¿Homo sapiens?

Somos cagadas de mosca en el Universo.
J. A. Portuondo (psicoanalista)

Sabemos (y olvidamos) desde siempre que la fuente absoluta de todos nuestros males es la vanidad. La soberbia sin límites. El narcisismo de creernos inmensamente mejores de lo que somos. ¡Nada menos que -por ejemplo- "hijos de Dios" o "cumbre de la Evolución" (1)! De tal delirio de grandeza brotan individual y colectivamente todos nuestros antropocentrismos, etnocentrismos, dogmatismos, tecnologías y abusos de todo tipo contra los individuos, las sociedades y la Naturaleza. De la compulsiva negación, en efecto, de que sólo somos engreídos monos parlantes, enloquecidos -además- por la violencia universal contra la infancia. El ego humano se ha atribuido el pomposo título de "homo sapiens" (sabio, inteligente), como si realmente lo fuera. Pero no es así. Somos, desde luego, animales "racionales", pensantes, muy hábiles en el uso de nuestro córtex lógico, etc. Pero ello no nos convierte en inteligentes ni debería enorgullecernos demasiado. Cada ser vivo desarrolla -incluso en grado extremo- sus propias habilidades y, como ya vimos aquí, hay una gran diferencia entre pensamiento e inteligencia. Hasta las personas más sagaces pueden pensar grandes estupideces. Si realmente fuésemos inteligentes, lo primero que haríamos sería desconfiar, no tomarnos tan en serio esa cognición cuadriculada que nos confunde y asfixia con sus dorados fuegos de artificio: lenguaje, lógica, teorías... Así descubriríamos con asombro y humildad que quizá los seres humanos seamos "otra cosa".

En mi opinión, hace ya mucho tiempo que nuestra racionalidad destruyó nuestros instintos y, al hacerlo, perdimos para siempre el norte de la vida. Ya ni siquiera vivimos en ésta, sino exclusivamente en nuestra jaula virtual de pensamientos y palabras. Por eso no sabemos criar a nuestros hijos, ni respirar, ni comer, ni dormir, ni sentir, ni disfrutar, ni empatizar, ni ser felices, ni conservar todo lo bueno y hermoso de la tierra. Sólo alcanzamos a reproducirnos sin cesar y difundir voluntaria o involuntariamente toda clase de sufrimientos. E incluso Einstein o Mozart, esas "cosas buenas" que solemos defender cuando reflexionamos sobre las miserias humanas, son también subproductos de éstas. (2)

Todas nuestras sociedades son formaciones reactivas contra la insoportable evidencia de que somos criaturas necias e insignificantes. Por ello exaltamos todo lo humano y nos horroriza la muerte. Nos creemos animales superiores e incluso espirituales, cuando somos la especie más destructiva -y autodestructiva- del planeta. Tememos lo vivo, lo emocional y lo inconsciente. Idolatramos el pensamiento y despreciamos el corazón. Negamos nuestros errores, a los que después llamamos con odio "el Mal". Abusamos de todo porque no amamos ni empatizamos con nada. Denominamos "Progreso" a nuestro decadente -e incluso suicida- alejamiento de la vida. Adoramos la misma locura (narcisismo, guerra contra la Naturaleza, delirios de la razón) que nos hace ser cada día más desdichados y violentos... Etcétera. Ahí están, si no, la neurosis global, la bomba atómica, los genocidios, el agujero de ozono, la extinción de ecosistemas o las redes sociales. (3)

Pero lo contrario de la soberbia es la humildad. Lo opuesto al intelecto es la experiencia. Nunca importó lo que pensamos de las cosas, etc., sino sólo lo que sabemos de ellas. Lo que vivimos personalmente con toda nuestra atención y nuestros sentidos. Lo llamamos conciencia. Cuando vivimos con conciencia, sin mitificar nuestra racionalidad, descubrimos que el mundo es mucho más sencillo y, a la vez, mucho más enigmático de lo que jamás podríamos "pensar" (4). Y este descubrimiento es anonadante. Más allá de todas las palabras, comprendemos de pronto que no sabemos nada. Que no somos nadie. Que ningún ser es mejor ni peor que cualquier otro. Que jamás fuimos homo sapiens sino, como mucho, homo irrelevans...

Y sólo entonces, despertando de nuestra arrogancia, podemos al fin ser empáticos y amar.

__









Para saber más:
El planeta de los monos locos
El narcisismo
El narcisismo y el Mal

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Carta a una madre que no ama a su hijo/a

Estimada mamá, Escribes de vez en cuando en este blog admitiendo que no logras amar a tu hijo. O incluso que lo odias. Lo primero que quiero decirte es que eres increíblemente honesta y valiente al r ...

¿Homo sapiens?

Somos cagadas de mosca en el Universo. J. A. Portuondo (psicoanalista) Sabemos (y olvidamos) desde siempre que la fuente absoluta de todos nuestros males es la vanidad. La soberbia sin límites. El n ...

La ira del terapeuta

Sólo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente... León Gieco, cantautor. Si tu hijo de 5 años apareciera ante ti magullado, con marcas y hematomas, la ropa rasgada, con seguridad tu primera y ...

Pedir perdón a los hijos

Sabemos que muchos terapeutas consideran curativo "perdonar" a los padres. Nosotros consideramos que, al revés, sólo si sanamos podemos (a veces) perdonarlos. En todo caso, ¿se defiende con ...

Etiquetas: Abierta

Recomendamos

Relacionado

Abierta

Victimismos

No hay ninguna duda: somos la civilización del victimismo. Incluso del victimismo organizado. Somos la cultura de la queja perpetua, del lloriqueo sin fin, de los berrinches incesantes, del acusacionismo permanente, del infantilismo global. Porque el victimismo, tanto en individuos como en grupos, es muy rentable en muchos sentidos para mucha gente. Es una de las formas más eficientes de manipulac ...

Abierta

Las 3 castraciones de la mujer

A todas las mujeres que sufren. Y a las que anhelan distinguir lo real de lo imaginado. Nota: Este post no podrá quizá entenderse sin alguna relectura por parte del lector (las notas al pie son importantes), ni tampoco desde actitudes meramente intelectuales o doctrinarias. Sólo será accesible a las personas mínimamente familiarizadas con la psicología de lo inconsciente. No obstante, este artícu ...

Abierta

La dulzura

Hace algún tiempo, un hombre que, con ayuda de la terapia, había vuelto con su ex-pareja, más tarde, con ayuda de esa misma terapia, volvió a separarse de ella, quizá definitivamente. Yo le pregunté por las razones de ello y su respuesta fue: "No tiene dulzura". ¡Dulzura! ¡Qué hermosa palabra y cuántos años llevaba yo sin escucharla! Entonces me di cuenta de hasta qué punto la dulzura pa ...

Abierta

Acoso ("bullying")

Suelo disentir de la mayoría de informaciones y reportajes sobre el acoso escolar. No me gusta ese abordaje tan habitualmente superficial e hipócrita del problema, como si el acoso fuese un asunto político sólo solucionable por los gobiernos con más propaganda, controles y denuncias (1). O como si lo esencial fuese reprimir a los abusadores y "salvar" a los abusados, en vez de analizar y ...

Abierta

El secreto del equilibrio

Todos sabemos que la virtud está en el punto medio. Que lo mejor no son los extremos, sino buscar -y quedarnos- en un ideal término medio. Ni demasiado frío ni demasiado caliente, ni blanco ni negro, ni izquierda ni derecha, sino preferiblemente tibio, gris, moderado... Y suele ser, en efecto, lo más conveniente en asuntos éticos y sociales. Pero psicodinámicamente, en el ámbito exclusivo de la ps ...

Abierta

El maltrato oculto

Es desalentador comprobar la visión terriblemente simplista y superficial que la mayoría de gente y expertos tienen sobre el maltrato infantil. Sólo se quiere ver la violencia física, el abuso sexual y, como mucho, la violencia verbal excesiva. Y poco más. Pero el maltrato infantil, según muestra el análisis de neuróticos adultos, es infinitamente más variado que todo eso. Innumerables personas su ...

Abierta

Sobre el abuso sexual infantil

En relación a los abusos sexuales descubiertos recientemente en algún ámbito escolar de Barcelona, deben ser evidentemente aclarados. Pero la vigente histeria social sobre el tema me parece incoherente y algo hipócrita, pues muchas cosas no encajan. Es extraño, por ejemplo, que muchos airados defensores de los niños no los defiendan con igual ardor contra el mito y la medicación del "TDAH&quo ...

Abierta

Las 3 castraciones del hombre

A los hombres Los dioses de cualquier niño o niña son sus padres. Pero aquí terminan las coincidencias. A lo largo de sus vidas, hombres y mujeres reciben de sus "deidades" -y de la sociedad a la que representan- influencias psicológicas muy distintas. Estas influencias no sólo determinan su respectiva clase de sufrimientos, sino también sus conflictos intersexuales y el tipo de mundo q ...

Abierta

Neurosis: espinas en el corazón

La neurosis es, en esencia, un corazón herido. Una alambrada en el alma. Parecería, entonces, que cualquier psicoterapia debería identificar y retirar tales espinas, y luego ayudar a cicatrizar y fortalecer dicho corazón... ¿O quizá no? Porque hay innumerables terapias diferentes (1), y miles de terapeutas distintos, y cada uno de ellos ofrece sus propios objetivos y métodos. He aquí, por ejemplo ...

Abierta

La ira del terapeuta

Sólo le pido a Dios que el dolor no me sea indiferente... León Gieco, cantautor. Si tu hijo de 5 años apareciera ante ti magullado, con marcas y hematomas, la ropa rasgada, con seguridad tu primera y angustiada pregunta sería: - ¡¿Qué te ha pasado?! Y la segunda, ya comprendiendo y con absoluta indignación: - ¡¿Quién te ha hecho esto?! Sin embargo, cuando una persona comparece ante un terapeut ...