aliviar la crisis de su hija. Por supuesto, como siempre lo hago, teniendo como norte mi mejor intención para con las personas, recabé información de mi biblioteca y de revisiones acerca de ciertos estudios.

Realmente lo hice, lo más rápido que pude, a sabiendas que esta enfermedad, no solo causa molestias físicas sino también emocionales. Me dediqué a prepararle un material que le permitiera comprender un poco más acerca de esta enfermedad, así como mostrarle formas naturales para aliviarla.

Pensando por supuesto, en que este material puede ayudar a todos, en especial a personas cercanas   que tengan que vivir esta situación, lo deseo compartir con mucho cariño.

¿Qué son los golondrinos?

Es una enfermedad inflamatoria de la piel, producida por a la obstrucción de los folículos pilosos y su infección secundaria. Su nombre técnico es hidradenitis supurativa, o hidrosadenitis supurativa. En ocasiones también se denomina acné inverso. Su característica principal, es la presencia de abscesos, que normalmente tiene  una secreción similar al pus, con heridas abiertas y de difícil cicatrización.

Ocurren con más frecuencia en la piel de aquellas zonas con glándulas sudoríparas apocrinas. Es decir, aquellas que desembocan en un folículo pilosebáceo, saliendo al exterior su contenido junto con el sebo.

De acuerdo a lo que se sabe, son poco importantes en el ser humano. Se ha dicho que están en involución y además son poco numerosos. Se localizan mayormente en axilas, periné, pubis, conducto auditivo externo y párpado. Estas glándulas son las encargadas de la secreción de las feromonas.

Síntomas de los golondrinos

El síntoma inicial, es la presencia de un dolor intermitente e hipersensibilidad en la zona del absceso como axila, ingle, regiones anales y región mamaria.

Se observan, además, unos granos rojizos que producen escozor.

Luego, aparece un nódulo de color violáceo muy parecido a un forúnculo.

Según se va extendiendo la lesión, drena un pus amarillento y pegajoso.

Esto puede suceder de forma espontánea o por efecto de la manipulación de la lesión

Los nódulos se presentan adheridos a nivel superficial de la piel y el tejido subcutáneo.

Este estado, se considera leve y muchas veces sanan de forma espontánea, en menos de dos semanas. Por lo general no dejan cicatrices.
sintomas-de-los-golondrinos


Hay un nivel de mayor complejidad, en el que los abscesos poseen mayor profundidad.

Por lo general ellos se encuentran unidos por debajo de la piel, por una especie de galerías llamadas fístulas. Ellas se forman cuando ya la enfermedad es grave.

Lo usual es que se conviertan en bultos duros, y luego en grupos de lesiones con infiltración crónica.

Son dolorosos y profundos, a menudo inflamados. Por lo general no se curan espontáneamente y hay que proceder a tratamiento médico o a su extirpación

La curación de las áreas afectadas suele asociarse con cicatrización progresiva (fibrosis)

Esto conlleva a que el sudor y las bacterias del tejido circundante, queden atrapados generando inflamación e infección.

Esta enfermedad se caracteriza en su estado más severo, por ser sumamente dolorosa y debilitante. No suele ser mortal, sin embargo, esto podía llegar a ocurrir en personas con un sistema inmunológico deficiente.
¿Cuál es la forma de valorar la enfermedad?

Usualmente, la gravedad y las proporciones de la enfermedad, se realizan cuando se acude al especialista por primera vez. Se puede hacer uso de imágenes fotográficas y de ecografía. Esto le servirá al especialista para realizar la evolución más objetiva de la misma.

Por lo general, se utilizan dos escalas para valorar la gravedad de la enfermedad. Ellas son la de Hurley y la de Sartorius.

En la escala de Hurley, se describen tres estadios o niveles:

Nivel 1

Se produce la formación de aislada de bultos dolorosos y abscesos. Por lo general son firmes y del tamaño de un guisante. Pueden presentarse en axilas, ingle, debajo de las mamas, cara interna de los muslos y en los glúteos. Generalmente son forúnculos únicos, aislados y sin cicatrices ni fistulas.

Nivel 2

Se produce la formación de abscesos recurrentes, las lesiones pueden ser únicas o múltiples y se encuentran separadas o dispersas.  Hay presencia de cicatrices y de fistulas.

Nivel 3

Se produce una afectación difusa, es decir con la presencia de múltiples fístulas y abscesos interconectados. Por lo general, los abscesos son muy dolorosos y pueden transformarse en fistulas profundas bajo la piel, que al romperse producen un desagradable olor.

En cuanto al Índice de Sartorius, sabemos que se basa en un número que se obtiene a partir de la suma del número de áreas afectadas, número y tipo de lesiones presentes y la distancia entre las lesiones de cada región anatómica.

Tratamientos más usados para los golondrinos

Tratamientos destinados a tratar la obstrucción del folículo piloso

Por lo general se realiza con el uso de retinoides. Se administran generalmente por vía oral, sin embargo, pueden utilizarse por vía tópica. Los más empleados son: actrenino e isotretinoína.

Sus efectos secundarios generalmente causan resequedad de piel y mucosas, caída del cabello, distorsión de la función hepática y desequilibrio de los niveles de lípidos en sangre.
Tratamientos destinados a controlar la respuesta inflamatoria

Por lo general se utilizan corticoides, casi siempre en periodos cortos, mediante inyecciones en las zonas inflamadas.

El uso de fármacos inmunosupresores, que disminuyen la respuesta inmunológica, son prescritos a algunos pacientes. Se mencionan: metrotexate, ciclosporina o azatioprina.

Recientemente, se han venido empleando fármacos biológicos, con efectos positivos sobre las lesiones inflamadas y previniendo la aparición de nuevas.
Tratamientos destinados a controlar la sobreinfección

Cuando las infecciones se hacen recurrentes, se indica el uso de antibióticos. Los más utilizados son las tetraciclinas o la asociación de rifampicina y clindamicina. El tiempo de tratamiento suele durar incluso hasta tres meses, en función de los microbios encontrados.
 Otros tratamientos

Existen casos no muy frecuentes, donde se presentan alteraciones hormonales. Por ello, para efecto de bloquearlas se utilizan algunos anticonceptivos, además de diuréticos como la espiro lactona. Se han utilizado además fármacos anti androgénicos como el finasteride. Muy asociado con efectos secundarios vinculados al cáncer.

En algunas ocasiones, se hace necesario, realizar cirugías. se sabe que la incisión y drenaje de los abscesos alivia los síntomas asociados a la inflamación, sobre todo los dolores. Esto puede ser apoyado en el uso de cirugía láser.
forma-de-valorar-los-golondrinos


Remedios naturales para los golondrinos

Los tratamientos naturales, se presentan afortunadamente como una alternativa para evitar todos los efectos secundarios de los medicamentos tradicionales. Incluyendo la resistencia de los patógenos infecciosos frente a los antibióticos, como lo hemos referido en otras ocasiones. La idea con estos tratamientos es evitar que la enfermedad avance hasta el nivel 3 de la escala de Hurley, pues a este nivel debe haber un acompañamiento muy cercano con el especialista.

1. Lila india (Neem)

Esta planta conocida a nivel mundial y utilizada hace siglos en la medicina ayurvédica de la India, posee propiedades antibacterianas, antioxidantes, antisépticas, antiulcerosas, antimicóticas y antiinflamatorias. La nimbidina y el nimbidol, son los componentes más activos que otorgan estas maravillosas propiedades. Es una alternativa excelente para calmar la inflamación, eliminar los forúnculos e impedir la diseminación de la infección.

Opción número uno

Ingredientes

Doce hojas de Neem

Un litro de agua filtrada
¿Cómo lo realizo?

Colocar el agua en un recipiente mediano

Agregar las hojas trituradas de Neem cuando comience a hervir

Dejarlo hervir a fuego lento hasta que reduzca a un tercio aproximadamente

Utilizar esta decocción para lavar el área afectada varias veces al día

Realizarlo durante los días que sean necesarios hasta que se observe mejoría
Nota

Este procedimiento se debe monitorear para observar si no hay reacciones adversas. En caso de observar alguna reacción desfavorable no continuar utilizando este tratamiento.

Opción número dos

Ingredientes

Una taza de hojas de Neem
¿Cómo lo realizo?

Lavar muy bien las hojas de Neem

Con ayuda de un mortero moler muy bien hasta obtener una pasta

Aplicarlo sobre el área afectada y cubrirlo con una gasa esterilizada

Dejarlo actuar por lo menos una hora

Retirarlo y lavar con la decocción de Neem (explicado su procedimiento arriba)

Realizar este procedimiento por lo menos cuatro veces al día hasta comenzar  a observar la cicatrización de la lesión
Opción número tres

  Ingredientes

Diez gotas de aceite de Neem

Dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra
¿Cómo lo realizo?

En un envase pequeño añadir el aceite de oliva y el aceite de Neem

Mezclar muy bien y aplicar en la región afectada

Dejarlo actuar unos quince minutos antes de lavar con un jabón medicado

Repetir este procedimiento por lo menos dos veces al día durante el tiempo que sea necesario
2. Cúrcuma

Ya todos conocemos mucho acerca de las propiedades de la curcumina presente en la cúrcuma. Son reconocidas sus propiedades antiinflamatorias, antibacterianas, antineoplásicas y antioxidantes.

Opción número uno

Los ácidos grasos presentes en el aceite de coco, en especial el ácido láurico, es eficaz en el control de bacterias, virus y hongos.

Ingredientes

Una cucharada de cúrcuma

Media cucharada de aceite de coco
¿Cómo lo realizo?

En un recipiente pequeño mezclar la cúrcuma y el aceite de coco

Aplicar la mezcla directamente en la zona afectada y dejarla actuar unos quince minutos

Si se siente irritación, dejarla actuar por menos tiempo y lavar la zona afectada con decocción de Neem
 Opción número dos

Ingredientes

Una cucharada de cúrcuma

Una cucharada de miel de Manuka
¿Cómo lo realizo?

Mezclar en un envase pequeño la miel y la cúrcuma

Aplicar esta pasta sobre la zona afectada y dejarla actuar por unos veinte minutos

Lavar posteriormente con un jabón antibacteriano y la decocción de Neem
Opción número tres

Ingredientes

Una cucharada de cúrcuma

Una cucharada de vinagre de sidra de manzana orgánico
¿Cómo lo realizo?

Mezclar la cúrcuma y el vinagre de manzana en un recipiente pequeño hasta formar una pasta

Aplicar la pasta sobre las lesiones y dejarla actuar unos treinta minutos

Lavar con agua tibia o con decocción de Neem

Realizar este procedimiento dos veces al día durante una semana
tratamientos-naturales-para-los-golondrinos


3. Aceite de árbol de té

Este aceite, ha sido utilizado tradicionalmente, por diversas culturas, para el tratamiento de muchas afecciones de la piel.  Dentro de sus principales propiedades destacan sus excelentes efectos antiinflamatorios y antibacterianos. A su vez, el aceite de oliva, refuerza este poder antibacteriano y le otorga propiedades suavizantes y emolientes.

Ingredientes 

Cinco gotas de aceite de árbol de té

Una cucharadita de aceite de oliva virgen extra
¿Cómo lo realizo?

Mezclar el aceite de árbol de té y el de oliva

Aplicar directamente sobre el área afectada con ayuda de una mota de un hisopo de algodón

No se necesita retirarlo, simplemente aplicarlo y dejar actuar

Repetir este procedimiento varias veces al día, durante el lapso en el cual se comience a ver mejoría
4. Aloe vera

Son muchas las propiedades y beneficios que logramos con este potente antiinflamatorio, regenerador y antibacteriano natural.

¿Cómo lo realizo?

Solo se tiene que extraer el gel de una hoja de aloe orgánico utilizando el procedimiento que he enseñado anteriormente

Aplicar este gel en las zonas afectada y dejarlo que seque

Realizar este procedimiento tres veces al día, durante una o dos semanas hasta que la condición mejore
Nota

Si se observa alguna reacción adversa, o molestia durante el tratamiento, retirar el gel con un poco de agua tibia.

5. Borraja, caléndula y centella asiática

La borraja posee propiedades astringentes, tonificantes y antiinflamatorias. Se ha utilizado por mucho tiempo para acelerar la cicatrización de los tejidos quemados y para controlar furúnculos y herpes. La caléndula además de ser antiséptica y antiinflamatoria, posee propiedades cicatrizantes. La centella asiática se ha utilizado desde siempre para ayudar en el proceso de cicatrización y tratar pieles con dermatitis y furúnculos

Ingredientes

Planta de borraja deshidratada (dos cucharadas)

Flores de caléndula deshidratada (dos cucharadas)

Planta de centella asiática deshidratada (dos cucharadas)

Tres vasos de agua filtrada
¿Cómo lo realizo?

Colocar el agua en un recipiente mediano

Cuando empiece a hervir añadir la borraja, la caléndula y la centella asiática

Dejarlo hervir un par de minutos

Separar del fuego y dejarlo reposar unos diez minutos

Aplicar esta decocción con unas compresas sobre la parte afectada y dejarla actuar unos siete minutos

Realizar este procedimiento dos veces al día para obtener resultados favorables
Concluyendo

Realmente, esta enfermedad no es nada sencilla. Como es el resultado de una serie de elementos que aún falta por esclarecer, siempre es importante considerar que existen factores que pueden influenciar los resultados.

Dentro de ellos, es importante considerar evitar: el uso de ropa ajustada o sintética, uso excesivo de desodorante, afeitado de axilas y zonas inguinales, el sobrepeso, alcohol, cigarrillos y cafeína. Por otra parte, hay que hacer ajustes en la alimentación,  procurando incorporar frutas y verduras frescas, alimentos ricos en fibra, así como semillas y muchos vegetales verdes.

Eso sí, es muy importante el manejo del estrés. Se ha visto que el estrés es un desencadenante muy fuerte de enfermedades autoinmunes y esta enfermedad en particular no está del todo bien esclarecida. Por eso, un nivel adecuado de descanso, ejercicios regulares y una estricta disciplina en la higiene personal, podrían ayudar en gran medida.

La hija de Merilia la seguidora que me escribió, afortunadamente estaba en el nivel 1 de la enfermedad.  De hecho, lo corroboró leyendo el material que le preparé a su madre, y ahora comparto en el post.

La retroalimentación recibida por la hija de Merilia fue interesante, ella afirma que desde que se inició en la universidad, hace unos dos años, comenzó a fumar. Al principio, fue como una especie de aventura social, hasta que se tornó casi en un vicio.

Y es precisamente el cigarrillo, uno de los posibles desencadenantes de esta enfermedad sobre la cual falta aún mucho por descubrir. La hija Merilia obtuvo muy buenos resultados al cabo de cinco semanas de tratamiento con el aceite de Neem y el de oliva virgen extra. Su nivel 1 no avanzó, no volvieron a aparecer los abscesos y abandonó su afán por el cigarrillo.

“El tabaco es la única arma de destrucción masiva que está siendo utilizada contra la gente en todas las regiones del mundo”

John Seffrin, directivo de la Sociedad Americana del Cáncer

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección. 

Referencias

https://www.aad.org/public/diseases/painful-skin-joints/hidradenitis-suppurativa#treatment

http://www.atdermae.com/pdfs/atd_30_5-6_08.pdf

https://beautytalk.com/home-remedies-for-hidradenitis-suppurativa/

https://es.onlinemedicineinfo.com/home-remedies-boils-76181

https://www.fabhow.com/get-rid-of-acne-inversa.html

https://ghr.nlm.nih.gov/condition/hidradenitis-suppurativa#genes

https://www.healthline.com/health/hidradenitis-suppurativa-remedies

https://herbalandnaturalremedies.weebly.com/blog/natural-remedies-for-hidradenitis-suppurativa

https://hidrosadenitis.es/golondrinos

http://apps.elsevier.es/watermark/ctl_servlet?_f=10&pident_articulo

http://pranavayurveda25.blogspot.com/2014/04/acne-inversa.html

Fuente: este post proviene de ✅ Salud, Nutrición y Remedios Naturales | Coco Mar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos