¿Lo hago todo mal? ¡Cómo detectar a nuestro crítico interno!

Lo hago todo mal, no sirvo para nada, soy un inútil son expresiones que algunas veces nos decimos a nosotros mismos cuando cometemos errores o las cosas no salen como uno esperaba. En estas situaciones, las personas con baja autoestima (aunque la mayoría hemos recurrido a esta forma de tratarnos alguna vez) se culpabilizan de todo lo que ocurre dando voz a lo que podríamos llamar un crítico interno (o autocrítica patológica), una especie de diálogo interno negativo que genera malestar.

Este crítico interno se caracteriza por su rigidez y credibilidad. Cuando él toma la palabra y se dirige a nosotros, sus comentarios son incuestionables y se asumen como verdades absolutas, fuera de toda duda. Y esto sucede porque el crítico interno forma parte de nosotros, ha surgido de nuestras experiencias educativas, sociales y relacionales, grabándose en nuestra mente, y en apariencia parece que nos ayuda a tomar las mejores decisiones o a evitar sufrimientos o daños peores. En si mismo, el crítico interno es un sistema de autoprotección mal enfocado que en vez de ayudarnos a solucionar los problemas, dudas, situaciones embarazosas o desagradables o fallos que cometemos, nos culpabiliza y nos bloquea. Son los recursos que tenemos y hemos aprendido a lo largo de nuestra vida.



El lenguaje que utiliza para valorarnos o describirnos se basa en generalizaciones, etiquetaciones, reglas, catastrofizaciones, magnificaciones o exigencias desmesuradas. Es el lenguaje del yo soy un estúpido, es horrible haber metido la pata, debería hacerlo todo bien o no puedo cometer errores etc. Además, no necesita de reflexiones o argumentos elaborados sobre nosotros para definirnos o juzgarnos. Unas pocas palabras bastan y son suficientes para evocar toda una serie de sensaciones desagradables y dolorosas que pretenden que corrijamos nuestra mala conducta, nuestra incapacidad o nuestra forma de ser.

El método que utiliza el crítico interno para enmendar los errores o fallos que cometemos se basa en la condena, el castigo o la represión y, normalmente, genera emociones y sentimientos como la culpa, la vergüenza, la ansiedad, la tristeza o la angustia. Irremediablemente, de estos pensamientos críticos y emociones, lo único que surge como forma de respuesta es el bloqueo, la parálisis, la evitación, la huida o la sumisión.  El crítico hace que nos sintamos culpables, desolados y nos censuremos a nosotros mismos y refuerza la forma en que nos sentimos con mensajes castigadores del tipo te mereces todo lo que te pasa, tienes suerte que siga contigo con lo inútil que eres, aun has tenido suerte con lo estúpido que eres, etc.

Difícilmente, a partir de este tipo de mensajes que nos manda nuestro crítico y las sensaciones que provoca, no podemos dedicarle el tiempo suficiente a valorar objetivamente que ha pasado y cual es la mejor forma de responder o actuar en una situación determinada. Por otra parte, nuestro crítico interno acostumbra a atribuir la culpa de los errores, los fallos o las situaciones que nos generan malestar a nosotros mismos. Somos siempre nosotros los CULPABLES de cualquier error, percance, contratiempo,  contrariedad o desgracia que ocurra sin valorar las posibles causas de lo ocurrido o los diferentes responsables. En cambio, la autocrítica sana o la autorreflexión consciente, más que buscar culpables y castigarlos, se enfoca y se preocupa en valorar que ha ocurrido de forma objetiva y  que medidas se pueden tomar para solucionarlo.

Además, hay que tener en cuenta que nuestro crítico interno clasifica los sentimientos como buenos  o malos, válidos o no válidos. Ejemplos de sentimientos o emociones buenas o válidas serían por ejemplo la serenidad, la calma, la alegría o la compasión. Todas aquellas que sugieran un orden interno. En cambio, los sentimientos o emociones que generan sensaciones desagradables como la ira, la tristeza, la frustración son rechazados y considerados peligrosos y acostumbran a ser reprimidos. Incluso los que se consideran desmesuradamente positivos como una enorme alegría son rechazados. Como comenta Olga Castanyer, nuestro crítico interno solo permite la culpa y la vergüenza y reprime o rechaza todos los demás, reforzando de nuevo la culpa y la vergüenza con nuevos reproches, generando con todo este proceso una enorme angustia.



Normalmente, los criterios en los que se basa nuestro crítico interno para regir nuestra conducta están fuera de nosotros mismos, son criterios y normas morales, basado en imperativos universales que prescriben lo que es una conducta adecuada. Y aunque, por una parte, estos criterios nos ayudan a la convivencia y regulan nuestras interacciones, el critico interno nos obliga a cumplirlos de una forma extremista, rígida e irreal.

Como si siempre uno tuviera que mantener la calma, estar alegre, no enfadarse y comportarse SIEMPRE BIEN o hacer las cosas perfectas. Mandatos que, llevados al extremo, son imposibles de cumplir. Y si esta moral superior que nos rige no es suficiente, se recurre a las valoraciones externas, la de otras personas, por la incapacidad, inseguridad o desconfianza que uno tiene a la hora de tomar uno mismo las propias decisiones y responsabilizarse de los propios errores como algo normal y que todo el mundo comete.

Si te has sentido reflejado al leer esta descripción o has sentido malestar pero has llegado hasta aquí te pido que NO te Rindas. Quizá han aflorado sentimientos como la vergüenza, la culpa, la desesperanza o la tristeza y tienes la irresistible tentación de dejarlo correr y seguir con tu vida. Pero aunque el proceso de cambiar a tu crítico interno sea doloroso porque conecta con aquellas zonas oscuras que tenemos y que preferimos que sigan ocultas, siempre será más valioso y satisfactorio este autoconocimiento y este cambio que seguir con esa sensación de menos desprecio hacia uno mismo, de vacío  y tristeza, de que nada nos llena y siempre los demás tiene la razón y tu eres el que se equivoca.

Y ahora que tienes una mínima idea de cómo se manifiesta tu critico interno te propongo que empieces por sacarlo a la luz y ser MAS CONSCIENTE de cuando aparece con varios autoregistros que podrás encontrar en esta misma página (Detecta tu crítico interno y lista de culpabilizaciones). Por otra parte si crees que tu situación es muy desesperada o desesperanzadora te recomiendo que no pierdas tiempo y pidas ayuda psicológica tanto a los profesionales que colaboran en Psicorebeca como a cualquier otro que sea accesible para ti. Cuando antes te pongas en marcha para solucionar tu problema más fácil será. Si estás interesado puedes llenar la ficha en Contacto o escribir al correo rebecamachado.cp@gmail.com.; contamos con atención individual tanto presencial en Barcelona como Online.

En un siguiente artículo explicaré algunas estrategias que podemos utilizar para modificar nuestro crítico interno por un ayudante sabio y puedas decirle BASTA YA!! a tu crítico interno!

Hasta el siguiente post, ¡les mando un efusivo saludo!

Pau Obiol

Lista de culpabilizaciones       Detecta a tu crítico interno

.


¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
Etiquetas: Uncategorized

Relacionado

¿Sueles dudar de tí mismo y hacerte de menos? ¿Te comparas con otras personas nada más que para descubrir que ellas son siempre mejores que usted? Si tu respuesta es sì, es que tienes un crítico interno muy duro. ¿Y quién es este Crítico Interno?La voz en nuestro interior que critica todo lo que hacemos o dejamos de hacer, que habla con desprecio de nosotros, nos censura y hace que todo lo que som ...

Algunos "lastres" para la autoestima.Laexaltación de valores como la juventud, la belleza, la riqueza, la fama y la competitividad, que provocan que nos sintamos inferiores al compararnos con ideales o modelos inalcanzableElelogio de la humildad, que nos hace confundir el reconocimiento de una labor bien hecha, con la vanidad o la presunción. pensar que superar a los otros nos lleva a quedarnos so ...

Quizá no exista nada tan negativo o peligroso como el miedo.Jawaharlal NehruEl miedo es una de las fuentes de sufrimiento más comunes que existen. Frecuentemente, cuando nos sentimos mal, si vamos desgranando el problema hasta llegar a la raíz, veremos que detrás hay un sentimiento de miedo.¿Pero miedo, a qué? ¿Cómo se forman nuestros miedos? Muchos de nuestros miedos (no todos), provienen de las ...

La autoestima es un problema más habitual de lo que muchos quieren aceptar, y tiende a ser generador de numerosas valoraciones negativas y frustraciones que pueden abordar tanto el campo laboral como el personal, el afectivo o el académico, entre otros. Es un problema psicológico que no necesariamente viene de la mano de otros trastornos mentales. Lo más habitual es que estas valoraciones pesimist ...

Algunos "lastres" para la autoestima.Laexaltación de valores como la juventud, la belleza, la riqueza, la fama y la competitividad, que provocan que nos sintamos inferiores al compararnos con ideales o modelos inalcanzableElelogio de la humildad, que nos hace confundir el reconocimiento de una labor bien hecha, con la vanidad o la presunción. pensar que superar a los otros nos lleva a quedarnos so ...

El amor propio es un romance que dura toda la vida. Una buena autoestima puede hacer maravillas por nuestra vida, porque del amor que nos tenemos a nosotros mismos depende el amor que damos a los demás. Sin embargo, aunque en palabras pueda sonar muy bello, sé que a veces tener un alta autoestima es algo difícil porque la cultura nos ha enseñado a sentirnos inconformes con lo que somos. Pensando e ...

Pareciera a veces, que uno está dividido internamente. Ser mejores amigos, entre estas partes será posible? En terapia le llamamos integración: Todas nuestras opciones se unen y somos uno solo, más saludables, enfocados, decididos y con energía. Esto será una parte esencial de la autoestima. Convertirte en tu propio mejor amigo, es lo empoderante que puedes hacer para cuidar de ti mismo de un mod ...

A todos nos resulta relativamente sencillo en teoría hablar sobre lo importante que es querernos a nosotros mismos. Sin embargo, en la práctica convivimos con inseguridades personales que nos hacen dudar de nuestro propio valor. La culpa es la mayor forma de castigo autoimpuesto que puede minar todo el potencial de un ser humano. Por muchos errores que hayas cometido en el pasado, mereces perdonar ...