Salud

El podio de los triunfadores Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

¡Es hora de comer jamón!



Se han llevado ese trabajo que creías que era tuyo para toda la vida. La mujer de tus sueños se ha desvanecido. El proyecto no ha salido como tú pensabas. Le dieron el premio a otro. Sí, se han llevado tu queso, ese queso estupendo que comías cada día y que pensabas que nunca se acabaría. Diferentes cambios en nuestra vida para los que no estamos preparados. Nos mantenemos en nuestra zona de confort y permanecemos cómodos sin pensar que algo puede cambiar que altere el día a día de cada uno.

Muchas veces tienen que pasar las cosas para reaccionar. Es verdad, se han llevado tu queso, ¿y ahora qué? Esperar a que te lo vuelvan a traer no tiene ningún sentido, con lo cual o te mueves y buscas en otro sitio o empiezas a probar el jamón, que lo mismo te gusta más.

Sí, hombre, sí, las cosas tienen que pasar para que reaccionemos y descubramos que hay otras posibilidades, que hay otras opciones y que incluso son bastante mejores que las que ya conocíamos. ¡Qué bueno el jamón, y yo solo comía queso! Menos mal que se acabó, porque de otra manera nunca hubiera descubierto esta delicia.

Lo mismo pasa en muchas de las circunstancias de la vida. Te han despedido, se han llevado ese puesto de trabajo que era tuyo y —mira por dónde—, ha hecho que te muevas, que busques otra cosa, y has encontrado otro trabajo mucho mejor.

Sí, esa que creías que era la mujer o el hombre de tus sueños se ha cansado de ti pero, ¿estás seguro de que era tu media naranja?

El premio se lo dieron a otro, ¡de acuerdo! ¿Y por eso no vas a seguir intentándolo? Puede que esta nueva oportunidad te haga incorporar nuevos avances y recuperes con creces lo que creías haber perdido.

El paraguas de la protección, ese paraguas de la «supuesta» seguridad, nuevamente nos hace ver que la única seguridad que vale es la que construimos nosotros mismos, con nuestro esfuerzo, nuestra propia confianza, nuestra lucha continua. Los elementos externos, esas corazas y escudos que creemos que nos protegen y nos proporcionan el «queso de cada día», son los que dificultan el avance y poder conocer el placer de degustar un buen jamón, una exquisita fabada o una estupenda paella...
Cierra el paraguas y mójate. No tengas miedo y decídete a decidir.

Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.

"Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz"
"Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"

Fuente: este post proviene de El podio de los triunfadores, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El perder te hace ganar

El otro día veía la película La nueva vida de Kimberly" y me pareció inspiradora: Una chica de familia rica, que tenía su propia tarjeta de crédito para gastar en todo lo que quería; acostumbrada ...

Agradecer engrandece

Entre las definiciones de la virtud de agradecer podemos leer: La gratitud es un sentimiento, emoción o actitud de reconocimiento de un beneficio que se ha recibido o recibirá. Es valorar lo que tiene ...

¿Trabajo o familia?

Ante una pregunta como esta creo que tú, yo y todos, respondemos que la familia, pero la realidad del día a día lleva a uno y otro a priorizar erróneamente acciones y decisiones laborales que van en d ...

Recomendamos