Salud

Salud y Remedios naturales Idea guardada 24 veces
La valoración media de 137 personas es: Excelente

Manzanilla: propiedades curativas y qué saber antes de tomarla


La manzanilla es una de las hierbas medicinales más antiguas conocidas por la humanidad; es un miembro de la familia Asteraceae Compositae, y se clasifica en dos variedades comunes: Manzanilla alemana o Chamomilla recutita y Manzanilla romana  o Chamaemelum nobile.

La manzanilla se ha utilizado como medicamento herbolario desde la antigüedad, y sigue siendo un remedio muy popular hoy en día. Contiene varios fitoquímicos bioactivos, que protegen  a las plantas de infecciones, les dan aroma y color y propiedades particulares. Como no son nutrientes, no son esenciales el consumo humano, pero incrementan  la acción de otros nutrientes.

Y aunque no se conocen todas las reacciones que tienen muchos fitoquímicos con otras sustancias, se ha comprobado que tienen algunas propiedades beneficiosas para la salud, como lo son los efectos antioxidantes que nos protegen ante los efectos del envejecimiento y de algunas enfermedades crónicas.


¿Cuáles son los componentes curativos de la manzanilla?

La manzanilla contiene cerca de 28 terpenoides y 36 compuestos de flavonoides en los que podemos encontrar diferentes componentes bioactivos: cumarinas, flavonoides, terpenoides y mucílagos, que son responsables de los sorprendentes beneficios de la manzanilla. Aunque la mayoría de estos nombres son demasiado complicados de recordar, los terpenoides poseen cualidades aromáticas y efectos antibacterianos, mientras que los flavonoides tienen efectos antioxidantes, antiinflamatorios, antialérgicos, antibióticos, antidiarreicos y anticancerígenos.

La ciencia ha demostrado que el té de manzanilla tiene efectos antiinflamatorios e inmunoestimulantes y una gran capacidad para calmar dolores en el sistema digestivo. Gracias a los componentes flavonoides, el té de manzanilla inhibe la liberación de prostaglandina E(2), que se encarga de  regular el sistema inmunológico, reducir la presión arterial, mejorar la transmisión nerviosa, regenerar las células y controlar los efectos de los estrógenos y de la progesterona. La manzanilla también reduce la actividad de la enzima COX-2, que se manifiesta cuando hay dolor e inflamación.

Un estudio reciente de American Chemical Society demostró que la manzanilla fortalece el sistema inmunológico; al beber 5 tazas de infusión de manzanilla alemana al día, se incrementan las funciones antibacterianas en el cuerpo, lo cual ayuda a combatir y prevenir infecciones, y hacer más fuerte el sistema inmune. También se ha demostrado que la manzanilla aumenta la producción de aminoácidos que reducen los espasmos musculares y tienen propiedades relajantes en los nervios.


¿Cuál es la mejor manera de consumir manzanilla?

Los ingredientes medicinales normalmente se extraen de las flores secas de la manzanilla usando agua, etanol, y existen diversas formas de  prepararla y consumirla. Sin embargo la forma más popular de consumir manzanilla es a través de infusiones. El té de manzanilla es uno de los tés de hierbas más populares del mundo y se consumen aproximadamente un millón de tazas todos los días.

Una infusión o té de manzanilla es una de las mejores formas de consumir esta planta medicinal. El té puede prepararse con flores frescas o secas o incluso con bolsas de té comerciales. La forma más efectiva de recibir los beneficios medicinales de la manzanilla es consumiéndola en porciones pequeñas a lo largo del día. El consumo de 3 a 4 tazas en un día es suficiente para lograr los resultados deseados, sin embargo en los estudios que comprobaron el rol de esta planta en el sistema inmunológico se consumieron 5 tazas al día.

La mejor parte de la manzanilla es que, a diferencia de otras infusiones herbales, funciona instantáneamente, especialmente para reducir los dolores en el sistema digestivo  y para calmar los nervios.


¿Para qué puedo usar la manzanilla?

La manzanilla se usa para aliviar la inquietud, la tensión, la ansiedad, el dolor de cabeza; en infusiones puede servir como un sedante para ayudar a relajarse y reducir el insomnio. Algunos estudios demuestran que  las cápsulas de manzanilla pueden reducir la ansiedad en pacientes con trastornos de ansiedad.

La manzanilla se usa tradicionalmente para tratar problemas relacionados con el sistema digestivo, como el síndrome del intestino irritable, la indigestión, los cólicos, la diarrea y el gas. La manzanilla actúa como un relajante para los músculos del estómago, incluidos los intestinos lisos. La también tiene propiedades antimicrobianas por lo que se usa como ingrediente para ungüentos, cremas y geles que se usan para tratar las irritaciones y lesiones de la piel. La manzanilla también es conocida por sus propiedades antiinflamatorias.


¿Qué tomar en cuenta antes de usar manzanilla?

La manzanilla se considera segura y no tóxica, pero las reacciones alérgicas a la manzanilla son bastante comunes; puede causar reacciones alergénicas si se es alérgico  a la ambrosía, a los girasoles, a los dientes de león, a las caléndulas, o a cualquier otro miembro de la familia Asteraceae.  Las reacciones alérgicas a la manzanilla van desde calambres estomacales y picazón en la piel, hasta inflamación de la garganta y problemas para respirar e incluso la muerte. Por eso antes de usar manzanilla, asegúrate de que no padezcas alergias consulta a un médico si es necesario, y si algún síntoma se presenta deja de consumir manzanilla.

El té puede conducir a contracciones uterinas tempranas y aborto involuntario, por lo cual no es recomendable su consumo continuo durante el embarazo; tampoco es recomendable usar aceite de manzanilla ya puede aumentar los efectos anticoagulantes en mujeres embarazadas.

Los niños menores de 5 años no deben tomar más de media taza de té por día.

La manzanilla también  puede aumentar el riesgo de sangrado cuando se toma con medicamentos anticoagulantes, así como puede reducir el azúcar en la sangre. Además, tomar té de manzanilla con medicamentos para la presión alta puede hacer que la presión arterial baje demasiado. Al usarlo con medicamentos para la diabetes, podría aumentar el riesgo de hipoglucemia.

La manzanilla nos ofrece muchos beneficios, ya sea en aplicaciones médicas o simplemente como bebida caliente y reconfortante; una taza de té de manzanilla es un excelente remedio casero para los resfriados, como antiinflamatorio natural y para el cuidado natural de la piel. Pero antes de utilizarlo como medicamento, consulta con tu médico que no tengas ninguna alergia y si estás en tratamiento investiga si alguna de tus medicinas puede tener reacciones adversas a la manzanilla. Disfruta de todos los beneficios de esta hierba que ha servido como remedio desde las primeras civilizaciones, y sigue siendo tan confiable y efectiva ahora como entonces.
 

Fuente: este post proviene de Salud y Remedios naturales, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos