Con viento favorable Idea guardada 1 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

Meditemos...




Soy tan inútil que no sé abrir mi plexo solar, ni invocar al poder Universal, ni hallar las sincronizaciones que los astros me envían, ni tampoco sé vivir en el estado zen de conciencia, ni consigo sanar mi ansiedad por más autoafirmaciones que me hago, ni por más mantras que cante..¡Pero si ni siquiera me relaja pintar mandalas! Me acuso de imbécil, de incapaz, de no saber hacer lo que está en mi mano hacer

Ésta es Marifé, nuestra protagonista. Una mujer de treinta y muchos, que a pesar de su inteligencia no puede encajar las vicisitudes de la vida sin un yo atraje esto.

Llegó a consulta después de muchos intentos alternativos para sanar, aunque no estaba enferma.

Facebook la sedujo en su bombardeo constante de recetas mágicas para despertar su yo interior, el Ser espiritual que se conecta con el Todo. Anuncios de retiros sanadores, promesas de expansión de la mente, gurús conocedores de la Verdad del Universo, y un sinfín de blogs prometedores de la Felicidad-está en tu mano-en sólo 10 pasos.

Era fácil dejarse seducir. Es de idiotas no hacerlo cuando la promesa es el Éxtasis, el Paraíso en la Tierra.

Devoró libros, acudió a conferencias sobre Atrae abundancia a tu vida y Aprende a soñar en grande. Asistió a grupos varios y finalmente, se deprimió. Y para ser sinceros, me sorprende que no se hubiera deprimido antes.

La promesa de lo fácil, cuando no surte efecto, facilita culparse por inepto. Y eso es lo que le ocurrió a Marifé.

Si todo lo que te ocurre (bueno y malo) depende únicamente de tu poder para invocarlo (consciente o inconsciente) y tu vida no es maravillosa en todos los ámbitos, da por seguro que eres un auténtico fracasado. Un idiota, para ser más exactos. Y así se sentía Marifé, cuyo nombre la esclavizó más de lo deseable.

Y es que la fe mueve montañas...montañas de dinero.

Vivimos en este presente incierto, un terreno abonado para las Marifés, donde la responsabilidad y la culpa, se dan la mano.

La espiritualidad mal entendida va acompañada de multitudes, de extravagancias y pomposidad cuántica, se adorna con pseudociencia, con turbantes y túnicas, con búsquedas no encontradas y con encuentros muy buscados.

Demasiado ruido para meditar bien.

Fuente: este post proviene de Con viento favorable , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

SOS!: libremente prisionera

Esta es la historia de Socorro, una mujer infelizmente casada. Supo que su matrimonio sería un fiasco mucho antes de casarse, no obstante fantaseó con la idea de que las cosas cambiarían. Como era de ...

Jugando con la comida

LA COMIDA, eso con lo que se juega. Un bien preciado que en lugar de honrarlo con el mejor de los cuidados, a menudo se desprecia o se castiga su disfrute. La comida mueve el mundo, por carencia o por ...

Etiquetas: culpafragilidad

Recomendamos

Relacionado

Alimentacion Nutricion Plantas ...

¿La planta palo negro sirve para bajar de peso?

La naturaleza nos entrega muchísimas herramientas que podemos usar para palear enfermedades y problemas a la salud. A mi personalmente siempre me ha llamado la atención la fitoterapia, utilizar las plantas para sanar enfermedades. Hace poco un paciente me pregunto si utilizar palo negro sirve para bajar de peso (Leptocarpha rivularis), así que decidí poner manos a la obra y buscar información cien ...

¿Funcionan las afirmaciones?

Gracias porque gozo de salud y energía, Gracias porque mi situación económica es muy próspera, Gracias por tener a mi lado mi pareja ideal. ¿Has hecho estas afirmaciones u otras similares durante días y sentías que ni la salud, ni el dinero ni el amor llegaba a tu vida? Las afirmaciones son simplemente frases positivas, cargadas de intención. Hay gente que piensa que a base de repetirlas un montón ...