La Calle TV Idea guardada 6 veces
La valoración media de 7 personas es: Muy buena

¿Por qué reprimir las emociones negativas puede pasarte factura?

Hoy en día muchos vivimos bajo la creencia de que si mantenemos un pensamiento positivo nos pasarán cosas buenas, conseguiremos todas nuestras metas y estaremos más saludables. Esto en teoría puede sonar muy bonita, y desde luego no tiene nada de malo ser positivo. Lo que sí puede tener algo de malo es vernos obligados a ser positivos constantemente, o creer que de que lo seamos o no dependerá todo lo que nos pase en la vida.  La realidad es que el pensamiento positivo puede llegar a ser una tiranía.

La tiranía del positivismo

sonrisa saludable


Vivir de una manera positiva a veces puede acarrear una vida infeliz: o sonríes e irradias amor ante la adversidad, o solo atraerás cosas negativas. Las redes sociales explotan esta forma de pensar en ocasiones tóxica obligándonos a demostrar constantemente lo felices que somos. Nadie publica fotos del día de su despido, ni se nos anima a llorar cuando algo va mal.

Pero el mero hecho de estar vivo lleva incluido en el pack momentos de dolor y sufrimiento.

Ser positivo no te garantiza nada

Julie K. Norem. autora de de El poder positivo del pensamiento negativo, indica que “Hay que ser verdaderamente valiente para manifestarse y luchar contra una corriente de pensamiento que promete a las personas que se sentirán mucho mejor si siguen sus preceptos, y que si alguien tiene problemas es que falla su carácter”, observa esta investigadora que suele estudiar las estrategias que usamos para lograr los fines.

“Mucha gente está convencida de que debería ser más positiva. Así que intentar hacerles ver que existen otras posibilidades y que no hay una sola manera correcta de pensar, es complicado y tremendamente agotador.”

El efecto del pensamiento positivo es tal, que “en la actualidad es innegable la existencia de una fuerte presión que nos insta a considerar solo el lado brillante de la vida. Sin embargo, las emociones negativas forman parte de ella, nos aportan información importante sobre lo que nos rodea y sobre qué debemos poner atención. Intentar suprimir estos pensamientos puede tener efectos negativos sobre nuestra salud y bienestar”, advierte la psicóloga.

Lee aquí: Música para ser feliz. Estas canciones tienen efectos positivos en el cerebro

¿Más frustrados?



Reducir la responsabilidad de nuestros éxitos profesionales o personales a nuestra actitud, no es algo con lo que esté de acuerdo Sergio Fernández, director del Instituto Pensamiento Positivo y autor de Vivir con abundancia: “Aunque una actitud positiva nos hace más creativos, entusiastas y responsables, pensar que solo con la actitud alcanzaremos lo que deseamos lleva a algunas personas a la frustración”.

¿Entonces, hay que huir de ser positivos?

La respuesta es no. Debemos intentar encontrar un equilibrio entre una espiral de pensamientos negativos y metas irrealizables auspiciadas por mensajes dañinos. Según Joanne V.Wood, los mensajes positivos sí pueden tener un efecto beneficioso cuando aceptamos nuestra realidad, y añade que los mensajes menos globales y específicos como “soy bueno organizándome en el trabajo” son más efectivos que los inespecíficos como “soy una gran persona”.

Te puede interesar: Ser optimista para un corazón sano

Isabel Cisneros

The post appeared first on La Calle TV.

Fuente: este post proviene de La Calle TV, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos