FisioCampus Idea guardada 4 veces
La valoración media de 6 personas es: Muy buena

Vértigo posicional paroxístico benigno: qué es, cómo diagnosticarlo y tratamiento

09/05/2019

 

 

 

Tatyana
  Los mareos y los vértigos son conocidos por ser unas de las principales causas de incapacidad funcional, ya que cuando alguien los sufre, no permiten prácticamente la realización de ninguna actividad. Las causas de su aparición son diversas y es fundamental conocer la diferencia entre qué es un mareo y qué es un vértigo. Dentro del segundo grupo, se encuentra el llamado vértigo posicional paroxístico benigno, causado por una lesión del oído interno. La aparición de éste suele crear gran alarma en la población, ya que provoca graves y molestas consecuencias, además de que en ocasiones puede llegar a cronificarse y pocos tratamientos lo corrigen. Todo parecen malas noticias, pero no; si es diagnosticado correctamente y a tiempo, hay grandes posibilidades de resolverlo con el tratamiento adecuado.

Diferencia entre el mareo y el vértigo

El mareo es una afección que engloba diferentes sensaciones como desvanecimiento, inestabilidad, debilidad generalizada o vista nublada. Suelen estar provocados por una alteración puntual en la circulación sanguínea y su duración es breve, segundos o pocos minutos (1, 2). Mientras, el vértigo es un tipo de mareo que suele crear la falsa ilusión de movimiento, donde la persona que lo sufre y/o su entorno, giran y se mueven constantemente. Un episodio de vértigo suele presentar los siguientes síntomas: nauseas, sudores, incertidumbre, sensación de movimiento incontrolado, etc (1, 2, 3).

La principal diferencia entre un mareo y un vértigo reside en que los mareos se instauran se manera gradual y progresiva; además que su duración suele ser breve. Mientras, los vértigos se instauran de manera súbita y desaparecen normalmente de igual manera; su duración puede ser algo mayor que la de los mareos (1, 2, 3). A 1 de cada 10 personas, les afectan de forma leve los mareos y los vértigos; mientras que a 2 de cada 100 les afectan más intensamente según datos recopilados por ATEVERMA (Asociación de Afectados de Trastornos del Equilibrio, Vértigos y Mareos). Los mareos corresponden en torno a un 5-6% de las consultas médicas actuales y afectan especialmente a los mayores de 40 años, de los cuales un 40% sufrirán mareos a lo largo de su vida (3).

¿Qué significan las siglas VPPB?

El VPPB o vértigo posicional paroxístico benigno en una sensación en la que la persona afectada siente que todo a su alrededor da vueltas aun estando su cuerpo inmóvil. Analizando cada palabra de este término se entiende mejor a qué se hace referencia. Se denomina paroxístico ya que sucede de forma repentina y desaparece súbitamente, volviendo a aparecer de nuevo; esta es la gran diferencia que presentan los vértigos frente a los mareos, ya que los segundos se instauran de manera progresiva. Posicional hace referencia a que dicho vértigo ocurre cuando la cabeza se mueve de una determinada manera. Es benigno ya que no se trata de una afección potencialmente mortal (4).

El VPPB es la causa más frecuente de los clásicos mareos, ascendiendo su prevalencia hasta el 20% de los casos clínicos que acuden a centros médicos por mareos (4). Centrándose específicamente en los trastornos vestibulares, el VPPB es el más frecuente dentro de ellos y su prevalencia en la población adulta es de un 2,4%; la incidencia anual de esta patología alcanza el 0,6% (5).



 Imagen de Miovitae

Causas que provocan el VPPB y cómo afecta la vida diaria

Esta patología es causada por una lesión del oído interno, concretamente en los canales semicirculares. Dichos canales son unas estructuras rellenas de líquido, el cual se mueve con el movimiento de nuestro cuerpo; los canales semicirculares son altamente sensibles a este movimiento. Gracias a esa sensación de movimiento del líquido dentro de los canales, éstos indican al cerebro la posición del cuerpo y ayuda a mantener el equilibrio. El problema comienza cuando dentro de ese líquido aparecen pequeños cristales u otolitos que flotan y envían señales erróneas al cerebro acerca de la posición y movimiento del cuerpo (4, 5). En la siguiente imagen se pueden apreciar las estructuras que conforman el oído interno y los “famosos” otolitos.



Imagen de Kinesiart

Los “cristales” u otolitos son pedazos de calcio similar al hueso, se encuentran en el utrículo y en el sáculo (concretamente en la mácula, un órgano), pero por alguna causa son desplazados a los canales semicirculares y desencadenan la aparición del VPPB. Para entenderlo veamos un ejemplo: una persona que tiene otolitos desplazados en los canales semicirculares, cuando mueva la cabeza para tumbarse o levantarse de la cama, sufrirá síntomas de vértigo debido al movimiento de la cabeza y de los otolitos, ya que envían información errónea al cerebro. Las causas más comunes para la aparición del VPPB son (1, 2, 3, 4):

Traumatismos cráneo-cervicales.

Infecciones de oído interno.

Dolor crónico de cabeza (migrañas o jaquecas).

Tumores.

Enfermedades crónicas.

Antecedentes familiares.

Origen idiopático (desgraciadamente es una de las causas más frecuentes, ya que se desconoce el origen de la afección). Tipos del VPPB

El tipo de VPPB más frecuente que existe es la conductolitiasis y se refiere a cuando los otolitos se desplazan con total libertad dentro del líquido de los conductos de los canales semicirculares. Existen 3 tipos de vértigos posicionales paroxísticos benignos según el canal semicircular donde se encuentre el cristal u otolito situado (4):

-En el canal semicircular posterior, 90% de los casos clínicos, el más común.

-En el canal semicircular horizontal, un 8% de los casos.

-En el canal semicircular anterior, en el 2% de los casos, el menos probable.

En un 90% de los casos, el otolito se desplaza hacia el canal semicircular posterior, haciéndolo así la situación más común y probable dentro de la práctica clínica. ¿Cómo saber dónde se encuentran situados los otolitos y en qué canal semicircular? Para averiguar esa información existen diferentes técnicas diagnósticas que el profesional de la salud (en nuestro caso, fisioterapeuta) puede llevar a cabo. Los diversos test y pruebas que se pueden llevar a cabo se muestran en el siguiente apartado.

¿Cómo se resuelve y como se diagnostica el VPPB?

Esta patología es de sencilla resolución y la mayoría de las veces se resuelve espontáneamente: un 20% de los casos se resuelve en las primeras 4 semanas y el 50% durante los primeros 3 meses (todos espontáneamente). Desgraciadamente existe un 20% de probabilidad de recidiva al año siguiente. El diagnóstico de VPPB no se realiza ni mediante pruebas de imagen (Rayos X o RMN) ni mediante análisis clínicos (sangre o tejidos). La mejor manera para realizar un correcto diagnóstico es mediante los diversos test que aparecen a continuación (4):

Maniobra de “Dix-Hallpike”. Es considerada como la mejor técnica para diagnosticar un VPPB del canal semicircular posterior. Consiste en colocar al paciente en diferentes posiciones y mover su cuello, reproduciendo así los síntomas del vértigo (4). A continuación se muestran 2 imágenes donde se ilustra cómo se realiza dicha prueba diagnóstica.


Imagen de Mirtirizado

Maniobra de “Head Roll” en decúbito supino. Este test está recomendado en el diagnóstico de un VPPB del canal semicircular horizontal. Se llevan a cabo maniobras parecidas a la técnica de Dix-Hallpike con el objetivo de reproducir los síntomas de vértigo y diagnosticar así un posible VPPB (4). A continuación se muestra una imagen de cómo se realiza.


Imagen de Fisioterapia para todos

En primer lugar, el fisioterapeuta deberá recoger en la entrevista inicial todos los síntomas que el paciente presenta, cuándo comenzaron a aparecer, su duración, situaciones en las que aumentan o disminuyen los síntomas, la medicación que se esté tomando, etc. Tras ello pasará a la parte de la valoración; es muy importante mencionar que el VPPB más común es el del canal semicircular posterior (90% de los casos), debido a ello está recomendado emplear como primer test el de Dix-Hallpike. Si diera negativo, seguidamente se realizaría el Head Roll en supino, ya que el segundo VPPB más común es el del canal semicircular horizontal (8% de los casos). Si también diera negativo, se podría sospechar de un posible VPPB del canal semicircular anterior (solo un 2% de los casos); un caso clínico “raro” para el que no hay test diagnóstico y que deberá ser derivado al especialista.

Posibles tratamientos del VPPB ¿Puede hacer algo la fisioterapia?

Dentro del trabajo multidisciplinar que es la salud, existen diferentes tratamientos al alcance del paciente. Todos y cada uno de ellos intentan ayudar y resolver, con mayor o menor acierto, los síntomas que presenta la persona afectada. El primer profesional que recibe y valora al paciente será un médico, según su diagnóstico podrá prescribir el tratamiento farmacológico oportuno y la lesión podrá resolverse. Si no es así, derivará al especialista: otorrinolaringólogo y/o fisioterapeuta.

Un fisioterapeuta experto en lesiones vestibulares está más que capacitado para diagnosticar y tratar un caso clínico de VPPB. Lo primero es conocer qué tipo de VPPB sufre el paciente (apartado 4) para saber qué técnica se puede llevar a cabo y resolver esta patología. La técnica por excelencia es la Técnica de Epley o Maniobra de Reposicionamiento Canicular: consiste en situar el cuerpo y la cabeza del paciente en diferentes posiciones durante un tiempo determinado, consiguiendo así devolver los otolitos a su lugar de origen y acabar con el problema. También se puede enseñar al paciente los Ejercicios de Brandt-Daroff, similares a la Técnica de Epley, pero realizados por el propio paciente en su casa. No se puede olvidar valorar el estado de las articulaciones del cuello y los hombros y la musculatura de la zona, si hubiese alguna disfunción, el fisioterapeuta tiene un gran abanico de técnicas a su disposición: terapia manual, masoterapia, termoterapia, electroterapia, punción seca, etc.

Es de vital importancia recalcar que si tras llevar a cabo todo el tratamiento de fisioterapia no se consigue mejoría alguna, está indicado (y obligado) derivar de nuevo al especialista (otorrinolaringólogo). Éste realizará nuevas pruebas médicas y pautará un tratamiento acorde, ya sea farmacológico o incluso podrá valorar la posibilidad de llevar a cabo una intervención quirúrgica, en el peor de los casos, para resolver la causa u origen de todos estos problemas.

Conclusiones

Tanto los mareos como los vértigos son patologías que afectan a un porcentaje sensible de la población adulta, por ello es importante saber diferenciarlos según los síntomas y sensaciones que refiere el paciente. Dentro de los vértigos se encuentra el VPPB, una afección del oído interno que produce numerosas molestias a quien la padece. Numerosas son las causas que pueden provocarlo y por ello existen varios tipos. Para conocer qué tipo de VPPB es el concreto y realizar el mejor tratamiento posible, existen diversas pruebas diagnósticas que evidencian un tipo u otro de afección. Según qué tipo de VPPB presente el paciente, el médico y el fisioterapeuta llevarán a cabo un abordaje multidisciplinar u otro evitando así que se cronifique esta lesión.

 

Bibliografía


Objetivobienestar.com [homepage on the Internet]. Barcelona: Editorial Planeta; c2017 [updated 2017 Jan; cited 2019 Apr]. Available from: http://www.objetivobienestar.com/diferencias-entre-mareo-o-vertigo_10950_102.html

Mayoclinic.org [homepage on the Internet]. Minnesota: Mayo Foundation for Medical Education and Research; c2019 [updated 2019 Jan; cited 2019 Apr]. Available from: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/dizziness/symptoms-causes/syc20371787

Msdmanuals.com [homepage on the Internet]. Tucci Debara L: Duke University Medical Center; c2018 [updated 2018 Sep; cited 2019 Apr]. Available from: https://www.msdmanuals.com/es/hogar/trastornosotorrinolaringol%C3%B3gicos/s%C3%ADntomas-de-las-enfermedades-delo%C3%ADdo/mareo-y-v%C3%A9rtigo

Youtube.com [homepage on the Internet]. Madrid: Fisioterapia a tu alcance; c2019 [updated 2019 Feb; cited 2019 Apr]. Available from: https://www.youtube.com/watch?v=ZQ3l1-7IZvM

Fesemi.org [homepage on the Internet]. Madrid: Sociedad Española de Medicina Interna; c2015 [updated 2015 Jul; cited 2019 Apr]. Available from: https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad...  

Fisioterapia, Lesiones y Tratamientos  

 

Nueva Structura

¿Qué es?

Fuente: este post proviene de FisioCampus, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El suelo pélvico tiene cerebro

Cuando se piensa en el suelo pélvico y su rehabilitación se está habituado a pensar a nivel muscular pero no se debe perder de vista que en el funcionamiento del suelo pélvico, y en la micción, e ...

Fisioterapia en el bruxismo

En el siguiente artículo se hablará sobre uno de los trastornos de la ATM más frecuentes, como es el bruxismo. Actualmente, se considera un desorden multifactorial cuyas causas se desconocen fehacient ...

Recomendamos