Salud

Alimentos Con Idea guardada 3 veces
La valoración media de 5 personas es: Muy buena

Brotes o semillas germinadas: beneficios, problemas y cómo consumirlos



Los beneficios de los brotes o semillas germinadas, son diversos y muchos de ellos se deben a su alto contenido nutricional. Estos incluyen la capacidad para mejorar la digestión, controlar los niveles de azúcar en la sangre y posiblemente prevenir las enfermedades cardíacas. Sin embargo, el consumo de semillas germinadas, es una de las principales causas de intoxicación alimentaria.
Es por esta razón que son muchas las personas que dudan de sus beneficios para la salud. Siendo este un artículo, preparado especialmente para darte a conocer sobre los beneficios de los brotes y sus posibles riesgos, además de darte algunos consejos para minimizar sus posibles riesgos.

¿Qué son los brotes?

Lo primero que debes saber, es que los brotes son aquellas semillas que han sido germinadas, con el fin de que se conviertan en pequeñas plantas. Por lo general, el proceso de germinación se realiza remojando las semillas en agua durante varias horas. Siendo muchas las semillas que se pueden germinar con el fin de obtener estos alimentos. A continuación te mencionaremos algunas de las semillas germinadas más comunes de encontrar en el mercado:

Granos germinados: Estos incluyen el arroz integral, trigo sarraceno, kamut, quinua, amaranto, semillas de avena, entre otros.

Vegetales o brotes de hojas: Estos incluyen al brócoli, remolacha, rábano, mostaza y alholva.

Nueces y semillas germinadas: En esta variedad de brotes se puede mencionar las almendras, semillas de rábano, semilla de girasol, semilla de sésamo, semillas de alfalfa, semillas de calabaza y más.

Frijoles y arvejas germinadas: Se puede mencionar las lentejas, atsuki, garbanzo, frijoles, soja, entre otros.

Las semillas germinadas, por lo general, se consumen crudas o incluso pueden cocinarse ligeramente antes de su consumo.

Propiedades nutricionales de los brotes

Si bien, estos alimentos son muy bajos en calorías, también nos llegan a proporcionar una alta cantidad de nutrientes y compuestos beneficiosos para nuestra salud. Incluso existen estudios que señalan que los brotes son una fuente de antioxidantes y otros compuestos beneficiosos para nuestro sistema inmune.

El contenido de nutrientes de las semillas germinadas, llega a depender mucho de la variedad consumida. Sin embargo, en términos generales, se puede decir que este es un proceso que aumenta sus propiedades nutricionales. La mayoría de los brotes son mucho más ricos en magnesio, fósforo, manganeso, vitamina c y k, folato, proteínas, entre otros, a comparación de sus variedades no germinadas.

Un estudio hecho en India, por la Universidad de Agricultura Punjab, señalo como el proceso de germinación, pudo mejorar la capacidad del organismo para absorber las proteínas de estas plantas. Esto se debe a que redujo los niveles de antinutrientes hasta en un 87%. Los antinutrientes, son compuestos que afectan la capacidad del organismo para absorber ciertos nutrientes.1

Un ejemplo de su alto valor nutritivo, es que la “Journal of Food Science and Technology”, resaltó como el tofu y la leche de soya hecha con soya germinada, tenían de un 7% a un 13%  más proteína, de un 12% a 14% de menos grasas y de un 56% a 81% de menos antinutrientes, a comparación de los productos hechos con soya no germinada.2

Posibles beneficios de los brotes

Ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre

Uno de los beneficios de los brotes es que nos pueden ayudar a mantener unos adecuados niveles de azúcar en la sangre. Según algunos estudios, esto se debe a que la germinación llega a reducir la cantidad de carbohidratos que presentan estos alimentos. Sin embargo, también existen algunos estudios que parecen no estar de acuerdo con esta afirmación. Un estudio muy en particular, hecho por la “Asia Pacific Journal of Clinical Nutrition”, señaló como los brotes ayudaban a reducir los niveles de azúcar, debido a su capacidad para regular la enzima amilasa. Este es un enzima que nuestro cuerpo utiliza para descomponer y metabolizar los azúcares.3

Otro estudio hecho por la Universidad de Ciencias Médicas Shajid Beteshti, puso a prueba el efecto de 60 gramos de brotes de lentejas en personas que sufrían de diabetes tipo 2. El resultado fue que después de 8 semanas, aquellas personas que consumieron los brotes tuvieron una reducción de hasta un 10% en los niveles de azúcar en la sangre. Muy por el contrario, ocurrió en el grupo que no consumieron brotes, ya que notaron un aumento del azúcar en un 12%.4

Esto parece ser confirmado por un estudio hecho en el 2013 y que fue publicado por la “Journal of Medicinal Food”. En este estudio se observó cómo los pacientes con diabetes tipo 2 que consumieron un suplemento en polvo de brotes de brócoli, tuvieron unos bajos niveles de insulina en la sangre y de resistencia a la insulina. Según los autores, esta capacidad se puede deber a su rico contenido en un sulfurano.5
Si bien, todos estos resultados parece ser muy alentadores, aun así son pocos los estudios hechos sobre este tema. Es por esta razón que aún se necesitan más investigaciones para poder tener unas conclusiones más sólidas.

Promueve un corazón saludable

El consumo de semillas germinadas puede ser muy beneficioso para la salud del corazón. Esto se debe a que entre los beneficios de los brotes, resalta su capacidad para reducir aquellos factores que contribuyen a la aparición de enfermedades cardíacas, como los altos niveles de colesterol malo o LDL.

Un estudio publicado por la “Journal of Ayurveda and Integrative Medicine”, señaló como aquella ratas que consumieron brotes, pudieron aumentar los niveles de colesterol HDL o bueno y redujeron el colesterol total y LDL. Los investigadores señalaron, que estas mejoras fueron muy similares a los obtenidos con el consumo de drogas utilizadas para reducir el colesterol.6

En otra investigación, se dio de consumir los brotes de lentejas a personas con obesidad y diabetes tipo 2. El resultado fue un aumento de hasta un 12% de los niveles de colesterol HDL y una reducción del 75 a 84% de los niveles de triglicéridos y colesterol LDL, a comparación con grupo control.7

Otro pequeño estudio hecho a personas con diabetes tipo 2, señalo una reducción del 18.7% de los niveles de triglicéridos y un aumento significativo de los niveles de colesterol bueno, con el consumo de 10 gramos de brotes de brócoli en polvo, durante 4 semanas.  Esto fue algo que no se notó en aquellas personas que recibieron una pequeña porción o no consumieron este suplemento en polvo.8 Si bien, todos estos resultados parecen muy prometedores, aun se necesitan más investigación para poder afirmar esta característica de los brotes.

Ayudan a mejorar la digestión

Uno de los beneficios de los brotes, es su posible capacidad para mejorar la digestión de los alimentos. Esto se debe a que el proceso de germinación aumenta su contenido en fibra y su biodisponibilidad. En 1989, un estudio publicado por la revista “Plant Foods for Human Nutrition”, observó como la cantidad de fibra en granos que fueron germinados, aumentó hasta en un 133%.9 Otro estudio también señalo como el proceso de germinación llego a aumentar considerablemente la cantidad de fibra insoluble. Este es un tipo de fibra que mejora los movimientos intestinales y reduce las probabilidades de sufrir de estreñimiento.10

Por su parte, la Journal of Agricultural and Food Chemistry, señalo como la germinación de los granos pudo reducir la cantidad de gluten en su composición. Esto hace que sean más fáciles de digerir, a la vez que son especialmente interesantes para las personas que sufren de una sensibilidad al gluten.11

Por último, se debe señalar que la germinación de frijoles, granos, verduras, semillas y nueces, reduce las cantidades de antinutrientes. Es por esta razón que uno de los beneficios de los brotes es ayudar a facilitar la absorción de los nutrientes que nos proporcionan estas plantas.

Posibles problemas de los brotes y la presencia de bacterias dañinas

Es muy común que el consumo de brotes esté relacionado con un mayor riesgo de sufrir de intoxicación alimentaria. Este es un hecho que se puede confirmar, al saber que los brotes por lo general se comen crudos o ligeramente cocidos. Esto se agrava al saber que el proceso de germinación se realiza en condiciones cálidas y húmedas, ambiente ideal para que prosperen las bacterias dañinas como la salmonela y la E. coli.

En caso de sufrir una intoxicación alimentaria, los síntomas pueden tardar en aparecer de 12 a 72 horas después de su consumo. Entre los síntomas se puede mencionar la diarrea, calambres estomacales y vómitos. Si bien, estos síntomas raramente amenazan la vida del ser humano, se recomienda que los niños, ancianos y personas con sistemas inmunes débiles, los cocinen muy bien o que los eviten por completo.

Consejos para evitar la intoxicación por semillas germinadas

Algunos consejos para reducir el riesgo de contaminación y disfrutar de todos los beneficios de los brotes son los siguientes: Solo debes adquirir aquellos brotes correctamente refrigerados. Evita adquirir aquellos brotes que tengan un fuerte aroma o una textura y aspecto viscoso. Los brotes se deben mantener refrigerados a una temperatura que no supere los 8 grados centígrados. Es importante lavarse las manos al momento de manipular los brotes crudos.  

Este articulo es de Alimentos con.

Fuente: este post proviene de Alimentos Con, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos