Blog de frida Idea guardada 13 veces
La valoración media de 16 personas es: Excelente

Un vídeo que te hará comprender que las apariencias engañan

Dicen que las primeras impresiones son engañosas y es que no debemos fiarnos de las apariencias, porque en un alto porcentaje de veces nos equivocamos. Juzgar únicamente por el aspecto físico o simplemente por lo que nos han contado de alguien es quedarnos en la superficie, y todo el mundo tiene algo por enseñarnos.

Un ejemplo muy claro es este vídeo que os quiero mostrar hoy, en el que una familia no solo juzga a un hombre por su apariencia física, parece ser árabe, sino que obliga a su hija a hacer lo propio, indicándole sin necesidad de palabras que esa persona es inferior a ellos. Lo que ocurre segundos después es alucinante y da mucho que pensar a la hora de juzgar a alguien a primera vista:



Esta historia no solo deja bien claro que nos equivocamos muchas veces cuando prejuzgamos a alguien, sino que gracias al médico podemos ver lo importante que es la donación de órganos y en este caso particular, la donación de médula.

Son numerosas las campañas que hay por todo el mundo para fomentar la donación de médula y de otros órganos, pero los médicos y otros especialistas nos siguen alertando de que toda ayuda es poca y que debemos concienciarnos de lo fácil que es salvar vidas. La historia del vídeo debe hacernos reflexionar sobre que la joven Annie puede lucir su sonrisa, y también sus padres, gracias a la aparición de Tzafar, fundamental en la vida de esa familia como todo donante.

Imagen 0


La donación está considerado como el gesto de mayor bondad entre seres humanos, ya que al ser un acto altruista, la satisfacción de salvar la vida de alguien no es comparable a ningún precio. Debemos concienciarnos de ello y ayudar a reducir las eternas listas de espera en la que los pacientes esperan la aparición del órgano que les ayude a vivir.

Todos podemos ser donantes y en casos como la médula podemos hacerlo en vida, aunque cuando hablamos de donación de órganos nos referimos al deseo expreso de un fallecido de permitir que sus órganos ayuden tanto a la investigación como a salvar vidas. Los órganos que se pueden donar son los riñones, pulmones, páncreas, hígado y corazón, aunque también se pueden extraer tejidos, también muy necesarios.

Basta con informar a los familiares o allegados de que uno quiere ser donante una vez llegado su fallecimiento para que ya sin vida pueda realizarse una buena obra como esta. Pero repetimos, puede haber casos de donación en vida y como Tzafar, disfrutar de la sonrisa de una niña a la que sabes que has ayudado a vivir.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos