Una pizca de salud Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

¿Dormir suficiente nos protege de enfermedades cardiovasculares?

Todos hemos visto alguna publicación sobre la relación entre el exceso de horas de sueño y la diabetes. Sin embargo, dormir pocas horas puede estar asociado a trastornos leves como los que hemos mencionado en el post “Dormir poco favorece el sobrepeso y la obesidad” o incluso múltiples patologías más severas.

Hace solamente una semana que se ha publicado un nuevo estudio en la revista científica Nature: “Sleep modulates haematopoiesis and protects against atherosclerosis”. Este estudio explica por qué dormir poco constituye un riesgo para la salud, produciendo graves alteraciones y aumentando la incidencia de enfermedades cardiovasculares.

El estudio se ha llevado a cabo en el hospital general de Massachusetts, donde los investigadores han hallado el mecanismo. El experimento se hizo en ratas, observando placas de aterosclerosis de mayor tamaño en individuos con menos horas de sueño.

Se concluyó que las personas que no duermen suficientes horas tienen más probabilidad de riesgo cardiovascular, ya que el sueño protege de la generación de las placas arteriales. Según el estudio, no dormir suficiente aumenta la producción de elementos inflamatorios en la sangre y estos son los que precisamente son un componente que contribuyen en gran medida a la generación de las placas ateroscleróticas.

Esto significa que se depositan diferentes elementos en la pared de los vasos sanguíneos, formando unas masas que pueden tener más o menos riesgo de desprenderse en función de su grosor. Es la aterosclerosis que hemos descrito en un post anterior, en el que podéis ver el mecanismo de generación de las placas: “Nuevos estudios del colesterol y estimación del riesgo cardiovascular”.

Y, si tenemos en cuenta que “El sueño favorece la masa muscular”, tendremos otra razón más para respetar las horas de descanso.

Ahora solamente nos queda por saber cuántas horas son las suficientes!

Referencias:

Hublin, C., Partinen, M., Koskenvuo, M. & Kaprio, J. Sleep and mortality: a population-based 22-year follow-up study. Sleep 30, 1245–1253 (2007)

Cappuccio, F. P., Cooper, D., DElia, L., Strazzullo, P. & Miller, M. A. Sleep duration predicts cardiovascular outcomes: a systematic review and meta-analysis of prospective studies. Eur. Heart J. 32, 1484–1492 (2011)

Hafner, M., Stepanek, M., Taylor, J., Troxel, W. M. & van Stolk, C. Why sleep matters—the economic costs of insufficient sleep: a cross-country comparative analysis. Rand Health Q. 6, 11 (2017).

Cappuccio, F. P. et al. Meta-analysis of short sleep duration and obesity in children and adults. Sleep 31, 619–626 (2008).

Shan, Z. et al. Sleep duration and risk of type 2 diabetes: a meta-analysis of prospective studies. Diabetes Care 38, 529–537 (2015).

Blask, D. E. Melatonin, sleep disturbance and cancer risk. Sleep Med. Rev. 13, 257–264 (2009)

Swirski, F. K. & Nahrendorf, M. Leukocyte behavior in atherosclerosis, myocardial infarction, and heart failure. Science339, 161–166 (2013)

Lasselin, J., Rehman, J. U., Åkerstedt, T., Lekander, M. & Axelsson, J. Effect of long-term sleep restriction and subsequent recovery sleep on the diurnal rhythms of white blood cell subpopulations. Brain Behav. Immun. 47, 93–99 (2015).

Geovanini, G. R. et al.; Association between obstructive sleep apnea and cardiovascular risk factors: variation by age, sex, and race. The multi-ethnic study of atherosclerosis. Ann. Am. Thorac. Soc. 15, 970–977 (2018)

Fuente: este post proviene de Una pizca de salud, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos