Pólipo en la vejiga: síntomas, régimen , extirpación y recuperación

Pólipo en la vejiga: síntomas, régimen , extirpación y recuperación El pólipo o tumor vesical tiene la particularidad de ser en muchos casos recurrente con un potencial de agresividad en ocasiones esencial. "De ahí que es importante no pasar por prominente las señales de alarma para actuar a la mayor brevedad ", sugiere el doctor Richard Mallet, urólogo y vicepresidente de la Asociación Francesa de Urología.  

 Orina atascada en nuestra vejiga

El pólipo o tumor aparece en esta región porque nuestra vejiga almacena la orina durante varias horas al día. Esta orina tiene la particularidad de contener restos (particularmente la nicotina contenida en los cigarros ) rechazados por los riñones tras haber depurado la sangre de sus toxinas. Cuidado asimismo con el tabaquismo pasivo", advierte el urólogo. Asimismo puede desencadenar tumores de vejiga. Pero eso no es todo, la contaminación laboral asimismo puede ser la causa. Este es la situacion si estuvo en contacto con hidrocarburos en la industria automovilística o petroquímica, o con productos químicos en las industrias textil, de impresión o de peluquería.   Estos tumores suelen mostrarse después de los 50 años, pero asimismo tienen la posibilidad de aparecer en personas más jóvenes que han empezado a fumar muy pronto , por poner un ejemplo.  

Orinar sangre, una señal que no hay que desatender

La hematuria nunca es inofensiva y debe ser vista por un médico con urgencia. De hecho , la sangre en la orina puede ser un signo de una infección urinaria, de cálculos renales o de un problema de próstata en los hombres. En la situacion de los pólipos, no acostumbra acompañarse de mal en el bajo vientre o en los riñones. "Otros síntomas tienen la posibilidad de estar relacionados con los tumores de vejiga, como la micción frecuente (polaquiuria) o urgente (tenesmo)", dice el experto.  

Determinar el tipo de tumor

No se trata de un pólipo, sino de un tumor con efectos más o menos nocivos. El tumor de vejiga semeja un mosaico de tumores, lo que lo realiza tan particular y nos lleva a seguirlo de cerca", explica el Dr. Richard Mallet. Primeramente , observamos si el tumor llegó o no al músculo de la vejiga. Ahora , examinamos su peligro de recurrencia y su grado de agresividad. En función de esto, decidimos si preservar o no la vejiga.  

 Imágenes para el diagnóstico

En el caso de hematuria, el médico acostumbra prescribir una ecografía de las vías urinarias con la vejiga llena. El médico también puede solicitar una prueba citológica, que busca células tumorales en la orina, así como un análisis de orina estándar para buscar bacterias (examen citobacteriológico de orina, UCA).   Si no se encuentra una causa benigna, el médico de cabecera remitirá al paciente a un urólogo, un especialista en vejiga. Realizará una fibroscopia o cistoscopia. Este examen consiste en la exploración del interior de la vejiga mediante una cámara introducida a través de la uretra. El examen es veloz (5 minutos) y también indoloro, puesto que se efectúa con anestesia local (gel anestésico).   Este examen es esencial para realizar un diagnóstico", destaca el especialista , "pues algunos tumores son planos e invisibles a la ecografía y otras pruebas de imagen.  

 Retirada en el caso de zona sospechosa

Si la cistoscopia revela un cúmulo anormal de células que provoca un tumor en brote o chato , el urólogo procederá a la extirpación del tumor, siempre bajo anestesia general o anestesia de la parte de abajo del cuerpo (anestesia espinal), guiada por cámara y utilizando un láser o corriente eléctrica. Este trámite se organizará en el hospital con una sonda de vejiga en el final del trámite durante 24 a 48 horas normalmente.   A continuación , se examinará la exhibe para saber la agresividad del tumor y su hondura. "Este análisis tiene un valor incalculable para nosotros porque es con estas indicaciones con las que tenemos la posibilidad de prever la siguiente fase del régimen ", asegura el especialista. En ocasiones es necesario realizar una segunda resección para eliminar el lecho tumoral y asegurarse de que no se ha subestimado la enfermedad (second look).   Desde entonces, "tenemos la posibilidad de elegir la vigilancia con cistoscopias periódicas. En función de la agresividad y, por consiguiente , del peligro de recidiva o de progresión, podemos efectuar instilaciones endovesicales con quimioterapia (mitomicina o epirubicina) o BCG (vacuna contra la tuberculosis) o incluso la extirpación de la vejiga, de forma frecuente precedida de quimioterapia o incluso de inmunoterapia si el tumor infiltra el músculo de la vejiga". Si el tumor ocupa el músculo de la vejiga, hay que extirpar la vejiga junto con la próstata en los hombres, y en ocasiones el útero y los ovarios en las mujeres.   Después de la extracción de la vejiga, será necesario garantizar la supresión de la orina. Esto puede conseguirse a través de una ureterostomía (conductos del uréter directamente conectados a la piel), un bypass cutáneo de Bricker (implantación de los uréteres en el intestino que se conecta a la piel como un estoma) o un neovésculo (vejiga reconstruida a partir de un trozo de intestino).   "La decisión de cómo establecer nuevamente la continuidad urinaria es dependiente de la patología , de su extensión y también del estado general del paciente ", afirma el doctor Richard Mallet.   En el caso de la extirpación de la vejiga, la hospitalización puede durar de 7 a 21 días. La recuperación es extendida y necesita un mínimo de 6 semanas de convalecencia.   Si el cirujano hizo una fácil extirpación del pólipo por medios naturales, el paciente mantendrá una sonda vesical durante 24 a 48 horas y va a poder retomar una vida normal al ser dado de alta. El tolerante puede experimentar irritación de la uretra y la vejiga durante unos días, con incremento de la continuidad de la micción, ardor urinario y sangre en la orina.  

 Una restauración paso a paso

La extirpación de la vejiga es una operación importante con muchas complicaciones recurrentes (en alrededor del 30-50% de las situaciones ) similares con el tipo de reconstrucción realizada. Tienen la posibilidad de ser hematomas, infecciones urinarias, problemas cardiovasculares o pulmonares, adversidades digestivas , fístulas, abscesos, etc. "Las pérdidas de orina son usuales al comienzo y en los hombres un problema de erección necesita un régimen adecuado ", afirma el doctor Mallet. La utilización del gel uretral puede permitir la vuelta a la vida sexual. Asimismo puede ser preciso utilizar fármacos para beneficiar la erección, estudiar a inyectar de manera directa en los cuerpos cavernosos del pene, o aun usar el vacío (bomba de vacío con un anillo que actúa como torniquete para sostener la sangre en el pene). En las mujeres, es necesario un periodo de abstinencia sexual en el transcurso de un mínimo de 4 semanas, a veces con un ajuste en función del tamaño de la vagina que se haya conservado. No es aconsejable llevar pesos y mantener una buena hidratación pese a la frecuente presencia de fugas. La fisioterapia pélvica perineal puede iniciarse después de 4 semanas para progresar la continencia urinaria.   Siempre y en todo momento es útil recordar que el primer tratamiento es la prevención y el cese completo de la exposición a las causas de los tumores de vejiga. En un caso así , reanudar un método de vida beneficioso para la salud (reposar lo suficiente , llevar una dieta equilibrada ) mientras que se deja de fumar y se considera la posibilidad de reciclarse para no tomar contacto con agentes tóxicos en el contexto de las anomalías de la salud profesionales.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado: