comunidades

El paciente narcisista

El terapeuta sufre a menudo con sus pacientes pero lo soporta por amor a ellos, y a su propio oficio. Sin embargo, hay también esfuerzos y sufrimientos que, demasiado a menudo, no sirven para nada. No ayudan a nadie. Éste es el caso de los clientes narcisistas, la mayoría de los cuales, al menos desde mi experiencia y lamento tener que decirlo, son mujeres.

La mujer narcisista va por el mundo "pisando fuerte" y de igual modo pretende empezar la terapia. Le gusta imponer desde el principio el qué, cuándo y cómo quiere obtener las cosas que el terapeuta está, según ella, obligado a darle. Necesita "controlar" la terapia. Y siente al terapeuta no como como un guía afectuoso del que aprender algo, sino como un "servidor" del que "extraer" lo que busca. En el fondo, inconscientemente, se siente incómoda y en competencia con él, y por eso su actitud es rígidamente defensiva y/o manipuladora.

Estas pacientes no buscan conocerse a sí mismas con humildad y autocrítica, sino que llegan casi siempre para quejarse de su pareja masculina. Buscan en el terapeuta un "aliado" que les dé la razón en todo y les aconseje cómo "cambiar a su pareja", es decir, cómo lograr que él sea como ella quiere y haga como ella necesita para sentirse "feliz". Y si se las cuestiona señalando sus posibles errores e invitándolas a analizarlos, se enfadan. Algunas ni siquiera informan a su pareja de la terapia que están realizando, aunque la paguen con el dinero de aquélla.

Las mujeres narcisistas (igual que los hombres) están firmemente convencidas de que no tienen nada que aprender. Nada que cambiar ni mejorar. La culpa siempre es de los demás. No sienten apenas vergüenza ni sentimientos de culpa frente a sus propios errores y daños a otros, que a menudo son evidentes y en ocasiones graves. Y aplican estas mismas armas contra el terapeuta. Por ejemplo, le mienten. Lo intentan dominar (pidiendo continuos cambios de horario, enviándole mails abusivos, "dirigiendo" inflexiblemente las conversaciones...). Procuran manipularlo (con continuas tergiversaciones, quejas, berrinches, halagos...). Etcétera. Parecen casi totalmente impermeables a la terapia. Y cuando se las confronta con firmeza preguntándoles, por ejemplo, por qué no reflexionan sobre lo tratado, por qué no dialogan con su pareja, por qué no hacen nada de lo sugerido en las sesiones, por qué no avanzan, finalmente algunas reconocen la verdad oculta: "¡Porque no quiero! ¡Porque siempre necesito salirme con la mía!".

Estas mujeres, sin duda, sufren mucho. Acostumbran a padecer grandes ansiedades, bajones, inestabilidades, celos, ataques de ira, incluso pensamientos y/o conductas autodestructivas. A veces traen el "diagnóstico" de algún psiquiatra, etiqueta a la que se aferran para justificar sus actitudes... Debido a sus durísimas infancias, suelen ser mujeres muy dominantes, exigentes, demandantes, irritables, ofensivas (incluso violentas), desprovistas de toda calidez, empatía y capacidad de vincularse... Por eso, desgraciadamente, no pueden amar ni sentirse amadas por nadie.

La paciente narcisista, lo mismo que el hombre narcisista, no llega a "entrar" en terapia. No logra centrarse, abrirse, confiar, vincularse, compartir sinceramente con el terapeuta sus heridas infantiles. Por mucho amor y esfuerzo que el terapeuta ponga en ello, es muy difícil traspasar sus blindajes narcisistas. Porque, en el fondo, dicho narcisismo nunca fue el problema, sino la "solución" al problema. En realidad, es un modo de vida. Una forma de vivir que consiste en reclamar continuamente, por cualquier medio y a cualquier persona (sobre todo a la pareja y los hijos), toda clase de atenciones, servicios, favores, obediencia, cuidados, halagos..., sin dar apenas nada a cambio. Y, cuando no lo consiguen, sufren mucho y por ello buscan ayuda, pero no para cuestionar sus hábitos, sino para obtener del terapeuta los supuestos "trucos" necesarios para mejor influir o "cambiar" a los demás.

Afortunadamente, no todos los narcisismos que hallamos en consulta son tan extremos. Muchos tienen "ventanas", incluso pequeñas puertas por las que podemos acceder al corazón del paciente, y éste salir de sí mismo para tender la mano al terapeuta. En estos casos, las terapias son eficientes, hermosas y muy gratificantes para ambas partes.

Fuente: este post proviene de Viaje Interior, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La verdad del "contacto cero"

Últimamente leemos con frecuencia que, si tomamos la decisión de romper con la familia, la pareja o cualquier otra persona/s que nos daña sin remedio, es mejor evitar toda relación con ella. Necesitam ...

CASOS REALES: Vivir así es morir

por CKS Siempre la misma historia. La puta ceguera de lo políticamente correcto, que ya no soporto. Llevo diez años quejándome. Esto parece el mundo al revés. Todos os fijáis en el arañazo, en las bom ...

El paciente narcisista

El terapeuta sufre a menudo con sus pacientes pero lo soporta por amor a ellos, y a su propio oficio. Sin embargo, hay también esfuerzos y sufrimientos que, demasiado a menudo, no sirven para nada. No ...

Recomendamos

Relacionado

mujeres neurosis psicoterapia

¿Es la psicoterapia un espacio?

Vengo observando últimamente que algunos clientes, casi siempre mujeres, se refieren a la terapia como "su espacio". Una especie de lugar o tiempo que de algún modo les "pertenece" y sobre el que parece que pretenden algún tipo de control o predominio. Me recuerdan mucho a aquella frase de "quien paga manda" o a quien contrata a un albañil ordenándole "arrégleme ...

La relación terapéutica

Podemos decir sin miedo a equivocarnos que una buena terapia no funciona sin afectos. Sin una buena transferencia del cliente y una buena contratransferencia del terapeuta. Gracias a ello ambos pueden trabajar juntos y la persona puede indagar dentro de sí misma, descubrir, comprender, expresar, tomar decisiones, superar poco a poco sus contratiempos y fracasos. Y al final ambos podrán celebrarlo. ...

Superar una infidelidad

Terapia para superar una infidelidad

Navegar por las aguas de la terapia de pareja después de una infidelidad puede ser desafiante. Para la terapeuta familiar Marilyn Wedge, Ph. D. que cuenta con más de 30 años de experiencia en el campo de la infidelidad, la parte más difícil es mantener una actitud de lo que Carl Rogers famosamente llamó "respeto positivo incondicional" tanto para la persona infiel como para la víctima. A ...

Habilidades Sociales Psicología

Personalidad Narcisista - Guía Para Medir Tu Nivel De Narcisismo

10 Maneras de Saber si Eres un Narcisista El narcisismo siempre ha existido, pero en este último siglo, el número de personas con rasgos narcisistas aumento enormemente, gracias a la masificación de las redes sociales. Si bien el narcisismo puede fomentar unos buenos atributos, como una fuerte autoestima, estabilidad emocional y la tendencia a emerger como un líder, a menudo son superadas por rasg ...

Interesante Psicólogo Online Terapia Online ...

Terapia online: inteligencia artificial y eficacia

Pudo haber parecido futurista hablar de «terapia online»: Imagina lo siguiente: El nombre de tu terapeuta es ELIZA, y ella interactúa contigo a través de texto en una pantalla de ordenador. Sin importar que tan embarazoso o difícil sea tu problema, Eliza no dudará en hacerte una pregunta al respecto, o responder amablemente:  “Eso es muy interesante. ¿Por qué dices eso?” ¿Psicólogo Robot ...

musicoterapia

¿Qué es la Musicoterapia?

La terapia musical -un tipo de terapia de expresiones artisticas que utiliza la música para mejorar y mantener el bienestar físico, psicológico y social de los individuos- implica una amplia gama de actividades, como escuchar música, cantar y tocar un instrumento musical. Este tipo de terapia es facilitada por un terapeuta entrenado y se usa a menudo en hospitales, centros de rehabilitacion , escu ...

Interesante Psicólogo Online Terapia Online ...

Terapia online a través de Skype: el poder de la charla

La psicoterapia por Skype o Terapia Online consiste en una reunión entre tú y tu psicólogo por Internet utilizando una cámara web. Así se abre una ventana virtual desde tu casa u oficina, puedes ver y escuchar con claridad a tu terapeuta y viceversa. La videoconferencia es el medio más parecido a una sesión cara a cara. Debemos destacar que no es para todas la personas. Habrá quienes disfruten del ...

Consejos para Parejas terapia de parejas

Terapia de pareja

El verano, lejos de ser la etapa más ideal para muchas parejas, en muchos casos, es un foco de conflicto puesto que es en la convivencia donde afloran roces que puede que hayan permanecido adormecidos durante el invierno. Muchas parejas tardan un tiempo en dar el paso de iniciar la consulta por el vértigo que produce el temor a lo desconocido. Pasos en una terapia de pareja 1. Cuando reservéis cit ...

Sexualidad psicoterapia sexualidad ...

Terapia sexual, acercamientos y problemáticas

La terapia sexual es una de las formas de intervención psicológica más utilizadas para intentar solucionar problemas de intimidad en la pareja. Los profesionales que trabajan en esta área atienden a diario a pacientes con consultas por motivos muy diferentes. La disfunción eréctil, la ausencia de deseo o excitación o las dificultades para alcanzar el orgasmo son algunas de las más habituales. Este ...

crisis de pareja parejas relaciones ...

Señales de que tu relación necesita terapia de pareja

Si estas viviendo alguna de estas señales con tu pareja, es momento que lo asuman y busquen terapia de pareja. John M. Gottman, terapeuta de pareja y autor del libro "What make love last", cuenta en una nota para Cosmopolitan cuales son la señales que tienes que detectar para saber si necesitan terapia de pareja, antes de desistir de la relación. Todos pasamos por momentos de crisis en l ...