Estefania Garduño Idea guardada 18 veces
La valoración media de 63 personas es: Muy buena

¡Di adiós a los ojos llorosos!




Aparentemente una patología muy frecuente en las personas es el lagrimeo constante de los ojos, resulta realmente molesto e impide que puedas realizar actividades diarias. Lo cierto es que las causas pueden ser muchas por lo que es recomendable visitar al oftalmólogo. Aún así en facilísimo te ofrecemos algunas posibles causas y remedios caseros que te serán útiles para dar respuesta a las dudas dentro de tu cabeza además de posibles métodos para aliviar este enfadoso problema.

Continuamente el enrojecimiento de los ojos puede darse a partir de estar mucho tiempo frente al televisor, celular o monitor de una computadora. El forzar los ojos puede ser uno de las causas más comunes. De tal manera que al cansarse los ojos, se produce un problema de visión, será necesario que se realice una prueba con el oftalmólogo para saber si es necesario corregir algún tipo de afección, como vista cansada y por consecuencia tener pleno conocimiento del posible requerimiento de lentes.



Otra posible causa, serían los casos de alergia, de modo que algún agente externo fuera el causante de que tus ojos lagrimeen de forma excesiva. Para este tipo de problema es necesario acudir con el doctor y ser recetado con cierto medicamento, los antihistamínicos son los más recetados en estos casos.

Los ojos llorosos también son dados por las famosas conjuntivitis que son infecciones bacterianas, las cuales se producen en un ambiente externo ya que uno de sus síntomas principales es el lagrimeo constante. Ésta enfermedad puede adquirirla cualquier persona y resulta altamente contagiosa por lo que sí crees que puedas llegar a ser portador deberás acudir inmediatamente a tu médico para que pueda darte un tratamiento adecuado.



Mucha gente piensa que al tener los ojos secos no tendrían porque tener problemas con los ojos llorosos. Lo cierto es que si los ojos están secos durante un periodo largo de tiempo, después se producirá un exceso de lágrimas.

En ocasiones el lagrimeo frecuente puede deberse a una obstrucción del conducto lacrimógeno, esto significa que el conducto que lleva el ojo hasta la fosa nasal se tapa, las sales van dejando sedimento en el conducto lagrimal entonces la lagrima no puede pasar por el conducto y se genera este problema y los individuos pueden tener infecciones seguidas. 

Muchas veces este tipo de afecciones no son tan visibles de diagnosticar por nosotros, sin embargo el daño se verá recurrente y fuera de lo habitual, en este sentido, será necesario que busques tener una cita con tu especialista para que pueda determinar una exploración ocular y determinar el motivo correcto para seguir un tratamiento necesario. 

Por el momento estas son solo algunas causas del por qué te lloran los ojos. A continuación te daré una breve recopilación de los mejores remedios caseros para contrarrestar el lagrimeo.

1. Si tus ojos te lloran cuando te estas duchando a causa del calor o el vapor, lo mejor será que optes por lavar la zona de tu rostro con agua tibia o fría, evitando que te caiga champú y jabón en los ojos. Moja un paño de agua helada y ponlo sobre tus ojos el agua fría suaviza las membranas que proporcionan alivio inmediato.



2. El aloe vera tiene una gran propiedad de efectos calmantes que se podrían aplicar en unas gotas para los ojos. Elimina el ardor y el dolor que produce el lagrimeo. Mezcla aloe vera extraído de una hoja de sábila con una cucharadita de miel y media taza de flor de sauco, enseguida deberás de enjuagar los ojos con esta solución al menos dos veces al día hasta que se resuelva el problema. 



3. Si tienes sensación de ardor y comezón en las noches después de un día pesado, procede a poner dos cucharas en el congelador. Sácalas cuando estén frías y colóquelas sobre los ojos. ¡Verás que tus problemas desaparecerán pronto!



4. Si el problema es en relación con los ojos secos, una buena forma de aliviar el lagrimeo sería comprar un humificador para añadir humedad en el ambiente de la casa. Cuando sepas que vas a estar fuera por un periodo de tiempo, lo mejor será que salgas preparado con lentes de sol ya que ofrece mayor protección contra las inclemencias del clima y sobre todo contra el polvo que vuelva directamente a tus ojos.

Fuente: Hans/Pixabay


5. Es importante que elimines la mayor cantidad de polvo en el hogar o en el espacio dónde se labora. Con esto contribuirás a que no se propague la formación de ácaros en el ambiente.



6. Para un alivio rápido, recurre a las patatas ya que gracias a sus propiedades astringentes ayudan aliviar el enrojecimiento y la inflamación de los ojos. Lo primero que deberás hacer, será cortar una papa cruda en rodajas finas, después métela en la nevera durante algunos minutos. Acto seguido pon las rebanadas finas sobre los ojos durante 15 a 20 minutos de 2 a 3 días para que desinflame lo más pronto posible. Es recomendable que lo hagas todos los días por las noches



7. Uno de los métodos caseros más eficaces contra los ojos llorosos es el uso de compresas de manzanilla frías o baños oculares con agua de manzanilla. Para aliviar el enrojecimiento y el picor de ojos, pon bolsas de manzanillas tibias o frías sobre los ojos, déjalas actuar por lo menos 10 minutos. Repite este procedimiento por lo menos tres veces al día para que la recuperación sea mucho más rápida. Este método nunca falla.



7. Otra solución muy buena es el uso de agua de rosas. Humedece un par de algodones y aplícalos sobre los párpados para aliviar el cansancio y la hinchazón de tus ojos. Puedes hacer una infusión con los pétalos de rosa o también conseguirla en los almacenes.

Fuente: 9355/Pixabay
Para que realmente sean efectivos debes ser constante y realizarlos por un buen tiempo y sin interrupciones.  Te invito a que sigas leyendo mis post en la sección de salud, para que pronto puedas poner estos sencillos consejos en práctica. ¡Hasta la próxima!

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos