Vivienda Saludable Idea guardada 51 veces
La valoración media de 329 personas es: Muy buena

Mitos y verdades sobre la fiebre. ¡Te lo contamos!

La fiebre es una temperatura del cuerpo más elevada de lo normal. Cuando tenemos una infección, el cuerpo produce calor para que nuestras defensas luchen contra ella.
Es así de sencillo. Sin embargo, a lo largo de los tiempos se han ido creando todo tipo de mitos, rumores y leyendas que, si son tenidas en cuenta, pueden incluso provocar un problema de salud. Hoy queremos, precisamente, arrojar algo de luz sobre la fiebre para desmentir todas estas falsedades y aclarar qué es, qué la provoca y qué debemos hacer en caso de padecerla


Mitos sobre la fiebre


Seguramente has escuchado alguna de las siguientes afirmaciones. ¡No creas todo lo que te dicen! En cuestión de salud es mejor no dejarse llevar por la rumorología ni poner en práctica los remedios populares que han pasado durante generaciones de padres a hijos. Ante la duda, consulta siempre a tu médico o farmacéutico

La fiebre es muy peligrosa

Esto no es cierto. La fiebre como tal no supone un peligro, de hecho no es más que una respuesta saludable que nos indica que el sistema inmunológico se está defendiendo de una infección.

Las fiebres altas son peores

En ocasiones los resfriados provocan fiebres elevadas, mientras que algunas infecciones agudas solo causan la subida de unas décimas. Esto, por tanto, también es falso

El baño con agua fría ayuda a bajar la fiebre

Falso. Bañarse en agua fría no sólo es inútil, también es peligroso porque se produce un choque brusco de temperatura y el cuerpo puede verse obligado a luchar para recuperar el equilibrio térmico. Tampoco es aconsejable, por tanto, aplicar todos esos remedios a los que recurrían nuestras abuelas: paños húmedos, friegas de alcohol, etc.

Hay que tomar medicamentos siempre

Un leve resfriado, la aparición de dientes nuevos en los niños o una vacuna son factores que pueden desencadenar un leve cuadro febril. En estos casos no hay que administrar ningún medicamento, es mejor que el cuerpo se vaya recuperando solo. 

Si tienes fiebre puedes sufrir meningitis, daños cerebrales, sordera o ceguera

Las leyendas urbanas han dado lugar a todo tipo de especulaciones... falsas todas ellas. La fiebre no provoca, ni mucho menos, todos estos daños. Como decíamos, no es una enfermedad en sí sino un mero sistema de defensa. 

Tenemos que abrigarnos

No. El exceso de abrigo puede llegar a impedir que se elimine el calor corporal, provocando así un aumento de la temperatura del cuerpo.

El antibiótico es el mejor remedio

No es del todo cierto. El origen de la fiebre se suele encontrar en infecciones por virus, y el antibiótico no está indicado en estos casos. 


Lo que sí debemos hacer si tenemos fiebre


Mantenernos hidratados

Para facilitar la rehidratación y bajar la fiebre, debemos tomar líquidos a menudo, como agua y caldos, y mucho mejor si estos contienen hidratos de carbono: zumos, papillas, batidos, etc.

Tomar medicación si es necesario

Si se sufre malestar, y solo si es absolutamente necesario, podemos tratar de reducir los síntomas tomando antitérmicos como paracetamol o ibuprofeno, aunque siempre es mucho mejor seguir las recomendaciones de nuestro médico.

Hacer dieta blanda

Nuestro organismo agradecerá que evitemos las comidas copiosas y las digestiones pesadas. Por ello, se recomienda seguir una dieta blanda en caso de fiebre.

Vestir ligeros

Al contrario de lo que se suele pensar, lo mejor es vestirnos con ropa ligera y taparnos con una simple sábana.  

Adecuar la temperatura ambiental

Tenemos que conseguir que en la vivienda haya una temperatura ambiental agradable, no debemos poner muy alta la calefacción ni muy frío el aire acondicionado.   


¿Cuándo debemos llevar a los niños al médico?


No debemos preocuparnos por un cuadro de fiebre en los niños ya que es algo muy común que, generalmente, se produce por un proceso vírico sin mayores consecuencias. Sin embargo, deberemos acudir con nuestro hijo a urgencias en los siguientes casos, según la Sociedad Española de Urgencias de Pediatría. 

- Si el niño tiene menos de 3 meses de edad.

- Si se encuentra adormilado, decaído o muy irritable.

- Si ha tenido una convulsión por primera vez.

- Si sufre dolor de cabeza intenso y vomita varias veces.

- Si respira con dificultad.

- Cuando aparecen manchas rojas en la piel que no desaparecen al presionar. 

Próximamente te contamos muchos más consejos en nuestro blog de vivienda saludable. ¡Te esperamos!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos