comunidades

Las adicciones

Adicciones


Tu psicoayuda


Tu psicoayuda

Las adicciones

¿Qué son las adicciones? Te enseñamos qué son, qué tipos hay y cómo podemos tratarlas.

¿Qué vas a encontrar en este texto?



Las adicciones no son ningún desconocido, aunque es probable que no las hayas sufrido ni conozcas a nadie en tu entorno que lo haya hecho, seguro que podrías recordar a alguien que ha pasado por ese trance. Es un asunto complicado de tratar, no sólo a nivel psicológico, sino en otros muchos aspectos, ya que afecta por completo a la vida de quien se encuentra inmerso en ellas.

Desde Tu Psicoayuda vamos a explicarte en qué consisten exactamente, y como siempre te hablaremos de sus causas y consecuencias, de sus síntomas, tipologías y de cuáles son más frecuentes. ¿Lo más importante de todo? Cómo tratarlas, algo que también explicaremos.

¿Qué son las adicciones?

Una adicción es una enfermedad que consiste en la necesidad patológica de alivios o recompensas a través de diversas sustancias o acciones. Se trata de una enfermedad crónica, de ahí que cuando hayas escuchado hablar a cualquier persona adicta casi siempre comente que lo seguirá siendo toda su vida.

Llegados a este punto, debemos incidir en que se trata de algo patológico, es decir, que incluye la imposibilidad de controlar la necesidad por conseguir ese alivio: un deseo irrefrenable que imposibilita la abstención.

Es evidente que existen adicciones que revisten una mayor gravedad que otras, por las consecuencias que acarrean o por la necesidad de tratamiento. En cualquier caso, lo que se puede asegurar sin lugar a duda es que jamás ninguna será positiva; ni siquiera cuando la sustancia o la conducta en cuestión lo sean, puesto que cuando pasan a vivirse como una adicción dejan de ser beneficiosos automáticamente.

Adicciones


¿Cuáles son las causas de una adicción?

Cuando hablamos de las causas de una adicción es complicado señalar aspectos concretos, no porque no los haya, sino porque se trata de las circunstancias particulares de cada paciente y pueden variar mucho de unos a otros. En algunas situaciones los causantes son evidentes y te parecerían más que comprensibles, mientras que en otras puede que los veas insuficientes o incluso absurdos, pero para quien las ha vivido no lo son en absoluto.

Recuerda que la percepción y las emociones son mecanismos individuales muy específicos de cada persona, y que esto influye mucho en cómo reaccionamos ante determinadas situaciones o estímulos. Por ese motivo, la personalidad es uno de los condicionantes a la hora de presentar cualquier adicción. A partir de ahí, aspectos como las vivencias de cada cual, como pueden ser los traumas, podrán influir en mayor o menor medida, pero nunca serán el único causante de una adicción.

Aspectos como la baja tolerancia a la frustración, los problemas de autoestima e inseguridades profundas o la incapacidad para gestionar adecuadamente los sentimientos, pueden facilitar un trastorno de adicción. También se habla en algunos casos de predisposición genética y, por supuesto, de vulnerabilidades psicológicas en general que pueden generar una respuesta emocional disfuncional buscando determinadas sensaciones.

Consecuencias de sufrir una o varias adicciones

El problema de sufrir una adicción ya no es la enfermedad en sí, que ya es bastante problemática, es que además puede generar un inmenso número de afecciones, tanto en la salud física como en la salud mental. Por otro lado, el mero hecho de tener que consumir determinadas sustancias o llevar a cabo comportamientos de manera compulsiva es otra de las consecuencias, puesto que suele convertirse en el aspecto principal de la vida del adicto.

Y es que la gran mayoría de sustancias que generan adicción suelen ser perjudiciales para nuestro organismo en mayor o menor medida, más aún cuando se abusa de ellas, que precisamente es una de las características de este problema. Lo mismo ocurre con las adicciones comportamentales, que acaban por generar, como mínimo, daños psicológicos de carácter más o menos grave. Por último, ni que decir tiene que cuando hablamos del embarazo las adicciones pueden resultar fatales

Síntomas más habituales en una persona adicta

Hay diversos factores comunes que tienden a desarrollarse en quienes sufren adicciones, como son el insomnio, la ansiedad, el aislamiento social, los problemas en las relaciones interpersonales, tanto familiares como sociales, o los cambios bruscos de humor que implican estados de ánimo extremos como la euforia, la irritabilidad o la tristeza profunda.

El nerviosismo y la inquietud son también patrones habituales entre los adictos, sobre todo en aquellos momentos que sufren la abstinencia. Las obsesiones, vivir en un autoengaño constante y el deterioro físico mencionado anteriormente entre las consecuencias habituales, son otros síntomas que se observan con frecuencia.

Tipos de adicciones

A la hora de hablar de los distintos tipos de adicciones que podemos encontrar, cabe señalar dos clasificaciones diferentes. Por un lado, hablamos de lo que vive cualquier afectado, que se corresponde con dos variantes que conviven -sobre todo cuando se trata de sustancias- en muchos casos: la adicción física y la adicción psicológica. En segundo lugar, hablamos de la naturaleza de esos alivios o recompensas a los que recurren estas personas, donde podemos observar las sustancias, los comportamientos y las emociones.

Es importante tener en cuenta que ninguna de las tipologías que presentamos a continuación es eliminatoria. Tanto las que hacen referencia a la naturaleza de la adicción, como las que se centran en su procedencia, pueden darse al mismo tiempo que cualquiera de las otras.

Adicción física

La adicción física es aquella que el cuerpo de un individuo siente hacia una sustancia en particular, de tal manera que puede llegar incluso a encontrarse mal cuando no puede consumirla. La tolerancia de un organismo hacia cualquier sustancia aumenta cuanto mayor sea su consumo, por lo que cada vez se necesitará en mayor medida.

Lo que conocemos como el síndrome de abstinencia -que incluye malestar general, temblores, mareos y problemas gastrointestinales- también afecta a nivel físico y puede tener graves consecuencias en nuestro organismo, ya que por muy perjudicial que sea una sustancia, si el cuerpo la recibe de manera constante y se acostumbra a ella puede llegar a necesitarla para funcionar.

Adicción psicológica

Cuando el consumo de cualquier sustancia o la práctica de algún comportamiento pasan a ser habituales y posteriormente generan una dependencia, la necesidad se convierte en una adicción psicológica.

Generalmente los comienzos de una adicción, o más bien los momentos previos, suelen resultar agradables cuando el consumo tiene lugar, pero se tornan realmente tormentosos cuando la dependencia es insoportable -llegando a sobrepasar serios límites por conseguir saciarla-. Así pues, lo que siente a nivel psicológico y emocional una persona adicta -algo que se da en el 100% de los enfermos-, se conoce como adicción psicológica.

Adicciones a sustancias

Las adicciones a diversas sustancias son las más conocidas a nivel social, puesto que cuando alcanzan ciertos niveles o se perpetúan en el tiempo sin ningún tratamiento son perfectamente perceptibles físicamente. Al mismo tiempo y por los mismos motivos, también son las más complicadas de ocultar de cara al entorno más cercano.

Cuando hablamos de adicción a sustancias no nos referimos únicamente a las más conocidas, como el alcohol, las drogas de todo tipo o el tabaco. Existen otras adicciones menos conocidas y tan habituales como éstas, pero quizás los daños que provocan son menos evidentes o tienen lugar más a largo plazo.

Aparte de los problemas de salud que puedan generar, cabe señalar que la inmensa mayoría de sustancias que pueden crear adicción suelen generar los dos tipos mencionados anteriormente. Cuando hablamos de afecciones psicológicas, no nos referimos únicamente a las que provocan aquellas sustancias que provocan alucinaciones y otros resultados similares durante su consumo, sino también a la propia dependencia, que como señalamos es física y psicológica.

Adicciones emocionales

En este caso hablamos, evidentemente, de adicciones exclusivamente psicológicas. Se trata de un problema de salud mental que tiene lugar cuando creamos una dependencia a alguien o algo, aunque generalmente ocurre hacia otras personas. Sucede con frecuencia en relaciones tóxicas, ya sean de amistad, de pareja o familiares, cuando una persona llega a creer incluso que no puede vivir sin la otra.

Adicciones conductuales o comportamentales

Quien tiene una adicción de tipo conductual presenta una dependencia hacia un comportamiento concreto. Son tan habituales como las adicciones a sustancias, aunque menos evidentes porque no tienen porqué deteriorar el físico -más allá de la dejadez estética que algunos individuos pueden mostrar como consecuencia-.

Lo que sí ocurre de manera tan habitual como en los casos de adicción a sustancias, es la aparición de problemas en las relaciones interpersonales. Cuando una persona se convierte en adicta, su necesidad por satisfacer sus deseos va más allá de cualquier tipo de relación e intenta conseguirlo a toda costa, incluso por encima de sus seres queridos. La puesta en práctica de determinadas conductas de manera compulsiva y descontrolada puede ocasionar serios daños psicológicos, además de grandes pérdidas económicas en algunos casos.

¿Qué adicciones se sufren más comúnmente?

A continuación, vamos a hacer un repaso de las adicciones más habituales que podemos observar en la sociedad y tratar en cualquier consulta psicológica o psiquiátrica. Aunque la distinción resulta obvia, es interesante indicar que dentro del siguiente listado se pueden encontrar tanto adicciones a sustancias -las que aparecen en primer lugar-, como adicciones comportamentales.

El alcohol

El alcoholismo es una de las adicciones más frecuentes que podemos observar. Es más común de lo que parece, ya que generalmente asociamos este problema con la típica imagen del borracho, pero hay mucha gente que la sufre de manera menos notoria e igual de perjudicial. Tal vez el hecho de que sea una sustancia legal y concebida de un modo positivo en algunos ámbitos sociales haya propiciado que ésta sea una de las dependencias más comunes.

Los daños que puede provocar en nuestro organismo el consumo elevado y continuado de alcohol están más que demostrados. Es más, no se trata únicamente de los problemas que aparecen con su ingesta, sino que el síndrome de abstinencia que sufre una persona alcohólica es uno de los más dañinos que se conocen, llegando incluso a provocar la muerte.

Los efectos a los que nos referimos pueden ser devastadores a nivel físico y psicológico, desde la simple pérdida del equilibrio y las dificultades en el habla -con las que tantas veces hemos bromeado- a enfermedades severas como el cáncer -en varios órganos- y numerosas afecciones en el hígado, como la cirrosis o la hepatitis. Los problemas cognitivos o la agresividad son algunas de las consecuencias psicológicas más importantes que se dan con esta enfermedad crónica.



Agresividad Cuando nos expresamos dañando a los demás.

¿Qué es la agresividad?



El tabaco

Otra de las sustancias más consumidas de esta lista es el tabaco, y a nadie se le escapan los daños que puede llegar a causar en nuestro organismo. En este caso, volvemos a hablar de un consumo legal y perfectamente normalizado a nivel social, aunque ya no se ve de manera tan positiva como antaño. La ansiedad y el nerviosismo son algunas de las sensaciones que percibe un adicto a la nicotina, que es el químico encargado de generar la dependencia al tabaco a través de modificaciones en nuestro cerebro.

Si bien el tabaquismo no produce alteraciones severas de manera directa en nuestra psicología, la recién mencionada ansiedad sí puede convertirse en un serio problema de salud mental, y está totalmente asociada a la nicotina. En cuanto a las dolencias físicas, todos conocemos que el humo de los cigarrillos puede causar diversos tipos de cáncer, problemas respiratorios severos o enfermedades cardiovasculares que pueden derivar en infartos, por lo que hablamos de una adicción potencialmente mortal.

Adicción al tabaco


Las drogas

Hablamos de cannabis, cocaína, heroína, cristal o metanfetamina, LSD, anfetaminas y un largo etcétera de sustancias que son adictivas y altamente perjudiciales para quien las consume de manera dependiente. No importa si hablamos de alucinógenos, estimulantes o depresores, una de las características de cualquier droga es que resulta adictiva, y esto no hace distinciones entre lo que coloquialmente se conoce como drogas duras y drogas blandas.

Cuando un consumo esporádico pasa a ser una adicción, el enfermo entra en una espiral que empeora dependiendo de las dificultades que éste tenga para conseguir acceder a la sustancia. Mentiras ante su círculo más cercano, agresividad y episodios de delincuencia pueden convertirse en actitudes habituales de un adicto a las drogas.

Por otra parte, cuanto más elevado sea el consumo -y recordemos que una persona adicta pierde el control a este respecto-, más daños aparecerán en su salud física y mental. Desde distintos tipos de cáncer hasta el deterioro de los órganos, donde se incluye el cerebro: el consumo de drogas puede desatar enfermedades mentales, desde las más leves y comunes hasta las más graves.

Los psicofármacos

Se trata de medicamentos que en las farmacias se dispensan únicamente con receta, pero que el mercado negro pone a disposición de cualquiera, lo que significa que son consumidos por gente que los necesita y por gente que no. Tanto un grupo como el otro son susceptibles de contraer una adicción hacia ellos por el bienestar que les ofrece, ya que resultan extremadamente relajantes y tranquilizantes. Estas sensaciones llevan a aumentar su consumo o a continuar con él cuando ya no se requiere, lo que puede desembocar en problemas serios en el organismo llegando a provocar incluso la muerte en caso de sobredosis.

Los esteroides

Seguro que has escuchado hablar en más de una ocasión de esta sustancia, ¿con qué la relacionarías? Exacto, con el mundo del deporte. Los esteroides son variaciones químicas de las hormonas -en la mayoría de los casos, la testosterona-, que aumentan los resultados en determinados deportes.

¿El problema? Que dichos resultados no se consiguen naturalmente y, mucho peor, que el consumo de estas sustancias -sobre todo de manera compulsiva- tiene numerosos efectos secundarios negativos, desde los más leves hasta los accidentes cardiovasculares.

La cafeína

¿Cuántas veces habrás oído decir aquello de “soy adicto al café” o “yo sin café no soy nadie”? Es posible que incluso lo hayas dicho tú mismo y estamos seguros de que no son más que exageraciones que indican lo mucho que nos gusta en general esta bebida. No obstante, aunque hay discrepancias, se dice que la cafeína llega a ser adictiva cuando se consume de manera compulsiva y que, además, resulta nociva para nuestra salud cardiovascular y puede provocar también problemas de ansiedad -tanto por consumo excesivo como por abstinencia-.

El azúcar

El azúcar es un refinado que puede resultar adictivo. Al igual que en el caso de la cafeína, se trata de una sustancia habitual en nuestro día a día, pero puede resultar verdaderamente nociva -también a nivel cardiovascular- para quienes lo consumen sin control, sobre todo cuando se trata de bollería industrial. Nos referimos, evidentemente, al azúcar procesado, no a los azúcares que consumimos de forma natural en alimentos saludables como la fruta.

El juego

La primera de las adicciones que tienen que ver con la conducta es también una de las más peligrosas que existen. La ludopatía consiste en jugar desesperadamente -generalmente intentando obtener algún beneficio económico- y ha causado verdaderos estragos en familias perfectamente estructuradas.

Hasta hace algún tiempo las tragaperras o los casinos eran los protagonistas de este trastorno adictivo, pero últimamente han sido las apuestas deportivas las que han tomado el relevo y, lo peor de todo, han supuesto una notoria bajada en la media de edad de los adictos. Estrés, ansiedad, depresión, aislamiento y abandono de las relaciones interpersonales y grandes pérdidas económicas son algunas de las consecuencias directas de este problema.

Adicción al juego


El sexo

Las bromas acerca de la ninfomanía son un clásico en nuestra sociedad. Tratarlo de un modo jocoso o incluso presumir de padecerla es habitual porque consideramos el sexo algo beneficioso y placentero. Sin embargo, éste es el ejemplo perfecto de cómo algo sano y positivo se puede convertir en un verdadero infierno cuando pasa a ser una adicción. Quienes la sufren tienen una necesidad que no pueden controlar y eso les hace muy difícil el día a día, lo que puede acabar derivando en problemas psicológicos de índole grave.

El trabajo

Cuando una persona trabaja en algo que le gusta se le considera una afortunada, pero te sorprenderías del número de casos en los que el trabajo se ha convertido en una adicción que ha destrozado familias perfectas. Se trata de otro ejemplo donde lo necesario se vuelve perjudicial; además, no se da exclusivamente en quienes aman su trabajo, sino incluso en gente que lo detesta, y es que la cultura del esfuerzo en ocasiones se nos puede volver en contra.

Otras adicciones

Las compras, la comida, el deporte o las nuevas tecnologías son otras adicciones frecuentes en la sociedad actual, posiblemente de menor calado que las anteriores, pero igualmente preocupantes cuando se dan de manera profunda. Recordemos que una adicción es una enfermedad crónica, no algo que hacemos porque nos gusta mucho.

La vigorexia es un trastorno mental que consiste en la obsesión con el físico y la consiguiente adicción al deporte, algo que trae problemas físicos y psicológicos. Por otro lado, en los últimos años hemos visto, sobre todo por parte de los jóvenes, una creciente adicción a las nuevas tecnologías, y más concretamente a los móviles, que suelen acabar en terapia porque la situación familiar se hace realmente insostenible.

¿Cómo debe tratarse una adicción?

En primer lugar, la vigilancia es algo fundamental cuando se intuye cualquier adicción. Si se cumplen los síntomas que hemos observado a lo largo de este artículo, es necesario confirmar la enfermedad con un diagnóstico previo al tratamiento. No obstante, como siempre que hablamos de salud: más vale prevenir que curar.

Prevención

Pero ¿cómo se previenen las adicciones? Teniendo en cuenta que hay personas más propensas que otras a sufrir este problema, se trata de hacerlo día a día durante toda la vida, desde la infancia de una persona. Algunas circunstancias como los entornos desestructurados o la aparición de traumas pueden causar el desarrollo de esta enfermedad en la edad adulta.

El hecho de consumir ciertas sustancias o poner en práctica determinados comportamientos, con el fin de refugiarse de estados de ánimo bajos o llenar un vacío, no suele ser de gran ayuda. Sobre todo, es primordial que uno mismo sepa poner el límite a determinadas actitudes cuando es necesario, pero esto es realmente complicado porque hablamos de sustancias y conductas adictivas, así que la reacción suele llegar tarde.

Diagnóstico

El diagnóstico de una adicción se antoja más complejo de lo que pueda parecer. Los signos de que la enfermedad es real no siempre son evidentes y, cuando lo son, nunca es suficiente. Para que el diagnóstico sea efectivo se requiere atención psicológica para determinar el grado del problema, entre otras cosas, mientras que cuando se trata de sustancias los análisis también son imprescindibles para confirmar su consumo.

Tratamiento

El tratamiento de una adicción generalmente necesita de un equipo multidisciplinar, y dependiendo del tipo de adicción y su gravedad, deberán colaborar más o menos especialistas. Existe un gran número de alternativas ante las adicciones, pero la inmensa mayoría conllevan el internamiento en centros cuando la enfermedad está avanzada.

En Tu Psicoayuda podemos darte las pautas para una prevención adecuada de la adicción y ayudarte con un primer diagnóstico a la hora de buscar tratamiento, no dudes en contactar con nosotros -presencial o digitalmente- si te ves en esta situación.



Contacta con nosotros Aquí podrás pedir cita o llamarnos directamente.

Quiero contactar con un psicólogo



¿Crees que este artículo puede serle útil a alguien?

Share on facebook

Share on twitter

Share on linkedin

Share on whatsapp

Share on facebook

Fuente: este post proviene de tupsicoayu, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Tu psicoayuda Las adicciones ¿Qué son las adicciones? Te enseñamos qué son, qué tipos hay y cómo podemos tratarlas. ¿Qué vas a encontrar en este texto? Las adicciones no son ningún des ...

Tu psicoayuda Fobias ¿Qué son las fobias? Cómo diferenciarlas del miedo y hacerles frente. ¿Qué vas a encontrar en este texto? Las fobias son uno de los aspectos más incontrolables de ...

Etiquetas: Qué tratamos

Recomendamos

Relacionado

Adicciones adicciones ayuda psicológica

El tratamiento de adicciones es uno de los aspectos más complejos a trabajar desde la psicología, principalmente porque aborda no solamente al paciente, sino también a su entorno. Lograr el acompañamiento, la comprensión y el trabajo conjunto son claves para la recuperación de aquellas personas que deben luchar día a día contra una adicción. En el abordaje de adicción a sustancias, es importante p ...

Psicólogos

Tratamiento de las Adicciones en el centro de Madrid Cuando hablamos de adicciones, nos viene a la mente las adicciones a sustancias (alcohol y/u otras drogas). Existen multitud de adicciones que generan múltiples consecuencias negativas, algunas tan peligrosas como las que crean las adicciones a drogas. Hablamos de la adicción al sexo, al juego, a las tecnologías, a las compras, ...

general adicciones

¿Qué es “la adicción”? Según la Organización Mundial de la Salud, la adicción es un trastorno físico y emocional, que refleja una dependencia o necesidad hacia un objeto, sustancia o relación personal que genera satisfacción en la persona dependiente. El adicto no puede controlar su impulso hacia la causa que le provoca la adicción, tanto es así que su vida no puede desarrollarse de fo ...

Adicciones adicciones ayuda ...

Las adicciones son aquellas conductas que le generan a las personas una dependencia hacia determinadas sustancias, comportamientos o acciones. Incluso puede haber personas adictivas, que son aquellas que por más que nos hagan daño nos siguen atrayendo y animando a hacer cosas incluso cuando nos estemos haciendo daño. Las adicciones pueden alcanzar un nivel tal de peligrosidad, que toda la vida del ...

salud terapia

Las terapias para curar adicciones surgieron con un claro objetivo: ayudar a todas aquellas personas que lo necesitan a dejar a un lado el consumo de alcohol y otras sustancias dañinas para la salud. En la actualidad, son muchos los hombres y mujeres que se animan a acudir a este tipo de terapias y a empezar una nueva vida libre de adicciones. No hay que olvidar que, en 2016, fallecieron en España ...

Adicciones adicciones conductas ...

Las adicciones pueden tomar diferentes formas, pero suelen compartir un mismo proceso de evolución y sintomatología. Sean adicciones de comportamiento o adicciones a sustancias, los psicólogos cuentan con diferentes herramientas para abordar los problemas derivados de la adicción y el abuso de sustancias o comportamientos nocivos. Hoy analizamos un poco estas vertientes de la adicción y cómo comba ...

Adicciones

Algunas personas, en algún momento de sus vidas, pueden verse involucradas en distintas situaciones relacionadas con conflictos o problemas, ya sea en el aspecto personal o con el entorno en que se desenvuelven. En muchos casos, estos episodios pueden llevarles a buscar alguna vía de escape que por lo general conducen a adicciones a sustancias nocivas, algunas de ellas ilegales. La dependencia a c ...

adicciones Blog Psicologia psicólogos adicciones

QUÉ ES UNA ADICCIÓN Hace muchos años hablar de adicción era equivalente a consumo de drogas. Sin embargo, hoy cuando hablamos de adicción incluimos tanto la adicción a sustancias (alcohol, drogas, nicotina) como la adicción a actividades (juego, compras, móvil, internet,etc). Lo característico de la adicción es la falta de control y la dependencia. Tipos de adicciones: -Adicciones con sustancia: a ...

general beneficios del reiki cursos de reiki ...

Cuenta tu caso aquí y te digo que puede hacer reiki por tí Si una persona tiene adicción a un hábito destructivo, quiere decir que esa persona tiene problemas con su corazón simbólico. En general las personas se vuelven adictas a cosas destructivas o a relaciones problemáticas porque tienen una gran deficiencia amorosa en su vida y una baja autoestima. La terapia de reiki restaura el equilibrio a ...

Adicciones adicciones consejos ...

Actualmente, la forma en la que abordamos las adicciones requiere de un trabajo integral desde diferentes aristas. Las intervenciones profesionales parten de romper una primera etapa de negación, en la que suelen entrar las familias y los propios afectados por la adicción. La integralidad implica trabajar sobre los sentimientos del círculo íntimo, para acompañar y construir un proceso que ayude al ...