Salud

Creando felicidad Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Tener éxito en tu vida no es cuestión de suerte



Hace mucho que no publicaba un post en mi blog... Lo cierto es que desde julio he entrado en una espiral de trabajo y proyectos pendientes, muchísimos clientes de coaching y mentoría para emprendedores... el lanzamiento de un programa premium muy ambicioso, en el que tengo a clientes VIP a los que dar la mayor prioridad en todo momento, generar nuevos contenidos, abrir una plataforma de cursos online, conferencias online, entrevistas, eventos, colaboraciones... que tengo la sensación de no haber desconectado en absoluto.

Pero necesitaba escribir. Necesitaba parar y volver a mí. Necesitaba volver a escribir en mi ordenador sin preocuparme de la hora, de los compromisos...

No, este no será el post resumen del año. Ya haré uno cuando finalice el 2017, un año de increíble crecimiento en el que voy camino de duplicar mis ingresos del año pasado. Esto ha supuesto también duplicar el ritmo de trabajo, de modo que no he podido desconectar siquiera estando de vacaciones.

El crecimiento de tu negocio online a menudo supone duplicar tu nivel de trabajo

Envía Tweet

Profundamente agradecida a todos vosotros

Y no lo comento en plan queja, en absoluto. Ya verás que precisamente de esto va el post de hoy. Al contrario: me siento orgullosa de haber conseguido que mi negocio pudiera crecer, de estar ayudando a cientos de personas de tantos países a encontrar su camino. He visto de cerca transformaciones increíbles, personas que ya están empezando a vivir de sus negocios online y que hace tan sólo unos meses estaban pensando que no era para ellos.

Sería difícil también describir mi nivel de agradecimiento a la vida, a las oportunidades que llegan a mí, a las personas con las que trabajo, a mis alumnos, mis clientes, lectores o suscriptores. Cada email, cada palabra, cada “gracias” o comentario son para mí un motor que me mueve cada día, que me saca la sonrisa en momentos de agobio, de dificultad, de miedos o incertidumbre.

Sin ir más lejos, el reciente evento SelfCoaching en Madrid, junto a mis colaboradores incondicionales, Ana Costa y Daniel Serrano, a los que estoy profundamente agradecida, ha sido una de las cosas más bellas del año.

Todavía hoy, dos semanas después, recuerdo lo acontencido durante ese fin de semana con emoción y una gratitud infinita.

Más que un taller aquello ha sido una familia reunida, personas que conectaron con lo más bello de su ser, hemos realizado ejercicios poderosos, sencillos, sin Power Point ni parafernalias... todo muy íntimo, muy cercano... donde los propios ponentes nos hemos puesto al nivel de los participantes.

Hemos compartido historias muy profundas, hemos conectado con nuestro poder interior, hemos bailado, reído, llorado y abrazado a personas hermosas, nos hemos perdonado y hemos conectado con nuestro niño interior y el propósito de vida. Fue sencillamente mágico, difícil de describir con palabras.

Aún lo estamos procesando, porque se han vivido transformaciones alucinantes... Ya estamos preparando un evento en modo retiro el año que viene, porque si algo nos faltó durante esos dos días fue tiempo y tener más horas para compartir con los compañeros.

La cara menos amable del emprendimiento

Vivir tantas emociones intensas cada semana, cada día, cada mes es mágico pero también agotador. Me encanta colaborar pero también ha llegado el momento de decir no a ciertos planes, algunos de los cuales me apetecía muchísimo realizar. En el grupo del curso SelfCoaching compartí una reflexión personal de algo que me sucedió estos días: tener que decir no a varios proyectos, con algunos de los cuales me había comprometido incluso públicamente.

A veces para seguir creciendo tienes que decir no a proyectos profesionales que te encantaría hacer

Envía Tweet

Pero a veces es nuestra propia salud quien nos reclama. Este fin de semana el cansancio que llevaba encima era tal que no pude menos que pasar toda la tarde en la cama, lejos del ordenador... durmiendo a ratos y conectada a mí misma. Me di cuenta de lo rápido que ha pasado todo el 2017. Agradecida, sí, pero también mental y físicamente agotada.

Y ¿por qué te cuento todo esto?

Porque me gusta compartir mi propio proceso de crecimiento personal y profesional, porque me ayuda a aclararme y poner las ideas en su sitio. Pero también pienso que puede ayudarte a ti, por si estás en un camino parecido o porque quizá te gustaría llegar a vivir de tu pasión, uno de los principales temas que desarrollo en este blog y en mis cursos.

Las 3 cosas que tenía claras desde que era una niña

Y de esto quiero hablarte hoy. De que tener éxito en tu profesión no es gratuito, de que la suerte no existe y eres tú quien la crea.

Tener éxito en tu profesión no es gratuito. La suerte no existe: eres tú quien la crea.

Envía Tweet

Es posible que te suene el libro “La buena suerte” de Alex Rovira. Si no es así, te lo recomiendo leer. Además de entretenido es muy muy profundo y ejemplificador. Nos muestra que la buena suerte no es más que dedicación, compromiso y esfuerzo.

El otro día, hablando con una de tantas personas interesantes que me rodean, en concreto una de mis clientes de coaching, le comentaba que había 3 cosas que tenía claras desde que era niña (obviamente no era algo que hubiera leído en ningún libro, era pura experiencia o pura intuición).

Nadie es responsable de tu felicidad

Nadie es culpable de tus desgracias

Si quieres cambiar algo, haz algo que esté en tu mano, no esperes que el mundo cambie... (porque siempre hay algo que puedes hacer, aunque esto suponga renunciar a otras cosas al tomar la decisión)
¿Por qué las tenía tan claras? Puede que por observación. Quizás porque siempre me he sentido muy independiente y he creído en mi poder personal. Tal vez porque no soportaba ver injusticias y buscaba mi manera de afrontarlo.

Si esas 3 cosas las integramos, las asumimos, las convertimos en el leitmotiv de nuestra vida, ¿no crees que todo sería más fácil?

Eres infinitamente libre y éste es tu mayor poder personal

¿Cuántas personas nos quejamos de que esa persona me trata así o asá, que en mi trabajo me hacen o dicen esto o lo otro, etc.? Si aguantas en ese trabajo, es posible que lo hagas porque no te queda más remedio, pero si tanto daño te hace eres libre de irte.

Y esto es lo más grande que veo en la vida: somos libres, mucho más de lo que lo son muchísimas personas en el planeta. Hay países con regímenes totalitarios en los que se vulneran las libertades de personas como por ejemplo Venezuela. Y aún así, hay personas que encuentran su libertad personal dentro del horror, la injusticia y el caos, como nuestra compañera Dyanna Chacón del curso SelfCoaching.

Si partes de esa idea eres libre en tu esencia, la vida empieza a cambiar, al menos tu percepción de la misma. Para mí la idea de libertad es crucial y no la cambiaría por nada. No tiene precio. Darte cuenta de que tu vida depende de ti te hace inmensamente fuerte, poderoso, te libera de depender de lo que otros hacen o dejan de hacer, te convierte en el verdadero creador de tu propia vida.

Si asumes que eres libre en tu esencia, tu vida podrá empezar a cambiar

Envía Tweet

¿Por qué nunca juego a la lotería?

Y ahora volviendo al tema de la Suerte. He escuchado en tantísimas ocasiones eso de que para tener éxito necesitas una dosis de suerte. A decir verdad, no puedo hablar de algo que no he vivido. Tal vez haya personas que sí la han tenido: han nacido en una familia con padres millonarios, han conocido a una persona con un gran poder que les ha revolucionado toda su vida, etc.

Desde luego éste nunca ha sido mi caso. Es más: siempre he tenido la creencia de que la suerte no estaba a mi favor o que si había algo de suerte, ésta nunca me tocaba a mí.

Bueno, sí creo un poco que he tenido una enorme suerte de conocer a mi marido, pero también supongo que llegó a mi vida cuando estaba preparada para una relación sana y madura, no antes. Así que tampoco sería casualidad.

Si he logrado vivir bien gracias al coaching no ha sido porque he tenido mucha suerte

Envía Tweet

A lo que voy es que si he llegado a vivir bien del coaching no ha sido porque he tenido un padrino en el mundo online (no me he formado con los mejores del Marketing Online que luego me apoyaron para hacerme más conocida), no he tenido miles de euros para invertir en los mejores profesionales. Sí he ido a una escuela de calidad en España, pero muchas personas con recursos medios también accedieron a la misma formación que yo. No soy una persona muy líder o con un carisma irresistible (el liderazgo a día de hoy es uno de mis grandes retos personales). No soy una chica con muchos contactos ni especialmente buena con el netwoking (es algo que me ha tocado aprender sobre la marcha).

Sí he contado con el apoyo de mi marido Carlos que me ayudó con la web, pero podrías tener una web similar a la mía por unos 500 euros actualmente. No necesitas gastarte miles de euros en el diseño (de hecho, yo no tengo ninguno, incluso mi logo es simplemente un tipo de letra).

¿Por qué te cuento todo esto? Para demostrarte que no tienes que incluir el factor “suerte” en tu éxito profesional. De hecho yo no contaría con ello. Si la suerte existe, lo más probable es que no te toque a ti.

Por esa razón nunca juego a la lotería.

Por favor no incluyas el factor suerte en tu éxito profesional

Envía Tweet

Te cuento una anécdota. Conozco a una chica brillante, una grandísima profesional de lo suyo que además tiene unos dones innatos alucinantes (esto sí podría ser considerado suerte, pero al fin y al cabo es un don y absolutamente todos tenemos dones innatos, sólo es cuestión descubrirlos y no desperdiciarlos, creyendo que no son relevantes).

Cuando hablo con ella y le propongo ideas para hacer prosperar su negocio, suele responderme que no cree que todo lo que le comento sea fácil de llevar a cabo, pero que a ver si este año le toca el Euromillón y entonces monta algo muy grande como le hubiera gustado desde el principio.

No puedes imaginarte la desesperación que siento cuando la oigo decir eso. Obviamente si ella cree que no va a conseguirlo ni está buscando asesoramiento, no le diré nunca que lo tenga que hacer o no. Pero estoy viendo un talento enorme que no está aprovechando... mientras que confía en hacerse rica con una lotería, cuando ya ha ganado su propia lotería: la de tener un talento que podría poner al servicios de cientos o miles de personas que la necesitan.

Entiendo también que cada persona tiene su ritmo y ella está aprendiendo algo que necesita vivir. Yo también estoy aprendiendo mis propias lecciones que a ojos de los demás pueden no tener mucho sentido. No la juzgo en absoluto: tiene su propio camino y sé que llegará tarde o temprano a desplegar todo su potencial, más que nada porque no le quedará más remedio, ya que brilla por sí sola.

Si la suerte existe, lo más probable es que no te toque a ti

Envía Tweet

¿Cómo tener éxito viviendo de lo que amas?

En lo que esta chica sí tiene mucha razón es en lo siguiente: ganarte la vida haciendo aquello que amas no es algo simple ni fácil. Que no te engañen los reclamos de Ingresos Pasivos al instante, hazte rico en una semana, emprende sin invertir un sólo euro, etc.

Ganarte la vida haciendo aquello que amas no es algo simple ni fácil pero no imposible.

Envía Tweet

Sí, los ingresos pasivos existen. Sí, funcionan. Se puede emprender con muy poca inversión (yo lo he hecho así). Pero todo conlleva un esfuerzo, un tiempo. No soy de las personas que piensan que si amas lo que haces, las cosas te llegarán de manera natural y sencilla desde el primer momento.

Algunas sí, otras no. La vida te pondrá constantemente a prueba.

O como dice mi profesor Tino Fernández: “si emprender fuera fácil, todo el mundo lo haría. Agradece que no sea así”.

¿Y por qué todo el mundo no lo hace? ¿Por qué el 90% de los blogs mueren en el primer año de vida? ¿Por qué a los 10 años cierran la gran mayoría de los negocios?

Porque, señoras y señores, no es tan fácil. Es a menudo sacrificado. Son muchas horas. Es mucho desconocimiento al principio. Se aprende a base de equivocarse. Y no a todos nos gusta eso de cometer un error tras otro. A veces metes la pata hasta el fondo. A veces parece que por más que lo intentas nada funciona. A menudo te desesperas y no sabes cuándo terminará la mala racha. O te pasas 12 horas al día frente al ordenador. Sábados y domingos incluidos. Respondiendo correos durante tus vacaciones. Resolviendo problemas técnicos inesperados a la una de la mañana. Escribiendo un post a las 21:32 de la noche (la hora exacta mientras estoy escribiendo estas palabras).

No cada mes es bueno en cuanto a ingresos. Nunca tienes la certeza de lo que ganarás en este trimestre.

Para vivir bien de lo que amas, hay que sacrificarse y hay un precio que pagar. Al menos en los primeros años. Si estás dispuesto, ¡bienvenido al club!

Sé que ahora estamos inmersos en la corriente del fluir, el dar y llegará. La ley del mínimo esfuerzo. Si cuesta tanto, es que no es para ti. Bueno, hay que tener cuidado con estas suposiciones. Conozco no pocos casos de grandes profesionales que fluyen mucho pero cuyos resultados distan mucho de estar viviendo desahogadamente de tu profesión. Igual ésta es la decisión que tomaron y éste es su camino y lo respeto completamente. Pero si quiero vivir bien de mi pasión, hay un esfuerzo detrás importante.

Para vivir bien de lo que amas, hay que sacrificarse y hay un precio que pagar. Al menos en los primeros años.

Envía Tweet

Así se crea la buena suerte. Así poco a poco vas acercándote a ingresos que superan con creces los mil euros y pico que cobrabas trabajando como administrativa por cuenta ajena.

Y lo mejor: ya no puedes parar. Como emprendedora, tu mente es un bullicio de ideas nuevas, estás detectando oportunidades y viendo colaboraciones. Y a menudo tendrás que decir no a proyectos que te encantan, porque tu tiempo es limitado y tu salud podría resentirse.

Y esto es un proceso, un todo. Tú eliges.

Yo tengo clarísimo que ya no hay marcha atrás. Prefiero mil veces estar a las 22:00 escribiendo un post y atender a clientes de todo el mundo (literalmente hablando) que aguantar 8 horas en una oficina realizando un trabajo que no va conmigo ni me aporta valor alguno.

Es una elección. La vida va de elecciones. La vida para mí, a mis 37 años, sigue sustentándose en esos 3 pilares que te mencioné al principio:

Nadie es responsable de tu felicidad (ni tu jefe ni tu pareja ni tus hijos ni padres)

Nadie es culpable de tus desgracias (ni el gobierno ni los bancos)

Si quieres cambiar algo, haz algo que esté en tu mano, no esperes que el mundo cambie. Cambia tú.
La vida va de elecciones. Nadie es responsable de tu felicidad. Nadie es culpable de tus desgracias.

Envía Tweet

Esa es una de las razones por las que realizo Un Curso De Milagros. Porque me permite sentirme y ser libre. Me permite darme cuenta de que yo soy la creadora de mi realidad. Yo elijo cómo vivir mi vida. Es tan importante tenerlo presente, ¿verdad?

A veces la asunción de esa sola frase puede solucionar todos los problemas de nuestra vida. ¿No te parece increíble?

¿Eres de Barcelona o alrededores y te gustaría vernos en persona?

Por último, quiero comunicarte una noticia muy especial. El próximo 11 de Noviembre estaré en Barcelona, participando como ponente en un precioso proyecto llamado Be Yourself, organizado por Alicia González del blog www.creciendoentremochilas.com en el que hablaré de la dimensión espiritual de la Autoestima, junto a otros 7 grandes profesionales y bloggers de referencia del panorama español. Puedes adquirir tu entrada desde ya en ticketea en este link.

Be Yourself nace con el propósito de acompañarte mientras conectas más contigo, mientras te ofreces la oportunidad de conocerte, aceptarte y de brillar siendo tal y cómo eres.

Con tus luces y tus sombras, tus virtudes y defectos, tu confianza y tus inseguridades, pero, sobre todo y principalmente SIENDO TÚ.

¿QUÉ VAS A ENCONTRAR EN ESTE EVENTO?

Además de una organizadora con muchas ganas de ofrecerte lo mejor de sí misma, tendrás la maravillosa oportunidad de escuchar a 8 ponentes, 8 expertos en crecimiento personal y distintas materias que te hablarán de:

Identidad

Autoestima

Vocación y propósito

Miedo y creencias limitantes

Autoconfianza

Y un largo etcétera de aspectos importantes que aportarán muchísimo valor a tu propio crecimiento
¿Nos vemos en Barcelona?

The post appeared first on María Mikhailova - Coaching Estratégico.

Fuente: este post proviene de Creando felicidad, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La vida como espejo y como maestra

Claves del artículo: Hace tiempo que no escribía, debido a un delicado estado de salud. Quería tomarme libres las navidades y al final se alargó mi período de descanso y, a pesar de que no quería sen ...

Recomendamos