comunidades

Antes de juzgar, examínate

Esta mañana me he puesto a hacer Yoga (siguiendo este vídeo de Lucía Ciencres) y algo me ha golpeado la cabeza: el pensamiento de que había sido bastante capullo con un comentario que había hecho.

Cuando Ángel me entrevistó y me puse a hablar de lo que para mí era el Yoga, no se me ocurrió algo mejor que empezar diciendo El Yoga no es lo que hace Pedroche.

Tócate las pelotas.

Hablo del Yoga, que significa unión, desde la separación. Creando fronteras. Miedos. Críticas.

Pero lo que es más grave es que yo no tengo ni la más remota idea de quién es Cristina Pedroche, qué tipo de Yoga hace o deja de hacer, qué piensa cuando lo practica, qué siente, qué zona de sí misma explora en cada respiración. Y además, todo eso da exactamente igual, lo único importante es que es un ser humano tratando de crecer, como todos y cada uno de nosotros.

Cada vez que critico a alguien, me siento pequeño. Muy pequeño.

Si algo nos hicieron hincapié el día que finalizaba el curso para profesores de Yoga en India, fue: NO HABLÉIS MAL DE NADIE. NO CRITIQUÉIS NINGÚN TIPO DE YOGA. NINGUNA PRÁCTICA.

Eso, en el curso para servidores de Vipassana, le llamamos noble palabra.

Noble palabra significa no cuchichees. No estropees el silencio con palabras que son espadas. No digas nada que no esté alineado con el Dhamma. O como dirían las abuelas, anda cállate bonito que estás más guapo.

Antes de hablar, siente tu respiración.

Antes de hablar, examínate. ¿Qué sientes dentro de ti? ¿Ira? ¿Paz?

Si la respuesta es paz, habla. Si la respuesta es ira, o si sientes que tu mente estás desbalanceada, calla.

En mi Manual hacia la grandeza, en el capítulo de hábitos, hay un apartado que dice así: consejos doy que para mí no tengo. Digo, Antes de juzgar a otra persona, examínate y, aún a riesgo de mandarte el email más largo que has recibido en tu vida, te lo voy a mostrar.

4.5. Antes de juzgar a otra persona, examínate.


Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra. Juan 8:1-7

Quizás te estás preguntando qué hace un título como este en el apartado de hábitos. Déjame decirte que es, quizás, el hábito más importante que podemos adquirir, el hábito que marcará la diferencia en tu vida, el hábito que te hará crecer como ningún otro. Es de hecho el hábito que domina a todos los demás. Jo Antonio qué flipao eres, —dirás—, ¿y cuál es este hábito?

Deja de preocuparte de lo que hacen los demás y céntrate en qué haces tú.

Es el mayor síntoma de sabiduría, madurez y responsabilidad.

Deja de decir lo que hacen los políticos. Deja de decir lo que hacen tus cuñados. Tus amigos. Tu país. Tus jefes. Las élites de este mundo. Deja de decir lo que hacen o hicieron tus padres. Tus hermanos. Tus familiares. Deja de decir lo que hace tu pareja. Deja de decir lo que hacen las empresas. Deja de decir lo que hacen los bancos. Los sindicatos. Deja de quejarte de la comida de los restaurantes. De la basura que venden los supermercados. De la mierda que ponen por TV. Deja de decir lo que hacen en las redes sociales. Deja de decir lo que hace tu ayuntamiento. Tu barrio. Tu vecindario. Tu calle. Tu portal.

Deja de criticar lo que hace cualquier otro ser humano de esta tierra que no seas tú.

En lugar de ello, ocúpate de todo aquello que puedes hacer tú para mejorar tu vida.

[Comprende esto: sálvate tú primero antes de intentar salvar, o arreglar, a los demás]

Si puedes ser más rico de lo que eres, sé más rico. Si puedes ser más fuerte de lo que eres, sé más fuerte. Si puedes crear una empresa que cambie tu barrio o tu país o tu mundo, créala. Si puedes tener más belleza de la que tienes, tenla. Si puedes tener más calma de la que tienes, tenla. Si puedes ser más feliz de lo que eres, sé más feliz. Si puedes leer más de lo que lees, lee más. Si puedes tener una casa más ordenada, ordénala. Si puedes tener más sabiduría de la que tienes, tenla. Si puedes meditar más de lo que meditas, medita más. Si puedes ser más flexible de mente y cuerpo, esfuérzate más. Si puedes tener más autoconfianza de la que tienes, tenla. Si puedes ser más disciplinado de lo que eres, sé más disciplinado. Si puedes ser más generoso de lo que eres…

Si te queda algún campo en el que mejorar en tu vida, ocúpate de mejorarlo.

Aquel de ustedes que esté libre de pecado, que tire la primera piedra quiere decir exactamente eso: no juzgues lo que hacen otras personas, primero júzgate a ti. O como dirían los estoicos… haz los deberes pues algún día serás puesto a prueba.

Cuando tú mejoras, en consecuencia el mundo a tu alrededor mejora. No hay otro secreto.

Te deseo que nunca más vuelvas a tratar de cambiar a nadie más que a ti.

Fuente: este post proviene de Ricos y Libres, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Como siempre digo, ser feliz, realmente feliz, para un ser humano es muy fácil. Lo que no es fácil hoy en día es descubrirlo y menos fácil aún es luchar contra nuestro intento continuo de no serlo, es ...

Etiquetas: Blog

Recomendamos