Idea guardada 10 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Flujo vaginal blanco a inicios del embarazo. Todo lo que necesitas saber

Experimentar el flujo vaginal de vez en cuando es normal, pero si estás embarazada notarás que la cantidad de flujo es mayor que lo habitual. Ciertamente, el flujo blanco lechoso es uno de los signos más comunes del embarazo y uno de los primeros que debes esperar. Sin embargo hay ciertas circunstancias en las que este flujo puede ser anormal, indicando la presencia de una infección que debe ser abordada de inmediato para evitar complicaciones.
Entonces, ¿el flujo blanco es normal durante el embarazo temprano? En este artículo conoceremos un poco más sobre este tema tan importante.
¿Qué es el flujo vaginal normal?
El flujo vaginal es el término usado para describir los fluidos secretados por las glándulas dentro de la vagina y el cuello uterino, que arrastran las células muertas y bacterias en un esfuerzo para mantener la vagina limpia y el nivel de pH correcto. La cantidad de descarga vaginal varía de mujer a mujer, mientras algunas mujeres reportan una sensación constante de humedad en la vulva, otras experimentan estas secreciones con poca frecuencia. El color y la consistencia generalmente dependen del momento en el ciclo menstrual, por ejemplo blanco y seco antes y después del período, blanco y cremoso antes de la ovulación, transparente y elástico en la ovulación, claro y acuoso el día antes o el mismo día en que se libera el óvulo. El flujo vaginal normal no tiene olores fuertes, aunque a veces puede oler bastante a almizcle.
mujer embarazada
Secreción blanca en los inicios del embarazo: ¿Es normal?
El flujo vaginal blanco y grueso es uno de los primeros signos de embarazo que puedes experimentar, además de la sensibilidad en los senos y el aumento de la micción. Durante el embarazo, el cuerpo pasa por cambios hormonales que pueden afectar el flujo vaginal normal, causando un aumento considerable en su cantidad. Esto se debe específicamente a un aumento de estrógenos. Este flujo se produce casi siempre en la segunda semana de embarazo, pero puede aparecer incluso antes.
El flujo de embarazo es generalmente similar al que experimentamos antes del período. Es blanco, espeso, pastoso y no tiene un olor específico. En casos muy raros, la descarga puede oler ligeramente almizclada, pero ese olor es apenas perceptible.
Recuerda que es probable que experimentes un incremento repentino en la cantidad de secreción pegajosa y blanca, así que no te preocupes si sientes tu ropa interior empapada consistentemente. Asegúrate de cambiarte tan frecuentemente como sea puedas para mantenerte limpia y fresca. Lava tu área genital sólo con agua. De vez en cuando puedes usar jabón suave, sin perfume, pero evita introducirlo mucho en tu vagina. Frota suavemente y enjuaga muy bien, luego usa una toalla suave para secarte.
Flujo vaginal a finales del embarazo: ¿Todavía normal?
El flujo vaginal blanco no se produce sólo durante la etapa temprana del embarazo, sino también al final de este. Por ejemplo la embarazada puede experimentar una gran cantidad de moco vaginal de color blanco cremoso en el tercer trimestre y al acercarse el nacimiento la descarga será elástica y acuosa, haciendo que la vulva se sienta muy húmeda y pegajosa. Este tipo de descarga a menudo es confundida con la orina ya que es un flujo muy líquido y blanco. Específicamente se siente como si hubiera orinado. Mientras no haya olor desagradable u otros síntomas como picazón, inflamación de los labios o sangrado, la descarga es absolutamente normal y no debe causar ninguna preocupación.
Ten en cuenta que durante la última semana de embarazo, tu flujo probablemente tendrá vetas de moco espeso e incluso sangre. Esto se debe al tapón mucoso, que es una “bola” de moco que ha estado presente en el cuello del útero durante el embarazo y ahora está listo para ser expulsado, provocando  gran cantidad de flujo. Es una señal de que tu cuerpo se está preparando para el parto. Si experimentas una sensación de estallido seguida de una enorme cantidad de agua que brota de tus genitales, significa que tu fuente se rompió y debes ir al hospital inmediatamente.
Flujo blanco con sangre: ¿Síntoma de embarazo?
Muchas mujeres embarazadas experimentan algún tipo de sangrado durante el primer trimestre de embarazo. Se llama “manchado” y se parece un poco al período, pero no es tan abundante. El color de la sangre varía de rojo a marrón, pero puede ser mucho más ligero si se acompaña de una secreción blanca clara. Las manchas y el sangrado leve durante el embarazo suelen ser inofensivos, ocurren casi al mismo tiempo en que normalmente llegaba la menstruación. Su duración es de un día o dos, y puede ser notable después de haber ido al baño.
La causa más probable de sangrados durante el embarazo son las hormonas que controlan el ciclo menstrual y desencadenan pequeñas hemorragias. Como tal, las mujeres embarazadas pueden experimentar un sangrado claro más de una vez hasta el nacimiento. Otra posible causa para la presencia de unas manchas leves es la implantación del óvulo fertilizado en el revestimiento uterino.
Incluso siendo algo inofensivo, se debe acudir al médico para investigar la causa de tales sangrados. Existe la posibilidad de que el manchado se deba a un aborto involuntario o embarazo ectópico, ambas condiciones que deben abordarse de inmediato. Si estos síntomas ocurren una o varias semanas antes de la fecha de parto, busque atención médica ya que esto puede ser una señal de parto prematuro.
Otras causas de la secreción vaginal blanca y espesa durante el embarazo
Si experimentas una secreción anormal al principio del embarazo, es posible que tengas una infección. Esto puede ser muy amenazante para tu bebé y debes tratarte lo antes posible para evitar complicaciones. Las infecciones que pueden estar alterando tu moco vaginal son:
1. Infección por levaduras. Debido a la gran cantidad de cambios hormonales que tu cuerpo atraviesa durante el embarazo, las bacterias buenas que viven en la flora vaginal pueden ser incapaces de regular el crecimiento de organismos Candida, lo que resulta en infecciones vaginales por hongos. Los síntomas comunes incluyen un flujo blanco espeso, olor desagradable, picazón, hinchazón, enrojecimiento de los labios mayores y ardor al orinar. Exceptuando los cambios hormonales, hay otras causas potenciales para las infecciones por hongos, como hábitos alimentarios y de higiene pobres, el uso de jabones perfumados y desodorantes, de tampones e incluso el estrés. Asegúrese de seguir las instrucciones del médico para prevenir o curar las infecciones por hongos durante el embarazo.
2. Vaginosis bacteriana. La vaginosis bacteriana (o VB) es un tipo de infección que se produce cuando se perturba el equilibrio entre las bacterias buenas y malas en tu flora vaginal. Esto suele ocurrir cuando el pH de la vagina se altera, sea por las duchas vaginales o la higiene incorrecta en la mayoría de los casos. La vaginosis bacteriana puede causar una secreción anormal de color blanco o clara, con una consistencia relativamente gruesa y cremosa. Puede causar picazón, hinchazón o enrojecimiento, pero su rasgo distintivo es el mal olor, como a pescado.
Aunque la vaginosis bacteriana puede desaparecer por sí sola, siempre se debe consultar a un médico lo antes posible. Cuando la VB permanece por un tiempo sin recibir tratamiento puede causar complicaciones graves, afectando tu propia salud y la del bebé.
3. Enfermedades de transmisión sexual (ETS). Además de la infección por levaduras y la vaginosis bacteriana, algunas enfermedades de transmisión sexual también pueden causar un flujo vaginal anormal. Estas incluyen a la clamidia, la gonorrea y la tricomoniasis, que por lo general causan una secreción amarilla o verdosa en lugar de blanca, y se acompañan de un olor mucho más fuerte. En estos casos la consistencia es normalmente cremosa, pastosa o gruesa, aunque puede variar. Síntomas como picazón, hinchazón, enrojecimiento, ardor al orinar y dolor pélvico también están asociados con estas enfermedades de transmisión sexual. Es importante abordarlas tan pronto como sean diagnosticadas para asegurar que ni tú ni el bebé están en riesgo.
Preguntas frecuentes
1. ¿El flujo vaginal blanco y cremoso es un signo de embarazo?
Casi todas las mujeres embarazadas experimentan un flujo vaginal blanco, también conocido como leucorrea. Esto es el resultado de los cambios hormonales que se producen en su cuerpo, un aumento en los niveles de estrógeno es igual a mayor cantidad de flujo. Tales secreciones pueden causar molestias, sensación de humedad y viscosidad.
2. ¿Cómo luce la secreción vaginal normal en el embarazo?
El color y la consistencia del flujo vaginal varían de mujer a mujer. El flujo normal es claro o blanco, pero también puede ser de color amarillo pálido. La consistencia varía desde acuoso, elástico hasta cremoso. Mientras no haya olor desagradable, picazón, hinchazón, enrojecimiento o ardor, la descarga se considera normal.
3. ¿Cuándo el flujo se considera muy abundante?
Al igual que con el color y la consistencia, la cantidad de flujo vaginal varía de mujer a mujer. Mientras algunas experimentan sensación de humedad sólo una o dos veces al día, otras incluso tienen que cambiar su ropa interior para evitar manchar su ropa. Aunque el aumento de la descarga sea repentino, no debes entrar en pánico. Lo mejor es consultar a un médico si te sientes preocupada, para descartar posibles causas infecciosas.
4. ¿Es normal tener un manchado o sangrado ligero durante el embarazo?
Este tipo de sangrado por lo general se debe a la acción de las hormonas que controlan el ciclo menstrual, pero otra de las causas se refiere al empotramiento del óvulo en el revestimiento del útero, lo que puede provocar un sangrado leve. Esto ocurre con menos frecuencia.
Lamentablemente, el sangrado durante el primer trimestre del embarazo también puede deberse a causas más graves, como el embarazo ectópico o aborto involuntario. Por esto es importante acudir al médico y asegurarse de que ni el bebé ni la madre corren riesgos.
5. ¿Cuándo debo consultar al médico?
Si tu descarga es anormal, debes consultar a un médico tan pronto como sea posible. El flujo anormal generalmente es de color blanco, amarillo, gris o verdoso, tiene una consistencia pastosa y se acompaña de olor fuerte y desagradable. Muchas veces se acompaña de picazón, hinchazón, enrojecimiento de los labios, dolor pélvico, ardor al orinar, e incluso pequeñas cantidades de sangre. Si experimentas cualquiera de estos síntomas, es posible que tengas una infección, como la candidiasis, la vaginosis bacteriana, la clamidia, tricomoniasis o la gonorrea. Es necesario tratar cualquiera de estas de forma inmediata, o el embarazo puede estar en riesgo.
6. Período retrasado pero la prueba de embarazo sigue dando negativa, ¿aun así puedo estar embarazada?
El resultado de una prueba de embarazo está muy condicionado por el momento en que se realiza la prueba. Debes esperar al menos 10 días para hacerlo, de lo contrario el resultado puede ser irrelevante. Si la prueba resultó negativa, debes esperar unos días antes de repetirla. Para estar absolutamente segura de que no estás embarazada, considera visitar al médico de cabecera o una clínica de salud sexual, porque allí pueden realizarte pruebas más precisas.
7. ¿Cómo puedo abordar el flujo vaginal abundante?
Si la secreción es causada por cambios hormonales, esencialmente por el embarazo, no hay nada que puedas hacer al respecto. Solo debes hacer tu mejor esfuerzo para mantener la zona íntima tan limpia y fresca como sea posible, para asegurarte de no desarrollar una infección. Utiliza sólo agua tibia para limpiar tus genitales y mantente alejada del jabón. Durante el embarazo, incluso un jabón leve sin perfume puede alterar el pH vaginal y causar una infección por hongos. Además del jabón debes evitar cualquier producto de higiene femenina, como perfumes o desodorantes, ya que son más perjudiciales.
Cambia tu ropa interior tan frecuentemente como sea necesario para evitar manchas de humedad en la ropa y malos olores. Usa ropa interior de algodón para permitir la circulación del aire. Utiliza sólo toallas sanitarias para absorber el exceso de descarga y evita los tampones a toda costa, ya que cambian el entorno de tu vagina y alteran el equilibrio entre bacterias buenas y malas. Siempre limpia tu zona genital de adelante hacia atrás, usando papel higiénico o tejidos sin perfume.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hernia durante el embarazo

Muchas mujeres desarrollan hernia durante el embarazo debido al aumento de la presión en la región abdominal causada por el crecimiento del bebé. La hernia ocurre cuando en la capa muscular de la pare ...

Moco cervical amarillo: 9 causas y tratamientos

Las mujeres son conscientes de la presencia del moco cervical, desde sus años de adolescencia hasta la edad de la menopausia. Este moco es producido por las glándulas de la vagina y por el cuello uter ...

Enfermedad inflamatoria pélvica

Recibir el diagnóstico de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) puede resultar un poco confuso y frustrante. En este artículo vamos a resumir todo lo que necesitas saber sobre dicha condición, sus cau ...

Recomendamos