comunidades

Gente Tóxica y Cómo Combatirla




Todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos encontrado con personas problemáticas que resultan entrar en el penoso conglomerado llamado gente tóxica (jefes, amigos, familiares, etc.).

En todo grupo humano, ¿quién no se ha enfrentado con un manipulador que quería que hicieras todo lo que él disponía, con un sociópata que se había predispuesto a hacerte la vida imposible, con un jefe autoritario que pensaba que podía disponer de tu vida las 24 horas del día, con un amigo envidioso que celaba todo lo que obtenías, con un vecino chismoso que controlaba a qué hora salías y entrabas a tu casa y con quién?

Más allá del dolor que nos generaron estas personas, las preguntas de quienes alguna vez tuvimos que convivir con ellos son: ¿qué hago?, ¿cómo pongo límites sin lastimar ni lastimarme?, ¿cómo puedo lograr que esta gente tóxica no entre a mi círculo afectivo íntimo?

Hay un libro de Bernardo Stamateas intitulado “GENTE TÓXICA” que trata muy bien sobre el tema tanto en identificación como acción evasiva, que si te interesa el tema, te invito a leer.

Según este autor y si has vivido alguna relación de este tipo, seguramente estarás de acuerdo con él, “Las personas tóxicas potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y frustraciones. No des crédito a ninguna palabra ni sugerencia que provenga de los tóxicos. No te amarres a quienes no se alegran de tus éxitos y aléjate de gente tóxica, aquí las dejo para aprender a reconocerlas y neutralizaras”.

Gente Tóxica

 

El sociópata

Si lo reconoce a tiempo, huya. Sin dudarlo. Es el más peligroso de los seres tóxicos. De entrada cae excelentemente, regalándonos el oído, pero miente sin pestañear para conseguir lo que quiere. Carece de escrúpulos, es incapaz de asumir responsabilidades, y los sentimientos y derechos de los demás no le interesan lo más mínimo.

Ni el sentido común: si le conviene, no duda en contradecirse. Su palabra favorita es yo; es engreído y se jacta de todo. ¿El mejor modo de reconocerlo? Mire bien su rostro; no mueve un músculo, no expresa emociones. Y es que no las siente en absoluto. Por eso, su mejor defensa no se lo piense dos veces es una huida inmediata.

 

El mediocre

La desidia y el pasotismo son muy contagiosos. De ahí la importancia de mantener la guardia en alto ante esta categoría de individuos tóxicos. Pese a que no suelen hacer daño más que a ellos mismos, los mediocres pueden envenenar también a las personas más abiertas y vitales si logran convencerlas para ver la vida desde su punto de vista.

Su grado de gente tóxica puede lograr incluso que uno acabe yendo a trabajar cada vez más desmotivado, en una burbuja de depresión.

¿La solución? Recordar siempre que la elección de nuestros compañeros de ruta depende solo de nosotros.

 

El arrogante presuntuoso

Soberbios, vanidosos y pedantes, la gente tóxica de esta especie se han auto convencido de estar siempre en lo cierto y de tomar, sin margen de error, las mejores decisiones. Si no ganan, empatan. ¿Perder? Jamás.

Siempre tienen preparada una respuesta, sobre cualquier tema, hasta el punto de memorizar grandes frases para soltarlas en el momento adecuado y parecer mejores que los demás. Desde luego, reciben las opiniones ajenas con aires de autosuficiencia. “¿Estás realmente seguro?” es su frase típica.

Déspotas intelectuales, aman pontificar y cualquier medio es bueno para mantener viva la atención de los otros, porque que nadie lo dude solo sus opiniones importan. Si les toca escuchar, suspiran, hacen gestos, muecas, expresando que también sobre eso tienen una opinión; y, desde luego, mejor.

En el trabajo intentan convencer a todos de que son indispensables, pero el creerse perfectos los hace equivocarse con frecuencia. Alentados por su errada autopercepción, se hacen daño ellos solos: un buen grado de autoestima es indispensable, pero tener más de la cuenta los vuelve ciegos ante sus errores. Hasta que un día ven, aunque no lo confiesen. Pero suele ser demasiado tarde.



 

Gente tóxica: El que se victimiza por todo

Convencido de que el mundo un lugar terrible está en su contra, rezuma negatividad por cada poro, regodeándose con su mala suerte pero sin hacer nada para cambiar las cosas ni su propia situación. Su resentimiento contra todo es tan intenso que contagia con su pesimismo a quien lo escucha. Aunque lo peor de sus dotes es una enorme habilidad para que los demás nos sintamos culpables de su situación desesperada.

 

El humillador

Son unos de los que componen al conglomerado de gente toxica que se portan más odiosos y temibles. El humillador goza rebajando a sus víctimas hasta desequilibrarlas emocionalmente. Encuentra auténtico placer en ello.

Finge ser nuestro amigo y querer ayudarnos, pero en verdad sólo recaba datos sobre nuestros defectos para dejarnos mal a los ojos de los demás. Jamás se quita la máscara, a menos que alcance una posición de ventaja sobre nosotros. Entonces sí, no duda en llegar incluso al insulto explícito y la humillación directa.

A gente tóxica de este calibre hay que vigilarles con atención: sus continuos “mensajitos” pueden crearnos un sentido de inferioridad que nos pondría aún más en sus manos; si logra condicionar nuestra vida con sus actitudes, podríamos llegar incluso a convencernos de que lo hace por nuestro bien.

 

Gente tóxica: El envidioso

No le cabe en la cabeza que los demás triunfen por haberse sacrificado o haber trabajado con tesón y talento, y están siempre rumiando sobre lo que los otros tienen y él no. Siembra cizaña en forma de cotilleos llenos de malicia, rumores y críticas infundadas.

En su versión más radical, busca directamente destruir a quienes envidian maltratándolos verbalmente y rebajando todos sus logros ante quienes los valoran. Para él, quien se mantiene en forma yendo al gimnasio no es más que un narcisista con la cabeza hueca; quien asciende, un lambón de los jefes o una mujer fácil; y así, sucesivamente.

En el fondo, sin embargo, quien más sufre es precisamente él, que desea ante todo lo que nunca tiene. Y conseguirlo no resuelve su conflicto.

 

El agresor verbal

Su primer objetivo es hacernos sentirnos débiles e ineptos. Ofensivo e intimidatorio, incluso su cara, cuando se enciende, resulta belicosa, igual que su tono de voz, siempre atronador. Su violencia psíquica puede dejarnos una huella no menor que la de un maltrato físico.

Intentar razonar con este tipo de gente tóxica es perder el tiempo: aunque un día exaltasen nuestra inteligencia, al día siguiente cuando más tranquilos nos encontremos podrían lanzarnos la pulla más brutal.

¿Consuelo? Estos seres tóxicos no saben entablar relaciones duraderas y terminan solas, abandonadas por todos quienes habían entrado en relación con ellos.

 

Gente tóxica: El jefe autoritario

En términos laborales, todo jefe tiene el derecho a decirnos qué espera de nosotros y a criticar incluso nuestro desempeño. Pero, claro ¿qué ocurre cuando, como sucede en no pocos casos, nuestro superior se vuelve un déspota que goza imponiendo su voluntad y necesita constantemente sentirse legitimado a base de humillar a quienes trabajan para él? En ese momento se convierte, sin escalas, en un ser tóxico.

Este tipo de personajes autoritarios mantienen el control atemorizando e insultando incluso al personal, hasta el punto de convertir en una insoportable carga lo que habría podido ser un proyecto interesante en el que implicarse. A menudo, estas personas autoritarias no se revelan como tales hasta que, por fin, obtienen el ansiado cargo directivo; un momento antes su toxicidad era insospechable.

En los casos más extremos odian a quienes consideran inferiores y boicotean a los que destacan: nunca soportarían ser superados por un subordinado. Su afán de control es tal que llegan a inmiscuirse en el tiempo libre de sus empleados. ¿La mejor defensa? La ley, que ya reconoce el delito de “mobbing”.

 

El que blasfema hasta por reflejo

Es un especialista en crear mal rollo en el trabajo sin ningún remordimiento. Sus indiscreciones pueden comprometer a sus colegas más competentes y todo sin el menor provecho para él, que se realiza sólo con ser escuchado y ver que sus versiones cuelan.

Nada ambiciona más que saberlo todo de todos y si no lo sabe, exagera lo que cree saber o se lo inventa directamente, en lo que es un auténtico talento.

¿Su secreto? Hacer creíbles sus fábulas a partir de una enorme cantidad de detalles conocidos o, en todo caso, coherentes. Nuestra única defensa ante él es mantenernos a distancia y no contarle jamás nada.

En cualquier caso, cabe recordar que casi todos participamos alguna vez en la propagación de cotilleos, chismes, runrunes, comentarios del “parece que está sucediendo”, o el “eso da a entender”, siquiera para comentarlos. Es útil un poco de autocrítica para no volvernos gente tóxica a nuestra vez.

 

Gente tóxica: El neurótico

A muchos tóxicos podría calificárselos de malos, pero no a los neuróticos, que perjudican tanto a los demás como a sí mismos. Y, aunque pueden causar mal, no suelen tener maldad. Viven poniéndose metas inalcanzables y si somos sus socios, esperarán lo mismo de nosotros.

Su perfeccionismo se convierte casi siempre en manía y quieren controlarlo todo, incluyéndonos, desde luego, hasta el punto de recurrir las veces que hagan falta al chantaje emocional. Pero no son malos; al contrario, quisieran gustar a todo el mundo de un modo casi infantil.

Fantasiosos y autosuficientes, no escuchan consejos, pero están más que dispuestos a prodigar su ayuda a todos. Entre ellos, los peores son los supersónicos castradores, los que nos ayudan sólo para poder decirnos alguna vez: “Con todo lo que he hecho por ti, ¿y me lo pagas así?”.

gente tóxica


 

¿Qué podemos hacer frente a esta gente tóxica?

Reconocerlos. Lo primero reconocerlos. Detecta qué personas son negativas para ti, quienes así no pillarán desprevenida y estarás pues ya sabes cómo actúan y qué efectos producen en ti.

Mantener tu equilibrio interior.Para evitar el contagio, muchas veces entender por qué esa persona tiene ese efecto sobre ti, te ayuda a protegerte de su influencia negativa. Cuando sabes que es ella, y no tú, la que tiene un problema (porque es negativa, belicosa, catastrófica, etc.), puedes mantener una distancia emocional que te permite observar su comportamiento `desde afuera, sin que te afecte.

Alejarte. Si esta persona no es esencial en tu vida, puedes diluir la relación. Muchas veces la costumbre nos “ata” a amistades tóxicas. Y busca generar un círculo de amistades nutritivas que te brinden amor, apoyo y guía.

Sanar la relación. Si la relación es importante para ti, haz saber a esa gente tóxica de qué manera te está afectando. No se trata de enfrentarla, herirla ni atacarla. Sino sencillamente expresar cómo te sientes y porqué valoras la relación deseas que ésta cambie.

Entrenar nuestra capacidad de poner límites, amable pero firmemente. Nadie merece ser maltratado. Es nuestro derecho decir que “No” frente a la descalificación o manipulación del otro. Desarrollemos la asertividad que es la capacidad de expresar adecuadamente lo que pensamos y sentimos.

Entrenar la autoestima.Cuanta mayor confianza tengas en ti mismo, menos te afectarán las relaciones tóxicas, menos “permiso” darás a este tipo de personas a invadirte e intoxicarte con su “basura emocional”.

Muchas veces no son las personas toxicas las que hay que cambiar, sino, nuestra manera de relacionarnos con ellas. Sobre todo entender que una persona tóxica nos puede dañar si nosotros le dejamos abierta la puerta de nuestra vida, para que lo haga.

Y en tu vida ¿Te has encontrado a este tipo de gente tóxica? ¿Qué haces al respecto? ¿Quieres continuar siendo una persona intoxicada por ella/s?

Recuerda que fácilmente puedes salir de esa relación. Tuya es la decisión.

 

Lcdo. Argenis Serrano

Fuente: este post proviene de Periodistech, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Todos, en algún momento de nuestras vidas, nos hemos encontrado con personas problemáticas que resultan entrar en el penoso conglomerado llamado gente tóxica (jefes, amigos, familiares, etc.). En todo ...

Hay una amplia multiplicidad de opciones para crear una página web, pero aunque sea el bienestar económico una de las razones de más peso, es el profesionalismo y la pasión junto a las convicciones, l ...

A petición de quienes buscan monetizar o hacer más amigables sus blogs para los buscadores, reiteramos la manera de cómo hacer SEO en Blogger, blogs que tienen la misma posibilidad que los de WordPres ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Comunicación Datos de la realidad Gente Toxica ...

¿QUÉ CARACTERIZA A LA GENTE TÓXICA? No soy muy partidario como psicólogo de etiquetar a las personas, y menos cuando estas etiquetas son negativas. De hecho, parece que el concepto de persona tóxica ha aparecido en cierto tipo de literatura como una forma de catalogar la personalidad de ciertos individuos, y raramente se explica que el carácter y los hábitos se pueden cambiar. Por tanto, una pers ...

personas imagen personal irreverentes ...

Después de tratarlos, nos sentimos como si una especie de `Drácula síquico’ nos hubiera drenado emocionalmente, dejándonos deprimidos, sin energía, con el ánimo apagado Todos conocemos por lo menos uno. ¿No lo crees? Haz una prueba sencilla: ¿Existe alguien que evitas o rehúyes, sea en persona o por teléfono? ¿A quién te cuesta mucho trabajo devolverle una llamada, porque la sola idea de hablar co ...

pareja o sexualidad relaciones tóxicas personas tóxicas ...

Es cierto que lo que resulta normal para unos para otros no lo es. En las relaciones de pareja pasa igual. La diversidad y estilos de pareja son infinitas, y las conductas que pueden ser saludables para unas, para otras pueden resultar inviables o tóxicas. Hay algunas relaciones que sin dudad no son para nada de pareja. Ya que uno de los dos perjudica al otro hasta acabar con él o ella. Me pregunt ...

Parejas Psicologia pareja problematica

¿Crees que tu relación es tóxica? Aquí despejaré tus dudas. Existe una línea muy delgada entre una relación problemática y una tóxica: en una relación que es tóxica se pierdes más de lo que se gana, sufrís más de lo que eres feliz. Quienes están con personas así, dejan pasar su vida justificando el comportamiento del otro y aunque resisten al dolor, no pueden vivir sin él. A continuación te daré 2 ...

dudas frecuentes relaciones tóxicas

Este contenido fue publicado en la pagina oficial Si tuviéramos que definir de forma muy rápida las relaciones tóxicas, podríamos decir que son aquellas que dañan tu autoestima, tu imagen y que en situaciones extremas ponen en riesgo la vida de los individuos de la pareja. Como verás este tipo de relaciones nos traen como consecuencia situaciones indecibles y que en ocasiones para poder superar la ...

general autoayuda coaching ...

Cada persona tiene la posibilidad de elegir a sus amigos, sin embargo, las personas no nos movemos en una burbuja sino que nos relacionamos en entornos diversos (lo que resulta muy saludable). Pero puede ocurrir que te encuentres con una persona tóxica cuyas actitudes son la queja constante, la crítica continua y el dramatismo de la realidad. En ese caso, es muy importante que aprendas a protegert ...

Psicólogos Terapia de Pareja Terapia Psicologica Adultos ...

¿ CÓMO IDENTIFICAR SI TENEMOS UNA RELACIÓN TÓXICA? Hoy en día se habla mucho en nuestra sociedad sobre relaciones tóxicas y relaciones sanas. Pero, ¿sabemos realmente que significa cada una de ellas?. Una pregunta importante sería: ¿Qué es lo que podemos permitir o hasta dónde podemos permitir en una relación de pareja?, ¿ Qué es lo que no podemos permitir nunca?. Son preguntas que cuestionan mu ...

general

En la sociedad en que vivimos, la familia es algo sumamente importante. Padres, madres, hermanos... y todos esos integrantes de una familia que la vida nos ha impuesto. Dicen que la sangre pesa más que cualquier otra cosa, pero eso es cierto si la sangre es lo suficientemente pesada, o sea si tuviste la fortuna de tener una de esas raras y hermosas familias que por lo general se ven en las películ ...

Psicología Relación de Pareja

Por fin hemos decidido que esta relación no nos satisface, que no es lo que merecemos, pero cómo lo hacemos. Aquí te dejo 8 consejos para terminar con esa relación tóxica Tomar conciencia: al salir de una relación es importante analizar las cosas que han ocurrido. Si sientes que has estado en una relación tóxica te vendría bien leer libros, ver películas o videos. Si te sientes identificado con al ...

el arte de vivir conocimiento psicología

Cómo confiar de El Arte de Vivir España Si me pruebas tu amor, realmente me amas.” Es una cuestión de confiar en una persona. Dudas de lo positivo de la gente, de la bondad de la gente, no dudamos de lo negativo o de la maldad de la gente. ¿Alguna vez has dudado que alguien estaba enfadado contigo? Le has dicho alguna vez… “¿De verdad estás enfadado? No lo creo.” Pero si a ...