Psicologia-estrategica Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Sobrevivir cuando las cosas salen mal: la resiliencia

Shit Happens.

Pues sí, a veces pasan cosas malas, incluso desgracias que escapan a nuestro control.

En consulta he trabajado con personas que se encontraban en situaciones realmente extremas o traumáticas: por ejemplo se enfrentaban a la muerte reciente de un  ser querido como un hijo o una pareja, o a afrontar una grave enfermedad recién diagnosticada, a reponerse después de accidentes que les han dejado incapacitados o  con deformidades graves, personas víctimas de estafas, engaños, violencia, accidentes...

En otros casos he visto a personas enfrentarse a dolorosos  divorcios o separaciones, a perder un trabajo, a la bancarrota financiera, a tener que emigrar (y no por elección propia), y un largo etc.

Recuerdo el caso de un chico joven, Pere (Pedro en catalán). Pere tendría unos treinta y cinco años más o menos.

Pere quedó parapléjico  a los treinta y un años después de un accidente en moto: el enfrentarse al hecho de que no podría volver  a caminar fue inicialmente un terrible trauma para él, como os podréis imaginar.

Era una persona muy activa y muy deportista, solía participar en maratones, le encantaba hacer barranquismo ( de hecho había trabajado en una empresa de deportes de aventura en la provincia de Lleida )... pero cuando acudió a mi consulta no fue por este tema. Yo conocí a Pere varios años después del accidente: estaba felizmente casado hacía un año y esperaban un hijo, continuaba siendo una persona muy activa y deportista: practicaba piragüismo, natación, y tenis adaptado. Me consultó por un tema de gestión de estrés, pues estaba sufriendo de ansiedad debido a cambios en su vida laboral y a su próxima paternidad  ( acababa de montar su propio negocio junto con un socio y se encontraba algo desbordado, sumado a las preocupaciones de ser padre primerizo estaba bajo una presión que le costaba gestionar ). Una de las cosas que me llamó la atención de Pere era su alta capacidad de Resiliencia, trabajamos diversas técnicas para afrontar el estrés de manera más adaptativa y en muy pocas sesiones conseguimos nuestros objetivos.

La capacidad de Resiliencia:

La Resiliencia hace referencia a la capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas, incluso saliendo fortalecido de las mismas. Son capaces de recomponerse, de reconstruirse.

No todas las personas tenemos esta capacidad: algunas personas lamentablemente no son capaces de sobreponerse ante un trauma. ¿Qué caracteriza a las personas que sí poseen esta capacidad o fortaleza?

Características de las personas Resilientes:

Se han realizado numerosos estudios sobre la resiliencia, analizando factores sociológicos, psicológicos  y fisiológicos, y estudiando a poblaciones como veteranos de guerra que han sobrevivido a experiencias traumáticas, grupos desfavorecidos, supervivientes de catástrofes naturales, etc.  ( ver estudios )

Algunos aspectos que favorecen la resiliencia parecen ser:

Haber desarrollado un apego seguro durante la infancia: el apego seguro es la base del desarrollo emocional del niño, promueve el desarrollo de una autoestima saludable, autoconfianza y autonomía para explorar el mundo y enfrentarse a él.

Buenos lazos afectivos con los demás, sociabilidad: las personas resilientes poseen buenos vínculos sociales y emocionales con los demás, admás suelen rodearse de otras personas resilientes y resolutivas. (Dime con quien andas... ) Las personas resilientes son conscientes de la importancia del apoyo social, y ante adversidades no dudan en buscar ayuda  cuando lo necesitan.

Capacidad de vivir el momento: Las personas resilientes poseen el hábito de vivir en el aquí y el ahora, en el presente. Son capaces de poner su foco de atención en el momento actual cuando lo desean.

Autoconocimiento: saben quiénes son, cuáles son sus valores, y tienen claras las cosas que son importantes para ellos en la vida, su "Ikigai" o los propósitos significativos en su vida. ¿Recordáis que hace un tiempo os hablé de Viktor Frankl y su libro "El hombre en busca de sentido? si no lo habéis leído os lo recomiendo encarecidamente, recordad lo que decía Nietzsche: "Aquel que tiene un porqué para vivir, puede soportar casi cualquier cómo".

Buen nivel de Autoestima: La resiliencia está muy asociada a una autoestima saludable: buena autoconfianza, autorespeto, y autoconfianza. Confían en que sabrán resolver y superar las situaciones que se les presenten, aunque éstas escapen a su control total (en lugar de caer en la indefensión.)

Buena forma física. La inflamación crónica y un nivel elevado de cortisol de manera constante correlacionan negativamente con la resiliencia, ya sabéis:  "mens sana in corpore sano"

Flexibilidad de pensamiento: Las personas resilientes tienen buena capacidad de escucha y flexibilidad al cambio: si bien son constantes y perseverantes en sus objetivos, saben recalibrar el rumbo si los resultados no son los esperados,  y saben también tirar la toalla a tiempo y cambiar de camino si es necesario (en lugar de caer en la cabezonería o terquedad y darse de cabezazos contra una puerta que no se abre.)

Buen manejo de la frustración y la incertidumbre: el saber lidiar con la frustración y con la incertidumbre es una de las capacidades principales para el bienestar emocional, pues un mal manejo de estos temas suele producir bastante estrés y sufrimiento.

Inteligencia emocional: Hay una alta correlación entre la inteligencia emocional y resiliencia. La buena capacidad para reconocer y comprender nuestras emociones y las de los demás es fundamental en el desarrollo de la resiliencia, las personas resilientes poseen una alta capacidad de empatía y también de autorregulación emocional (por ejemplo: saben consolarse a si mismas, relajarse cuando estan tensas, automotivarse.. etc.)

Sentido del humor. Las personas resilientes suelen tener buen sentido del humor, saben reirse de sí mismas y afrontar las cosas de manera positiva.
¿Puedo "entrenar" la Resiliencia? ¿Cómo ser más resiliente?

Como acabamos de ver, prácticamente todos los aspectos que se relacionan con la capacidad de resiliencia podemos fomentarlos (a excepción de un apego seguro si no lo hemos tenido)

Podemos trabajar nuestro autoconocimiento, autoestima, asertividad, crear buenos vínculos emocionales, trabajar nuestra inteligencia emocional, practicar mindfuldness y meditación para tener más conciencia del presente, aprender a manejar la frustración, a racionalizar y a ser flexibles y fomentar el sentido del humor.

Todas estas cosas pueden mejorarse y trabajarse, y son habilidades y recursos que jugarán a nuestro favor en caso de tener que enfrentarnos a alguna adversidad en nuestro camino y mejorarán nuestra capacidad de adaptación y superación.

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio".-Darwin.

Fuente: este post proviene de Psicologia-estrategica, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La perspectiva importa

La perspectiva que tomemos frente a un problema es fundamental: Supongo que alguna vez has escuchado que la perspectiva desde donde miremos las cosas es importante ¿verdad?. Cuando estamos preocupados ...

"Me siento solo"

Tristeza, sensación de vacío, soledad... ¿Quién no se ha sentido solo alguna vez? Literalmente "estar solo" significa estar sin compañía, no obstante cuando hablamos de "sentirnos solos ...

Etiquetas: psicología

Recomendamos