comunidades

Mi relación con el pan era escalofriante

Conocí a Mentxu por las redes sociales. Hablamos un rato por teléfono y me tiré a la piscina. Tengo que decir que era muy escéptica, no por ella y su manera de trabajar, sino por mi propia experiencia. Había perdido peso otras veces, que había recuperado e incluso había añadido.

Además esta vez, los kilos eran una parte del problema, pero especialmente era preocupante mi relación con la comida: cuando estaba nerviosa, cuando estaba triste, cuando me enfadaba con alguien y además lo que comía. Mi relación con el pan era escalofriante. Compraba pan y lo congelaba, pero a pesar de ser una persona superansiosa, tenía suficiente paciencia como para sacarlo de la nevera, esperar a que se descongele y comerlo, con queso, con jamón, y a veces con pan (incluso alguno vez no estaba del todo descongelado).

Estoy más serena.
Cada vez el placer que me proporcionaba comer de esta manera era más corto y los sentimientos de culpa y vergüenza posteriores eran realmente horribles, y porque no decirlo, provocarme el vómito era una manera de ir tirando adelante.

Comenzamos las sesiones, le decía que si a todo, anotaba en una libreta los compromisos, pero mi cabeza no creía, no me veía capaz de cambiar la forma de comer. Después de dos sesiones tuve un momento muy bajo y decidí no continuar. Pero el dormir hace bien, y al día siguiente lo veía de manera diferente, no quiero fijarme en lo que no hago, sino en lo que había cambiado. En la próxima sesión le expliqué cómo me había sentido y cuál era la decisión que había tomado: continuar. Mentxu no me juzgó, en eso yo estaba equivocada, creía que si no hacía todo lo que tocaba no estaría contenta conmigo, que creo que es lo que he buscado toda mi vida, que todo el mundo esté contento y siempre hacer lo que se considera correcto.

Creo que este fue el punto de inflexión, además el hecho de bajar de peso también ayudaba a darme un refuerzo positivo.
Y aquí estoy, he bajado de peso, más incluso del propósito inicial, disfruto comiendo cosas que no hubiera imaginado; acabo de desayunar yogur vegano de coco con kiwi y nueces. Pero especialmente he cambiado mi relación con la comida.

A mi me gusta utilizar la palabra serenidad, estoy más serena, mis niveles de ansiedad son mucho más bajos y cuando están, lo resuelvo de otro modo. Continúo alerta, tengo momentos, pero también tengo herramientas para superarlos.

Muchas gracias Mentxu.

Te sigo por las redes sociales y leo estas frases inspiradoras que compartes.

PD. Cuando estoy cocinando y tengo todos los fuegos en marcha, pienso dónde está la Marissa a la que no le gustaba cocinar? (Bueno, no gustaba no es correcto odiaba sería más apropiado).

La meva relació amb el pa era esgarrifosa

Vaig “conèixer” la Mentxu per les xarxes socials. Vam parlar una estona per telèfon i em vaig llençar a la piscina. He de dir que era molt escèptica, no per ella i la seva manera de treballar, sinó per la meva pròpia experiència. Havia perdut pes altres vegades , que havia recuperat i fins i tot nhi havia afegit.

A més aquest cop, els quilos eren una part del problema, però especialment era preocupant la meva relació amb el menjar: quan estava nerviosa, quan estava trista, quan menfadava amb algú… i a més allò que menjava. La meva relació amb el pa era esgarrifosa. Comprava pa i el congelava, però tot i ser una persona superansiosa, tenia prou paciència com per treurel de la nevera, esperar que es descongelés i menjar-lo, amb formatge, amb pernil, i a vegades amb pa (fins i tot algun cop no estava del tot descongelat).

Cada cop el plaer que em proporcionava menjar daquesta manera era més curt i els sentiments de culpa i vergonya posteriors eren esgarrifosos, i perquè no dir-ho, provocar-me el vòmit era una manera danar tirant endavant.

Vam començar les sessions, li deia que si a tot, anotava en una llibreta els compromisos, però el meu cap no hi creia, no em veia capaç de canviar la manera de menjar. Després de dues sessions vaig tenir un moment molt baix i vaig decidir no continuar. Però el dormir fa bé, i lendemà ho veia de manera diferent, no vull fixar-me en allò que no faig, sinó en allò que havia canviat. En la propera sessió li vaig explicar com mhavia sentit i quina era la decisió que havia pres: continuar. La Mentxu no em va jutjar, en això jo estava equivocada, creia que si no feia tot el que tocava no estaria contenta amb mi, que crec que és el que he buscat tota la meva vida, que tothom estigui content i sempre fer el que es considera correcte.

Crec que aquest va ser el punt dinflexió, a més el fet de baixar de pes també ajudava a fer-me un reforç positiu.

I aquí som he baixat de pes , més fins i tot del propòsit inicial, gaudeixo menjant coses que no hagués imaginat mai; acabo de menjar per esmorzar iogurt vegà de coco amb kiwi i nous. Però especialment he canviat la meva relació amb el menjar.



A mi magrada utilitzar la paraula serenor, estic més serena, els meus nivells dansietat són molt més baixos i quan hi són, ho resolc duna altra manera. Continuo alerta, tinc moments, però també tinc eines per superar-los.

Moltes gràcies Mentxu.

Et segueixo per les xarxes socials i llegeixo aquestes frases inspiradores que comparteixes.

PD. Quan estic cuinant i tinc tots els focs en marxa, penso on és la Marissa que no li agradava cuinar? (bé no agradava no és correcte odiava seria més apropiat).

Fuente: este post proviene de Mentxu da Vinci, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Este humus es realmente rico y super atractivo a la vista. Míralo durante un par de minutos y dejate hipnotizar por ese tono púrpura vibrante de energía. La comida no sólo alimenta mi cuerpo, sino qu ...

Etiquetas: Testimonios

Recomendamos