comunidades

La Rumia: Característica de la ansiedad

La Rumia: Característica esencial en los problemas de ansiedad

¿Vives continuamente preocupado por lo que va a pasar?¿Pasas mucho tiempo pensando en lo que ha ocurrido? ¿Das muchas vueltas para tomar una decisión? Si tu respuesta a algunas de estas preguntas es si, probablemente la rumia forme parte de tu forma de enfrentarte a los problemas cotidianos.  Tener pensamiento de forma reiterada sobre lo que puede ocurrir, sobre lo que pasó o sobre acontecimientos presentes que no cumplen la función de dar solución a lo que nos acontece, hablamos de rumiación.

¿Por qué rumiamos?

La rumia aparece ante la baja tolerancia a la incertidumbre. No saber qué va a pasar provoca emociones muy desagradables en determinadas personas, que les lleva irremediablemente a escapar de ese malestar anticipando acontecimientos catastróficos para estar preparadas para ellos. Es una forma de intentar controlar el futuro.

Estas personas no son conscientes de que “lo peor” no ocurre normalmente, así que se preparan continuamente para nada. En las ocasiones en que son conscientes de que realmente no ocurre, lo que temen lo relacionan con que se han preocupado y le han dado vueltas al asunto y que ese es el motivo por el que no ha ocurrido lo temido. Es así como se mantiene el problema de la rumiación.

rumia


Consecuencias de la rumia

Rumiar conlleva vivir en una continua angustia y malestar, que se transmite en problemas de ansiedad. La rumiación está presente en la mayoría de problemas de ansiedad. Ambas son prácticamente inseparables y conducen a la evitación de situaciones por el miedo a que ocurran los acontecimientos negativos que se anticipan.

Dependiendo del tipo de problema de ansiedad de que se trate habrá unos u otros pensamientos. A continuación vemos algunos ejemplos.

En la ansiedad social los pensamientos giran en torno a las posibles respuestas de los demás, anticipando juicio negativo por parte de los otros, como algo muy terrible, y por ello se evitan las relaciones sociales. En el caso en el que se den dichas interacciones sociales se darán pensamientos no solo anticipatorios sino posteriores, de revaloración de lo ocurrido (¿“qué habrán pensado de lo que he dicho?”, “¿le habrá molestado lo que hice?”).

La ansiedad generalizada, cuando la ansiedad se da ante las situaciones del día a día, la persona tendrá pensamientos continuos de que las cosas no van a salir bien; de que no será capaz de enfrentarse a los problemas cotidianos o de que no hará las cosas bien.
La evitación de tales situaciones o eventos, dependiendo del tipo de ansiedad, mantiene el problema ya que no permite, a la persona, darse cuenta de que tal cosa que anticipa no ocurre. También conlleva, de esta manera, a privarse de hacer cosas que reporten satisfacción o gratificación y por lo tanto a bajos estados de ánimo.

Aprendiendo a rumiar desde pequeños

rumia


Podemos aprender a llevar a cabo estos patrones a lo largo de nuestra vida, normalmente desde pequeños, a través de distintas formas. Se pueden llegar a adquirir por experiencia directa de ciertos modelos del entorno de la persona. Por ejemplo, estar expuesto a padres que se preocupan en exceso o que suelen describir los acontecimientos de forma catastrofista o bien padres muy protectores que conducen a que los niños no se sientan con las habilidades necesarias para interaccionar con otros (en la ansiedad social) o para tomar decisiones y enfrentarse a los problemas cotidianos (en la ansiedad generalizada).

También se pueden adquirir por aprendizaje observacional a través de acontecimientos que ocurren a su alrededor, lo que se describe en los medios de comunicación, etc.

Otro de los mecanismos de origen de la rumia puede ser porque se aprendan creencias del tipo “hay que preocuparse por las cosas para poder solucionarlas” o “darle vueltas a las cosas o preocuparte significa ser responsable”.

¿Cómo reducir la rumia?

La rumia comienza a partir de un pensamiento disparador que da inicio a una cadena de pensamientos encadenados muy difícil de cortar, principalmente porque la persona no es consciente de que los está llevando a cabo en la mayoría de las veces. De ahí que el primer objetivo sea detectar cuando comienza la cadena de pensamientos.

Esto podemos hacerlo enseñando a la persona a discriminar bajo qué circunstancia o pensamiento inicial comienza a rumiar y eso le lleve a estar pendiente de cuando ocurra poder evitar entrar en la cadena de pensamientos catastróficos y poco ajustados a la realidad. Una vez que se está entrenado en darse cuenta de cuando comienza la rumia, el paso siguiente sería cuestionarse el pensamiento inicial para poder gestionarlo y hacer atribuciones más realistas y saludables. Cuestionarse el pensamiento debe pasar por tres filtros:

Evidencia a favor del pensamiento (¿qué datos tengo para afirmarlo?)

Gravedad del pensamiento (¿aun siendo cierto, es tan grave?)

Utilidad (aunque sea cierto e importante, ¿para qué me sirve darle vueltas?)
El tercer objetivo es exponerse a la incertidumbre, en donde la persona se expondrá a las situaciones temidas sin llevar a cabo el control a través de los pensamientos preparatorios. Es esto lo que le lleva a darse cuenta de que lo que anticipa o teme no ocurre y como consecuencia cambiará sus expectativas y disminuirá mágicamente la rumia y las sensaciones de ansiedad.

Fuente: este post proviene de Psicólogos Málaga PsicoAbreu, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general consejos de psicologia ansiedad ...

El pensamiento negativo produce ansiedad, esta es una de las razones por las que, cuando nos sentimos ansiosos, deberíamos poner el foco de atención en la forma de pensar y no en el modo en que nos sentimos. ¿Por qué razón el pensamiento negativo nos hace sentir mal? Existe una línea causal que marca una dirección constante en nuestras vidas: el pensamiento influye en cómo nos sentimos y a su vez, ...

ansiedad control ansiedad evitar pensamientos negativos ...

Hay que identificar el pensamiento que me genera ansiedad o que "me viene" en situaciones determinadas; como por ejemplo: "Sé que en la fiesta me voy a marear" o "Se que en la fiesta me va a dar ansiedad". Hay que proceder a DETENER ESE PENSAMIENTO e interrumpirlo con un estímulo, un pensamiento positivo, decir una palabra o una frase; como por ejemplo: NO o NO ME VOY ...

Ansiedad y Estrés Autoayuda Psicólogo Online ...

Llámese pensar demasiado, obsesionarse, o revolcarse en sufrimiento, o mejor llamémoslo por su término oficial: RUMIA MENTAL. A continuación te ofrezco puntos para entender la rumia y por supuesto 4 consejos para detener la rueda del hámster mental. La rumia es pensar (y pensar y seguir pensando) sobre algo molesto, pero de una manera pasiva, sin llegar a entrar en acción. Ahora, apuesto a que nun ...

Terapia Psicologica Adultos agorafobia Ansiedad ...

¿Qué es el pensamiento mágico? Psicólogos Málaga PsicoAbreu responde ¿Qué es el pensamiento mágico? El pensamiento mágico hace referencia a aquellas atribuciones causales que se realizan sin pruebas empíricas y que carecen de lógica. La persona cree que sus pensamientos tienen consecuencias en el exterior, como si pudiese dominar lo que ocurre con sus pensamientos. De alguna forma, cree que tiene ...

Salud

Entender la ansiedad es el primer paso para lidiar con ella. La preocupación es una parte normal de nuestras vidas, y hay momentos en que, incluso, puede ser útil. Idealmente, y hasta cierto punto, preocuparnos por cosas como las finanzas o las relaciones familiares pueden hacer que pensemos seriamente en ellas y nos impulsa a tomar las medidas adecuadas para enfrentarlas. Sin embargo, es posible ...

telomeros pensamientos envejecimiento ...

¿Los pensamientos te hacen envejecer más rápido? A medida que pasa el año, nos hacemos un poco mayores y un poco menos alegres. Pero ¿los pensamientos te hacen envejecer más rápido? Eso es lo que un científico y un psicólogo están proponiendo en su nuevo libro. ¿Telo-qué? Telómeros y envejecimiento Los autores señalan los efectos dañinos que los patrones de pensamiento negativos pueden tener sob ...

Psicología

5 Maneras de eliminar los pensamientos negativos Mientras que la auto-reflexión es útil, la rumia mental (perturbación del pensamiento) es perjudicial. Hacer hincapié en tus problemas, acrecentar tu mala suerte y compadecerte a ti mismo sólo aumenta tu angustia. Quizá vuelves a reproducir en tu cabeza esa conversación que tuviste con tu jefe una y otra vez sin poder evitarlo, o tal vez no puedes d ...

empoderamiento ansiedad

ANSIEDAD SINTOMAS COMO CONTROLAR LA ANSIEDAD? ¿Qué es la ansiedad? ¿Cuáles son sus síntomas? ¿Cómo controlar la ansiedad? 3 Ejemplos de CÓMO CONTROLAR LA ANSIEDAD Ejemplo 1: Te llama el jefe al despacho. Piensas lo peor: ¿Me querrá echar? ¿Me querrá bajar el sueldo? ¿Tiene problemas conmigo? ¿Le habrán contado algo de mí malo? Empiezas a sentirte fatal: Te agobias. Te cuesta respirar. Hiperventil ...

general mindclaves mindtextos ...

Tratar la ansiedad es una de esas afirmaciones que están a la orden del día en una sociedad tan hiperacelerada como esta en la que vivimos. Las técnicas mindfulness o de atención plena te ayudan a trabajar con la ansiedad. Si de lo que se trata es de tratar la ansiedad ¿por qué no cambiar de punto de vista?. Si alguna vez, aunque haya sido por un momento, has sentido lo que comúnmente se llama ans ...

Ansiedad Sin categoría

  ¿Quiere saber lo que es la ansiedad y  qué puedes hacer para que no te desborde? La ansiedad es uno de los problemas más frecuentes que vemos los psicólogos en consulta. Todas las personas o casi todas, podemos pasar por un problema de ansiedad a lo largo de nuestra vida. Y no se trata de no tener ansiedad, sino que aprendas a regularla. Te voy a explicar brevemente lo que es la ansiedad. La ans ...