Bienestar y Salud Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Las dietas milagro y el efecto que provocan en nuestra salud

Este es el primer artículo de muchos y para estrenar el blog, me gustaría empezar con algo fuerte. Algo en lo que, de alguna manera, todos hemos estado involucrados en un momento u otro de nuestra vida. En especial, antes y después de Navidad y a una semana de empezar el Verano. ¿Te suena la operación bikini?

Bien, pues hoy vamos a hablar de las dietas milagro y cómo estas pueden afectar, negativamente, a nuestra salud.

En este caso, seguramente ya conocerás muchas de las dietas para adelgazar que existen hoy en día en el mercado. Que si la dieta dukan, la dieta de la piña, la dieta atkins o incluso una nueva que ha salido ahora, la dieta paleolítica.

Todas ellas tienen un objetivo en común, y este es la promesa de adelgazar. Ahora bien, ¿de verdad funcionan? Pues depende. Porque la verdad es que yo, personalmente, todas las que he mencionado arriba las he probado por mí mismo, y de decir que cada una va bien para una cosa. No obstante, con la que mejor experiencia he tenido ha sido con la dieta paleolítica.

Para aquel que no lo sepa, esta dieta de las cavernas consiste en una alta ingesta de proteínas y grasas, acompañado siempre de verduras de gran contenido en fibra así como frutas y líquidos. Esto es que, los hidratos de carbono, al menos los almidonados, no se incluyen en la misma, aunque sí que hay algunos permitidos como es el caso del boniato, la yuca o incluso el arroz blanco, a pesar de que muchos sean reacios a considerarlo como un alimento permitido.

Sin embargo, hay que tener cuidado con todo este tipo de promesas, sobre todo con aquellas que nos intentan vender en los anuncios. Y es que has de saber que hay mucho engaño, mucha gente desesperada y mucha ansia de ganar dinero.

Es por ello que en base a mi experiencia, las dietas seguidas, el ejercicio realizado y los resultados conseguidos, te puedo asegurar que, a diferencia de cualquier contrariedad, la dieta que, sin ninguna duda, mejor me ha funcionado ha sido aquella en la que los hidratos de carbono brillaban por su ausencia.

Pero, qué son los hidratos de carbono, te preguntarás. Pues en definitiva, se podrían incluir bajo este grupo la pasta, el pan, las patatas, el azúcar -incluyendo la fruta- los cereales o las legumbres. Todo ello bajo mínimos. Mi aporte calórico venía directamente de proteínas, grasas y verduras con fibra. Entre ellas se incluye cualquier tipo de carne o pescado, huevos, queso y verduras de color verde, ya que estas son las que mayor contenido de fibra tienen.

Esta que te comento es una dieta para perder peso que podría interpretarse como una combinación y, al mismo tiempo, una variación de la dieta dukan, atkins y paleo, pero juntando solamente lo bueno y desechando todo lo malo.

Ahora bien, seguir con este tipo de dieta durante mucho tiempo puede conllevar problemas de salud, así que para ello 1-2 días a la semana (dependerá de tu actividad física) podrás tener un día trampa que empezará a partir de la hora de la merienda, en donde podrás comer todo lo que te apetezca, sin restricciones, prohibiciones ni pautas a seguir.

Eso sí, lo único que tendrías que tener en cuenta es que cuanto más alto sea el índice glucémico de aquello que comas, mejor que mejor. Ejemplo de todo lo que podrías comer es pizza, helados, pasteles, chocolate, tostadas con mermelada, etcétera.

La razón única y principal es porque durante toda la semana hemos estado evitando el consumo de hidratos de carbono, por lo que nuestras reservas de glucógeno se habrán vaciado, lo cual es bueno porque habremos estado quemando grasa. No obstante, esto, como ya he comentado, puede ser contraproducente si se lleva a cabo durante mucho tiempo, por lo que necesitamos darle una alerta a nuestro organismo de manera que todo lo que comamos no vaya a las reservas de grasa sino a reparar tejidos que, independientemente de la dieta para adelgazar que se siga, nuestro cuerpo destruye.

Así que lo dicho, siempre que sigas un menú concreto en el que quieras perder peso, asegúrate de que lo que hagas vaya acorde con tus objetivos, sea realmente lo que quieres hacer y, sobre todo, que no sea perjudicial para la salud.

Esto es todo, si tienes cualquier duda, quieres saber más o simplemente necesitas dejar tu opinión, puedes dejarlo en los comentarios o enviarme un mensaje privado. ¡Estaré encantado de responderte!

¡Hasta pronto!

Más información en: Organización Mundial de la Salud
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.
Etiquetas: dietas y nutrición

Recomendamos