comunidades

"Soy víctima"

Así es como se presentan últimamente muchas personas, sobre todo mujeres. Soy víctima de un maltratador. Soy víctima de un perverso narcisista. Soy víctima de un psicópata. Soy víctima de la violencia de género... Nunca antes la categoría de "víctima" había sido una especie de tarjeta de presentación, casi una nueva categoría antropológica.

Y es que el mundo, por efecto de algunas corrientes feministas, parece haberse llenado de mujeres víctimas a las que todo tipo de asociaciones y especialistas intentan atender y defender. Se han convertido en las protagonistas de toda clase de denuncias, debates, leyes, presupuestos, libros, webs, blogs, programas de radio y televisión, series, películas... Han inspirado incluso una nueva especialidad psicológica, la "atención y defensa de la víctima". Es una especie de fiebre social, un negocio inmenso. Pero... ¿alguien se preocupa realmente de que las víctimas dejen de serlo? ¿Interesa, pese a todas las proclamas y lamentos, que las víctimas dejen de existir? Yo no consigo verlo.

El indicio principal de ello es que sigue estando muy mal visto señalar las causas emocionales que enganchan a una víctima a una relación destructiva. No se puede hablar de ello. Cualquiera que lo intente será acusado inmediatamente de "culpabilizar" a la víctima o, peor aún, de defender a los agresores. Desde un maniqueísmo increíble, se carga siempre contra los "malos" y se exalta a las "buenas", como si éstas fueran muñecas sin criterio, meros recipientes del daño que cualquiera pueda causarles. Como en las viejas películas de Hollywood, donde sólo hay ángeles y demonios. Y donde los matices emocionales de las personas de carne y hueso no importan.

Pero las víctimas sí son personas de carne y hueso. Y por tanto, tienen deseos, voluntad, capacidad de elección, sentimientos contradictorios, cometen errores, tienen responsabilidades (que pueden asumir o no), acostumbran a tropezar repetidas veces con las mismas piedras... No son muñecas a la deriva. Pero la sociedad -y la propia víctima- sólo se queja, se indigna, llora y describe continua y prolijamente la "terrible cantidad de daños" que sufren a manos de sus maltratadores... Nadie, o casi nadie, se pregunta por qué la víctima aguantó tanto. Por qué perdonó tantas veces. Por qué no denunció o retiró sus denuncias. Por qué volvió una o más veces con el mismo "demonio". Por qué buscó, inconscientemente, otras parejas igualmente tóxicas. Por qué algunas de ellas también maltratan a los malos o a sus propios hijos. Etcétera. Parece que, para la mayoría, los ángeles, las buenas, las muñecas, no tienen ninguna responsabilidad en su propia vida.

En mi opinión, los "salvadores" de estas víctimas, los que negocian con el maltrato de género, etc., lo que hacen, en realidad, es ofender, subestimar, infantilizar a las mujeres. ¿Y no es es eso lo que tanto detestan del Patriarcado? También fomentan el odio entre los seres humanos, favorecen la corrupción de algunas malas mujeres que no dudan en aprovecharse de los privilegios que se les ofrece, y atraen a la causa a las más violentas y patológicas, como forma de desahogo emocional. Por eso el maltrato continúa y nunca se detendrá, si nuestros únicos recursos son la "indignación" y las leyes. ¿Cuándo alguna ley ha mejorado el Mal? Pueden castigarlo una vez cometido, ¡desde luego!, pero no pueden evitarlo, ni prevenirlo. Porque el Mal surge de las relaciones que establecen las personas de carne y hueso. Y todas las relaciones siempre son cosa de dos o más individuos.

El Mal surge de nuestros corazones. Sus semillas son profundamente íntimas, emocionales, inconscientes, y sus frutos no van a desaparecer con leyes, sentencias y órdenes de alejamiento. El Mal pasa de padres a hijos, de adultos a niños, se regenera continuamente, busca siempre nuevas víctimas. Aunque pudiéramos meter a todos los malos/as en la cárcel, el mal sigue ahí dentro. Incluso muchos jueces, abogados y medios de comunicación se dedican a dispersarlo. El Mal anida sin remedio en todos los seres humanos (que no ángeles ni demonios) que han sido desqueridos y violentados. Por eso los dañados/as se buscan entre sí y establecen relaciones destructivas. Y de esas uniones patológicas brotan las "víctimas". En cambio, quienes sí fueron amados/as en su infancia, nunca, jamás, podrían establecer este tipo de relaciones sadomasoquista que tanto alarman.

Quien desee comprender realmente la violencia de género debe entender que todas las víctimas -y todos los agresores- han aprendido el maltrato en algún sitio. Todos han sido violentados con anterioridad, generalmente en su infancia, por sus propias familias. Por eso y sólo por eso, en la vida adulta, repiten los mismos patrones. Porque carecen de autoestima, están llenos de miedos y resentimientos, ignoran qué son los vínculos sanos ("seguros") y, por supuesto, ignoran lo que es amar y ser amados/as con ternura. Los humanos somos, tristemente, seres paradójicos: decimos preocuparnos por los niños y niñas que sufren violencias, pero, cuando crecen, condenamos ciegamente y sin remedio a los primeros por "malvados" y sobreprotegemos a las segundas como supuestas "desvalidas". Es una verdadera locura.

Yo no veo "víctimas". Sólo veo a mujeres a quienes nadie ayuda a conocerse emocionalmente, a concienciar su infancia y sus mecanismos autodestructivos, a mejorar su autoestima, a madurar su personalidad, a aprender a vivir y amar, a responsabilizarse de sí mismas. (Y lo mismo se hace con los maltratadores). Sólo veo que se las anima a llorar, quejarse, odiar, culpar al otro y declararse, una y otra vez, "víctimas" impotentes, niñas incapaces... Con tanta ceguera emocional, lamentablemente nada cambia ni cambiará jamás. Y el sufrimiento de TODOS se incrementa sin cesar, sin que nadie parezca ser capaz de encontrar la salida...

La salida comienza, en mi opinión, cuando abrimos los ojos y descubrimos que detrás de toda "víctima", de todo agresor, hay infancias terribles, personalidades rotas que sólo pueden aliviarse con coraje. Con terapias que ayuden a mujeres y hombres a madurar emocionalmente. Con la prevención infantil mediante el desarrollo de una mejor salud mental en las familias. Con la comprensión de que la dignidad de las mujeres va mucho más allá de lo que puedan "defender" ciertos criterios politico-legales basados en la queja permanente y el odio... Con el entendimiento, en fin, de que todo esto sólo podrá lograrse con mucha más comprensión, amor y paciencia.

Fuente: este post proviene de Viaje Interior, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

NOTA: En este artículo entenderemos por "madre" a la figura de apego principal del niño, ya sea la madre biológica o adoptiva, o cualquier otra persona maternante, sea hombre o mujer. El TLP ...

El ser humano está hecho para vivir al aire libre, bajo el sol, para relacionarse, tocarse, sentir y disfrutar de la vida. Pero con las medidas sanitarias para luchar contra la pandemia, todo esto, de ...

por CKS Siempre me he sentido poco. Mis padres no tenían tiempo para mí, tenían otros problemas. En el colegio me pegaban. Mis amistades eran superficiales, me peleaba con la gente, rabiaba por tener ...

Recomendamos

Relacionado

Terapia de Pareja Málaga buen psicólogo Málaga malos tratos ...

Violencia de género y sus consecuencias psicológicas ¿Qué es la violencia de género? La violencia de género es cualquier tipo de violencia que se lleva a cabo debido a su sexo o identidad de género. El agresor utiliza esta violencia con el objetivo de hacer daño, dominar, manipular y coaccionar. Es frecuente que la víctima sea mujer, pero no quiere decir que no existan mujeres que ejerzan este tip ...

Autoestima autocoaching inteligencia emocional ...
El rol de víctima no nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos. Especialmente, cuando nos estancamos en la posición de la queja frecuente y valoramos de un modo más constante aquello que nos falta que aquello que tenemos. El rol de víctima minimiza tu potencial de felicidad, no te permite visualizarte a ti mismo en todas tus posibilidades de desarrollo personal. El pesimismo que acompaña al ...

El rol de víctima no nos ayuda a sentirnos mejor con nosotros mismos. Especialmente, cuando nos estancamos en la posición de la queja frecuente y valoramos de un modo más constante aquello que nos falta que aquello que tenemos. El rol de víctima minimiza tu potencial de felicidad, no te permite visualizarte a ti mismo en todas tus posibilidades de desarrollo personal. El pesimismo que acompaña al ...

Día Internacional Mujeres Psicología ...

Hoy 25 de noviembre, es el día internacional contra la Violencia de Género, se ha tomado este día para crear consciencia de algo que nos afecta en gran manera alrededor del mundo, siendo miles de mujeres las que cada año pierden la vida por esta razón. Este año se ha utilizado el lema “De la paz en el hogar a la paz en el mundo”, haciendo hincapié en que la violencia de género es un atentado contr ...

mujer #yocondeno dia mundial contra la violencia de género ...

Hoy 25 de noviembre es el Día Mundial contra la violencia Machista. Me uno a la iniciativa de @Srtaruthenmeyer que nos cuenta su visión desde su experiencia profesional en su blog, de Mixka que ha editado un fantástico video de condena en su blog y a la reivindicación de Marea Fucsia bajo el hastag #yocondeno. Ojalá no tuviéramos que "celebrar" un día así, ojalá la violencia de género ...

Uncategorized

Control Coercitivo, una forma de maltrato psicológico La mayoría de las personas víctimas del abuso en las relaciones probablemente no hayan escuchado jamás el término “control coercitivo“, pero seguramente lo han experimentado. ¿Qué es exactamente el control coercitivo? Es una forma de maltrato psicológico que degrada lenta y psicológicamente a la víctima. Esto hace que nuestras accio ...

Uncategorized

La vida con un psicópata es un infierno y deja a la víctima muerta en vida, viviendo en piloto automático.  En este artículo te contaré de cómo es la vida de la víctima cuando tiene una pareja psicópata. También te dejo aquí las 14 señales que indican que tu pareja es un psicópata. Desde el inicio de la relación el psicópata te controla con el sexo, dándote sesiones de sexo intenso y apasionado y ...

Psicología Jurídica

La violencia silenciada Lo primero que se nos viene a la mente cuando hablamos de violencia es la violencia física. Es decir, agresiones físicas que ejerce una persona hacia otra. Si esto mismo lo aplicamos a la violencia dentro del ámbito de pareja, en concreto, a la violencia de género, pensamos en la violencia que ocurre de un hombre hacia una mujer. Una violencia física donde la mujer es agred ...

Según las Naciones Unidas, siete de cada diez mujeres en el mundo han sufrido violencia de género en algún momento de su vida, y una de cada cuatro la han padecido durante el embarazo. Se trata de un problema social que sucede puertas adentro pero que puede tener consecuencias fatales. La misma organización sostiene que en el 38% de los casos de asesinato de una mujer, el homicida es la pareja. Va ...

Escuela para padres Psicología Laura Corrochano ...

La psicóloga, Laura Corrochano, nos propone reflexionar sobre la violencia de género en adolescentes en una nueva entrega de Escuela para padres. ¿En qué consiste? ¿Cómo detectarla?  Es conocido por todos, la existencia de la problemática social entorno a la violencia de género. Tendemos a situarlo en la etapa adulta, pero la realidad es que se presentan casos desde la adolescencia y están aumenta ...

causas maltrato psicología de pareja sindrome indefension aprendida ...

Síndrome de indefensión aprendida Tania es una joven madre de 3 saludables niños, el mayor apenas tiene 5 años y el más pequeño aún no camina. A pesar de ser muy joven y agradable, aparenta más edad de la que realmente tiene; todo el tiempo se ve descuidada y cansada, casi no sale de casa y su vida parece estar consagrada a su familia. Cuando tenía 17 años, Tania, era una chica alegre y sociable ...