comunidades

Hablar dormidos es más común de lo que se cree

La somniloquia no es una enfermedad sino un problema del sueño muy frecuente en la edad infantil que suele desaparecer en la adultez.

Se estima que esta parasomnia afecta entre un 50% y 80% de menores en todo el mundo, pero los niños que hablan dormidos no necesariamente son sonámbulos.

Una de las explicaciones de la ciencia respecto a la somniloquia  es que durante la fase REM del sueño la actividad es muy intensa, entonces se establecen una serie de imágenes oníricas transitorias, a través de las cuales las cuerdas vocales reciben la orden proveniente del cerebro de expresarse en voz alta lo que está ocurriendo en el sueño en cuestión. Evidentemente esto no le sucede a todo el mundo, sino a personas con una actividad cerebral más intensa que tienen la capacidad puntual de hablar mientras están dormidos.

Para muchos es gracioso compartir habitación con estos parlanchines nocturnos, cuyo contenido de cada conversación varía en cada persona. Algunos pueden emitir sólo sonidos ininteligibles, otros dicen cosas sin sentido mientras algunos individuos incluso responden a lo que se les pregunte.

Es común que parte de sus expresiones tengan que ver con alguna experiencia o situación vivida durante el día, pero al despertar no recuerdan en absoluto qué dijeron cuando estaban dormidos.

Según los expertos en trastornos del sueño, con frecuencia las personas que tienen somniloquia suelen tener algún antecedente dentro de la historia familiar, por lo que no se descarta que haya un factor genético que determine esta parasomnia inofensiva, pues no es una enfermedad y tienden a desaparecer con el tiempo.

En el caso de los adultos, la aparición de esta condición puede vincularse a otros trastornos del sueño como el sonambulismo, los terrores nocturnos o el síndrome de apnea-hipopnea.

Los hábitos de vida de la persona igualmente influyen en la aparición de la somniloquia. Se destacan en esta lista el consumo de alcohol o sustancias estupefacientes, deficiencia en el descanso, estrés mental, ansiedad, depresión, malos hábitos alimenticios, dormir expuestos a dispositivos electrónicos.

La aparición de este trastorno del sueño en la edad adulta también puede considerarse un síntoma de algún otro padecimiento de salud, por eso es tan importante detectarlo a tiempo y ponerse en manos de un especialista para determinar las causas y trabajar en la higiene del sueño.

Por no tratarse de una enfermedad, se considera inofensiva y hasta ahora no se ha planteado tratamiento específico para la somniloquia, no obstante, no se debe desestimar.

Fuente: este post proviene de Roncopatía, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Es una costumbre muy sana en niños, ya que es un excelente reparador natural que aporta enormes beneficios al organismo. Es por esto que, además del sueño nocturno, durante los primeros años de vida s ...

Las pesadillas, como la mayoría de los sueños, ocurren en la fase del sueño en la que el cerebro está muy activo. Las vívidas imágenes que está procesando el cerebro pueden parecer tan reales como las ...

Recomendamos