Tu Historia Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Juan Martín Posadas, un guerrero de mar

Todos lo llaman “Juancho” y saben que es un hombre divertido con una gran pasión: surfear. Juan Martín Posadas nació en Montevideo (Uruguay) y en 2017 cumple 43 años, vividos intensamente. Su gran afición por el surf nació cuando él tenía 14 años. Era un tiempo en el que vivía en Carrasco, una zona exclusiva de la ciudad, y pasaba el tiempo yendo de aquí a allá en bici para ver si había olas.

Juancho siempre ha sido un deportista consumado. Desde muy chico se involucraba en todo lo que le exigiera destrezas físicas. Adoraba el fútbol. Literalmente pasaba todo el día con la pelota en los pies y jugaba adelante, de 9 o de 11. Era bueno y más de una vez coqueteó con el profesionalismo. A su familia le parecía maravilloso que practicara deportes, pero jamás iban a permitir que se dedicara a ellos en forma profesional. “Primero el estudio”, le repetían.

Juan Martín entró a estudiar derecho solo para darse cuenta de que la abogacía no era lo suyo. Duró solamente un par de años en la facultad. En aquel tiempo puso un bar que, a la larga, solo funcionaba como un dispositivo temporal. Tan pronto lograba reunir una buena suma de dinero, salía de viaje buscando las olas. Se volvió un trotamundos. Estuvo en lugares como Brasil, Colombia, México, España, Australia y Hawái, entre otros. Todavía tiene pendiente un viaje a Indonesia.

Al mismo tiempo, practicaba todo tipo de deportes: tenis, baloncesto, polo, rugby, sky, kayak, squash y buceo. También se hizo comentarista deportivo en El Gráfico y El Espectador. Lo que mejor le iba era el rugby y el fútbol. El surf, en cambio, lo hacía sentirse torpe. Pese a ello, era lo que más le divertía. Para él era, y es, una experiencia casi mística.

Un cumpleaños que cambió su destino

El 19 de noviembre de 2004 Juancho estaba cumpliendo 30 años. Se fue a celebrarlos en Punta Colorada (Maldonado, Uruguay) como a él le gustaba: surfeando. Estaba en el mar, jugando y peleando contra las olas, cuando de pronto sintió un golpe fuerte en la nuca. Lo primero que experimentó fue algo como una descarga eléctrica por todo el cuerpo. Luego, se dio cuenta de que no podía moverse.

Pensó que todo pasaría en unos cuantos segundos, pero no fue así. Flotaba, pero no sentía el cuerpo. Los dos amigos con los que había ido a Punta Colorada estaban lejos de allí. Comenzó a tragar agua. En apenas un segundo, entendió que si quería seguir con vida, debía luchar. Notó que no podía mover las manos, pero sí los brazos. Así que comenzó a empujarse, como podía, con los brazos en arco frente a él.

Por fin, una ola lo arrojó a la playa. Sintió la arena y después vio que su perro se aproximaba, pero solo se limitó a observarlo. Juancho respiraba con cuidado, porque todavía le llegaba agua a la boca y la nariz cuando las olas eran altas.

De pronto vio a un muchacho que lo observaba. Juancho le pidió que lo sacara y que le avisara a sus amigos. El chico no lo pensó ni un segundo y le ayudó. Juan Martín Posadas sabía que el hombre que había entrado esa tarde audazmente al mar, no era el mismo ser atribulado que estaba saliendo.

Una nueva vida

Juan Martín Posadas había sufrido un tipo de accidente que solo ocurre una vez entre cien millones de casos. No se había golpeado. Simplemente había entrado al agua en un ángulo muy extraño. Como ya había sufrido un golpe, un año antes, en la misma zona del cuerpo, todo confluyó. Se rompió la médula sin haber impactado contra algún objeto. Lo único cierto es que ahora tenía prácticamente todo su cuerpo paralizado.

Comenzó entonces una larga recuperación. Este guerrero del mar se enfrentaba ahora a batallas que nunca antes había asumido. No fue inferior al reto. Paso a paso, día a día fue avanzando. Primero pudo respirar sin ayuda. Luego, gracias a su impresionante fuerza de voluntad, logró ir recuperando todo lo que podía recuperase. Al final, aprendió a movilizarse en silla de ruedas y a hacer algo que había practicado muy poco: dejarse ayudar.

Volvió a la casa de sus padres y se apoyó en cada palabra de aliento, en cada gesto de afecto. Poco a poco fue recuperando la fuerza para continuar con su vida. Llegó un punto en que se sintió capaz de vivir solo y se mudó.

También llegó un punto en que vio un camino para volver a su pasión de siempre: el surf. Educó de nuevo su cuerpo y consiguió una tabla con motor. Volvió a jugar con las olas en Santa Mónica (California, USA) y otra vez se sintió libre, pleno feliz. Era otra vez él mismo.

Fuente: este post proviene de Tu Historia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Daniela Zapata al ritmo de la vida

Nadie creería que Daniela Zapata era tímida cuando estaba pequeña. Ella que es “el alma de la fiesta” a donde va, no parece el tipo de mujer que alguna vez haya sido inhibida. Sin embargo, así fue. Eran otros tiempos. Había estado marcada por los problemas de salud desde que nació. Quizás por eso de niña no lograba dejar salir toda esa música que llevaba dentro. Daniela, que nació en Concepción, o ...

parálisis cerebral severa bebé prematuro infección intrauterina ...

Sonia Castro y Ro: dos ángeles con espíritu de guerreras

Al momento de las Buenas Noches, Sonia Castro le da un beso amoroso a su hija. Luego le dice: “Te quiero mucho, Ro. Eres mi gran maestra, ni siquiera me imagino todo lo que me queda por aprender de ti. Nos vemos mañana”. Luego se retira a descansar, algo que solo puede hacer desde hace pocos años. Tener una hija con limitaciones es una tarea ardua. Te hace crecer, o te hunde. Sonia eli ...

consejos 3-el otoño de la vida 6_comunicación/sexualidad/autoestima/creencias y valores ...

Un rayo de luz al final del túnel

La agonía que antecede al final de la vida, el sufrimiento inevitable de quienes están al lado, la angustia de no poder remediarlo, todas estas sensaciones se entremezclan cuando llega el momento de la despedida de un ser querido. Yo he sufrido mi primera pérdida y me siento perdida. Sus ojos de mar se cerraron al sentir sus labios húmedos besar los labios que otrora sellaban pactos de amor. La ...

DIRIGE TU VIDA TRABAJO Y ECONOMÍA cambiar de trabajo ...

Cómo conseguir un buen trabajo de verdad y no acabar en uno que te convierta en un esclavo

¿Recuerdas el día que acabaste la carrera? Yo perfectamente. Después de la presentación del proyecto fuimos mi familia y yo a celebrarlo, a comer una parrillada :) Y no es para menos: el tribunal de evaluación me otorgó la Matrícula de Honor. ¡Sí, señor! Misión cumplida y, como se suele decir, con buena nota. ;) Pero ahora llegaba el verdadero gran reto, el de todo recién licenciado. Encontrar u ...

Educación Otras Terapias Alimentación ...

Un Diamante en Bruto – una historia de superación

Las historias de superación siempre me han emocionado, sobre todo en el caso de niños. Me gustaría compartir un bello y esperanzador artículo, “Un diamante en bruto”, que ha publicado Fátima Amezkua, responsable de comunicación de la Asociación Laztana. Un diamante en bruto no parece gran cosa a simple vista. Solo quienes los conocen bien saben reconocerlos, valorarlos y transformarlos ...

Carrera Colitis Ulcerosa Crohn ...

Un paseo por la Media Maratón de Gran Canaria...

* Que paaaasa familia!! con ésa imagen empezó nuestra aventura, llevamos un cumulo de emociones y sensaciones impresionantes. @Clargega y yo nos hemos ido a Gran Canaria para correr la media maratón y aprovechar para ver a la familia así que os podréis imaginar. Aclarar que sólo corrió ella, a mí me tocó disfrutar desde la barrera y animar a tope. * Han sido prácticamente tres días a tope que hemo ...