comunidades

Confinados



El ser humano está hecho para vivir al aire libre, bajo el sol, para relacionarse, tocarse, sentir y disfrutar de la vida. Pero con las medidas sanitarias para luchar contra la pandemia, todo esto, de momento, se ha acabado. Hemos sido encerrados en nuestras casas, limitados en todos los aspectos de nuestra vida, condenados durante meses a vivir angustiados, soportando pérdidas, obedeciendo órdenes en condiciones psicológicas muy opresivas. Estamos agotados. Y las consecuencias empiezan a notarse.

Los niños, adolescentes y adultos, cuando no pueden moverse, relacionarse y encontrar gratificaciones, languidecen y se marchitan. Como los animales atrapados y las plantas descuidadas. No pueden divertirse espontáneamente. No pueden hacer planes de futuro ni adquirir nuevos hábitos porque todo es incierto. Y una gran parte de la población ya sufre las secuelas de ello: fatiga, aburrimiento, falta de privacidad, irritabilidad, ansiedad, depresión, problemas alimentarios, aumento de las tensiones domésticas, insomnio e incluso, en algunos casos, ideas suicidas... Estamos soportando desde hace tiempo toda clase de limitaciones en las relaciones familiares, amorosas, amistosas, sociales, laborales, económicas, actividades de todo tipo... Además de las insalubres condiciones físicas y emocionales a las que sometemos a los niños: mascarillas, distanciamiento social, ventanas abiertas en las escuelas, pseudorrelaciones mediante pantallas, etc.

De alimentar todo esto se encargan los medios de "comunicación", que atemorizan y corroen el corazón de millones de personas que quieren "saber" lo que ocurre, como si esto fuera posible. Se aferran a las pantallas para "informarse", con la esperanza de que todo acabe pronto y vuelva a ser como antes... Como sucede en los tiempos de guerra.

¿Cómo podríamos sobrellevarlo mejor? No es fácil dar consejos psicológicos para problemas que no son psicológicos. En mi opinión, tal vez sería aconsejable que cada persona intentase conservar (o hallar) un poco de espacio, algunos momentos para "desconectar" de todo esto y cuidarse algo mejor. Podríamos organizar nuestro tiempo de otros modos, hallar satisfacciones alternativas o recuperar otras que tal vez abandonamos hace tiempo. Por ejemplo, jugar más con los niños, leer, escribir, pintar, conversar, cultivar alguna afición, cuidarnos físicamente, ver buen cine, escuchar buena música, cocinar, estudiar online, iniciar pequeños (o grandes) proyectos de carácter creativo, profesional, solidario, etc... Y, sobre todo, dar la espalda a la televisión y demás medios de contaminación. Nos conviene cierta precaución, pero también toneladas de higiénico escepticismo.

En definitiva, quizá lo mejor que podemos hacer en estos tiempos es redescubrir el Presente, la habilidad de vivir día a día, prestándonos más atención a nosotros mismos y responsabilizándonos más sabiamente de nuestras vidas. Después de todo, lo más importante suelen ser las cosas y personas más cercanas y actuales, no las más lejanas, ni pasadas, ni futuras, de modo que aún podemos disfrutar muchísimo de ellas. Sin olvidar, por otro lado, que todos estamos exhaustos por la situación, y muchos también furiosos. Y que tenemos todo el derecho del mundo no sólo a compartir nuestros sentimientos y quejas, sino también a protestar socialmente, a exigir una mejor gestión y el fin de este encierro, de este maltrato, de esta guerra.

Fuente: este post proviene de Viaje Interior, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

NOTA: En este artículo entenderemos por "madre" a la figura de apego principal del niño, ya sea la madre biológica o adoptiva, o cualquier otra persona maternante, sea hombre o mujer. El TLP ...

El ser humano está hecho para vivir al aire libre, bajo el sol, para relacionarse, tocarse, sentir y disfrutar de la vida. Pero con las medidas sanitarias para luchar contra la pandemia, todo esto, de ...

por CKS Siempre me he sentido poco. Mis padres no tenían tiempo para mí, tenían otros problemas. En el colegio me pegaban. Mis amistades eran superficiales, me peleaba con la gente, rabiaba por tener ...

Recomendamos

Relacionado

psicologia éxito metas ...

Están pasando los días volando. Está culminando el primer trimestre del año y queremos ver los resultados de nuestros proyectos ¿Aún no le ves resultados a tus metas de inicio de año? Sí es así, es un buen momento para recapitular y rectificar. Que un plan no se desarrolle tal y como se planificó no es una novedad. De hecho, la mayoría de las veces el plan se cambia en la marcha. Muchas personas t ...

Las ciencias sanitarias han evolucionado mucho en las últimas décadas respecto a la comprensión y el abordaje global del paciente, dejando de enfocarse únicamente en los aspectos biológicos implicados en la patología, para contemplar también su esfera psico-social. Desde este enfoque bio-psico-social los fisioterapeutas, además de los conocimientos teóricos, la sensibilidad y habilidad manual, y ...

general artículos miceteu ...

¿Un día lluvioso te aporta melancolía, tristeza, inmovilismo? ¡Pero si limpia, purifica y riega!! Busca siempre que te aporta, que aprendes con cada experiencia. Acepta la lluvia, deja que te nutra, como parte de la Tierra que eres, que te limpie, siente sus cosquillas al caer sobre ti, nota el agua resbalando por tu cuerpo y, si tienes frío, vuelva a casa, y el calor del hogar será mucho más valo ...

yoga lifestyle yoguico

Cómo vivir el estilo de vida yóguico El yoga se convirtió en un entrenamiento del cuerpo habitual en esta jornada en América del Norte y el planeta. Pero no es solo un entrenamiento relajante. Comunmente, y aún para bastante gente, además es un estilo de vida y una fuente de espiritualidad. No obstante, ¿cómo debería empezar y abrirse sendero hacia el estilo de vida yóguico? Además de estudiar la ...

Necesitamos tocarnos, abrazarnos, besarnos. Estamos familiarizados con el contacto físico con las otras personas. De hecho, el tacto se considera el primer sentido que adquirimos y la piel nuestro órganos sensorial más grande. Un simple abrazo puede llegar a satisfacer una amplia gama de necesidades emocionales y físicas de las que muchas veces no somos conscientes. El tacto nos ayuda a relajar cu ...

consejos de salud medicina natural psicología

Todos aspiramos a llevar una vida satisfactoria, con los menores sobresaltos posibles, con la idea de la felicidad resultante. Por eso buscamos y buscamos sin cesar herramientas y conocimientos que nos ayuden a completar nuestra vida. Ahí ante nosotros aparecen metodologías, consejos, técnicas, recomendaciones, artes milenarios de cómo vivir con salud y ecuanimidad, que inundan nuestra mente de in ...

Aceptación y Compromiso Compasión Desarrollo personal

Lo que no es estar dispuesto a vivir. En una entrada hablamos de la importancia que tiene para el desarrollo de una vida plena, el “estar dispuesto a saltar”. Hoy, por otro lado, toca hablar de las actitudes que no ayudan a vivir una vida tal y como es. Es decir, con momentos dolorosos, otros muchos alegres y estando plenamente conectados al presente, sin tratar de luchar por eliminar ciertos p ...

movimiento slow tranquilidad armonia ...

La "vida slow" es un cambio cultural hacia la desaceleración de nuestra forma de vida y hacia un mayor disfrute de la misma. Consiste en un cambio en nuestra actitud hacia la vida, relacionado con la desaceleración en la forma de comer, trabajar, un mayor espacio para el ocio, el relax y las relaciones afectivas. Propone tomar el control de nuestro tiempo, en lugar de vivir estresados, e ...

En las últimas semanas algunos centros escolares de ciertas zonas en la fase 2 de la desescalada han reabierto las puertas tras más de dos meses y medio cerradas y a casi un mes de dar por finalizado el curso. Esto no significa que se haya vuelto a la normalidad. Al contrario, esta medida lo es todo menos normal y está marcada más por la prevención y la necesidad de conciliación familiar que como ...