La cistitis, una infección común



Imagen 0





La Cistitis, una infección común


La cistitis es usualmente relacionada con la inflamación de la vejiga, lo que puede causar dolor y  malestar; por lo general es causada por una infección bacteriana que inicia a través de la uretra, pero también puede ser provocada por la irritación o lesión localizada en el tracto urinario.
 

Así, figuran entre los síntomas más frecuentes y evidentes de una persona que padece cistitis: la urgencia de relajar esfínteres (u orinar) de forma constante y con pocos intervalos de tiempo de diferencia y un dolor imperante o sensación de ardor al orinar. También puede haber rastros de sangre en la orina. Así mismo en ciertos casos puede experimentarse dolor de espalda o estómago, provocando sentirse débil, letárgico y algunas veces con fiebre. Aunque la cistitis afecta a ambos sexos, es mucho más frecuente en las mujeres, a causa de que las mujeres tienen una uretra más corta. Por otra parte los estudios médicos han demostrado que las mujeres posmenopáusicas tienen un riesgo ligeramente mayor  a padecer éste tipo de problema debido a los cambios hormonales a las que están sujetas.

 

Diversas investigaciones desarrolladas por los especialistas de la salud han revelado que se posee un riesgo más elevado de infección de la vejiga o irritación si se usa diafragma, o se emplea con recurrencia prendas de vestir muy ajustadas, tampones, también el empleo de jabones de ducha perfumados, lavar la ropa con determinado tipo de detergentes biológicos y perfumados; la práctica de las acciones antes descritas transforma a cualquier individuo en población vulnerable ante esta infección.

Se recomienda visitar a tú médico en cuanto experimentes alguno de los síntomas mencionados anteriormente, de modo que otras posibles causas como infecciones más graves se puedan descartar en el menor tiempo posible y así evitar complicaciones para conservar el buen estado de tu salud. Así mismo los médicos recomiendan no tomar bebidas con alcohol, así como evitar bebidas que pudieran irritar tu tracto urinario, así como los alimentos condimentados.

 

Sin embargo, si adoptamos hábitos saludables de higiene intima podemos prevenir y evitar la cistitis, por ende, se insta a permanecer el área intima lo más limpia posible, al instante de secarnos con la toalla luego de una refrescante ducha o al limpiarnos al ir al retrete (en el caso de las mujeres) es pertinente realizarlo de adelante hacía atrás. Si es posible, lava tus genitales antes de tener relaciones sexuales y trata de orinar dentro de 15 minutos después, esto es básico para ayudar a eliminar cualquier bacteria.



En lo que respecta a tu ropa, las fibras sintéticas pueden causar irritación, por lo que se recomienda  elegir ropa interior de algodón  y asegúrate de lavarla con un detergente no biológico.


Algunas de las principales recomendaciones realizadas por los médicos  a fin de prevenir significativamente el riesgo de enfrentar futuras infecciones por cistitis son: asegurarse de adoptar una buena higiene íntima, beber 8 vasos de agua durante el día, seguir una dieta diaria balanceada saludable que contenga una amplia variedad de frutas y verduras frescas y practicar ejercicio de forma regular.


Les envío saludos.

Gloria Garza.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: