comunidades

Poner límites: hacia la alimentación saludable

Poner límites: hacia la alimentación saludable


Recuerdo una conversación que tuve hace años con una chica en el gimnasio.

Casada y con un hijo, me contaba que los tres tenían elevado sobrepeso y que, aunque ella intentaba que su alimentación fuera sana, se encontraba con muchas dificultades, desde que su marido y su hijo no querían ni ver la fruta y verdura, sino que querían fritos, carne y postres, hasta el hecho de que cada domingo tenían por costumbre ir a comer a casa de su suegra, y que esta, siempre les tenía preparado un bizcocho para que, tras la comida, nunca demasiado saludable, se lo llevasen a casa y comerlo el resto de la semana.

Y recuerdo que ella me dijo: “Es que yo no quiero que nos haga el bizcocho, pero ¿cómo le digo que no? Mas cuando mi marido y mi hijo están encantados y me montarían una bronca de miedo si lo rechazo”.

Le hice varias preguntas:

¿Y si le dices a tu suegra que no te lo haga? – Se enfadará y no quiero que se ofenda

¿Y si te lo llevas y luego lo tiras? – Mi marido y mi hijo me matan

¿Y si le pides que os prepare otra cosa?- Es que a ella le hace ilusión prepararnos el bizcocho
Esta chica sentía que tenía un gran problema sin solución aparente, por el miedo a decir “no, gracias” y mantenerse firme para no entrar en controversia con el resto de la familia. Lo único que sentía que le quedaba era resistirse todo lo que su propio deseo del dulce le permitía, para no comer demasiado bizcocho. Eso, e ir al gimnasio.

Es comprensible la gran dificultad que supone mantener una alimentación saludable cuando tu entorno no acompaña.

Cuando hablamos de aprender a poner límites, hay dos aspectos a tener en cuenta: La limitación propia y la limitación ajena.

La limitación propia se refiere a las fronteras que decidimos establecer para nosotros mismos. Nos ponemos nuestros propios límites. Límites que escogemos no traspasar, por que no queremos vivir la experiencia de lo que significa pasar al otro lado. Un alcohólico decide no beber alcohol bajo ninguna circunstancia porque sabe que, si traspasa ese límite, al otro lado le espera el descontrol. Una persona adicta a las tragaperras, establecerá su límite en guardar sus monedas en el bolsillo cuando le devuelven el cambio en un bar, para no introducirlas en la máquina, sabedora de que, tras la primera moneda, luego van todas las demás.

La limitación ajena trata de hacer respetar nuestros límites. Una vez hemos determinado nuestros propios límites, es saber transmitirle al otro con firmeza un “No, gracias” cuando una persona nos invita a acompañarle en su proceso de consumo, y si es necesario, repetírselo cuando la persona insiste (en el artículo Saboteadores Externos explico el tema de las personas insistentes con más detalle). Estaríamos hablando del alcohólico diciendo “no, gracias, no bebo nunca” a una invitación de vino o cerveza, por ejemplo. O bien del consumidor de tragaperras diciendo “no, gracias, ya no juego” cuando otro jugador le propone participar.

En el caso de la comida, sin embargo, la situación se complica mucho, ya que el ofrecimiento de comida es un acto establecido en todas las culturas del mundo, y rechazarlo puede considerarse ofensivo, aunque en la cultura en la que vivimos nosotros, existe bastante flexibilidad.

Cuando hemos decidido firmemente que queremos comer de una forma saludable, sin excepciones sociales, es cuando llega el momento de prepararse para responder ante los ofrecimientos con los que nos encontraremos en el camino.

Hay muchos escenarios en los que una se encuentra ante estas situaciones.

En el ámbito laboral, es muy frecuente que los compañeros traigan bollería para celebraciones, consuman en sus mesas galletas, patatas fritas u otros productos y te los ofrezcan (además del olor que emiten estos productos, que incitan a su deseo), o bien, te propongan ir a tomar unas cervezas al finalizar el día.

En el ámbito familiar, las madres preparan “táperes” y bizcochos a sus hijos/hijas, las suegras preparan pasteles, las visitas de familiares se acompañan con galletitas o bombones, las comidas de los domingos van con pica-pica abundante, plato fuerte y postre etc.

En el ámbito social, las quedadas con amigos pueden ir desde consumir tapas, hamburguesas con patatas, salidas al cine con palomitas, café y bocata, pizza hasta quedar para una cena en toda regla y luego ir de copas.

Entonces, ¿Qué hacer ante estas situaciones? ¿Cómo responder cuando intentas conciliar vida social con alimentación saludable?

No hay respuestas genéricas, ya que cada situación personal es distinta. Además, no solo se trata de como responder ante las demás personas, sino, sobre todo, ante nosotros mismos, cuando intervienen diversos factores que nos sabotean de inmediato, como sería el ver los alimentos, el olerlos o incluso el “oírlos”, como ocurre, por ejemplo, con el pan crujiente. Estos factores provocan que nos apetezca de inmediato comer aquello y no otras opciones. La mente inmediatamente encuentra excusas con las que convencerse.

Lo más conveniente sería alejarse de estas situaciones lo máximo posible. También ayuda el relacionarse con otras personas a través de actividades que no impliquen consumir. Si hay confianza, es bueno compartir con ellos tus inquietudes con la comida y tus pretensiones de cambiar a mejores hábitos, pidiendo su colaboración o invitándoles a ayudarte no ofreciéndote comida ni poniéndola a tu alcance. En situaciones de invitaciones, siempre puedes optar por decir que “por motivos de salud, prefieres no tomarlo”.

¿Imaginas qué pasaría si alguien te invitara a merendar una fruta y una taza de bebida vegetal con café de cereales? ¿O qué pasaría si te añadiera una tostada de pan de centeno con aguacate y tomate? Pasaría que esta persona te estaría cuidando y tu estarías encantada de aceptar, ya que entraría dentro de tus nuevos hábitos. Sin embargo, ¿qué cara pondrían la mayoría de tus amigos o familiares, si les invitases a merendar fruta y bebida de avena con café de cereales? ¿Qué crees que te dirían?

El cambio de hábitos alimentarios es un camino lleno de vivencias y retos más allá de lo estrictamente nutricional. Aprender a tropezar mientras una se adapta a su nueva forma de vivir con la comida, forma parte del aprendizaje en sí mismo.

Nota: El artículo ha sido publicado originalmente en Saludterapia.

Fuente: este post proviene de Saludterapia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Patologías autoinmunes, ¿por qué se desarrollan? Una patología autoinmune se caracteriza porque el sistema inmunológico, que es el encargado de protegernos de agentes nocivos externos como virus, bac ...

Diariamente estamos siendo bombardeados del peligro que tiene para la salud y el medio ambiente el exceso de consumo alimentario y su impacto en el incremento del CO2, destrucción de bosques, contamin ...

Aún recuerdo el primer día en que una paciente cogió inesperadamente mi mano. Yo me acerqué porque estaba en shock, pero al sentarme cerca, mi mano derecha se encontró dentro de las suyas. No quise sa ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Mundo Psicología

Poner límites en la familia repercute positivamente a la crianza y educación de los hijos Orientación Psicológica Psicólogos especializados en trastornos del neurodesarrollo. Saber cómo poner límites a tu hijo adolescente es un problema muy frecuente en muchas familias. El desconocimiento de qué tipo de límites y cuándo impartirlos genera mucho malestar y dudas en ...

Decir NO. Poner límites. ¿Quieres decir NO, sin sentirme mal? ¿Quieres poner límites a los demás? Siguiendo los tres pasos siguientes, podrás hacerlo sin sentirte mal, con asertividad, y sabiendo que estás en tu derecho de decir NO, cuando lo consideres oportuno. Hay tres normas básicas y muy sencillas para decir que no a algo que nos piden. 1. Lo primero es agradecer  a quien te lo está proponien ...

CASOS REALES

por CKS Siempre me he sentido poco. Mis padres no tenían tiempo para mí, tenían otros problemas. En el colegio me pegaban. Mis amistades eran superficiales, me peleaba con la gente, rabiaba por tener la razón, y mis parejas eran indiferentes, autoritarias, homosexuales... Eran hombres que siempre tenían dificultades para relacionarse, que por algún motivo no querían o no podían estar conmigo. Y yo ...

dietas y nutrición medicina natural bio ...

Cuando en 2013 me decidí a cambiar mi estilo de alimentación empecé una aventura increíble de experiencias y aprendizajes de la que aún hoy sigo disfrutando. La evolución de mi alimentación hasta ahora ha sido un proceso, para mí, muy bonito y muy enriquecedor. Elegí llevar un estilo de vida lo más libre de productos de origen animal posible, sobre todo por motivos éticos. Luego llegaron los motiv ...

consejos de salud enfermedades comunes consejos sobre salud ...

El sobrepeso limita la calidad de vida en cualquier momento, pero todavía más en la tercera edad donde aumenta el riesgo de caída. Efectos negativos del sobrepeso La obesidad no es saludable en ningún momento, pero todavía menos en la tercera edad, ya que esta etapa, por sí misma, suele ir acompañada de algún tipo de achaque de salud. En primer lugar, el peso se convierte en un lastre para realiz ...

Salud mental psicoterapia sintomas ...

Libro Estilo de Vida Saludable de la Dra Paloma Pérez del Pozo LA LUDOPATÍA: El ludópata o jugador patológico es una persona adicta al juego, está completamente absorbido por el juego y tiene grandes dificultades para dejar de jugar. La OMS define al jugador compulsivo o patológico como una persona que se va haciendo crónica y progresivamente incapaz de resistir los impulsos de jugar y la aparició ...

general alimentación saludable agricultura ecológica ...

¿Os habéis dado cuenta que nuestros hábitos y forma de pensar está cambiando? La vida moderna en la que funcionamos nos hace vivir deprisa, con poco tiempo y mucha actividad… ¿Cuántas veces decimos “no tengo tiempo” o “estoy cansad@”? Este estrés ha sido el causante de muchos males y enfermedades que asolan la sociedad actual. Sin embargo, y precisamente por esto, nue ...

Saludable

Lo mas importantes que existe para poder tener un estilo de vida saludable es tener opciones de comida saludable, puesto que tiene mucha verdad la frase que siempre escucha la cual expresa que somos lo que comemos, por lo que si llevas una alimentación saludable podrá gozar de gran salud. Pero, aunque en muchas ocasiones escuchamos que debemos comer saludable, en ocasiones no sabemos con exactitud ...

Uncategorized cambio cristo ...

La difícil tarea de un cambio Empecemos por esta pregunta ¿Qué hago aquí?, o esta otra ¿Para qué estoy aquí?, o, ¿Porqué estoy aquí, qué sentido tiene este mundo? Son muchas las personas que han sentido en algún momento de su vida que la vida que vivimos no tiene mucho sentido y que en realidad no pertenecemos a este mundo. Sin embargo, estamos aquí y formamos parte de él. Tal vez formemos parte d ...

Normalmente cuando les pregunto a mis clientes qué significa para ellos poner unos límites sanos, tienen dificultades a la hora de discernir: entre límites agresivos, pasivo agresivos o de unos límites realmente saludables. ¿Cómo puedes poner unos límites sanos? Unos límites sanos no tienen nada que ver con la violencia o la agresividad, no se trata de pararle los pies al otro. Solamente se trata ...