comunidades

Las pruebas ginecológicas más frecuentes I

Colposcopia, citología y ecografía transvaginal

mujer


Es habitual, sobre todo durante la juventud, sentir cierto miedo y vergüenza a la visita al ginecólogo. Conocer en qué consisten los exámenes o pruebas que el médico va a realizar y por qué  es tan importante llevarlas a cabo puede ser de gran ayuda para superar el problema y acudir con más frecuencia a las revisiones.

Colposcopia


Con este examen se busca examinar el cuello uterino,  de manera que sea posible detectar cualquier anomalía, encontrar algún tipo de señal que pueda derivar de un tumor y descartar un posible cáncer de cuello uterino. Se suele hacer principalmente cuando anteriormente se ha tenido una citología vaginal anormal, si sufre sangrado después de una relación sexual o si el médico observa áreas anormales en el cuello durante un examen pélvico..

Para realizar la prueba, el médico pedirá a la paciente que se acueste sobre una camilla y coloque los pies en los estribos. Seguido de esto el profesional médico deberá  observar el cuello uterino, para ello insertará un espéculo en el interior de la vagina. Acto seguido frotará suavemente el cuello uterino y la vagina con una solución de vinagre o yodo con el objetivo de limpiar y resaltar las áreas anormales. Por último, el médico colocará el colposcopio en la abertura de la vagina y examinará el área. El colposcopio en ningún momento entrará en contacto con la paciente.

Este intrumento es un microscopio de baja potencia que emite una luz. Si alguna de las áreas examinadas lucen anormales, el médico procederá a extraer una muestra pequeña del tejido para examinarlo. En algunas ocasiones incluso se lleva a cabo un legrado endocervical para retirar una muestra del tejido interior del cuello uterino.

mujer

 

Citología vaginal


La citología vaginal, también conocida como prueba de Papanicolau, es quizás la prueba ginecológica más conocida y frecuente. Al igual que el caso anterior, su objetivo es diagnosticar o descartar un posible cáncer de cuello uterino, pero también infecciones menores.

En el momento de realizar la citología vaginal, la paciente tiene que acostarse en la camilla colocando las piernas sobre los estribos. A continuación, cuando la mujer se halle en la postura adecuada, el médico introducirá con cuidado un espéculo en la vagina para abrirla ligeramente y, nuevamente, poder observar el interior de la vagina y el cuello uterino mejor durante la prueba. Suavemente el médico raspará por la zona de la abertura del cuello uterino y tomará una pequeña muestra que posteriormente será examinada en laboratorio.

Ecografía transvaginal


La ecografía transvaginal o endovaginal tiene como objetivo de examinar los órganos genitales de la paciente, incluidos el útero, los ovarios y el cuello uterino. Generalmente se realiza para seguir el embarazo o ante problemas como:

  Hallazgos anormales en exámenes físicos (quistes, tumores fibroides...).

  Sangrado vaginal anormal.

  Problemas relacionados con la menstruación.

  Problemas relacionados con la fertilidad.

  Embarazo ectópico.

  Dolor pélvico.

A través de este tipo de examen ginecológico pueden diagnosticarse tumores, infecciones como la enfermedad inflamatoria pélvica, quistes, anomalías congénitas, torsión ovárica...

mujer


Para llevar a cabo la ecografía transvaginal la mujer debará recostarse sobre la camilla, con las rodillas dobladas, apoyando los pies sobre los estribos. A continuación el médico le introducirá una sonda, llamada transductor, en el interior de la vagina desplazándola con mucho cuidado por todas las zonas que se quieren observar. De esta forma, gracias a las ondas sonoras que emite la soda y que refleja las estructuras corporales, se puede ver en un monitor los órganos genitales de la paciente. 

A diferencia de los rayos X tradicionales, esta prueba no presenta exposición a la radiación por lo que no se conocen efectos dañinos en ella.

Puede que también te interese: Las pruebas ginecológicas más frecuentes II: Mamografía, ecografía mamaria e histeroscopia.

Fuentes: MedlinePlus, facilisimo.com y MedlinePlus.
Imágenes (por orden de aparición): geishaboy500/Flickrnan palmero/FlickrThe Sean & Lauren Spectacular/Flickr.
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos

Relacionado

Flujo vaginal rosado

El flujo vaginal rosa es una ocurrencia común que puede derivarse de cambios hormonales, como la ovulación o el embarazo. Aunque puede ser normal y no indicar necesariamente una condición de salud grave, hay momentos en los que una mujer necesita ayuda médica para asegurarse de que todo va bien con su salud. Pero la distinción entre lo que es normal y lo que no, a menudo puede ser difícil. Si esta ...